JU­LIET­TE BI­NO­CHE

“Los ac­to­res tra­ba­ja­mos con nues­tra fra­gi­li­dad”

Tiempo - - CULTURA - POR GLO­RIA SCO­LA

son­ríe mu­chí­si­mo. Ya sea en los fes­ti­va­les de To­ron­to y de Ber­lín, don­de con con­vic­ción ha­bla­ba de Ellas, cin­ta en la que in­ter­pre­ta a una pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta Elle que pre­pa­ra un reportaje so­bre la pros­ti­tu­ción es­tu­dian­til, o en la pa­sa­da edi­ción del de Can­nes, dis­fru­tan­do abier­ta­men­te jun­to a Ro­bert Pat­tin­son en la pre­miè­re de Cos­mó­po­lis, de Da­vid Cro­nen­berg.

Ju­liet­te Bi­no­che (Pa­rís, 9 de mar­zo de 1964) vi­ve la in­ter­pre­ta­ción des­de lo más pro­fun­do de sus en­tra­ñas y por eso trans­mi­te tan­to y siem­pre re­sul­ta creí­ble. “Los ac­to­res tra­ba­ja­mos con nues­tra fra­gi­li­dad y el la­do vul­ne­ra­ble es, sin du­da, el más in­tere­san­te –con­fe­sa­ba en To­ron­to-. Creo que la me­mo­ria emo­cio­nal no se apren­de, tie­nes que de­jar que ocu­rra. En­con­trar la lla­ve pa­ra abrir esa puer­ta, atre­ver­te y de­jar que ocu­rra. No me sien­to res­pon­sa­ble de mi in­ter­pre­ta­ción, por­que va por de­trás de mí”.

Los te­mo­res del di­rec­tor.

Am­plia­men­te ga­lar­do­na­da -un Os­car por El pa­cien­te inglés, pre­mio a la me­jor ac­triz en Can­nes por Co­pie con­for­me, del ira­ní Ab­bas Kau­ris­ma­ki; un Ce­sar por Tres co­lo­res: Azul, del des­apa­re­ci­do ci­neas­ta po­la­co Krzysz­tof Kieś­lows­ki-, en Ellas vuel­ve a es­tar di­ri­gi­da por una po­la­ca, Mal­gos­ka Szu­mows­ka. “Cuan­do de­ci­do ha­cer una pe­lí­cu­la no lo ha-

“Cuan­do in­ten­tas com­pren­der a otros, de he­cho apren­des mu­cho so­bre ti mis­ma”

go so­lo por el pa­pel, sino por la pri­me­ra im­pre­sión que me cau­sa el di­rec­tor -ex­pli­có en Ber­lín-. Tie­ne mu­cho que ver su pre­sen­cia en ti, por­que tie­nes que in­te­grar­lo to­do en tu co­ra­zón. Yo creo en la trans­for­ma­ción, así que tie­nes que dar­le cuer­po y, pa­ra eso, el pri­mer pa­so es co­no­cer­le. En el pri­mer en­cuen­tro con Mal­gos­ka, ella me di­jo: ‘No creo que nos lle­ve­mos bien. Am­bas te­ne­mos per­so­na­li­da­des muy fuer­tes y no va a fun­cio­nar’. Y me sor­pren­dió, pe­ro tam­bién pen­sé: ‘Ella em­pie­za con el mie­do, y es muy in­tere­san­te’, por­que con fre­cuen­cia la pri­me­ra pre­gun­ta que le ha­go a un di­rec­tor es: ‘¿Qué es lo que te­mes?’ y a par­tir de ahí, a tra­ba­jar. Hay mu­chas es­ce­nas que te cau­san mie­do e in­se­gu­ri­dad, son muy desafian­tes, ya que la di­fi­cul­tad es al mis­mo tiem­po un re­ga­lo”.

Siem­pre ele­gan­te y ra­ra vez lu­cien­do pen­dien­tes o jo­yas, Ju­liet­te Bi­no­che en­tre­vis­ta en Ellas a chi­cas que se pros­ti­tu­yen pa­ra pa­gar­se los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. “Mi personaje es una pe­rio­dis­ta pa­ri­si­na que va de des­cu­bri­mien­to en des­cu­bri­mien­to, es­pe­ran­do al­go, pe­ro po­co a po­co acep­ta a esas chi­cas en esa si­tua­ción. Es una acep­ta­ción so­cial de es­tas es­tu­dian­tes y no es pros­ti­tu­ción, se lla­ma pa­tro­ci­nio, o es­pon­so­ri­za­ción (el tí­tu­lo po­la­co es Spon­so­ring). Te ha­ce pen­sar en có­mo se lle­van las co­sas en nues­tra so­cie­dad. Por­que es cier­to: cuan­do mi­ras una re­vis­ta, ves a chi­cas jó­ve­nes en pos­tu­ras muy pro­vo­ca­ti­vas. Po­ner a jó­ve­nes es­tu­dian­tes ro­dea­das de lu­jo y pros­ti­tu­ción es­tá acep­ta­do por nues­tra so­cie­dad, y es­ta pe­lí­cu­la es una re­fle­xión so­bre to­do eso”.

Fi­nan­cia­da con di­ne­ro ale­mán y po­la­co -“y eso que en Fran­cia te­ne­mos la repu­tación de ser muy li­bres y de ha­cer ci­ne con te­mas arries­ga­dos, aun­que al

pa­re­cer, es­ta pe­lí­cu­la era un po­co de­ma­sia­do”, pun­tua­li­za la ac­triz en­tre ri­sas–, en el fil­me su personaje ex­pe­ri­men­ta una evo­lu­ción a tra­vés de las en­tre­vis­tas, lo que aca­ba afec­tan­do a su re­la­ción con sus hi­jos y su ma­ri­do. “Cuan­do in­ten­tas com­pren­der a otros, de he­cho, apren­des mu­cho so­bre ti mis­ma. Al leer el guión lo en­con­tré muy fuer­te, sin ma­ni­queís­mos, ni blan­cos ni ne­gros, ni bue­nos ni ma­los... Era muy com­ple­jo. Es un gran te­ma y eso no me sue­le gus­tar, por­que en­cuen­tro las pe­lí­cu­las con men­sa­je pe­li­gro­sas, pe­ro aquí ha­bía mu­chas su­ti­le­zas. Mi personaje pre­gun­ta: ‘¿Pa­ra ti qué es lo más di­fí­cil en tu vi­da sien­do una jo­ven pros­ti­tu­ta?’. Y la chi­ca con­tes­ta: ‘Men­tir. Es du­ro vi­vir en la men­ti­ra’. Esos de­ta­lles so­bre la vi­da dia­ria de al­guien ha­cien­do eso me re­sul­tan fas­ci­nan­tes”.

Ana­li­zar las re­la­cio­nes.

¿ Es es­ta una pe­lí­cu­la fe­mi­nis­ta? “No creo –res­pon­de con fir­me­za–. Más bien es una re­fle­xión fe­me­ni­na de las re­la­cio­nes en cuan­to a lo que es el amor y si el in­ter­cam­bio de se­xo siem­pre con­lle­va un in­te­rés. Es lo que se pre­gun­ta mi personaje cuan­do es­tá en ca­sa y ve a su ma­ri­do en la in­ti­mi­dad vien­do imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas. Ella se pre­gun­ta: ‘¿Dón­de es­toy yo en es­ta ecua­ción?’. O cuan­do ve a su hi­jo ma­tan­do per­so­nas con un vi­deo­jue­go... Hay pre­gun­tas so­bre las re­la­cio­nes, el amor, qué son nues­tros cuer­pos, por qué te­ne­mos in­tere­ses en los otros, hom­bres y mu­je­res, qué pa­sa en las re­la­cio­nes...”.

Si de Mal­gos­ka Szu­mows­ka la ac­triz ase­gu­ra que tie­ne una fuer­za al es­ti­lo de John Cas­sa­ve­tes, del fa­lle­ci­do Ant­hony Ming­he­lla re­cuer­da que tu­vo una re­la­ción mag­ní­fi­ca con él: “Me da­ba mu­cho mie­do el personaje de El pa­cien­te inglés, pe­ro él creó un ro­da­je má­gi­co en el que ca­da día yo me sen­tía más y más li­ge­ra, has­ta que me li­be­ré. Fue in­creí­ble. Y cuan­do lue­go ga­né el Os­car, sen­tí que me ha­bía caí­do del cie­lo”. De he­cho, al re­ci­bir­lo de ma­nos de Ke­vin Spa­cey co­mo me­jor ac­triz se­cun­da­ria, a la in­tér­pre­te fran­ce­sa le sa­lió un es­pon­tá­neo: “Es­toy sor­pren­di­da. Creía que lo iba a ga­nar Lauren [Ba­call] y se lo me­re­cía. Es­to es un sue­ño. De­be de ser fran­cés”.

Con 46 años, ca­si igual nú­me­ro de pe­lí­cu­las y pro­yec­tos, par­ti­ci­pa en lo nue­vo de Da­vid Cro­nen­berg, Cos­mó­po­lis, que lle­ga­rá a Es­pa­ña pró­xi­ma­men­te. Ba­sa­da en la no­ve­la de Don DeLi­llo y pre­sen­ta­da a con­cur­so en el pa­sa­do fes­ti­val de Can­nes, si­gue la odi­sea de un mul­ti­mi­llo­na­rio (Ro­bert Pat­tin­son) por las ca­lles de Man­hat­tan. Ju­liet­te Bi­no­che in­ter­pre­ta a su aman­te, una mu­jer sexy con la que apa­re­ce en su li­mu­si­na. Sexy, siem­pre. Y, ade­más, con el chic fran­cés.

AC­TRIZ. Ga­na­do­ra de un Os­car por El pa­cien­te inglés, ha es­tre­na­do re­cien­te­men­te en Es­pa­ña Ellas, una pe­lí­cu­la que abor­da el fe­nó­meno de la pros­ti­tu­ción es­tu­dian­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.