La gue­rra de los Medina-si­do­nia

La del du­ca­do per­di­do de Pi­lar Fer­nan­di­na es la úl­ti­ma ba­ta­lla, por aho­ra, li­bra­da en el seno de una fa­mi­lia que lle­va dé­ca­das en­fren­ta­da en los tri­bu­na­les.

Tiempo - - ESPAÑA - LUIS AL­GO­RRI lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Van tres ge­ne­ra­cio­nes en gue­rra sin cuar­tel. La ca­sa du­cal de Medina-Si­do­nia, una de las más an­ti­guas de Es­pa­ña (fue fun­da­da por Guzmán el Bueno en el si­glo XIII) y la quin­ta si se cuen­tan sus tí­tu­los, la ca­te­go­ría de es­tos, su fe­cha y las cau­sas de su con­ce­sión, lle­va más de cua­ren­ta años a la gre­ña. La úl­ti­ma ba­ta­lla la ha ga­na­do en los tri­bu­na­les (no se di­ri­me el con­flic­to en otro cam­po, apar­te del per­so­nal) el más jo­ven de los con­ten­dien­tes: Alon­so En­ri­que Gon­zá­lez de Gre­go­rio Vi­ña­ma­ta, pri­mo­gé­ni­to del vi­gé­si­mo­se­gun­do y ac­tual du­que (Leon­cio) y nie­to de la cé­le­bre y con­tro­ver- ti­da Lui­sa Isa­bel Ál­va­rez de To­le­do, la Du­que­sa ro­ja que, viu­da y a las puer­tas de la muer­te, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con su se­cre­ta­ria y ami­ga de to­da la vi­da, la ale­ma­na Li­lia­na Dahl­mann, y or­ga­ni­zó una pe­lea su­ce­so­ria que du­ra­rá, se­gún to­do in­di­ca, mu­chos años to­da­vía.

Alon­so En­ri­que Gon­zá­lez de Gre­go­rio ha lo­gra­do que la Jus­ti­cia le dé la ra­zón en un plei­to que co­men­zó su pa­dre ha­ce vein­te años, cuan­do él era un ni­ño, y le ha qui­ta­do a su tía Pi­lar el du­ca­do de Fer­nan­di­na: uno de los po­quí­si­mos que que­da­ban en pie tras la de­vas­ta­do­ra de­sidia de la Du­que­sa ro­ja, que de­jó que la ca­sa de Medina-Si­do­nia per­die­se na­da me­nos que vein­te tí­tu­los es­pa­ño­les y ex- tran­je­ros. Que­da­ban cin­co. Fer­nan­di­na es­tu­vo a pun­to de des­apa­re­cer (es de­cir, de vol­ver a la Co­ro­na; fue Fe­li­pe II quien lo otor­gó en 1573) y fue Pi­lar quien ini­ció las lar­gas y cos­to­sí­si­mas ges­tio­nes pa­ra reha­bi­li­tar­lo y con­ser­var­lo. Su her­mano pe­que­ño, Ga­briel, ha sos­te­ni­do siem­pre que el ma­yor de los tres hi­jos de la fa­lle­ci­da Lui­sa Isa­bel pre­ten­día, muy en la tra­di­ción ma­yo­raz­ga es­pa­ño­la, re­te­ner pa­ra sí to­dos los tí­tu­los no­bi­lia­rios de la fa­mi­lia: ade­más del du­ca­do, los mar­que­sa­dos de Vi­lla­fran­ca del Bier­zo y de los Vé­lez, el an­ti­quí­si­mo con­da­do de Nie­bla (si­glo XIV) y, gra­cias al es­fuer­zo de su her­ma­na Pi­lar, tam­bién el du­ca­do de Fer­nan­di­na.

To­do pa­ra el ma­yor.

Lo ha con­se­gui­do. Pi­lar, que ini­ció el pro­ce­so pa­ra re­cu­pe­rar el tí­tu­lo con el apo­yo de sus dos her­ma­nos, vio en su día có­mo el ma­yor de es­tos tra­ta­ba de arre­ba­tár­se­lo y có­mo es aho­ra su pro­pio so­brino quien se lo ter­mi­na de qui­tar, gra­cias a un de­cre­to que aca­ba de apa­re­cer en el BOE fir­ma­do por el mi­nis­tro de Jus­ti­cia y por el Rey. A pe­sar de que el asun­to vie­ne de muy le­jos, la ya ex­du­que­sa no ocul­ta su dis­gus­to.

Es­to no quie­re de­cir que el jo­ven Alon­so sea, au­to­má­ti­ca­men­te, du­que de Fer­nan­di­na. De­be­rá plei­tear él tam­bién, por­que lo que ha de­mos­tra­do es que su tía no tie­ne me­jor de­re­cho al tí­tu­lo que

él; otra co­sa es que los tri­bu­na­les le con­ce­dan en el fu­tu­ro lo que en su día lo­gró Pi­lar. Eso es, co­mo sa­ben to­dos, lar­go. Y no­ta­ble­men­te ca­ro.

Una fa­mi­lia ro­ta.

Pe­ro los tres her­ma­nos Gon­zá­lez de Gre­go­rio lle­van me­dia vi­da, o más, pe­lean­do en­tre sí por tí­tu­los, he­ren­cias y po­se­sio­nes. Los tres en­tre sí y los tres, al­gu­nas ve­ces, jun­tos, con­tra otros. El ma­yor, Leon­cio, es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y no quie­re sa­ber mu­cho de la pren­sa, so­bre to­do de la lla­ma­da del co­ra­zón. La me­dia­na, Pi­lar, es la ac­tual di­rec­to­ra ge­ne­ral en Es­pa­ña de la ca­sa de su­bas­tas Ch­ris­tie’s y es, por ra­zón de su tra­ba­jo, más ac­ti­va en la vi­da so­cial. Y el pe­que­ño, Ga­briel, in­ge­nie­ro, era has­ta aho­ra el úni­co que no te­nía tí­tu­lo no­bi­lia­rio (aun­que pe­lea por reha­bi­li­tar el du­ca­do de Mon­tal­to, tam­bién per­di­do por los Medina-Si­do­nia)... y el más com­ba­ti­vo por lo que con­si­de­ra sus de­re­chos. Lle­va años plei­tean­do. Y si hay al­guien a quien no per­do­na es a su ma­dre. Por­que, se­gún él, fue ella quien em­pe­zó una gue­rra familiar que no se ex­tin­gue.

“La fa­mi­lia se rom­pe –de­cía Ga­briel Gon­zá­lez de Gre­go­rio a Tiem­po na­da más apa­re­cer el tes­ta­men­to de Lui­sa Isa­bel- cuan­do se de­mues­tra que mi ma­dre, que iba de re­fe­ren­te mo­ral, de per­so­na ín­te­gra, de du­que­sa ro­ja, nos ha­bía es­ta­do ro­ban­do, bien con la com- pli­ci­dad de nues­tro pa­dre o por lo me­nos echán­do­le la cul­pa a él. Se que­dó con lo que era nues­tro, de sus hi­jos, y tra­tó de ocul­tar­lo cuan­to pu­do. Eso fue lo que hi­zo que to­do re­ven­ta­se”.

Lui­sa Isa­bel Ál­va­rez de To­le­do y Mau­ra, XXI du­que­sa de Medina-Si­do­nia, te­nía cual­quier co­sa me­nos ins­tin­to ma­ter­nal. Se ca­só por­que no le que­dó más re­me­dio, pe­ro ase­gu­ra Ga­briel que, una vez pues­tos en el mun­do los tres ni­ños, se de­di­có a vi­vir su vi­da y de­jó que a los críos los cria­sen sus abue­los. Les veía po­co y, si hay que creer a Ga­briel, a los chi­qui­llos se les an­to­ja­ba un ser te­mi­ble que les mal­tra­ta­ba y les hu­mi­lla­ba. Ade­más de la vi­da bohe­mia, de sus ami­gos y ami­gas y de sus in­cur­sio­nes en po­lí­ti­ca –lle­gó a es­tar ocho me­ses en la cár­cel, en 1969-, la ver­da­de­ra pasión de la Du­que­sa ro­ja era el in­men­so archivo do­cu­men­tal de la fa­mi­lia, un te­so­ro his­tó­ri­co de va­lor in­cal­cu­la­ble que ella, con sus so­los co­no­ci­mien­tos, ges­tio­nó y or­ga­ni­zó co­mo pu­do. Mu­chas ve­ces an­du­vo cor­ta de di­ne­ro y, se­gún su hi­jo me­nor, no le tem­bló la mano a la ho­ra de que- Ga­briel: “Nues­tra ma­dre, que iba de re­fe­ren­te mo­ral, nos es­tu­vo ro­ban­do con la ayu­da de nues­tro pa­dre” dar­se con la he­ren­cia de sus hi­jos: una muy im­por­tan­te can­ti­dad que ha­bía de­ja­do a los ni­ños su bi­sa­bue­la Ju­lia. Di­ce Ga­briel: “En los años 80 des­cu­bri­mos, por un gol­pe de suer­te, que mi ma­dre ha­bía fal­si­fi­ca­do la tes­ta­men­ta­ría de mi bi­sa­bue­la... con la co­la­bo­ra­ción de nues­tro pa­dre. Es­to úl­ti­mo tar­da­mos en pro­bar­lo unos sie­te años”.

Los hi­jos de­man­da­ron a su ma­dre. Es­ta le echó la cul­pa al pa­dre. Los tri­bu­na­les obli­ga­ron a Lui­sa Isa­bel a de­vol­ver a sus hi­jos lo que les co­rres­pon­día. Es­tos se en­fa­da­ron en­tre sí por­que el ma­yor se ne­ga­ba a per­se­guir a la ma­dre y, ade­más, el pa­dre, en su tes­ta­men­to, fa­vo­re­ció a Pi­lar en per­jui­cio de los dos va­ro­nes. Eso han si­do años y años de ren­co­res, de­man­das y sen­ten­cias.

La bo­da ines­pe­ra­da.

Y por úl­ti­mo, la cam­pa­na­da de ma­má: la crea­ción de una fun­da­ción pa­ra, pre­sun­ta­men­te, po­ner a sal­vo el va­lio­sí­si­mo archivo his­tó­ri­co que se alo­ja en el pa­la­cio de San­lú­car de Ba­rra­me­da. ¿A sal­vo de quién? Na­tu­ral­men­te, de sus hi­jos, con los que man­te­nía una re­la­ción muy di­fí­cil. Tan­to que, muy po­co an­tes de mo­rir, la Du­que­sa ro­ja se ca­só con su se­cre­ta­ria y, en su tes­ta­men­to (pu­bli­ca­do por Tiem­po en su nú­me­ro 1.357, de 25/04/2008), de­jó a Li­lia­na Dahl­mann al fren­te de to­do, su­pues­ta­men­te de por vi­da, y le con­ce­dió –una vez más- di­ne­ros, bie­nes y de­re­chos que co­rres­pon­dían a sus hi­jos, al me­nos se­gún ellos. Esa ba­ta­lla si­gue abier­ta: muy pro­ba­ble­men­te du­ra­rá, co­mo to­das las an­te­rio­res, años, y cos­ta­rá una for­tu­na. Di­ce Ga­briel: “La viu­da de nues­tra ma­dre se ha que­da­do con to­do: dos fincas en Ta­ri­fa, unas tie­rras en Atlan­te­rra (Cá­diz) que mi ma­dre ven­dió mis­te­rio­sa­men­te nue­ve días an­tes de mo­rir, las cuen­tas en In­gla­te­rra y Sui­za... El di­ne­ro que me co­rres­pon­de de la he­ren­cia es más o me­nos lo que va a cos­tar el pro­ce­so le­gal”.

Un pri­mo de la fa­mi­lia, el dra­ma­tur­go Íñi­go Ra­mí­rez de Ha­ro (mar­qués de Ca­za­za en Áfri­ca) pu­bli­có ha­ce cua­tro años un li­bro que se ti­tu­ló El ca­so Medina-Si­do­nia. Es un tra­ta­do so­bre la ex­ce­len­cia. Al­go que, se­gún el au­tor, es lo con­tra­rio a la me­dio­cri­dad.

His­to­ria. Lui­sa Isa­bel Ál­va­rez de To­le­do en el im­pre­sio­nan­te archivo de Medina-Si­do­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.