De la pro­cas­ti­na­tion al coaching

La po­pu­la­ri­dad de los dos tér­mi­nos, que de­fi­nen la abu­lia y el com­ba­te con­tra ella, re­fle­ja los tiem­pos que vi­vi­mos.

Tiempo - - VISIONES -

el otro día iba yo por la ca­lle y oí al vue­lo una con­ver­sa­ción en­tre dos chi­cas. Una de­cía: “Pues na­da, que ya me he apun­ta­do a lo del coaching”. Y la otra res­pon­día, con sor­pren­di­da ale­gría: “¿Ah sí? ¡No lo sa­bía! ¡Qué bien!”. Y la pri­me­ra: “Sí, y la ver­dad es que me en­can­ta, es­toy muy con­ten­ta”. Ya no oí na­da más, pe­ro ya me ha­bía da­do cuen­ta de que esa pa­la­bra, coaching, tie­ne muy bue­na repu­tación.

No sé si es que es­toy sen­si­bi­li­za­do con ella, pe­ro me pa­re­ce que go­za de muy bue­na sa­lud y ca­da día se uti­li­za más. Ya ten­go dos bue­nas ami­gas, pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes en sus dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des, que se han pa­sa­do a te­ra­peu­tas de coaching. Por si el lec­tor no sa­be qué es eso se lo di­go: vie­ne de coach, en­tre­na­dor en inglés, y es una es­pe­cie de ayu­da psi­co­ló­gi­ca, de dis­ci­pli­na o de te­ra­pia, que con­sis­te en orien­tar al pa­cien­te, o al clien­te, pa­ra que al­can­ce los ob­je­ti­vos que se pro­po­ne en la vi­da, ayu­dán­do­le, pri­me­ro, a iden­ti­fi­car­los, es de­cir, a sa­ber lo que quie­re, y, en se­gun­do lu­gar, a ac­tuar en con­se­cuen­cia, or­de­nán­do­los je­rár­qui­ca­men­te por or­den de im­por­tan­cia pa­ra ir cum­plien­do los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les y de­jar de la­do lo se­cun­da­rio y ac­ce­so­rio.

Me pa­re­ce que el au­ge del coaching es­tá re­la­cio­na­do con otro vo­ca­blo inglés, no­to que se re­pi­te úl­ti­ma­men­te con cre­cien­te fre­cuen­cia: pro­cas­ti­na­tion. Cuan­do te­ne­mos dos ta­reas a rea­li­zar, de las cua­les una es im­por­tan­te, ur­gen­te y de­ci­si­va, y la se­gun­da se­cun­da­ria y sin ma­yor im­por­tan­cia, la pro­cas­ti­na­tion con­sis­te en la ten­den­cia a abor­dar es­ta úl­ti­ma, la fá­cil, y me­jor aún si pla­cen­te­ra, pos­po­nien­do la que ha­bía que re­sol­ver pri­me­ro. O sea, de­mo­rar en lo po­si­ble la to­ma de las de­ci­sio­nes que se te­me se­rán con­flic­ti­vas, aun­que lo úni­co que con­si­ga­mos sea agra­var el pro­ble­ma. Al­go muy hu­mano, pe­ro na­da in­te­li­gen­te.

IG­NA­CIO VIDAL- FOLCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.