Cuan­do Pi­cas­so le da­ba al agua­fuer­te

La obra gra­ba­da del ma­la­gue­ño en­tre 1920 y 1940, que guar­da su mu­seo de Bar­ce­lo­na.

Tiempo - - SELECTOR - L.A.

es sa­bi­do que, por des­gra­cia, ca­si nin­gún buen mu­seo del mun­do tie­ne es­pa­cio fí­si­co su­fi­cien­te pa­ra mos­trar to­dos sus fon­dos. En los famosos pei­nes (así se lla­ma a los del Pra­do) se guar­dan te­so­ros in­cal­cu­la­bles, mu­chas ve­ces tan dig­nos co­mo los que es­tán ex­pues­tos. Eso ocu­rre en el Mu­seu Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na: que no tie­nen si­tio pa­ra tan­ta obra, y así or­ga­ni­zan de­li­cio­sas ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les... con sus pro­pios fon­dos. Aho­ra pue­den ver­se los im­pre­sio­nan­tes agua­fuer­tes que el pin­tor ma­la­gue­ño hi­zo en­tre 1920 y 1940; Pi­cas­so gra­bó du­ran­te to­da su vi­da, pe­ro los de esos años des­ta­can por la can­ti­dad de ma­ti­ces y por la gran va­rie­dad de te­mas, en­tre ellos la cé­le­bre Mi­no­tau­ro­ma­quia. Pron­to lle­ga­rá otra tan­da con las obras de pun­ta se­ca y con las más tar­días. Pi­cas­so: se­lec­ción de agua­fuer­tes. Mu­seu Pi­cas­so, Bar­ce­lo­na. Des­de el 4 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.