Su­pe­ra­bue­las

Dis­fru­tar de los nie­tos ya no es co­mo an­tes. Aho­ra las abue­las se tie­nen que adap­tar a los nue­vos tiem­pos en me­dio de una cri­sis que las ha so­bre­car­ga­do de obli­ga­cio­nes.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MA­CU LLO­REN­TE

Si ma­dre no hay más que una, abue­las las hay pa­ra to­dos los gus­tos: las que sa­ben los me­jo­res cuen­tos, las que siem­pre tie­nen a mano un con­se­jo, las que se in­tere­san por las nue­vas tec­no­lo­gías, las que mal­crían a los nie­tos... pe­ro las que más abun­dan úl­ti­ma­men­te son las que ejer­cen de can­gu­ro, so­bre to­do aho­ra, cuan­do co­mien­zan las va­ca­cio­nes es­co­la­res y los hi­jos re­cu­rren a ellas pa­ra que cui­den de los más pe­que­ños mien­tras que ellos se van a tra­ba­jar.

Lle­ga­do el mo­men­to de la ju­bi­la­ción nues­tros ma­yo­res se con­vier­ten en una ta­bla de sal­va­ción pa­ra mu­chas fa­mi­lias en tiem­pos de cri­sis. Cuan­do creían que les ha­bía lle­ga­do por fin el mo­men­to de des­can­sar la reali­dad que en­cuen­tran es muy dis­tin­ta: son su­pe­ra­bue­las pa­ra to­do, e in­clu­so pa­san con los nie­tos más tiem­po que al­gu­nos pa­dres. Fun­da­men­tal­men­te ellas, pe­ro tam­bién los par­ques es­tán lle­nos de abue­los que se ocu­pan de su pro­le. La mi­tad de nues­tras abue­las cui­dan de los críos dia­ria­men­te, se­gún se re­fle­ja en un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el

Im­ser­so so­bre las con­di­cio­nes de vi­da de las per­so­nas ma­yo­res, y es­te por­cen­ta­je se ele­va has­ta el 70% du­ran­te las va­ca­cio­nes es­co­la­res.

Y lo de mal­criar­les, no es pa­ra tan­to. Aque­llo de que los ni­ños co­men en ca­sa de la abue­la to­dos los caprichos que no les per­mi­ten sus pa­pás se es­tá con­vir­tien­do en un fal­so mi­to. Al me­nos eso es lo que se des­pren­de del pri­mer es­tu­dio so­bre la in­fluen­cia de los abue­los en la ali­men­ta­ción de los ni­ños, que aca­ba de ser pre­sen­ta­do por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Nu­tri­ción, Ali­men­ta­ción y Die­té­ti­ca ( Fes­nad) y la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (Ae­san), don­de se des­cri­be la co­mi­da de las abue­las co­mo to­do un re­fe­ren­te fun­da­men­tal en la ali­men­ta­ción de los más pe­que­ños. Dos de ca­da tres abue­las son las res­pon­sa­bles de fo­men­tar la die­ta me­di­te­rrá­nea en­tre sus nie­tos, al ser las en­car­ga­das de pre­pa­rar­les al me­nos una de las co­mi­das o ce­nas du­ran­te la se­ma­na. Y no lo ha­cen na­da mal, por­que los ni­ños co­men me­jor y más sano en ca­sa de la abue­la, que es don­de apren­den a pro­bar nue­vos sa­bo­res y don­de se les ofre­ce una co­mi­da más ela­bo­ra­da. Por si fue­ra po­co, las abue­las es­pa­ño­las son las que más cui­dan de sus nie­tos de to­da Eu­ro­pa. Y aun­que a la ma­yo­ría le en­can­ta dis­fru­tar de ellos, su­po­ne un des­gas­te que pa­ra al­gu­nas tie­ne re­com­pen­sa pe­ro pa­ra otras, no tan­to.

Har­tas y ca­brea­das.

A pe­sar de que los psi­có­lo­gos ad­vier­ten que las per­so­nas ma­yo­res no de­ben ser con­si­de­ra­das ni­ñe­ras, mu­chas abue­las es­tán so­bre­car­ga­das de obli­ga­cio­nes y ape­nas tie­nen un res­pi­ro. En al­gu­nos ca­sos in­clu­so lle­gan a es­tar ex­plo­ta­das. A ve­ces los cui­da­dos se dan en ho­ga­res en los que la sa­lud de los ma­yo­res no es la más ade­cua­da pa­ra con­tar con ni­ños a su car­go. Pe­ro, ¿pue­den ele­gir?

Aun­que se­ría desea­ble que an­tes se las pre­gun­ta­ra si real­men­te quie­ren y pue­den, es­ta ac­ti­tud com­pren­si­va y dia­lo­gan­te po­cas ve­ces se da. Son de­ma­sia­dos los hi­jos que adop­tan una pos­tu­ra egoís­ta y con­si­de­ran a sus ma­dres un re­me­dio an­te sus ne­ce­si­da­des. Son per­fec­tas pa­ra sa­car­les las castañas del fue­go y ali­viar­les el es­trés. Gra­cias a ellas pue­den man­te­ner una ca­li­dad y ni­vel de vi­da que de otra ma­ne­ra se ve­ría re­sen­ti­da. Les cues­ta en­ten­der que ellas no pue­den ni de­ben su­plan­tar­les en su rol con los pe­que­ños, que tie­nen de­re­cho a dis­fru­tar de los nie­tos sin obli­ga­cio­nes. Pe­ro las abue­las siem­pre tie­nen tiem­po, en to­do mo­men­to pa­re­cen es­tar dis­pues­tas a echar una mano, o dos, o las que ha­ga fal­ta. Es­ta ac­ti­tud a ve­ces es­con­de el te­mor de re­be­lar­se y, en­ton­ces, no po­der ver a los ni­ños to­das las ve­ces que ellas qui­sie­ran. An­te es­to so­lo les que­da su­frir y que­jar­se en si­len­cio. Por­que son po­cas las que se atre­ven a pe­dir un res­pi­ro, aun­que no dis­pon­gan de su­fi­cien­te tiem­po pa­ra des­can­sar, sa­lir con los ami­gos o dis­fru­tar de sus afi­cio­nes. Así, aca­ban har­tas y en­fa­da­das, con la sen­sa­ción de es­tar re­nun­cian­do a su pro­pia vi­da.

¿Dón­de es­tá el lí­mi­te? “En lo que ca­da uno se pro­pon­ga, en la ne­ce­si­dad del hi­jo y la dis­po­si­ción de los pa­dres. Evi­tan­do siem­pre el abu­so. La abue­la, y tam­bién no­so­tros, los abue­los, nos po­de­mos que­dar con los ni­ños si hay una ne­ce­si­dad pun­tual o in­clu­so si nos ape­te­ce, pa­ra que ellos des­can­sen un fin de se­ma­na. Pe­ro ni de ma­ne­ra im­pues­ta, ni siem­pre. A eso no ju­ga­mos”, ex­pli­ca Fran­cis­co Mu­ñoz, pre­si­den­te de Abues­pa (Aso­cia­ción de Abue­los y Abue­las de Es­pa­ña), quien, ade­más, tie­ne cla­ro que la ma­ne­ra de evi­tar­lo es “no es­tan­do siem­pre dis­po­ni­bles y de­fen­dien­do nues­tra vi­da so­cial”.

¿ Y qué pa­sa cuan­do las abue­las se sien­ten in­ca­pa­ces de res­pon­der ade­cua­da­men­te a to­do lo que sus fa­mi­lias les pi­den? En­ton­ces se amar­gan an­te la po­si­bi­li­dad de de­cep­cio­nar a sus se­res que­ri­dos. El doc­tor An­to­nio Gui­ja­rro, pro­fe­sor aso­cia­do de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y je­fe de Car­dio­lo­gía del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio San Ce­ci­lio, ha aler­ta­do en su li­bro El sín­dro­me de la abue­la es­cla­va: pan­de­mia del si­glo XXI so­bre la gra­ve en­fer­me­dad que afec­ta a mu­je­res ma­du­ras so­me­ti­das a una so­bre­car­ga fí­si­ca

Son mu­chas las que cui­dan de su pro­le en­tre seis y sie­te ho­ras dia­rias, to­da una jor­na­da la­bo­ral

y emo­cio­nal, y que ori­gi­na im­por­tan­tes y pro­gre­si­vos des­equi­li­brios, tan­to so­má­ti­cos co­mo psí­qui­cos.

El co­lec­ti­vo tam­po­co pa­sa des­aper­ci­bi­do pa­ra los po­lí­ti­cos. Días an­tes de la huel­ga ge­ne­ral del 29 de sep­tiem­bre de 2010, al­gu­nos lí­de­res sin­di­ca­les ani­ma­ron por pri­me­ra vez a las abue­las de nues­tro país a su­mar­se al pa­ro y a no cui­dar a sus nie­tos du­ran­te ese día, sa­be­do­res de que de es­ta ma­ne­ra mu­chos tra­ba­ja­do­res no po­drían acu­dir a su tra­ba­jo. Una jor­na­da reivin­di­ca­ti­va en la que se pi­dió que no hu­bie­ra trans­por­te, ni con­su­mo, ni abue­las dis­po­ni­bles. Fue una for­ma de re­co­no­cer­las co­mo par­te fun­da­men­tal pa­ra el fun­cio­na­mien­to del país. Y, pa­ra­do­jas de la vi­da, aho­ra, en épo­ca de cri­sis, cuan­do en la ma­yo­ría de sec­to­res fal­ta tra­ba­jo, a ellas les so­bra, aun­que en su ca­so no sea re­mu­ne­ra­do. El in­for­me Ma­yo­res 2010 del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y Po­lí­ti­ca So­cial apun­ta que mu­chas abue­las han aca­ba­do con­vir­tién­do­se en cui­da­do­ras ha­bi­tua­les de su pro­le en­tre seis y sie­te ho­ras dia­rias, ¡to­da una jor­na­da la­bo­ral! Y, có­mo no, se han con­ver­ti­do tam­bién en la ta­bla de sal­va­ción de 300.000 fa­mi­lias en nues­tro país que vi­ven de la pen­sión de los abue­los ju­bi­la­dos. Un di­ne­ro mí­ni­mo que an­tes se des­ti­na­ba a sus ne­ce­si­da­des y aho­ra de­be ali­men­tar a una fa­mi­lia nu­me­ro­sa que tie­ne a to­dos sus miem­bros en el pa­ro. Una vez más, la so­li­da­ri­dad de nues­tros ma­yo­res es un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te.

Los nue­vos tiem­pos in­vi­tan a reivin­di­car un nue­vo con­cep­to de abue­la. Mu­chas es­tán dis­pues­tas a no per­der el tren de la mo­der­ni­dad y no du­dan ni un mi­nu­to cuan­do se tra­ta de ac­tua­li­zar­se y po­ner­se al día en las re­des so­cia­les. Al­gu­nas tie­nen su pro­pio blog, don­de com­par­ten con el res­to del mun­do sus re­fle­xio­nes y sen­ti­mien­tos, y otras in­clu­so se han he­cho tuiteras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.