No­vias de se­gun­da mano

En tiem­pos de cri­sis, el al­qui­ler de ves­ti­dos de bo­da se con­vier­te en una op­ción de aho­rro pa­ra po­der ca­sar­se sin arrui­nar­se.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE FOTOS: ELE­NA DEL ES­TAL

Es­ta es épo­ca de bo­das, la tem­po­ra­da del año pre­fe­ri­da por los no­vios pa­ra pa­sar por el al­tar, pe­ro tam­bién un tiem­po en el que la cri­sis arre­cia y el di­ne­ro no es­tá pa­ra ti­rar­lo, aun­que sea en un día tan se­ña­la­do. En es­te es­ce­na­rio, gas­tar­se unos 1.500 eu­ros -lo que cues­ta de me­dia un ves­ti­do de no­via-, que se lu­ci­rá tan so­lo un día y lue­go pa­sa­rá a ama­ri­llear­se en el baúl de los re­cuer­dos, no pa­re­ce des­de lue­go la me­jor in­ver­sión.

Si el ne­go­cio de los tra­jes de al­qui­ler pa­ra los no­vios ha ido siem­pre vien­to en po­pa, ellos no tie­nen nin­gún pro­ble­ma: lo al­qui­lan, lo de­vuel­ven y pun­to. Las no­vias son más rea­cias y com­pran el ves­ti­do pa­ra lu­cir­lo en el día de su bo­da, aun­que ten­gan que de­jar­se en ello los aho­rros de to­do un año. O eso ha­cían has­ta aho­ra... los tiem­pos cam­bian y la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca nos ha he­cho mu­cho más prác­ti­cos. Hoy se al­qui­la de to­do: bol­sos, tra­jes de fies­ta e in­clu­so za­pa­tos, ¿por qué no tra­jes de no­via?

Los ne­go­cios de ves­ti­dos nup­cia­les de se­gun­da mano han pro­li­fe­ra­do en los úl­ti­mos años y ade­más con gran éxi­to. Así lo cuen­ta Ol­ga Fra­des, una pio­ne­ra en el sec­tor que ha ves­ti­do a más de 10.000 no­vias de al­qui­ler des­de que em­pe­zó con su tien­da In­no­vias ha­ce cin­co años. “Los ves­ti­dos de no­via son ca­rí­si­mos, se uti­li­zan una so­la vez en la vi­da y guar­dar­los tam­po­co tie­ne sen­ti­do por­que no aguan­tan el pa­so del tiem­po. Aho­ra las mu­je­res son in­de­pen­dien­tes, par­ti­ci­pan en su de­ci­sión de gas­to, y di­cen: ¿pa­ra qué me voy a gas­tar un di­ne­ral pa­ra un so­lo día pu­dien­do ir igual con un ves­ti­do al­qui­la­do?”.

La co­lec­ción de In­no­vias tie­ne tres lí­neas: Pla­ta, de 300 eu­ros; Oro, de 500; y Pla­tino, de 700. Los ves­ti­dos de Pla­ta pue­den es­tar en el mer­ca­do en torno a los 1.200 0 1.500 eu­ros, los de Oro, de 1.800 a 3.000 eu­ros, y los de Pla­tino son ves­ti­dos de más de 3.000 eu­ros. In­no­vias tie­ne su pro­pia co­lec­ción, pe­ro tam­bién al­qui­la tra­jes de fir­mas muy re­nom­bra­das de la mo­da nup­cial a pre­cios sen­si­ble­men­te re­ba­ja­dos. “O sea, que el aho­rro es im­por­tan­tí­si­mo”, cuen­ta Ol­ga Fra­des, que ex­pli­ca: “En Es­pa­ña es al­go que to­da­vía mu­cha gen­te no sa­be que exis­te, pe­ro el mer­ca­do nup­cial mun­dial es ma­yo­ri­ta­ria­men­te de al­qui­ler. En Ja­pón el 90% al­qui­la, en Es­ta­dos Uni­dos, en torno al 60%, y la me­dia en Eu­ro­pa es de ca­si el 50%. Aquí es al­go re­la­ti­va­men­te re­cien­te pe­ro que se es­tá im­plan­tan­do a pa­sos agi­gan­ta­dos”.

Y aun­que na­die tie­ne por qué sa­ber si el tra­je es de al­qui­ler o no... las no­vias de al­qui­ler se lo cuen­tan a sus ami­gas. “De he­cho pen­sa­mos que aquí no iba a fun­cio­nar el bo­ca a bo­ca ya que en es­to de las bo­das en Es­pa­ña so­mos muy tra­di­cio­na­les. Pe­ro nos ha sor­pren­di­do que

En paí­ses co­mo Ja­pón, el 90% de las no­vias al­qui­la su ves­ti­do de bo­da. Y en Es­ta­dos Uni­dos, el 60%

cuan­do una no­via se ca­sa con no­so­tros, vie­nen des­pués sus ami­gas. Aho­ra con la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que es­ta­mos atra­ve­san­do la gen­te no pre­su­me de lo que se gas­ta sino de lo que se aho­rra”, afir­ma Ol­ga Fra­des.

A la tien­da acu­den no­vias que van acom­pa­ña­das por sus ma­dres, aun­que es­tas úl­ti­mas se mues­tran un po­co más re­ti­cen­tes. Arant­xa, una clien­ta que sa­le con su pro­ge­ni­to­ra de la tien­da con su ves­ti­do nup­cial col­ga­do del bra­zo, nos cuen­ta: “El que me llevo es de fir­ma y cues­ta unos 2.000 eu­ros, aquí lo he con­se­gui­do por 500, así que los 1.500 que me he aho­rra­do los voy a in­ver­tir en el via­je de no­vios”, ex­pli­ca or­gu­llo­sa.

¿Y qué ti­po de no­vias al­qui­lan? “Aquí vie­nen chi­cas de to­do ti­po por­que pres­ta­mos un ser­vi­cio ba­sa­do en el sen­ti­do co­mún, no so­lo bus­ca­mos a la no­via que al­qui­la por­que no pue­de com­prar sino tam­bién a la que, a pe­sar de po­der com­prar­lo, lo al­qui­la”, con­clu­ye Fra­des.

En Za­ra­go­za, Emi­lia Lom­bar­do, que lle­va más de una dé­ca­da vis­tien­do a no­vias, sa­be que el éxi­to de un ne­go­cio pa­sa por la re­no­va­ción cons­tan­te. Así el pa­sa­do año re­na­ció con el nom­bre de Chic nº5 Spo­sa & Vin­ta­ge. Lom­bar­do se ha adap­ta­do a los tiem­pos apli­can­do el con­cep­to de outlet a su sec­tor. En su tien­da los te­ji­dos y los di­se­ños man­tie­nen la ca­li­dad, pe­ro aho­ra la di­fe­ren­cia es­tá en el pre­cio. Lom­bar­do cuen­ta: “Si el ves­ti­do te gus­ta y te sien­ta bien, ¿aca­so im­por­ta si per­te­ne­ce a la co­lec­ción de es­te año, del an­te­rior o si fue di­se­ña­do ha­ce una dé­ca­da? Un buen di­se­ño no so­lo no ca- du­ca, sino que se re­va­lo­ri­za”, ex­pli­ca. Y po­ne el ejem­plo de Pe­né­lo­pe Cruz, que rom­pió mol­des con su apa­ri­ción en la ga­la de los Os­car con un mag­ní­fi­co ves­ti­do vin­ta­ge de cua­ren­ta años de an­ti­güe­dad. Chic nº5 cuen­ta ade­más con un equi­po pro­pio de mo­dis­tas que per­so­na­li­za los ves­ti­dos pa­ra adap­tar­los a los de­seos de sus clien­tas. Las no­vias pue­den ele­gir en­tre un va­ria­do mues­tra­rio, con más de 200 mo­de­los dis­tin­tos de pres­ti­gio­sos di­se­ña­do­res co­mo Je­sús Pei­ra, Pe­pe Bo­te­lla, Vic­to­rio & Luc­chino o Raimon Bun­da, se­lec­cio­na­dos en la tem­po­ra­da an­te­rior. Crea­cio­nes de las pri­me­ras fir­mas de mo­da pa­ra no­via, pe­ro re­ba­ja­dos al 50% de su pre­cio ini­cial.

Te ven­do mi tra­je.

Tam­bién en In­ter­net el trá­fi­co de tra­jes de no­via -de las que ya han pa­sa­do por el al­tar y ven­den el su­yo- se ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te. En pá­gi­nas co­mo se­gun­da­mano.es hay más de 1.000 ves­ti­dos blan­cos a la es­pe­ra de que una no­via los vuel­va a lu­cir. En mis­ves­ti­dos­de­no­via.es, hay más de 200 prêt à por­ter en stock des­de tan so­lo 60 eu­ros. Y ade­más to­dos los com­ple­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la fies­ta: ve­los, za­pa­tos, bol­sos, to­ca­dos... En mis ves­ti­dos de­no­via. es se en­cuen­tran tra­jes a me­di­da y prêt à por­ter des­de tan so­lo 250 eu­ros. Tam­bién no­via­clic.com, una em­pre­sa ubi­ca­da en Es­pa­ña, con se­de en Bur­jas­sot (Valencia), de­di­ca­da a la dis­tri­bu­ción internacional vía ca­tá­lo­go y di­rec­ta­men­te de fá­bri­ca, ofre­ce di­ver­sos pro­duc­tos en li­qui­da­ción o pro­mo­ción del sec­tor de la

En In­ter­net hay pre­cios sin com­pe­ten­cia en mo­da nup­cial por­que so­lo fac­tu­ran el cos­te del pro­duc­to El gas­to me­dio de las bo­das ha des­cen­di­do por quin­to año con­se­cu­ti­vo en Es­pa­ña y es­tá ya en 13.190 eu­ros

mo­da nup­cial a pre­cios low cost, des­de 199 eu­ros.

Es­tos por­ta­les de ven­ta nup­cial por In­ter­net se di­fe­ren­cian de las tien­das fí­si­cas en que apues­tan por ofre­cer pro­duc­tos pa­ra bo­da y fies­ta a un pre­cio ca­si sin com­pe­ten­cia, ya que so­lo fac­tu­ran el cos­te del pro­duc­to. Los tra­jes se fa­bri­can por en­car­go, aun­que tam­bién dis­po­nen de li­qui­da­cio­nes de stock pro­ce­den­tes de bo­das u otros even­tos anu­la­dos o cie­rre de tien­das.

Ca­sar­se es muy ca­ro.

La Fe­de­ra­ción de Usua­rios y Con­su­mi­do­res In­de­pen­dien­tes (FUCI) ha rea­li­za­do un es­tu­dio pa­ra co­no­cer a cuán­to as­cien­de el cos­te real de un en­la­ce con una me­dia de un cen­te­nar de co­men­sa­les y cal­cu­la que los gas­tos os­ci­lan en­tre los 7.580 y los 18.000 eu­ros, con lo que la me­dia es­ta­ría en unos 13.190 eu­ros.

Es­te es­tu­dio tam­bién re­ve­la que el gas­to en bo­das en Es­pa­ña ha des­cen­di­do por quin­to año con­se­cu­ti­vo. Pa­ra el pre­si­den­te de la FUCI, Gus­ta­vo Sa­ma­yoa, es­te he­cho es con­se­cuen­cia di­rec­ta de “la ne­ga­ti­va co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, que es­tá las­tran­do la eco­no­mía de los es­pa­ño­les”. El gas­to pre­vis­to por los no­vios ha ido des­cen­dien­do des­de 2008 has­ta si­tuar­se en un 42% me­nos. El ban­que­te, el via­je de no­vios y al­gu­nos de­ta­lles nup­cia­les son los ca­pí­tu­los don­de se pro­du­cen los ma­yo­res re­cor­tes.

El ban­que­te re­pre­sen­ta el prin­ci­pal dis­pen­dio de una bo­da al su­po­ner la mi­tad de la fac­tu­ra to­tal. En fun­ción del res­tau­ran­te y me­nú ele­gi­dos, el cos­te por in­vi­ta­do pue­de va­riar en­tre los 36 y los 85 eu­ros, a lo que ha­bría que aña­dir­le la mú­si­ca y la ba­rra li­bre, que su­po­ne unos 850 eu­ros de me­dia.

El tra­je de no­via su­po­ne se­gún la FUCI un des­em­bol­so no in­fe­rior a los 500 eu­ros, a los que hay que su­mar el pre­cio de los za­pa­tos, com­ple­men­tos, ma­qui­lla­je, pei­na­do y ra­mo que in­cre­men­tan enor­me­men­te el presupuesto, que co­mo po­co se po­ne en 1.500 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.