La iden­ti­dad del pas­tor

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

A prin­ci­pios del si­glo XVI el his­to­ria­dor Gon­za­lo Fer­nán­dez de Ovie­do, acor­de con los aires del Re­na­ci­mien­to, qui­so ra­cio­na­li­zar el pro­di­gio del pas­tor de las Na­vas, lo ba­jó de los cie­los y le dio una iden­ti­dad hu­ma­na. No ha­bría si­do pues San Isi­dro, sino un tal Mar­tín Al­ha­ja el que guió al ejér­ci­to cris­tiano por un ca­mino se­cre­to mar­ca­do por el crá­neo de una va­ca, de­ta­lle por el que “tes­ti­fi­can mu­chos li­bros an­ti­guos de ar­me­ría que des­pués de ven­ci­da la ba­ta­lla, el rey Al­fon­so ar­mó ca­ba­lle­ro a es­te hom­bre y le hi­zo no­ble y le pu­so de nom­bre Ca­be­za de Va­ca”. Lo ma­lo de es­ta ex­pli­ca­ción que hoy nos pa­re­ce más creí­ble es que no se co­no­cen las fuen­tes uti­li­za­das por Fer­nán­dez de Ovie­do, y que ya cir­cu­la­ba una his­to­ria en la que un tal Mar­tín Al­ha­ja, 40 años an­tes de las Na­vas, ha­bía ayu­da­do a los cris­tia­nos a con­quis­tar Cuen­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.