Es­cla­vi­tud en la sex­ta eco­no­mía del pla­ne­ta Tra­ba­ja­do­res res­ca­ta­dos

Bra­sil lle­va 18 años in­ten­tan­do apro­bar una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal pa­ra lu­char con­tra la la­cra del tra­ba­jo en ré­gi­men de es­cla­vi­tud a pe­sar de la opo­si­ción del po­de­ro­so sec­tor agro­pe­cua­rio.

Tiempo - - MUNDO - POR MÓ­NI­CA AMEI­JEI­RAS (Río de Ja­nei­ro)

Un país que ba­sa su cre­ci­mien­to en la mano de obra es­cla­va no pue­de cre­cer por mu­cho tiem­po”, afir­ma la ONU en su úl­ti­mo in­for­me so­bre tra­ba­jo es­cla­vo. Bra­sil es la sex­ta eco­no­mía mun­dial, en tér­mi­nos de Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB), por de­lan­te del Reino Uni­do, pe­ro tam­bién ocu­pa los pri­me­ros pues­tos del ranking del tra­ba­jo es­cla­vo den­tro de ese se­lec­to gru­po de eco­no­mías. Las ci­fras son alar­man­tes –más de 2.300 per­so­nas son li­be­ra­das anual­men­te y se des­co­no­ce la ci­fra de per­so­nas so­me­ti­das a es­cla­vi­tud- y las me­di­das del Go­bierno, in­su­fi­cien­tes.

Bra­sil abo­lió la es­cla­vi­tud en 1888, sin em­bar­go, ca­si 225 años des­pués, aun­que la pro­pie­dad de se­res hu­ma­nos no es le­gal y ya no hay ca­de­nas ni gri­lle­tes, si­gue exis­tien­do el tra­ba­jo es­cla­vo en el país. Bra­sil fue una de las pri­me­ras na­cio­nes del mun­do en re­co­no­cer la exis­ten­cia de la es­cla­vi­tud con­tem­po­rá­nea. Lo hi­zo en 1995 an­te la Or­ga­ni­za­ción Internacional del Tra­ba­jo (OIT). Des­de en­ton­ces has­ta la ac­tua­li­dad han si­do li­be­ra­das más de 45.000 per­so­nas y se ha avan­za­do bas­tan­te en esa lu­cha, pe­ro más por la im­pli­ca­ción de la so­cie­dad que de los go­bier­nos, que pre­fie­ren mi­rar ha­cia otro la­do cuan­do apa­re­cen los in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Así, 17 años y 10 me­ses des­pués de ini­ciar la tra­mi­ta­ción de la Pro­pues­ta de En­mien­da Cons­ti­tu­cio­nal (PEC) pa­ra cas­ti­gar a los ex­plo­ta­do­res, es­ta si­gue sin ser apro­ba­da en el Par­la­men­to gra­cias a la pre­sión de los dipu­tados ru­ra­lis­tas, que re­pre­sen­tan a los gran­des pro­pie­ta­rios de las tie­rras del po­de­ro­so sec­tor agro­pe­cua­rio. La PEC del Tra­ba­jo Es­cla­vo

au­to­ri­za la ex­pro­pia­ción in­me­dia­ta sin com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca de las pro­pie­da­des en las que se uti­li­ce mano de obra es­cla­va, que se des­ti­na­rán a la re­for­ma agra­ria o pa­ra ac­ti­vi­da­des en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad. Ade­más, con­tem­pla pe­nas de cár­cel pa­ra los ex­plo­ta­do­res de has­ta ocho años. Una me­di­da que, en opinión de la res­pon­sa­ble de la ONU pa­ra el tra­ba­jo es­cla­vo, la ar­me­nia Gulnara Shahi­nian, “se­ría el más po­de­ro­so ins­tru­men­to le­gal de la his­to­ria de Bra­sil pa­ra com­ba­tir la es­cla­vi­tud”.

A día de hoy, esa en­mien­da si­gue sin apro­bar­se. Tras nu­me­ro­sos apla­za­mien­tos, en ma­yo fue apro­ba­da con “con­di­cio­nes” por el Con­gre­so y aho­ra se en­cuen­tra en el Se­na­do, de don­de vol­ve­rá al Par­la­men­to, pe­ro sin ga­ran­tía de que sea apro­ba­da, ya que los ru­ra­lis­tas ame­na­zan con ve­tar­la si no se cum­plen sus con­di­cio­nes. La prin­ci­pal es que an­tes se aprue­be una ley que re­de­fi­na el tra­ba­jo es­cla­vo, ya que de no ser así, ar­gu­men­tan, hay ries­go de en­trar en una in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Pre­ten­den que se re­ti­re de la de­fi­ni­ción que en la ac­tua­li­dad cons­ta en el ar­tícu­lo 149 del Có­di­go Pe­nal la re­fe­ren­cia a “las con­di­cio­nes de­gra­dan­tes de tra­ba­jo y la jor­na­da ex­ce­si­va”, por­que “eso no es tra­ba­jo es­cla­vo ni son con­di- Val­do­mi­ro da Sil­va (a la iz­quier­da en la fo­to) y Dur­val Fer­nan­des son dos obre­ros li­be­ra­dos por el Gru­po Mó­vil de Fis­ca­li­za­cio­nes, y que an­te­rior­men­te tra­ba­ja­ban en con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud en una zo­na ru­ral de Bra­sil. Ac­tual­men­te par­ti­ci­pan, jun­to a otros 25 tra­ba­ja­do­res que an­tes se en­con­tra­ban tam­bién so­me­ti­dos al tra­ba­jo es­cla­vo ru­ral, en la cons­truc­ción del es­ta­dio Are­na Pan­ta­nal, en la ciu­dad de Cuia­ba, Es­ta­do de Ma­to Gros­so, al oes­te del país. Des­de que fue crea­do en 1992, el Gru­po ha res­ca­ta­do a 45.000 per­so­nas. cio­nes análo­gas a la es­cla­vi­tud”, y ha da­do lu­gar a in­ter­pre­ta­cio­nes po­co ob­je­ti­vas por par­te de los jue­ces, aun­que am­bos con­cep­tos es­tán in­clui­dos en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Bra­sil, co­mo los de la ONU y la OIT.

Otra de las con­di­cio­nes im­pues­tas por es­te gru­po de po­der eco­nó­mi­co es que las ex­pro­pia­cio­nes so­lo se lle­ven a ca­bo des­pués de que se pro­duz­ca una con­de­na fir­me al pro­pie­ta­rio de la tie­rra, lo que po­dría tar­dar años, por­que en su opinión el he­cho de que ha­yan li­be­ra­do a tra­ba­ja­do­res es­cla­vos de la mis­ma no su­po­ne que el pro­pie­ta­rio tu­vie­ra co­no­ci­mien­to de lo que allí ocu­rría.

El Go­bierno de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff ha ase­gu­ra­do que apro­bar la PEC del Tra­ba­jo Es­cla­vo es “una prio­ri­dad”, sin em­bar­go, ha acep­ta­do ne­go­ciar esas con­di­cio­nes y aho­ra habrá que es­pe­rar pa­ra ver si esa en­mien­da se aprue­ba ín­te­gra­men­te y se con­vier­te en una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra erra­di­car la es­cla­vi­tud, o si se que­da en una fo­to sin con­te­ni­do y con­lle­va una vic­to­ria de la to­do­po­de­ro­sa in­dus­tria agropecuaria, que su­po­ne el 5,8% del PIB bra­si­le­ño y mue­ve más de 75.300 mi­llo­nes de eu­ros al año.

Me­di­das pio­ne­ras.

Pe­ro a pe­sar de las re­ti­cen­cias a apro­bar la PEC es jus­to re­co­no­cer, y así lo han he­cho Na­cio­nes Uni­das y la OIT, que Bra­sil ha avan­za­do mu­cho en la lu­cha con­tra el tra­ba­jo en con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud, y ha adop­ta­do me­di­das pio­ne­ras. Una de las más im­por­tan­tes ha si­do la crea­ción de la de­no­mi­na­da Lis­ta su­cia, en la que fi­gu­ran las em­pre­sas con­de­na­das por uso de mano de obra es­cla­va, crea­da gra­cias a la pre­sión de las or­ga­ni­za­cio­nes que lu­chan con­tra la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, y que tie­ne por ob­je­ti­vo co­no­cer las em­pre­sas que co­me­ten es­tos de­li­tos pa­ra que no se pue­dan be­ne­fi­ciar de ayu­das es­ta­ta­les, ni ser con­tra­ta­das por or­ga­nis­mos pú­bli­cos. En es­tos mo­men­tos 292 em­pre­sas for­man par­te de esa lis­ta.

El Gru­po Mó­vil de Fis­ca­li­za­ción es, por su par­te, una de las he­rra­mien­tas más efec­ti­vas. Su fun­ción es re­ci­bir de­nun­cias, ve­ri­fi­car­las in si­tu y li­be­rar a las per­so­nas ex­plo­ta­das. Des­de que fue crea­do en 1992 has­ta el año 2009 res­ca­tó a 42.116 per­so­nas, una me­dia de 2.300 al año. En 2011 fue­ron res­ca­ta­das 2.271 per­so­nas. Los in­for­mes de es­te or­ga­nis­mo in­di­can que es en las re­gio­nes agrí­co­las don­de más ca­sos se de­tec­tan, aun­que tam­bién hay mano de obra es­cla­va ur­ba­na. Los Es­ta­dos en los que se han re­gis­tra­do ma­yor nú­me­ro de ca­sos han si­do los de Ma­ran­hao, Pa­rá y Goias, en el nor­te y cen­tro del país res­pec­ti­va­men­te.

Las mis­mas fuen­tes se­ña­lan que el 95% de las per­so­nas so­me­ti­das al tra­ba­jo es­cla­vo ru­ral en Bra­sil son hom­bres. Los da­tos del Pro­gra­ma Se­gu­ro-Des­em­pleo re­gis­tra­dos has­ta 2008 in­di­can que el 71% de los tra­ba­ja­do­res li­be­ra­dos ha­bían de­ja­do la es­cue­la tras cua­tro años de es­tu­dios y que la ma­yo­ría son in­mi­gran­tes de otros Es­ta­dos de Bra­sil, que de­ja­ron sus ca­sas con des­tino a las re­gio­nes de ex­pan­sión agrí­co­la. El mé­to­do más uti­li­za­do pa­ra re­clu­tar esa mano de obra es el en­ga­ño, un sis­te­ma si­mi­lar al que usan las ma­fias de trá­fi­co de mu­je­res, con fal­sas pro­me­sas de tra­ba­jo, alo­ja­mien­to, suel­do y co­mi­da. Reciben di­ne­ro por ade­lan­ta­do pa­ra los gas­tos del via­je y a par­tir de ahí ya con­traen una deu­da, a la que le su­man el al­qui­ler de la vi­vien­da. Has­ta que pa­guen la deu­da no se les per­mi­te sa­lir de allí, y si lo in­ten­tan los ma­tan. Su­fren unas con­di­cio­nes in­hu­ma­nas, se han lle­ga­do a de­tec­tar ca­sos en que los va­sos y los pla­tos que uti­li­zan pa­ra ali­men­tar­se son los en­va­ses de los pro­duc­tos quí­mi­cos usa­dos en la plan­ta­ción, y tie­nen jor­na­das la­bo­ra­bles in­ter­mi­na­bles.

La fis­ca­li­za­ción y la re­pre­sión son una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra com­ba­tir es­tos crí­me­nes, pe­ro la erra­di­ca­ción del tra­ba­jo es­cla­vo pa­sa prin­ci­pal­men­te por la adop­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra re­ver­tir las si­tua­cio­nes de po­bre­za, que ga­ran­ti­zan la per­ma­nen­cia de ese ti­po de ex­plo­ta­ción. La edu­ca­ción es una de las más ne­ce­sa­rias y con esa pers­pec­ti­va se han crea­do for­ma­cio­nes co­mo Es­cla­vo, ni lo pien­ses, la Co­mi­sión Pas­to­ral de la Tie­rra o Re­por­ter Bra­sil, que denuncian lo que ocu­rre y tra­ba­jan pa­ra com­ba­tir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.