La pro­fa­na­ción de Tom­buc­tú

La des­truc­ción de los mau­so­leos de la ciu­dad ma­lien­se ha pro­vo­ca­do un es­cán­da­lo mun­dial y re­cuer­da la voladura de las es­ta­tuas de Bu­da en Af­ga­nis­tán por los ta­li­ba­nes.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

La as­pi­ra­ción de yiha­dis­tas y sa­la­fis­tas es con­quis­tar Ma­li y so­me­ter­lo a un ré­gi­men is­lá­mi­co es­tric­to

Tom­buc­tú siem­pre ocu­pó un lu­gar im­por­tan­te en nues­tra geo­gra­fía mí­ti­ca y sen­ti­men­tal, aun­que no su­pié­ra­mos con se­gu­ri­dad en qué par­te de Áfri­ca se en­con­tra­ba. Era el es­ce­na­rio don­de se cru­za­ban los ca­mi­nos de los be­re­be­res, de los ára­bes y de los tua­regs, esos hom­bres azu­les pro­ta­go­nis­tas de tan­tas his­to­rias má­gi­cas. Prac­ti­can des­de siem­pre el is­lam su­fí, abier­to y to­le­ran­te, ins­pi­ra­do en sus 333 san­tos. Jun­to a sus ca­sas de tie­rra ocre en me­dio del de­sier­to se le­van­tan los ex­qui­si­tos mau­so­leos de 16 san­to­nes mu­sul­ma­nes que des­de el pa­raí­so si­guen pro­te­gien­do a las gen­tes de la ciu­dad y sus al­re­de­do­res que acu­den a pe­dir­les una bue­na bo­da, la llu­via o la cu­ra­ción de una en­fer­me­dad.

Aho­ra los nue­vos bár­ba­ros que pre­di­can un is­lam in­to­le­ran­te, en nom­bre de un Alá bru­tal, han des­trui­do sie­te de los mau­so­leos más ve­ne­ra­dos, los de Sidi Mah­mud, Sidi Moj­tar y Al­fa Mo­ya. Es­ta pro­fa­na­ción ha pro­du­ci­do un es­cán­da­lo mun­dial que nos ha re­ve­la­do que la mis­te­rio­sa ciu­dad de Tom­buc­tú se ha con­ver­ti­do en epi­cen­tro de un con­flic­to po­lí­ti­co que es­tá rom­pien­do Ma­li y con­vir­tien­do la zo­na del Sahel en un ve­ne­no­so pol­vo­rín. La des­truc­ción de los mau­so­leos ha pro­vo­ca­do un gran im­pac­to en la opinión pú­bli­ca mun­dial, nos ha re­cor­da­do la voladura y la des­truc­ción a ca­ño­na­zos de las gran­des es­ta­tuas de Bu­da lle­va­da a ca­bo por los ta­li­ba­nes af­ga­nos en 2001. De­bi­do a ello he­mos co­no­ci­do el con­flic­to que en­san­grien­ta y di­vi­de Ma­li, un país del que sa­bía­mos muy po­co, so­lo que era el lu­gar de ori­gen de fut­bo­lis­tas co­mo Kei­ta o Ka­nou­te. Los pies de fotos de las tum­bas des­trui­das nos han in­for­ma­do de que Tom­buc­tú es­tá a 1.000 ki­ló­me­tros de Ba­ma­ko, ca­pi­tal de Ma­li.

Pa­ra un me­jor en­ten­di­mien­to del con­flic­to, vie­ne bien un guion es­que­má­ti­co de la si­tua­ción. Las re­la­cio­nes de los tua­regs con Ba­ma­ko nun­ca han si­do de­ma­sia­do cor­dia­les y es­tu­vie­ron do­mi­na­das en oca­sio­nes por ten­sio­nes de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za. Se ha­bla­ba de in­de­pen­den­cia, pe­ro sin con­ven­ci­mien­to, ya que no con­ta­ban con fuer­zas pa­ra lle­var­la a ca­bo. Las co­sas cam­bia­ron a par­tir de la caí­da y ase­si­na­to del dic­ta­dor li­bio Ga­da­fi. En los ejér­ci­tos de Ga­da­fi es­ta­ban en­cua­dra­dos 5.000 sol­da­dos de Ma­li, de Ní­ger, de Mau­ri­ta­nia y otros paí­ses del Sahel. Bas­tan­tes de ellos tua­regs. Es­ta­ban ar­ma­dos has­ta los dien­tes y se mar­cha­ron de Li­bia lle­ván­do­se su so­fis­ti­ca­do ar­ma­men­to. Na­die po­día im­pe­dír­se­lo en me­dio del caos que si­guió al ase­si­na­to del pin­to­res­co co­ro­nel. Un nú­me­ro im­por­tan­te en­con­tró en el nor­te de Ma­li el es­ce­na­rio ideal pa­ra se­guir con los dis­pa­ros.

In­de­pen­den­cia no re­co­no­ci­da.

En un prin­ci­pio, los re­bel­des tua­regs del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de Aza­wad los re­ci­bie­ron con los bra­zos abier­tos y tra­ta­ron de in­te­grar a los is­la­mis­tas de An­sar al Din y a la fran­qui­cia Al Qae­da del Ma­greb Is­lá­mi­co. El ejér­ci­to re­gu­lar de Ma­li, des­ple­ga­do en los cuar­te­les y cam­pa­men­tos de Aza­wad, no pu­do re­sis­tir el asal­to y los ata­ques de las fuer­zas na­cio­na­lis­tas re­for­za­das por las di­ver­sas fran­qui­cias de los is­la­mis­tas ra­di­ca­les. Tu­vie­ron que aban­do­nar la zo­na del nor­te oc­ci­den­tal de Ma­li y huir de sus cuar­te­les en las ciu­da­des de Tom­buc­tú, Gao y Kidal. Los re­bel­des pro­cla­ma­ron la in­de­pen­den­cia de Aza­wad pe­ro nin­gu­na or­ga­ni­za­ción internacional ha re­co­no­ci­do al que pre­sen­ta­ban co­mo nue­vo país, aun­que ellos si­guen ha­blan­do de Aza­wad co­mo na­ción in­de­pen­dien­te.

La de­rro­ta del ejér­ci­to na­cio­nal cau­só un gran aba­ti­mien­to en­tre la so­cie­dad ci­vil y es­pe­cial­men­te en­tre el ejér­ci­to de Ma­li. Los mi­li­ta­res la con­si­de­ra­ron una hu­mi­lla­ción in­so­por­ta­ble e hi­cie­ron res­pon­sa­ble de tan vi­si­ble fra­ca­so al pre­si­den­te Tou­ma­ni Tou­ré, que lle­va­ba diez años en el po­der y a quien le fal­ta- ba un mes pa­ra ter­mi­nar el man­da­to y pre­sen­tar­se a la re­lec­ción. Le acu­sa­ban de la fal­ta de avi­tua­lla­mien­to al ejér­ci­to, tan­to de la in­ten­den­cia ge­ne­ral co­mo de ar­mas. Así era im­po­si­ble ha­cer fren­te a los re­bel­des. Con es­te es­ta­do de áni­mo en­tre los mi­li­ta­res, le fue fá­cil al ca­pi­tán Ama­du Sa­na­go for­mar una jun­ta mi­li­tar y de­rro­car al pre­si­den­te Tou­ré el pa­sa­do 22 de mar­zo, asu­mien­do to­do el po­der. Un pa­seo mi­li­tar, nun­ca me­jor di­cho. Pe­ro no con­ta­ba con lo que vino des­pués: to­dos los paí­ses li­mí­tro­fes que for­man la Co­mu­ni­dad de paí­ses del Áfri­ca Oc­ci­den­tal (Cedeao), en­tre ellos Ní­ger, Bur­ki­na Fa­so, Gam­bia y el res­to de los que per­te­ne­cen a la or­ga­ni­za­ción, de­cre­ta­ron el blo­queo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de Ma­li. El gol­pe fue tam­bién re­cha­za­do por la ONU y por to­das las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, que de­le­ga­ron en la Cedeao la ges­tión del con­flic­to. Sa­na­go y los miem­bros de su jun­ta vie­ron que a la lar­ga no te­nían po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia y de­ci­die­ron ren­dir­se con cier­tas con­di­cio­nes: que el pre­si­den­te de­rro­ca­do no re­cu­pe­ra­ra el po­der y que los gol­pis­tas no fue­ran juz­ga­dos. En­con­tra­ron un en­ca­je cons­ti­tu­cio­nal a la si­tua­ción de­sig­nan­do pre­si­den­te pro­vi­sio­nal has­ta la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes a quien lo era de la Asam­blea Na­cio­nal, Dion­coun­da Trao­re.

Mien­tras tan­to, en el Nor­te, en el nue­vo país de Aza­wad, es­ta­lla­ba un nue­vo con­flic­to en­tre los ven­ce­do­res del ejér­ci­to ma­lien­se. Te­nían dos vi­sio­nes to­tal­men­te di­fe­ren­tes de la po­lí­ti­ca y de la re­li­gión. Los tua­regs se con­for­ma­ban con lo que ha­bían lo­gra­do y por lo que ha­bían lu­cha­do, la in­de­pen­den­cia. No que­rían sa­ber na­da de Ma­li, ni del res­to del Sahel, so­lo as­pi­ra­ban a so­bre­vi­vir co­mo na­ción li­bre. Las as­pi­ra­cio­nes de los sa­la­fis­tas de An­sar Din y de los yiha­dis­tas de Al Qae­da del Ma­greb Is­lá­mi­co eran otras muy dis­tin­tas. En su es­tra­te­gia es­tá la de con­quis­tar Ma­li y so­me­ter­lo a un ré­gi­men de es­tric­ta ob­ser­van­cia is­lá­mi­ca don­de im­pe­re la sha­ria sin ex­cep­cio­nes, y des­de ahí ex­ten­der­se por el res­to del Sahel. Los gru­pos per­te­ne­cien­tes al is­la­mis­mo fa­ná­ti­co, mu­cho me­jor ar­ma­dos, se hi­cie­ron con la si­tua­ción, neu­tra­li­zan­do a los in­de­pen­den­tis­tas tua­regs en com­ba-

tes en­car­ni­za­dos, prin­ci­pal­men­te en la ciu­dad de Gao. En su eu­fo­ria ex­tre­mis­ta des­tru­ye­ron los mau­so­leos sa­gra­dos con pi­cos y ma­zos. Lo ha­cían al gri­to de Allah

Ak­bar (“Alá es gran­de”), un Alá pu­ri­tano y bru­tal que, se­gún ellos, no to­le­ra a los san­to­nes co­mo in­ter­me­dia­rios.

Des­pués de la des­truc­ción de los mau­so­leos die­ron un pa­so que na­die pen­sa­ba que da­rían. Vo­la­ron la puer­ta de ma­de­ra sa­gra­da del pór­ti­co de la mez­qui­ta de Sidi Yahia, una puer­ta que nun­ca se abría por­que, se­gún la de­vo­ta creen­cia de los ve­ci­nos, el día que se abrie­ra lle­ga­ría el fin del mun­do, por eso la lla­ma­ban así: la puer­ta del fin del mun­do. Lo hi­cie­ron pa­ra de­mos­trar­les que las creen­cias que man­te­nían eran fal­sas y con­tra­rias al ver­da­de­ro is­lam. Las gen­tes del pue­blo vie­ron con los ojos del ho­rror el sa­cri­le­gio que ha­bían lle­va­do a ca­bo y creen que a par­tir de aho­ra el fin del mun­do es­tá cer­ca.

Aza­wad es­tá do­mi­na­da por unos fa­ná­ti­cos pa­re­ci­dos a los ta­li­ba­nes af­ga­nos, po­si­ble­men­te to­da­vía más fa­ná­ti­cos al con­si­de­rar­se mi­li­tan­tes ac­ti­vos de Al Qae­da, aun­que sea con otras fran­qui­cias. Son su­ma­men­te pe­li­gro­sos y pue­den lle­var la vio­len­cia a bue­na par­te de la zo­na del Sahel. Aza­wad, a pe­sar de te­ner una po­bla­ción que no lle­ga a los dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, dis­po­ne de un te­rri­to­rio de 830.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, bas­tan­te más gran­de que Es­pa­ña. Sus mi­li­cia­nos dis­po­nen de lan­za­gra­na­das y lan­za­mi­si­les por­tá­ti­les de fa­bri­ca­ción ru­sa, pue­den al­can­zar avio­nes y ata­car cen­tros neu­rál­gi­cos co­mo ae­ro­puer­tos. So­lo obe­de­cen las ór­de­nes de Alá, un Alá ab­so­lu­ta­men­te in­to­le­ran­te, por eso se­gún sus por­ta­vo­ces no re­co­no­cen la au­to­ri­dad de nin­gu­na or­ga­ni­za­ción. Ni de la ONU, ni de la Unesco, la Uni­dad Afri­ca­na o la Cedeao.

Afir­man tam­bién que las des­truc­cio­nes de mo­nu­men­tos re­li­gio­sos que es­tán lle­van­do a ca­bo obe­de­cen a una or­den di­vi­na. Es un pro­ble­ma de los más gra­ves que em­pie­za a te­ner la so­cie­dad internacional, un país te­rro­ris­ta en una de las zo­nas más sen­si­bles de Áfri­ca y que ame­na­za con ex­ten­der­se. Mien­tras tan­to, en Ba­ma­ko rei­na la con­fu­sión, el nue­vo pre­si­den­te pro­vi­sio­nal no se de­ci­de a ce­le­brar elec­cio­nes, con el pre­tex­to de que es­tán en gue­rra. Tom­buc­tú, la ciu­dad má­gi­ca y mis­te­rio­sa, en la que du­ran­te si­glos do­mi­nó la pie­dad, la to­le­ran­cia y la sa­bi­du­ría, es hoy una ciu­dad pro­fa­na­da por la vio­len­cia de unos bár­ba­ros que di­cen ac­tuar en nom­bre de Alá, en el mis­mo lu­gar don­de tan­tas ve­ces Alá fue ado­ra­do.

Re­li­gio­nes. A la iz­quier­da, una mez­qui­ta de ba­rro en Tom­buc­tú, al nor­te de Ma­li. Aba­jo, re­bel­des is­la­mis­tas ar­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.