Ley ma­la, pue­blo bueno

Los par­la­men­ta­rios eu­ro­peos han re­cha­za­do el tra­ta­do co­mer­cial AC­TA en de­fen­sa de la pro­pie­dad in­te­lec­tual es­gri­mien­do las ex­pre­sio­nes de re­pul­sa vía In­ter­net de tres mi­llo­nes de ciu­da­da­nos.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - FERNANDO SA­VA­TER

el par­la­men­to eu­ro­peo ha re­cha­za­do por am­plia ma­yo­ría adop­tar el tra­ta­do co­mer­cial AC­TA en de­fen­sa de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y con­tra la pi­ra­te­ría en In­ter­net, sus­cri­ta por otros paí­ses oc­ci­den­ta­les co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá. Se­gún es­te res­pe­ta­ble areó­pa­go, di­cho con­ve­nio tie­ne dis­po­si­cio­nes am­bi­guas o po­co cla­ras que pue­den ser uti­li­za­das en con­tra de las li­ber­ta­des de ex­pre­sión y co­mu­ni­ca­ción en la Red e in­clu­so lle­gar a coar­tar la ca­pa­ci­dad de invención o in­no­va­ción en el obli­ga­to­ria­men­te fas­ci­nan­te mun­do vir­tual. Co­mo no co­noz­co de­ta­lla­da­men­te el ar­ti­cu­la­do de AC­TA no pue­do opi­nar so­bre ta­les ob­je­cio­nes, aun­que así, a bo­te pron­to, me sue­nan un po­co ra­ras. Si AC­TA hu­bie­ra si­do pro­mo­vi­da por Co­rea del Nor­te o Cu­ba, no me cos­ta­ría acep­tar que fue­se una ar­te­ra ma­nio­bra con­tra li­ber­ta­des ele­men­ta­les y si su prin­ci­pal va­le­do­ra fue­se Ara­bia Sau­dí es­ta­ría dis­pues­to a dar por bueno que pre­ten­de blo­quear el pro­gre­so de la in­ven­ti­va hu­ma­na. Pe­ro que Ca­na­dá as­pi­re a un In­ter­net es­cla­vi­za­do gu­ber­na­men­tal­men­te o que Es­ta­dos Uni­dos se de­cla­re le­gal­men­te enemi­go de la in­no­va­ción ci­ber­né­ti­ca me pa­re­ce de­ma­sia­do cho­can­te. Va­mos, que no me lo creo.

Los par­la­men­ta­rios eu­ro­peos se de­cla­ran su­ma­men­te preo­cu­pa­dos por la de­fen­sa de la pro­pie­dad in­te­lec­tual, fal­ta­ría más. Pe­ro di­cen que AC­TA no les gus­ta y la re­cha­zan, en lu­gar de asu­mir­la con las de­bi­das pre­ci­sio­nes que di­lu­ci­den có­mo de­be ser apli­ca­da en los ca­sos du­do­sos. So­bre to­do, es­gri­men con­tra ese acuer­do las ex­pre­sio­nes de re­pul­sa lle­ga­das vía In­ter­net por par­te de ca­si tres mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Se­gún los más op­ti­mis­tas, es­ta ava­lan­cha de­mues­tra que real­men­te exis­te una opinión pú­bli­ca a es­ca­la eu­ro­pea. ¡Por fin! El con­sen­so ilus­tra­do que no pa­re­ce ha­ber en los te­mas eco­nó­mi­cos ni res­pec­to a la inmigración o a la pro­pia cons­ti­tu­ción de la Unión Eu­ro­pea bro­ta aho­ra de las ti­nie­blas pa­ra evi­tar que se coar­ten las ma­nio­bras de las gran­des en­ti­da­des y pe­que­ños in­di­vi­duos que se apro­ve­chan de to­das las ma­ne­ras po­si­bles pe­ro siem­pre gra­tis de la mú­si­ca, la li­te­ra­tu­ra, el di­se­ño o la ima­gi­na­ción fil­ma­da de otros. Una mo­vi­li­za­ción lar­go tiem­po es­pe­ra­da, des­de lue­go, aun­que dig­na de me­jor cau­sa.

De­be­mos creer pia­do­sa­men­te que a los par­la­men­ta­rios eu­ro­peos les preo­cu­pa el cons­tan­te frau­de con­tra la pro­pie­dad in­te­lec­tual e in­dus­trial, aun­que les in­quie­ta aún más el tra­ta­do AC­TA. Muy bien, pe­ro la pre­gun­ta es: ¿qué dis­po­si­cio­nes van a to­mar pa­ra aca­bar con di­cho la­tro­ci­nio or­ga­ni­za­do y fa­vo­re­ci­do por gran­des en­ti­da­des de la Red? ¿Se­gui­rán es­cu­chan­do de­ma­gó­gi­ca­men­te a quie­nes se be­ne­fi­cian de él, a los su­pues­tos crea­do­res que so­lo in­ven­tan for­mas de apro­ve­char­se de la crea­ción aje­na, a los in­no­va­do­res de­di­ca­dos a en­con­trar nue­vos ca­mi­nos pa­ra co­piar cual­quier no­ve­dad ren­ta­ble, a los abogados de la li­ber­tad de ex­pre­sión y co­mu­ni­ca­ción que des­pre­cian la li­ber­tad bá­si­ca de quie­nes as­pi­ran a vi­vir de su in­ven­ti­va sin te­ner que re­par­tir be­ne­fi­cios con los pa­rá­si­tos?

Es ob­vio que siem­pre habrá más gen­te a fa­vor de dis­fru­tar gra­tui­ta­men­te de la cul­tu­ra que crea­do­res cul­tu­ra­les e in­dus­tria­les que reivin­di­quen el be­ne­fi­cio de los con­te­ni­dos que apor­tan pa­ra tal dis­fru­te. Pe­ro ha­la­gar a los pri­me­ros en de­tri­men­to de los se­gun­dos no so­lo es in­jus­to e in­mo­ral sino sui­ci­da: ase­si­na­rá a la cul­tu­ra en nom­bre de la li­ber­tad y a la invención en nom­bre de las no­ve­da­des. AC­TA iac­ta est. ¿Y aho­ra, qué?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.