La ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa

LLA­NOS DE LA LO­SA, JAÉN, 16 DE JU­LIO DE 1212 · La cru­za­da es­pa­ño­la con­vo­ca­da por el Pa­pa ven­ce de­fi­ni­ti­va­men­te al is­lam en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

A los dio­ses siem­pre les ha gus­ta­do in­ter­ve­nir en las ba­ta­llas de los hom­bres, co­mo nos cuen­tan las más an­ti­guas obras li­te­ra­rias, ya sea la Bi­blia o la Ilia­da. Pe­ro no se pien­se que esa in­tro­mi­sión ce­les­tial es co­sa de épo­cas ar­cai­cas. Has­ta el Ejér­ci­to Ro­jo de la Ru­sia co­mu­nis­ta re­ci­bió ayu­das de la Vir­gen en su lu­cha con­tra los na­zis, co­mo pu­bli­ca­mos ha­ce unas se­ma­nas en es­ta sec­ción (“Y Sta­lin qui­so ser Pa­pa”, Tiem­po, nú­me­ro 1.558).

El após­tol Santiago el Ma­yor se ga­nó la con­di­ción de pa­trón de Es­pa­ña al con­ver­tir­se en Santiago Ma­ta­mo­ros por su ac­tua­ción en la ba­ta­lla de Cla­vi­jo. Pe­ro si hay una ba­ta­lla de la Re­con­quis­ta en la que es­tu­vie­se jus­ti­fi­ca­da la in­ter­ven­ción pro­di­gio­sa de una po­ten­cia ce­les­tial, es la de las Na­vas de To­lo­sa, en el cur­so de la cru­za­da con­tra el is­lam pro­cla­ma­da por Ino­cen­cio III.

Los es­pa­ño­les no iban a las cru­za­das por­que te­nían su pro­pia gue­rra san­ta con­tra el in­fiel en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, lo que re­co­no­ció el pa­pa Ino­cen­cio III con­vo­can­do una cru­za­da es­pa­ño­la. Su ra­zón era es­tra­té­gi­ca, fre­nar la ex­pan­sión del im­pe­rio be­re­be­re de los Al­moha­des, que a prin­ci­pios del si­glo XIII ha­bía he­cho re­tro­ce­der la Re­con­quis­ta, ame­na­zan­do To­le­do tras de­rro­tar a Al­fon­so VIII en Alar­cos. El or­ga­ni­za­dor de la cru­za­da fue el ar­zo­bis­po de To­le­do, Ro­dri­go Jiménez de Ra­da, un fas­ci­nan­te personaje his­tó­ri­co, eru­di­to, po­lí­ti­co y gue­rre­ro, que lo­gró que su dió­ce­sis de To­le­do fue­ra de­cla­ra­da pri­ma­da de Es­pa­ña, un rey sin co­ro­na tan po­de­ro­so co­mo cual­quier otro mo­nar­ca pe­nin­su­lar.

En 1611 Jiménez de Ra­da re­co­rrió Ita­lia, Fran­cia y Ale­ma­nia pre­di­can­do la cru­za­da es­pa­ño­la, y lo­gró mo­vi­li­zar a 30.000 cru­za­dos eu­ro­peos, aquí lla­ma­dos ul­tra­mon­ta­nos. Cuan­do se en­con­tra­ron con el ca­lor de An­da­lu­cía en ju­lio, la in­men­sa ma­yo­ría de los ul­tra­mon­ta­nos se vol­vie­ron abra­sa­dos a su tie­rra, aun­que per­ma­ne­ció el obis­po de Nar­bo­na al fren­te de 150 ca­ba­lle­ros del Lan­gue­doc.

Pe­se a es­ta de­ser­ción, la cru­za­da tra­bó una coa­li­ción de fuer­zas pe­nin­su­la­res sin pre­ce­den­tes, pues se in­cor­po­ra­ron a ella los reyes Al­fon­so VIII de Cas­ti­lla, Pe­dro II de Ara­gón y San­cho el Fuer­te de Na­va­rra. El rey de Por­tu­gal no vino, pe­ro man­dó su ejér­ci­to. El de León no to­mó par­te por­que es­ta­ba en gue­rra con Cas­ti­lla, pe­ro el Pa­pa le ame­na­zó con ex­co­mu­nión si no sus­pen­día las hos­ti- li­da­des, y al­gu­nos ca­ba­lle­ros leo­ne­ses se in­cor­po­ra­ron co­mo cru­za­dos.

Las fuer­zas ma­yo­res eran la de Cas­ti­lla, nu­tri­da con las mi­li­cias de los con­ce­jos mu­ni­ci­pa­les, y la de Ara­gón, con los al­mo­gá­va­res, famosos sol­da­dos pro­fe­sio­na­les. Tam­bién se su­ma­ron hues­tes del ar­zo­bis­po Jiménez de Ra­da y de las ór­de­nes mi­li­ta­res, has­ta for­mar un ejér­ci­to for­mi­da­ble. Las ci­fras de los cro­nis­tas de la épo­ca son ab­so­lu­ta­men­te fan­tás­ti­cas, 100.000 cris­tia­nos fren­te a 400.000 mu­sul­ma­nes, pe­ro hoy se ha­bla de unos 12.000 hom­bres por ban­do, ci­fra muy ele­va­da pa­ra la épo­ca, que con­vier­te las Na­vas en la ba­ta­lla más im­por­tan­te de la Re­con­quis­ta.

Yihad fren­te a cru­za­da.

Por par­te al­moha­de la cam­pa­ña tam­bién te­nía ca­rác­ter de gue­rra san­ta o yihad, y asi­mis­mo se ha­bía for­ma­do una fuer­za mul­ti­na­cio­nal; al ejér­ci­to nor­te­afri­cano al­moha­de se su­ma­ban las tro­pas de los re­ye­zue­los an­da­lu­ces e in­clu­so sol­da­dos pro­fe­sio­na­les tur­cos. Qui­zá es­te ca­rác­ter mix­to, que en el cam­po cris­tiano su­po­nía una fuer­za ex­tra­or­di­na­ria, pu­do ser una de las cau­sas de la de­rro­ta mu­sul­ma­na, pues los mo­ros an­da­lu­ces de­tes­ta­ban a los al­moha­des, que pa­ra ellos eran in­va­so­res.

El ejér­ci­to al­moha­de es­pe­ra­ba a los cris­tia­nos en los lla­nos de la Lo­sa o Na­vas de To­lo­sa, Jaén, y te­nía ocu­pa­dos los ac­ce­sos al va­lle, con­ver­ti­dos así en una tram­pa. Pe­ro en­ton­ces se pro­du­jo la in­ter­ven­ción ce­les­tial, apa­re­ció un pas­tor que le ofre­ció a Al­fon­so VIII lle­var­lo por un ca­mino que so­lo él co­no­cía.

Los cru­za­dos ca­ye­ron ines­pe­ra­da­men­te so­bre el cam­pa­men­to al­moha­de y se tra­bó una vio­len­tí­si­ma ba­ta­lla, con vic­to­ria cris­tia­na. El he­cho de­ci­si­vo fue la car­ga de la ca­ba­lle­ría, con sus reyes al fren­te, con­tra el real de Mi­ra­ma­mo­lín, el ca­li­fa al­moha­de, que te­nía ro­dea­da

su tien­da por una guar­dia de es­cla­vos ne­gros en­ca­de­na­dos en­tre sí, pa­ra que no pu­die­sen huir. Quien sí lo hi­zo fue el pro­pio Mi­ra­ma­mo­lín, aun­que no se sal­va­ría, pues ten­dría que ab­di­car y se­ría en­ve­ne­na­do por lo su­yos. Se di­ce que el rey na­va­rro San­cho el Fuer­te se apo­de­ró de las ca­de­nas, que con­vir­tió en el mo­ti­vo he­rál­di­co de su es­cu­do; igual­men­te se hi­zo con el Co­rán de Mi­ra­ma­mo­lín, ador­na­do en su por­ta­da con una gran es­me­ral­da, que tam­bién apa­re­ce en el cen­tro del es­cu­do de Na­va­rra.

In­creí­ble, sal­vo mi­la­gro.

La hui­da de Mi­ra­ma­mo­lín se con­ta­gió a su hues­te. En la gue­rra an­ti­gua un ejér­ci­to en des­ban­da­da era víc­ti­ma se­gu­ra de una ma­tan­za. “Su­cum­bie­ron en la gue­rra 100.000 hom­bres ar­ma­dos y más [...] Del ejér­ci­to del Se­ñor ape­nas su­cum­bie­ron 25 o 30 cris­tia­nos”, le es­cri­bió el rey Al­fon­so VIII al pa­pa Ino­cen­cio III. Na­tu­ral­men­te las ci­fras son in­creí­bles, aun­que otros tes­ti­gos de las Na­vas in­cu­rren en pa­re­ci­dos des­pro­pó­si­tos. Fil­tran­do la exa­ge­ra­ción lo que nos in­di­can es la gran ca­tás­tro­fe mu­sul­ma­na, un pun­to de no re­torno en la Re­con­quis­ta. Ya nun­ca se da­ría he­ge­mo­nía del is­lam en Es­pa­ña.

Pa­ra jus­ti­fi­car las ci­fras que da­ba, Al­fon­so VIII re­co­no­cía en su car­ta al Pa­pa que “es in­creí­ble, sal­vo que sea mi­la­gro”. Ya he­mos lle­ga­do al meo­llo de la cues­tión, de la que el rey cas­te­llano da una pis­ta cuan­do le ex­pli­ca a Ino­cen­cio III có­mo les con­du­jo “cier­to labrador que Dios en­vió de re­pen­te”. Otro de los pro­ta­go­nis­tas, el ar­zo­bis­po Jiménez de Ra­da, es­cri­be en su His­to­ria de re­bus His­pa­niae: “Dios [...] en­vió un hom­bre co­mo al­deano o pas­tor, hom­bre mal ves­ti­do”.

La idea del ti­po rús­ti­co en­via­do por Dios es re­pe­ti­da por los cro­nis­tas de la épo­ca: “En­vió en­ton­ces Dios ba­jo la apa­rien­cia de pas­tor a uno (...) que no era pu­ro hom­bre, sino al­gu­na vir­tud di­vi­na” ( Ch­ro­ni­ca la­ti­na re­gum Cas­te­llae, de Juan de Osma). “Apa­re­ció mi­la­gro­sa­men­te cier­to hom­bre en tra­je de pas­tor de ove­jas” (Ch­ro­ni­con Mun­di, de Lu­cas de Tuy). “Cier­to va­rón sil­ves­tre en­via­do de Dios (...) los con­du­jo mi­la­gro­sa­men­te” (Ch­ro­ni­ca Al­be­ri­ci, de Al­bé­ric de Trois-fon­tai­nes). Nin­guno de es­tos es­cri­tos iden­ti­fi­ca al “va­rón sil­ves­tre”, que des­apa­re­ció una vez cum­pli­da la mi­sión, y se con­for­man con de­cir que lo ha­bía en­via­do Dios.

El pa­so si­guien­te ha­cia lo pro­di­gio­so lo da­ría el rey Al­fon­so VIII al pa­sar por Ma­drid de vuel­ta de la gue­rra. Tres me­ses an­tes de las Na­vas, en Ma­drid se ha­bía ex­hu­ma­do el cuer­po de Isi­dro el Labrador, un va­rón con fa­ma de san­to muer­to 40 años atrás, y su cuer­po

El ac­ta de ca­no­ni­za­ción de San Isi­dro da co­mo cier­ta su in­ter­ven­ción en la ba­ta­lla de las Na­vas

ha­bía apa­re­ci­do in­co­rrup­to y “con un sua­ve olor a incienso”, se­ñal cla­ra de san­ti­dad. Al­fon­so VIII fue a la igle­sia de San Andrés, don­de te­nían el cuer­po in­co­rrup­to, y cuan­do se lo mos­tra­ron, re­co­no­ció sus fac­cio­nes. ¡Era el pas­tor de las Na­vas!

El pro­di­gio di­vino de las Na­vas ya te­nía nom­bre, San Isi­dro, por­que no hi­zo fal­ta es­pe­rar a que Ro­ma lo ca­no­ni­za­ra pa­ra con­si­de­rar­lo san­to en Es­pa­ña. Su cuer­po in­co­rrup­to, más el re­co­no­ci­mien­to del rey, lle­va­ron a lo que se lla­ma­ba una ca­no­ni­za­ción por acla­ma­ción po­pu­lar, un pro­ce­di­mien­to usual en la Edad Me­dia. El pue­blo de Ma­drid lo pro­cla­mó su pa­trón, y Fernando III el San­to, nie­to de Al­fon­so VIII, en­tro­ni­zó en la ca­te­dral de To­le­do una ima­gen de San Isi­dro co­mo Pas­tor de las Na­vas.

El Con­ci­lio de Tren­to res­trin­gió mu­cho las ca­no­ni­za­cio­nes y no re­co­no­ció las po­pu­la­res, por lo que Fe­li­pe II ini­ció una ba­ta­lla di­plo­má­ti­ca pa­ra que Ro­ma san­ti­fi­ca­ra al pa­trón de lo que se ha­bía con­ver­ti­do en ca­pi­tal de Es­pa­ña. La ca­no­ni­za­ción ofi­cial de san Isi­dro por la Igle­sia ca­tó­li­ca se pro­du­jo por fin en el año 1622, tras un lar­go pro­ce­so, en cu­yas ac­tas se acep­ta co­mo cier­ta la pre­sen­cia de Isi­dro en las Na­vas, así co­mo su re­co­no­ci­mien­to por Al­fon­so VIII, pe­ro sin cla­si­fi­car es­tos he­chos de mi­la­gro­sos. Su­ti­le­zas de la Cu­ria ro­ma­na...

Vic­to­ria to­tal. La pin­tu­ra his­tó­ri­ca del XIX te­nía las Na­vas co­mo un te­ma fa­vo­ri­to, co­mo pue­de ver­se en es­te cua­dro de Mar­ce­liano San­ta Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.