LOS SE­CRE­TOS A VO­CES DE BAN­KIA

La do­cu­men­ta­ción pe­di­da por el juez que ha acep­ta­do las que­re­llas con­tra Ban­kia es muy re­ve­la­do­ra so­bre el en­tra­ma­do de la en­ti­dad. Aho­ra los ju­ris­tas es­pe­ran un pro­ce­so lar­go y di­fí­cil.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS Y MI­GUEL CI­FUEN­TES

El ca­so Ban­kia y el de las ca­jas de aho­rro que­bra­das pue­den mar­car un hi­to en la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, se­gún ex­per­tos ju­rí­di­cos con­sul­ta­dos por Tiem­po. So­lo fal­ta que la Au­dien­cia Na­cio­nal cie­rre las di­li­gen­cias pre­vias y dic­te aper­tu­ra de su­ma­rio, tras la que­re­lla que tra­mi­ta a ins­tan­cias de UPD con­tra la cú­pu­la de Ban­kia, a la que se ha su­ma­do otra pre­sen­ta­da por el mo­vi­mien­to 15-M. El día que eso su­ce­da se ha­bla­rá con pro­pie­dad de ca­so Ban­kia o ca­so ca­jas. De mo­men­to, el juez Fernando An­dreu ha or­de­na­do que se le en­víe un buen ma­zo de do­cu­men­tos en los que, en­tre otras co­sas, que­da de ma­ni­fies­to el en­tra­ma­do ju­rí­di­co, fi­nan­cie­ro y po­lí­ti­co que ha ro­dea­do a mu­chas fu­sio­nes de ca­jas y a Ban­kia en par­ti­cu­lar.

Un ejem­plo de có­mo han fun­cio­na­do es­tos pro­ce­sos es la per­ma­nen­cia si­mul­tá­nea de los con­se­jos de las ca­jas, ya sin ne­go­cio fi­nan­cie­ro por­que se lo tras­pa­sa­ron a un ban­co, jun­to con el pro­pio con­se­jo del ban­co crea­do pa­ra la fu­sión (en es­te ca­so BFA), al que des­pués se unió el de Ban­kia, que es la en­ti­dad úl­ti­ma que apa­re­ce de ca­ra al pú­bli­co y que es la que sa­lió a bol­sa. En to­tal, pues, han con­vi­vi­do (y aún hoy con­vi­ven) los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de sie­te ca­jas (Ca­ja Ma­drid, Ban­ca­ja, Ca­ja Se­go­via, Ca­ja In­su­lar de Ca­na­rias, Ca­ja Rio­ja, Ca­ja de Ávi­la y Cai­xa Laie­ta­na), más los de BFA y Ban­kia. Es­to su­ma un to­tal de 153 con­se­je­ros, que en 2011 per­ci­bie­ron una re­mu­ne­ra­ción con­jun­ta de 22 mi­llo­nes de eu­ros (ver cua­dro en la pá­gi­na 47).

Una de las prue­bas do­cu­men­ta­les que pi­de el juez es la con­ce­sión de cré­di­tos por par­te de las ca­jas fu­sio­na­das des­de 2008 a los con­se­je­ros, sus fa­mi­lias y em­pre­sas vin­cu­la­das, así co­mo los prés­ta­mos con­ce­di­dos a los par­ti­dos po­lí­ti­cos du­ran­te ese mis­mo pe­rio­do. Es­ta do­cu­men­ta­ción ha si­do so­li­ci­ta­da for­mal­men­te a ca­da una de las ca­jas pa­ra que la re­mi­tan a la Au­dien­cia Na­cio­nal. Di­cha in­for­ma­ción tam­bién cons­ta en los re­gis­tros ofi­cia­les de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV), ex­cep­to la re­fe­ri­da a 2011, año en el que al ha­ber tras­pa­sa­do el ne­go­cio fi­nan­cie­ro a Ban­kia, las ca­jas ya no te­nían obli­ga­ción le­gal de en­viar a la au­to­ri­dad bur­sá­til sus in­for­mes de go­bierno cor­po­ra­ti­vo, que sin em­bar­go de­ben te­ner a dis­po­si­ción de los in­ver­so­res que deseen re­vi­sar­los. De un pri­mer exa­men de la in­for­ma­ción que so­li­ci­ta el juez An­dreu pue­de con­cluir­se que a fi­na­les de 2011 las sie­te ca­jas ha­bían apun­ta­do en sus

in­for­mes cré­di­tos y ava­les por va­lor de 494,5 mi­llo­nes de eu­ros a fa­vor de con­se­je­ros, sus fa­mi­lias o sus em­pre­sas. De esa ci­fra, la ma­yor co­rres­pon­de a Ca­ja Ma­drid, que li­de­ra con mu­cha di­fe­ren­cia el ranking, ya que te­nía ano­ta­dos prés­ta­mos por va­lor de 486,2 mi­llo­nes de eu­ros. De en­tre to­dos ellos des­ta­ca uno de 344 mi­llo­nes de eu­ros con­ce­di­do a tra­vés de Javier Ló­pez Ma­drid, con­se­je­ro de­le­ga­do de OHL, a es­ta em­pre­sa cons­truc­to­ra pa­ra ava­lar una ope­ra­ción fue­ra de Es­pa­ña a in­te­rés ce­ro y con una co­mi­sión de en­tre el 0,6% y el 1,25%, que fi­gu­ra ano­ta­do ade­más “con ga­ran­tía per­so­nal” de es­te em­pre­sa­rio, con­se­je­ro a su vez de Ca­ja Ma­drid.

Lla­ma la aten­ción tam­bién có­mo en la do­cu­men­ta­ción re­que­ri­da por el juez a Ban­ca­ja, los prés­ta­mos con­ce­di­dos por el Ban­co de Valencia (fi­lial de la ca­ja) ya no fi­gu­ran en el in­for­me de go­bierno cor­po­ra­ti­vo de 2011. Ello ocu­rre jus­to des­pués de que en no­viem­bre del pa­sa- do año el ban­co fue­ra in­ter­ve­ni­do por el FROB, cu­yos ges­to­res han pe­di­do aho­ra el em­bar­go pre­ven­ti­vo de 137 mi­llo­nes de eu­ros de al­gu­nos di­rec­ti­vos de la en­ti­dad por po­si­ble res­pon­sa­bi­li­dad en de­li­tos so­cie­ta­rios.

Y pa­ra fi­na­li­zar el lis­ta­do de sor­pre­sas, Ban­kia ha he­re­da­do de las sie­te ca­jas que se fu­sio­na­ron ba­jo ese nom­bre 8,1 mi­llo­nes de eu­ros en cré­di­tos vi­vos a par­ti­dos po­lí­ti­cos (ver cua­dro en la pá­gi­na 47), de en­tre los que des­ta­can los con­ce­di­dos por Ca­ja Ma­drid a Iz­quier­da Uni­da. De los tres mi­llo­nes y me­dio de eu­ros que de­be es­ta for­ma­ción po­lí­ti­ca a las ca­jas de aho­rros im­pli­ca­das en la fu­sión, ca­si to­do es­tá con­cen­tra­do en la ca­ja ma­dri­le­ña, que ade­más de­cla­ra en su in­for­me la re­ne­go­cia­ción de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des del par­ti­do pa­ra ha­cer fren­te a los pa­gos en tiem­po y for­ma.

Pe­ro to­do es­to, con ser lla­ma­ti­vo, pue­de ser una me­ra anéc­do­ta si el pro­ce­so ju­di­cial avan­za y aca­ba an­te los tri­bu­na­les el pro­pio pro­ce­so de fu­sión y la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia, co­mo pre­ten­den los que­re­llan­tes y co­mo apun­ta tam­bién la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción. Pue­de abrir­se una ca­de­na de su­ma­rios y jui­cios en los que se ana­li­za­rán las ra­mi­fi­ca­cio­nes po­lí­ti­cas de al­gu­nas de­ci­sio­nes que de­bían ha­ber si­do pu­ra­men­te fi­nan­cie­ras. Pe­ro los ex­per­tos tie­nen sus du­das de que es­to pue­da pro­gre­sar a bue­na ve­lo­ci­dad. “So­lo se­rá po­si­ble con fuer­te apo­yo po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal; de­ja­do en ma­nos de un so­lo juez y un fis­cal, sin me­dios, sin im­pul­so ins­ti­tu­cio­nal y con pre­sio­nes po­lí­ti­cas, pue­de aca­bar em­ba­rran-

cuan­do de­ci­da y ac­tua­rá cuan­do ac­túe. Les gus­te o no a us­te­des, a los mer­ca­dos o a san­cu­cu­fa­to ben­di­to.

Vie­nen aho­ra con esas tí­mi­das com­pa­re­cen­cias par­la­men­ta­rias pa­ra pa­liar ese char­co que de­be­rían ha­ber pre­vis­to. Era ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble que no su­ce­die­ra lo que ha su­ce­di­do. Unas com­pa­re­cen­cias tí­mi­das y res­trin­gi­das que no sa­tis­fa­cen a na­die. Pe­ro es que in­clu­so si aho­ra hu­bie­ra una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción es­ta­ría vi­cia­da por­que los in­ter­vi­nien­tes ten­drán que me­dir lo que di­cen en tér­mi­nos pe­na­les. Y pue­den men­tir.

Ha pa­sa­do lo úni­co que po­día pa­sar. Se­rá el juez el que de­ter­mi­ne si ade­más de ma­la ges­tión hu­bo al­go más, pe­ro en el ca­mino les sal­drán los tra­pos su­cios. Les ven­ga bien o mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.