Hé­roes pa­ra siem­pre

Han pa­sa­do 20 años, pe­ro pa­re­ce que fue ayer. Los Jue­gos de Bar­ce­lo­na cam­bia­ron nues­tras vi­das, so­bre to­do las de aque­llos que lo­gra­ron me­da­lla.

Tiempo - - DEPORTE - POR AN­TO­NIO DÍAZ Y PE­DRO GAR­CÍA

“Los días an­tes de la fi­nal ima­gi­né 50 ti­pos dis­tin­tos de ca­rre­ra, y siem­pre ga­na­ba yo”, re­cuer­da Fer­mín Cacho

Lle­va­ba mu­chos años pre­pa­rán­do­me. Des­de pe­que­ño so­ña­ba con una fi­nal olím­pi­ca. Y la ha­bía re­pa­sa­do de­ce­nas de ve­ces en mi ca­be­za. To­dos los ti­pos de ca­rre­ra y siem­pre ga­na­ba yo. Lo que no es­pe­ra­ba era que fue­se tan len­ta. Los pri­me­ros 400 me­tros fui­mos muy des­pa­cio. Y los si­guien­tes. Así que me di cuen­ta de que la co­sa se iba a de­ci­dir en los úl­ti­mos 400 o 500 me­tros. Me co­lo­qué bien y es­pe­ré mi opor­tu­ni­dad”. Fer­mín Cacho (Ágre­da, So­ria, 1969) nun­ca ol­vi­da­rá la ca­rre­ra que le hi­zo eterno: 8 de agos­to, 1.500 me­tros, tres mi­nu­tos, cua­ren­ta se­gun­dos y do­ce cen­té­si­mas. ¿En qué pen­sa­ba cuan­do co­rría? “Es­ta­ba con los cin­co sen­ti­dos en aler­ta, mi­ran­do las ca­ras de mis ri­va­les, la for­ma de res­pi­rar, y lo úni­co que pen­sa­ba era en no po­ner­me ner­vio­so y ata­car en el mo­men­to ade­cua­do y con de­ci­sión pa­ra lle­gar has­ta el fi­nal”, re­cuer­da. Los co­da­zos y las mi­ra­das cru­za­das se su­ce­den al ca­lor de una gue­rra es­tra­té­gi­ca en mo­vi­mien­to.

Cacho en­fi­la la rec­ta del es­ta­dio olím­pi­co de Bar­ce­lo­na en ter­ce­ra po­si­ción. Ape­nas un me­tro por de­lan­te, el ale­mán He­rold y el ke­nia­ta Che­si­re son el úni­co obs­tácu­lo has­ta la glo­ria. Más co­da­zos, mi­ra­da de re­fi­lón y ges­to afi­la­do. Y lle­ga el ins­tan­te, el mo­men­to fu­gaz en el que se abre la puer­ta del triun­fo. Y Cacho lo ve: “Cuan­do el ale­mán ata­có al ke­nia­ta apa­re­ció un hue­co y me metí, co­mo te di­go, sin du­dar­lo”. Es­tá en pri­me­ra po­si­ción, 220 me­tros has­ta la lí­nea de me­ta: “Pen­sa­ba en ti­rar y ti­rar has­ta don­de lle­ga­se”. Un me­tro, dos me­tros, tres me­tros. El so­riano es­tá en­cen­di­do. Su ca­ra ema­na ve­lo­ci­dad. Va a ga­nar. “En los úl­ti­mos 100 me­tros mi­ra­ba atrás y veía dos, tres me­tros de ven­ta­ja, e in­terio­ri­cé que al­go muy ra­ro te­nía que pa­sar pa­ra que no ga­na­se”. El oro, el an­sia­do oro. “Le­van­té los bra­zos y en­tré en so­li­ta­rio”.

El gran sal­to.

La ima­gen da la vuel­ta al mun­do y se gra­ba en nues­tras re­ti­nas. Pe­núl­ti­ma jor­na­da de los jue­gos. Las 65.000 gar­gan­tas que aca­ban de rom­per­se ani­man­do a Cacho en el es­ta­dio olím­pi­co de Mont­juïc es­ta­llan en una fies­ta, y 40 mi­llo­nes de es­pa­ño­les que con­tem­plan la ha­za­ña sal­tan de los si­llo­nes y se abra­zan. Nun­ca lo ol­vi­da­re­mos. Los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na es­tán re­sul­tan­do to­do un éxi­to. Un gran sal­to ade­lan­te que aca­ba­ría con vein­ti­dós me­da­llas –tre­ce de oro, sie­te de pla­ta y dos de bron­ce, lo que su­pu­so el sex­to pues­to en el medallero-, el ca­li­fi­ca­ti­vo de “me­jo­res olim­pia­das de la era mo­der­na” por par­te del Co­mi­té Olím­pi­co Internacional (COI) y la ger­mi­na­ción de una se­mi­lla que hoy es un bos­que fron­do­so. Cacho, co­mo The­re­sa Za­bell, Mi­riam Blas­co, An­to­nio Pe­ñal­ver, Jo­sé Manuel Bra­sa, Mi­ki Oca o Jo­sé Ma­ría Van­der­ploeg –así has­ta 22 pio­ne­ros- cam­bia­ron pa­ra siem­pre la his­to­ria del de­por­te es­pa­ñol. Ca­si­llas, Ga­sol, Na­dal, Alon­so o Pe­dro­sa les de­ben to­do. De aque­llas ha­za­ñas, es­tos lau­re­les.

Aque­llos jue­gos ren­ta­ron. En to­dos los sen­ti­dos. En el de­por­ti­vo –hoy Es­pa­ña es la gran po­ten­cia mun­dial en deportes co­mo el fút­bol, el ba­lon­ces­to, el te­nis, la fór­mu­la 1, el mo­to­ci­clis­mo...- y en el eco­nó­mi­co: la in­ver­sión no su­peró los 660.000 mi­llo­nes de pe­se­tas y el im­pac­to eco­nó­mi­co en Ca­ta­lu­ña ese ve­rano fue de más de un bi­llón de pe­se­tas (cer­ca de 6.700 mi­llo­nes de eu­ros)-. Por no ha­blar del pro­ce­so de reor­de­na­ción y re­va­lo­ri­za­ción del es­pa­cio ur­bano y la aper­tu­ra de la ciu­dad al mar. Bar­ce­lo­na’92 cam­bió nues­tras vi­das. Es la gran re­fe­ren­cia mo­der­na de la his­to­ria olím­pi­ca. Si no, que se lo pre­gun­ten al mí­ti­co Se­bas­tian Coe, el me­jor atle­ta bri­tá­ni­co de to­dos los tiem­pos y pre­si­den­te del co­mi­té or­ga­ni­za­dor de los Jue­gos de Lon­dres de 2012: “Lo más im­por­tan­te –afir­ma­ba en una re­cien­te en­tre­vis­ta- es el le­ga­do tan­to ma­te­rial co­mo es­pi­ri­tual de los Jue­gos, y en ese sen­ti­do Bar­ce­lo­na es la gran re­fe­ren­cia”; o a Javier Ma­ris­cal, di­se­ña­dor de Co­bi, de­cla­ra­da por el COI co­mo la mas­co­ta más ren­ta­ble de la his­to­ria de los Jue­gos Olím­pi­cos.

En tér­mi­nos de desa­rro­llo de­por­ti­vo la in­fluen­cia de Bar­ce­lo­na en la eclo­sión que vi­vi­mos en la ac­tua­li­dad es cla­ve. “A Bar­ce­lo­na le de­be­mos mu­cho. Fue má­gi­co, un an­tes y un des­pués, el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da del de­por­te es­pa­ñol –ex­pli­ca Fer­mín Cacho mo­men­tos an­tes de par­ti­ci­par en una me­sa re­don­da so­bre los Jue­gos Olím­pi­cos en Ma­ta­ró-. Ve­nía­mos de ce­le­brar un cam­peo­na­to del mun­do de fút­bol en 1982 en el que el te­ma de­por­ti­vo fue mal [Es­pa­ña fue eli­mi­nad en pri­me­ra ron­da] la com­pe­ti­ción de­por­ti­va fue mal y la or­ga­ni­za­ción, que no fue ma­la, no con­tó con el en­tu­sias­mo de ver que Es­pa­ña fue­se avan­zan­do en el tor­neo. Nos que­da­mos un po­co cha­fa­dos. Eso es lo que tra­to de de­cir: Bar­ce­lo­na de­mos­tró al mun­do de lo que éra­mos ca­pa­ces, de or­ga­ni­zar un gran even­to y acom­pa­ñar­lo de bue­nos re­sul­ta­dos de­por­ti­vos”. Pa­ra ha­cer­nos una idea, la me­jor mar­ca his­tó­ri­ca de Es­pa­ña en unos Jue­gos fue en Mos­cú en 1980, don­de se ob­tu­vie­ron seis

me­ta­les. “Cuan­do se con­fía en los de­por­tis­tas y se pro­fe­sio­na­li­za el de­por­te, los de­por­tis­tas es­tán ahí -re­fle­xio­na Cacho-, res­pon­den. Aquel ve­rano fue el ger­men del ni­vel de­por­ti­vo que te­ne­mos hoy”.

Fer­mín Cacho vi­vió y si­gue vi­vien­do, co­mo la gran ma­yo­ría de me­da­llis­tas de Bar­ce­lo­na’92, del de­por­te. “La vi­da me ha tra­ta­do bien, me he sen­ti­do rea­li­za­do por ha­cer lo que me gus­ta­ba, por po­der de­di­car­me al atle­tis­mo, y en ese as­pec­to me sien­to un pri­vi­le­gia­do por po­der re­cor­dar to­do eso hoy con mi mu­jer y mis hi­jas”. Na­die co­mo él, con su ex­pe­rien­cia y sa­bi­du­ría, pa­ra ca­pi­ta­near a la se­lec­ción es­pa­ño­la en los pa­sa­dos Eu­ro­peos de atle­tis­mo, ase­so­rar a la Dipu­tación de Jaén en ma­te­ria de­por­ti­va o en­tre­gar­se en cuer­po y al­ma a con­fe­ren­cias y char­las en las que trans­mi­tir esos de­seos de ga­nar. Pe­ro no to­do fue­ron son­ri­sas y lau­re­les. “Al re­ti­rar­me es­tu­ve dos años sin co­rrer. No po­día. Psi­co­ló­gi­ca­men­te no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra de­jar­lo –re­co­no­ce sin ta­pu­jos–. Pe­ro el de­por­te me en­se­ñó el ca­mino, y hoy en­treno tres días a la se­ma­na. He vuel­to a pen­sar co­rrien­do”.

Una ju­bi­la­ción do­ra­da.

Par­ti­ci­par en unos Jue­gos es una mo­ti­va­ción pa­ra cual­quier de­por­tis­ta. Más aún si se or­ga­ni­zan en ca­sa. No obs­tan­te, los de­por­tis­tas es­pa­ño­les con­ta­ron con otro in­cen­ti­vo, en ab­so­lu­to des­de­ña­ble, pa­ra dar lo má­xi­mo de sí mis­mos y cum­plir con el le­ma olím­pi­co -Ci­tius al­tius for

tius: más rá­pi­do, más al­to, más fuer­te-. Fue la lla­ma­da Li­bre­ta de cam­peo­nes, un pro­duc­to ban­ca­rio pa­ra los de­por­tis­tas crea­do en 1988 por el en­ton­ces pre­si­den­te de La Cai­xa y del Co­mi­té Olím­pi­co Internacional, Juan An­to­nio Sa­ma­ranch, pa­ra es­ti­mu­lar los éxi­tos de­por­ti­vos en el pe­rio­do que com­pren­día los Jue­gos de Seúl de 1988 y los de Bar­ce­lo­na –tam­bién in­cluían los Jue­gos de In­vierno de Al­bert­vi­lle de 1992-: mien­tras que en la cita co­rea­na se re­ca­ba­ron cua­tro me­ta­les -un oro, una pla­ta y dos bron­ces- y en los de in­vierno tan so­lo uno -el bron­ce de Blanca Fer­nán­dez Ochoa-, Bar­ce­lo­na su­peró con cre­ces las ex­pec­ta­ti­vas de la en­ti­dad ca­ta­la­na, ya que, si bien la pre­vi­sión ron­da­ba los 2.000 mi­llo­nes de pe­se­tas (12 mi­llo­nes de eu­ros), so­lo los re­sul­ta­dos de Bar­ce­lo­na, las 22 me­da­llas ob­te­ni­das, se tra­du­je­ron en 5.625 mi­llo­nes de pe­se­tas, exac­ta­men­te 33,9 mi­llo­nes de eu­ros. En to­tal, en cua­tro años –en­tre Seúl, Al­bert­vi­lle y Bar­ce­lo­na- se emi­tie­ron 676 li­bre­tas, unos 8.215 mi­llo­nes de pe­se­tas, 49,3 mi­llo­nes de eu­ros.

La me­da­lla de oro in­di­vi­dual en Bar­ce­lo­na se ta­só en 100 mi­llo­nes de pe­se­tas -600.000 eu­ros-, por los 40 mi­llo­nes de

Al cum­plir los 50 años to­dos los me­da­llis­tas de Bar­ce­lo­na reciben un pre­mio de has­ta 600.000 eu­ros

pe­se­tas -240.000 eu­ros- de Seúl y Al­bert­vi­lle. La pla­ta se pa­gó a 70 mi­llo­nes de pe­se­tas (420.000 eu­ros), mien­tras que el bron­ce va­lió 50 mi­llo­nes (300.000 eu­ros). Los deportes de equi­po lle­ga­ron a los 1.200 mi­llo­nes de eu­ros por el oro, los 840.000 por la pla­ta y los 600.000 por el bron­ce. La fór­mu­la de La Cai­xa fue una ope­ra­ción de se­gu­ro que ga­ran­ti­za­ba a los de­por­tis­tas el res­ca­te de la can­ti­dad en su to­ta­li­dad o una ren­ta vi­ta­li­cia, en fun­ción del mon­tan­te, con dos con­di­cio­nes: ca­da de­por­tis­ta so­lo po­dría ac­ce­der a una de es­tas li­bre­tas por dis­ci­pli­na de- por­ti­va y no se po­dría co­brar has­ta que hu­bie­ra cum­pli­do los 50 años.

“Es co­mo una ju­bi­la­ción de oro. Sa­ma­ranch tu­vo una vi­sión de fu­tu­ro tre­men­da. Cuan­do las re­ci­bi­mos, en un ac­to con él y los Reyes, cum­plir 50 años pa­re­cía una co­sa muy le­ja­na, pe­ro aho­ra es ver­dad que no que­da na­da”, bro­mea la ex­ju­do­ca Mi­riam Blas­co (Va­lla­do­lid, 1963). Su me­da­lla de oro es una de las imá­ge­nes icó­ni­cas de los Jue­gos de Bar­ce­lo­na: tum­ba­da bo­ca arri­ba so­bre el ta­ta­mi con los bra­zos al­za­dos y llo­ran­do. Lá­gri­mas por el triun­fo y por el re­co­no­ci­mien­to a su en­tre­na­dor y ami­go, Ser­gio Car­dell, fa­lle­ci­do un mes an­tes en un ac­ci­den­te con la mo­to que ella mis­ma le ha­bía re­ga­la­do. Cua­tro años des­pués, en las Olim­pia­das de Atlan­ta, Blas­co asis­tió co­mo en­tre­na­do­ra, y sus dos dis­cí­pu­las, Yo­lan­da Soler e Isa­bel Fer­nán­dez, se lle­va­ron sen­das me­da­llas de bron­ce.

En­tre los años 2000 y 2011 Blas­co fue se­na­do­ra del Par­ti­do Po­pu­lar por Ali­can­te -su lu­gar de re­si­den­cia, don­de hay una ave­ni­da y un gim­na­sio que lle­van su nom­bre- y des­de el co­mien­zo de la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra es dipu­tada y por­ta­voz de Deportes del PP en el Con­gre­so de los Dipu­tados. “En po­lí­ti­ca me he plan­tea­do lo mis­mo que co­mo de­por­tis­ta: ayu­dar al de­por­te es­pa­ñol y a los de­por­tis­tas. Al ser pe­rio­dos tam­bién de cua­tro años, co­mo el ci­clo olím­pi­co, he in­ten­ta­do mar­car­me unos ob­je­ti­vos e ir­los cum­plien­do”.

Del reality al es­tra­do.

En ese mis­mo sen­ti­do se ex­pre­sa Mi­ki Oca (Ma­drid, 1970), uno de los in­te­gran­tes más ca­ris­má­ti­cos de la se­lec­ción es­pa­ño­la de waterpolo, que ob­tu­vo la pla­ta el úl­ti­mo día de los Jue­gos (9 de agos­to) en una emo­cio­nan­te fi­nal con­tra la se­lec­ción ita­lia­na. Fue du­ro: “Fue­ron

unos Jue­gos es­tu­pen­dos y sa­li­mos de allí con una me­da­lla de pla­ta, pe­ro tam­bién re­cuer­do un po­co de tristeza por ha­ber per­di­do una fi­nal en unos Jue­gos en ca­sa”. Una ra­bia com­pe­ti­ti­va que su­pie­ron ca­na­li­zar cua­tro años des­pués, cuan­do prác­ti­ca­men­te el mis­mo equi­po de Bar­ce­lo­na, ca­pi­ta­nea­do por Ma­nel Es­tiar­te, se al­zó con el oro en Atlan­ta.

Fue la me­re­ci­da cum­bre pa­ra una ge­ne­ra­ción irre­pe­ti­ble. Des­de en­ton­ces, Oca ha apa­re­ci­do a me­nu­do en te­le­vi­sión -fi­na­lis­ta de La sel­va de los famosos en 2004 y en 2008 jugador de Po­ker Stars-. “Me re­ti­ré ha­ce 14 o 15 años y es cier­to que du­ran­te un tiem­po es­tu­ve des­vin­cu­la­do del waterpolo, pe­ro lue­go vol­ví a unir­me co­mo en­tre­na­dor en un club en Ma­drid y po­co a po­co en­tre­nan­do a equi­pos has­ta lle­gar don­de es­ta­mos”. Don­de es­tá es el ban­qui­llo de la se­lec­ción fe­me­ni­na de waterpolo, que de­bu­ta­rá por pri­me­ra vez en unos Jue­gos. Y a sus chi­cas les ha en­se­ña­do el mis­mo es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo que le lle­vó a lo más al­to: “Ya es­ta­mos den­tro, he­mos con­se­gui­do la cla­si­fi­ca­ción y aho­ra va­mos a muer­te, a es­tar lo más arri­ba po­si­ble”, ex­pli­ca sin ocul­tar su ilu­sión.

El te­nis era una de las gran­des ba­zas de Es­pa­ña en los Jue­gos Olím­pi­cos. Y no de­frau­dó. La en­ton­ces rei­na del cir­cui­to de tie­rra, Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio, se aca­bó al­zan­do con el bron­ce en el tor­neo in­di­vi­dual y en do­bles se col­gó la pla­ta jun­to a Con­chi­ta Mar­tí­nez. El mis­mo día de aque­lla fi­nal de do­bles, otro es­pa­ñol dispu­taba otro par­ti­do pa­ra el re­cuer­do. Más de cin­co ho­ras du­ró la fi­nal de te­nis in­di­vi­dual que dis­pu­tó Jor­di Arre­se (Bar­ce­lo­na, 1964) con­tra el sui­zo Marc Ros­set. Aca­bó per­dien­do en cin­co agó­ni­cos sets, pe­ro su pla­ta, sin em­bar­go, su­po a vic­to­ria.

Pa­sa­do el tiem­po, el te­nis­ta ca­ta­lán re­co­no­ce que aquel me­tal es su ma­yor éxi­to de­por­ti­vo. “Fue un es­ca­pa­ra­te: yo ser­vía pa­ra es­tas com­pe­ti­cio­nes. Arries­gué mu­chí­si­mo por­que de­di­qué cua­tro me­ses y me­dio ex­clu­si­va­men­te pa­ra las Olim­pia­das y tu­ve la suer­te de que me sa­lió bien”, ex­pli­ca a es­ta re­vis­ta. Arre­se se re­ti­ró de las pis­tas en 1996 y pos­te­rior­men­te ca­pi­ta­neó el equi­po de Co­pa Da­vis du­ran­te cin­co años, co­ro­na­dos con el tí­tu­lo de 2004 en la fi­nal con­tra Es­ta­dos Uni­dos en la que hi­zo de­bu­tar, a los 18 años, a un tal Ra­fael Na­dal. Pe­ro de­trás del te­nis­ta se es­con­de un em­pre-

Tras la re­ti­ra­da, el te­nis­ta Jor­di Arre­se ca­pi­ta­neó a Es­pa­ña en la Da­vis y fun­dó los res­tau­ran­tes Fresc Co

sario de éxi­to: Arre­se po­see dos res­tau­ran­tes que di­ri­ge su her­mano, y, an­tes de eso, fun­dó la ca­de­na de Fresc Co, que ven­dió cuan­do con­ta­ba con 13 es­ta­ble­ci­mien­tos en Es­pa­ña: “He de­ja­do el te­nis. Quie­ro de­di­car mu­cho tiem­po a mis dos hi­jos y a mi so­bri­na de 10 años”.

Vien­to en po­pa.

La ve­la fue el de­por­te más lau­rea­do en Bar­ce­lo­na. Cua­tro oros y una pla­ta. To­dos el mis­mo día, el 27 de ju­lio. La ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol (COE), The­re­sa Za­bell, re­cuer­da aque­lla jor­na­da co­mo una de las más emo­cio­nan­tes de su ca­rre­ra. Su com­pa­ñe­ra, Patricia Gue­rra, y ella se pro­cla­ma­ron cam­peo­nas en la mo­da­li­dad de 470, la mis­ma en la que ven­cie­ron Fran­cis­co Sán­chez Lu­na y Jor­di Joan Ca­la­fat.

Des­pués de otro oro en los Jue­gos de Atlan­ta, Za­bell se re­ti­ró en 1998 y al po- co tiem­po pu­so en mar­cha la fun­da­ción Ecomar, con el pro­pó­si­to de que los “ni­ños es­pa­ño­les tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el mar, los deportes náu­ti­cos y res­pe­tar el en­torno ma­rino”. Pe­ro la po­lí­ti­ca se cru­zó en su ca­mino: en­tre 1999 y 2004 fue eu­ro­dipu­tada del gru­po par­la­men­ta­rio del Par­ti­do Po­pu­lar y des­de 2007 ocu­pa el car­go de vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra del COE. En la ac­tua­li­dad Za­bell com­pa­gi­na sus fun­cio­nes en es­te or­ga­nis­mo con su pues­to de con­se­je­ra de­le­ga­da de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la can­di­da­tu­ra olím­pi­ca de Ma­drid 2020. Su ob­je­ti­vo es que “otros jó­ve­nes de­por­tis­tas es­pa­ño­les pue­dan vi­vir el mis­mo sue­ño que vi­ví yo”.

En el ám­bi­to mas­cu­lino, un ex­pe­ri­men­ta­do lo­bo de mar se al­zó con el oro en la cla­se Finn: Jo­sé Ma­ría van der Ploeg, uno de los de­por­tis­tas es­pa­ño­les más ve­te­ra­nos de to­dos los que com-

“Cuan­do la gen­te me pa­ra por la ca­lle sien­to por un mo­men­to que so­mos vie­jos ami­gos”, cuen­ta Pe­ñal­ver

pi­tie­ron en Bar­ce­lo­na y un ca­so ver­da­de­ra­men­te par­ti­cu­lar, ya que mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra la Olim­pia­da fue nom­bra­do se­lec­cio­na­dor olím­pi­co por la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ve­la. Su am­bi­ción co­mo de­por­tis­ta, no obs­tan­te, le lle­vó a re­cha­zar el car­go en 1991 pa­ra po­der pre­pa­rar su com­pe­ti­ción. “En esa eta­pa de tu vi­da el de­por­te olím­pi­co es ca­si una ob­se­sión”. Y su me­da­lla es el me­jor re­su­men de su es­fuer­zo.

A sus 54 años, Van der Ploeg si­gue com­pi­tien­do -el pa­sa­do 15 de ju­nio se pro­cla­mó cam­peón del mun­do de la cla­se J80 (monotipos de 8 me­tros de es­lo­ra)- y es de los pocos que ya ha te­ni­do ac­ce­so a la li­bre­ta de cam­peo­nes, la ju­bi­la­ción do­ra­da que La Cai­xa pro­me­tió a los me­da­llis­tas. Exac­ta­men­te, 600.000 eu­ros: “La car­ti­lla no se ha­ce efec­ti­va el mis­mo día que cum­ples los 50 años, sino que pa­san unos me­ses. Te avi­san y se to­man una se­rie de de­ci­sio­nes. Lo que pa­sa es que, al ser una car­ti­lla eco­nó­mi­ca [que tri­bu­ta co­mo ga­nan­cia pa­tri­mo­nial en la de­cla­ra­ción del IRPF] ló­gi­ca­men­te tie­ne su ré­gi­men fis­cal y se de­ben pa­gar los im­pues­tos co­rres­pon­dien­tes“.

La fac­tu­ra de Bar­ce­lo­na.

Jo­sé Manuel Bra­sa (Vi­go, 1951) es el en­tre­na­dor es­pa­ñol de hoc­key hier­ba más lau­rea­do de su ge­ne­ra­ción. Una es­pe­cie de Phil Jack­son de los sticks en cu­ya fi­lo­so­fía, “más de se­lec­ción que de club”, las tec­no­lo­gías y la pla­ni­fi­ca­ción cien­tí­fi­ca del ren­di­mien­to de­por­ti­vo son in­dis­pen­sa­bles. Ya lo eran cuan­do re­ci­bió el en­car­go de dar a co­no­cer el hoc­key hier­ba fe­me­nino al gran pú­bli­co en Bar­ce­lo­na’92, y lo han se­gui­do sien­do co­mo en­tre­na­dor del equi­po na­cio­nal mas­cu­lino de la In­dia -po­ten­cia mun­dial- y de los Chen­nai Chee­tas, una es­pe­cie de Los An­ge­les La­kers en la li­ga in­dia, la me­jor del mun­do. Eso sí, cuan­do Bra­sa co­gió el tes­ti­go del hoc­key hier­ba fe­me­nino, cu­yas ju­ga­do­ras eran ama­teur, “na­die creía que pu­dié­se­mos ha­cer un buen pa­pel. Yo les de­cía ‘lle­ga­re­mos a semifinales’, y se echa­ban a reír”.

Una se­lec­ción ama­teur y un en­tre­na­dor con re­ce­ta cien­tí­fi­ca. Esas fue­ron las cla­ves del éxi­to. “Y el ham­bre de vic­to­ria, y la cohe­ren­cia del equi­po, y el di­ne­ro in­ver­ti­do”, res­pon­de Bra­sa. Pe­ro lue­go lle­gó el de­sier­to. La eli­mi­na­ción a las pri­me­ras de cam­bio en Atlan­ta y el ce­se en­vuel­to en po­lé­mi­ca: “To­da­vía no lo en­tien­do. No fue por te­mas de­por­ti­vos sino po­lí­ti­cos”. Po­lé­mi­ca, di­ne­ro y nos­tal­gia: “La Fe­de­ra­ción to­da­vía me de­be 36.000 eu­ros por con­tra­to [los en­tre­na­do­res no en­tra­ban den­tro de la li­bre­ta de La Cai­xa]”. Ad­mi­ra­do en el ex­tran­je­ro y “no to­do lo que de­be­ría en Es­pa­ña”, Bra­sa sien­te nos­tal­gia ca­da cua­tro años, cuan­do el ve­rano to­ca a re­ba­to olím­pi­co. “Es mi lu­gar na­tu­ral: los Jue­gos”.

Prue­ba a prue­ba, aquel ve­rano de 1992 el mur­ciano An­to­nio Pe­ñal­ver cau­ti­vó a los es­pa­ño­les mos­trán­do­les un cuer­po ca­paz de to­do. Su apo­do, Su­per­man Pe­ñal­ver, lo di­ce to­do. Pla­ta en de­catlón y una com­pe­ti­ción en la que se sin­tió co­mo en ca­sa: “No, en se­rio, co­mo en el sa­lón de ca­sa de mis pa­dres en Mur­cia”. Pe­ñal­ver re­cuer­da que dis­fru­tó, y mu­cho: “Su­pe abs­traer­me de la pre­sión y creo que eso fue lo que me hi­zo pro­gre­sar en la com­pe­ti­ción. Ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ción y una ne­ce­si­dad de ha­cer­lo bien”.

La vi­da y el de­por­te “han si­do jus­tos con Pe­ñal­ver”, que den­tro de sie­te años cum­pli­rá los 50 y ten­drá ac­ce­so a los 420.000 eu­ros que le pro­me­tió La Cai­xa. Su plan de ju­bi­la­ción: “No crea que no he pre­gun­ta­do nun­ca por ellos, pa­ra ase­gu­rar­me y tal. Ese di­ne­ro es el bri­llo de mi fa­mi­lia, el apo­yo pa­ra que mis hi­jos pue­dan for­mar­se más y me­jor”. Hoy Pe­ñal­ver de­vuel­ve a la so­cie­dad su amor por el de­por­te des­de su des­pa­cho de di­rec­tor ge­ne­ral de deportes en la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra, Ju­ven­tud y Deportes de su Mur­cia na­tal, don­de to­da­vía, “aun­que so­lo de vez en cuan­do”, le pa­ran por la ca­lle: “Pue­de que sean los mo­men­tos de ma­yor fe­li­ci­dad que vi­vo aho­ra. Cuan­do al­guien me re­co­no­ce por la ca­lle y ha­bla­mos y me cuen­ta dón­de es­ta­ba ese ve­rano. Por un mo­men­to so­mos vie­jos ami­gos”. Ami­gos pa­ra siem­pre.

J.M. Bra­sa oro co­mo en­tre­na­dor de la se­lec­ción fe­me­ni­na de hoc­key hier­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.