Los ob­je­ti­vos ocul­tos de un gru­po de exes­pías

La Aso­cia­ción de Ex Miem­bros del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Es­pa­ñol (Aem­sie) ha con­ta­do con el apo­yo del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) da­da su ne­ce­si­dad de ejer­cer el má­xi­mo con­trol so­bre sus an­ti­guos miem­bros.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FERNANDO RUE­DA

Juan Mar­tín Roy, co­ro­nel del Ejér­ci­to de Tie­rra re­ti­ra­do, con una lar­ga ca­rre­ra en la Di­vi­sión de Con­tra­in­te­li­gen­cia del ser­vi­cio se­cre­to y co­mo je­fe de De­le­ga­ción en un país sud­ame­ri­cano, es el pre­si­den­te de la de­no­mi­na­da Aem­sie, un nom­bre im­pro­nun­cia­ble, acró­ni­mo de Aso­cia­ción de Ex Miem­bros del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Es­pa­ñol.

Se­gún ade­lan­tó en ex­clu­si­va Tiem­po en su nú­me­ro 1.523, del 30 de sep­tiem­bre de 2011, Mar­tín Roy ha de­di­ca­do más de un año a or­ga­ni­zar es­ta aso­cia­ción, que con­tó des­de el pri­mer mo­men­to con el de­ci­si­vo im­pul­so del di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), Fé­lix Sanz. Ha­bía po­de­ro­sas ra­zo­nes ocul­tas pa­ra dar ese apo­yo, se­gún han in­for­ma­do a es­te se­ma­na­rio al­gu­nos exa­gen­tes. La pri­me­ra de ellas era la ne­ce­si­dad del CNI de ejer­cer el má­xi­mo con­trol so­bre sus an­ti­guos miem­bros. Ha­ce más de 30 años que se abrió la lla­ma­da ope­ra­ción Som­bra, con­sis­ten­te en el con­trol de los exa­gen­tes. Pa­ra ello se man­te­nían sus ex­pe­dien­tes ac­tua­li­za­dos con las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­ban en la vi­da ci­vil y se les so­me­tía pe­rió­di­ca­men­te a se­gui­mien­to e in­ves­ti­ga­ción.

A unos hom­bres y mu­je­res que ha­bían es­ta­do en con­tac­to con in­for­ma­ción se­cre­ta, con un lar­go pe­rio­do de va­li­dez, no se les po­día en­tre­gar el fi­ni­qui­to y si te he vis­to no me acuer­do. Jun­to a la po­si­bi­li­dad de que uti­li­za­ran de una for­ma es­pu­ria la in­for­ma­ción que ha­bían ma­ne­ja­do, es­ta­ba el he­cho más fac­ti­ble de que pu­sie­ran los co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos que ha­bían apren­di­do al ser­vi­cio de gru­pos que no con­ta­ban con la aquies­cen­cia del ser­vi­cio se­cre­to.

En sen­ti­do con­tra­rio, tam­bién se per­se­guía un ob­je­ti­vo mu­cho más sim­ple: con el pa­so de los me­ses o los años, esos an­ti­guos agen­tes po­dían ser con­tra­ta­dos pa­ra tra­ba­jos cu­yo con­te­ni­do pu- die­ra in­tere­sar al cen­tro. De he­cho, ha ocu­rri­do en bas­tan­tes oca­sio­nes que un exa­gen­te fue­se el je­fe de se­gu­ri­dad de una em­pre­sa en la que el CNI que­ría en­trar pa­ra fo­to­co­piar pa­pe­les. En ca­sos así, el mi­rar pa­ra otro la­do su­po­ne una ayu­da tras­cen­den­tal.

Aho­ra, con la Aem­sie, se tra­ta de au­nar esos ob­je­ti­vos, con un cos­te mu­cho me­nor y una ren­ta­bi­li­dad ma­yor. Así lo re­co­no­ce con to­da cla­ri­dad su vi­ce­pre­si­den­te, el ge­ne­ral re­ti­ra­do Ri­car­do Mar­tí­nez Isi­do­ro, que des­ta­ca en­tre sus fi­na­li­da­des “pres­tar apo­yo, en su ca­so, al ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia es­pa­ñol”. Fren­te a los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios que azo­tan al CNI, es­ta aso­cia­ción va a fa­ci­li­tar la pues­ta a su ser­vi­cio a unos 400 an­ti­guos agen­tes, se­gún sus pro­pios da­tos, que po­drían lle­gar a ser va­rios mi­les si se apun­tan to­dos los que per­te­ne­cie­ron al Ser­vi­cio Cen­tral de Do­cu­men­ta­ción (Se­ced); a su su­ce­sor, el Cen­tro Su­pe­rior de In­for­ma­ción de la De­fen­sa (Cesid) y al ac­tual Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia.

Exa­gen­tes con­si­de­ran que la nue­va aso­cia­ción tie­ne víncu­los al me­nos sos­pe­cho­sos y po­nen el ejem­plo de Mar­tí­nez Isi­do­ro, un an­ti­guo agen­te que reali­zó im­por­tan­tes mi­sio­nes ha­ce años en Pa­rís, y que ac­tual­men­te man­tie­ne una re­la­ción muy es­tre­cha con el Gru­po Atenea, in­te­gra­do por al­tos man­dos mi­li­ta­res y con gran in­fluen­cia en el mun­do de la de­fen­sa. En su co­mi­té di­rec­ti­vo hay va­rios an­ti­guos di­ri­gen­tes del ser­vi­cio se­cre­to que nun­ca re­se­ñan en sus ho­jas de ser­vi­cio su per­te­nen­cia al es­pio­na­je. Sanz, di­rec­tor del CNI, man­tie­ne bue­nas re­la­cio­nes con el pre­si­den­te del gru­po, Jo­sé Luis Cor­ti­na, an­ti­guo je­fe de la Agru­pa­ción Ope­ra­ti­va.

Los que no es­ta­rán en la aso­cia­ción se­rán los mi­les de co­la­bo­ra­do­res del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia. Gen­te que ayu­da pun­tual­men­te pa­ra cum­plir de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos. Aun­que en al­gu­nos ca­sos esa re­la­ción sea ne­ga­da por la Ca­sa. Es el ca­so re­cien­te de Ma­tías Be­vi­lac­qua, un re­co­no­ci­do in­for­má­ti­co que per­te­ne­ce a un se­lec­to gru­po de los lla­ma­dos hac­kers, que rea­li­zan tra­ba­jos pun­tua­les pa­ra el cen­tro. Be­vi­lac­qua es­ta­ba pre­pa­ran­do el desa­rro­llo de un sis­te­ma de in­ter­cep­ta­ción de co­rreos in­for­má­ti­cos. El pro­ble­ma sur­gió cuan­do la po­li­cía le de­tu­vo, den­tro de la ope­ra­ción Pi­tiu­sa, por rea­li­zar tra­ba­jos de pi­ra­teo in­for­má­ti­co pa­ra in­ves­ti­ga­do­res pri­va­dos. Y el hac­ker, pen­san­do que le ser­vi­ría de ayu­da, in­for­mó a los po­li­cías que los 280.000 eu­ros que ha­bían en­con­tra­do en su ca­sa pro­ce­dían de los fon­dos re­ser­va­dos del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.

Más man­dos que cu­rri­tos.

La Aem­sie es­tá con­tro­la­da por al­tos man­dos mi­li­ta­res que man­tie­nen bue­na re­la­ción con el CNI. De los cin­co miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va, al me­nos cua­tro han al­can­za­do al­tos gra­dos en las Fuer­zas Ar­ma­das y pues­tos des­ta­ca­dos en el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia. A los ya re­se­ña­dos Mar­tín Roy y Mar­tí­nez Isi­do­ro se unen Ig­na­cio Prieto, co­ro­nel del Ejér­ci­to del Ai­re que fue je­fe del Área de Áfri­ca y Orien­te Me­dio, y Fernando Cal­de­rón, pro­ce­den­te del Ejér­ci­to de Tie­rra y que desa­rro­lló su ca­rre­ra co­mo es­pía en asun­tos bu­ro­crá­ti­cos de per­so­nal.

Pa­ra asen­tar el má­xi­mo con­trol fu­tu­ro so­bre la aso­cia­ción, han crea­do en los es­ta­tu­tos la fi­gu­ra de los so­cios fun­da­do­res, lo que les per­mi­te adop­tar un pa­pel pre­pon­de­ran­te fren­te a los cien­tos de agen­tes que pue­dan apun­tar­se co­mo so­cios de nú­me­ro. Tam­bién han crea-

do la fi­gu­ra del so­cio de ho­nor, lo que ya mues­tra cla­ra­men­te des­de el ini­cio su ob­je­ti­vo de in­tro­du­cir­se en círcu­los in­flu­yen­tes y, se­gún una de las fuen­tes con­sul­ta­das, “de­ja pa­ten­te el cla­sis­mo y que es una aso­cia­ción de mi­li­ta­res con po­co pa­pel pa­ra los ci­vi­les”.

La vin­cu­la­ción en­tre la Aso­cia­ción de Ex Miem­bros del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Es­pa­ñol y el CNI tam­bién que­da pa­ten­te en al­gu­nos otros de sus ob­je­ti­vos: “Con­tri­buir a man­te­ner la ima­gen del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia es­pa­ñol, pre­ser­var su me­mo­ria y reivin­di­car su con­tri­bu­ción a los lo­gros de la so­cie­dad es­pa­ño­la” y “con­tri­buir a la di­fu­sión de la cul­tu­ra de in­te­li­gen­cia”.

Se­gún Fernando Mu­nie­sa, con­sul­tor de de­fen­sa y se­gu­ri­dad, “lo que en to­do ca­so re­chi­na y cho­ca con el buen en­ten­di­mien­to es que, si de ver­dad se quie­ren al­can­zar esos ob­je­ti­vos, el ins­tru­men­to pa­ra lo­grar­lo sea es­te ti­po de aso­cia­cio­nes de es­pías emé­ri­tos, en vez de una ade­cua­da po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción del CNI o del pro­pio Mi­nis­te­rio de Pre­si­den­cia, del que de­pen­de”.

Es­ta no es, en con­tra de lo que afir­man los fun­da­do­res de Aem­sie, la pri­me­ra aso­cia­ción que hay en Es­pa­ña in­te­gra­da por an­ti­guos agen­tes se­cre­tos. En los años 80 ya exis­tía Ojos de Es­pa­ña, in­te­gra­da por ex­miem­bros de la Agru­pa­ción Ope­ra­ti­va de Mi­sio­nes Es­pe­cia­les, la AOME que di­ri­gie­ron en su día es­pías tan co­no­ci­dos co­mo Jo­sé Luis Cor­ti­na o Juan Al­ber­to Pe­ro­te.

Ojos de Es­pa­ña.

Su ob­je­ti­vo era man­te­ner uni­dos, y tam­bién ba­jo con­trol, a los agen­tes que ha­bían es­ta­do du­ran­te años lle­van­do a ca­bo las mi­sio­nes más arries­ga­das del ser­vi­cio se­cre­to, mu­chas ve­ces a cos­ta de su in­te­gri­dad psi­co­ló­gi­ca. Se con­si­de­ra­ban los “ojos de Es­pa­ña” y por eso pu­sie­ron ese nom­bre a su aso­cia­ción. Se reunían va­rias ve­ces al año. Una de ellas era siem­pre en un día cer­cano al de San Jo­sé, pa­ra ce­le­brar to­dos jun­tos el día del “pe­pe”, co­mo lla­ma­ban a to­dos y ca­da uno de los ob­je­ti­vos que se­guían du­ran­te su tra­ba­jo. La ma­yor par­te de los miem­bros de la aso­cia­ción eran guar­dias ci­vi­les, cuer­po que siem­pre ha te­ni­do una des­ta­ca­da pre­sen­cia en la uni­dad de éli­te, y mi­li­ta­res, con es­ca­sa pre­sen­cia de ci­vi­les.

Los ob­je­ti­vos de la aso­cia­ción pre­si­di­da por Mar­tín Roy pa­re­cen po­co pro­pi­cios a la pre­sen­cia de so­cios que ha­yan te­ni­do pro­ble­mas a lo lar­go de la his­to­ria con el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia. ¿Ad­mi­ti­rían al ca­bo Ro­ber­to Fló­rez, que es­tá cum­plien­do con­de­na por re­ve­lar in­for­ma­ción a Ru­sia? ¿Acep­ta­rían a Juan Al­ber­to Pe­ro­te, acu­sa­do de sa­car do­cu­men­tos que pro­ba­ban la im­pli­ca­ción del ser­vi­cio se­cre­to en la gue­rra su­cia con­tra el te­rro­ris­mo? ¿Acep­ta­ría a mi­li­ta­res co­mo Die­go Ca­ma­cho o Juan Ran­do, con una ho­ja de ser­vi­cios in­ma­cu­la­da pe­ro que fue­ron con­si­de­ra­dos por el an­ti­guo di­rec­tor Javier Cal­de­rón no aptos pa­ra ser es­pías, es­con­dien­do una ven­gan­za per­so­nal? Se des­co­no­ce, pe­ro no tar­da­re­mos mu­cho en des­cu­brir­lo.

Igual­men­te, to­da­vía es pron­to pa­ra sa­ber a cien­cia cier­ta si la nue­va aso­cia­ción va a con­tar con la ayu­da fi­nan­cie­ra ofi­cial del CNI, igual que sub­ven­cio­na a otras uni­ver­si­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes que per­si­guen ob­je­ti­vos si­mi­la­res a los su­yos. En ese ca­so, el di­ne­ro sal­dría de su presupuesto ofi­cial y no del ca­pí­tu­lo de los fon­dos re­ser­va­dos.

El pre­si­den­te Juan Mar­tín Roy ase­gu­ra que “sa­lir del se­cre­tis­mo y ha­cer­nos vi­si­bles no nos ge­ne­ra preo­cu­pa­ción”, por­que “ya he­mos ce­sa­do en el ser­vi­cio y los asun­tos en los que he­mos es­ta­do in­mer­sos han si­do o se­rán des­cla­si­fi­ca­dos. No va­mos a re­ve­lar se­cre­tos”.

Re­ti­ra­do. El ge­ne­ral Mar­tí­nez Isi­do­ro en Irak, fren­te al cuar­tel ge­ne­ral

de Sa­dam Hus­sein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.