Mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble

La prác­ti­ca de com­par­tir el co­che lle­ga tam­bién a Es­pa­ña. Ca­da vez hay más em­pre­sas que se de­di­can a po­ner en con­tac­to a gen­te que ha­ce las mis­mas ru­tas.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LUCÍA REY

el car­poo­ling y el cars­ha­ring es­tán de mo­da. Pro­ba­ble­men­te es­tos dos tér­mi­nos no le di­gan na­da, pe­ro se tra­ta de una de las prác­ti­cas que po­co a po­co es­tán cre­cien­do en las prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las: com­par­tir el co­che. La efi­cien­cia por fin ha lle­ga­do a la mo­vi­li­dad. La prác­ti­ca del car­poo­ling con­sis­te en que per­so­nas que rea­li­zan re­co­rri­dos si­mi­la­res, tan­to en des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos co­mo co­mo en via­jes de lar­ga dis­tan­cia, com­par­tan el co­che par­ti­cu­lar de uno de ellos. Así se aho­rra tan­to en cos­te eco­nó­mi­co co­mo en cos­te eco­ló­gi­co en ca­da uno de los des­pla­za­mien­tos. Es­ta prác­ti­ca na­ció en 1942 en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el Go­bierno es­ta­ble­ció re­gu­la­cio­nes pa­ra pro­mo­ver el aho­rro de cau­cho, pe­tró­leo y otros re­cur­sos de gue­rra. En Eu­ro­pa, el país pre­cur­sor fue Ale­ma­nia, quien lle­va ya va­rios de­ce­nios apli­cán­do­lo.

Pe­se a los años y que el car­poo­ling sur­gie­se co­mo una me­di­da ex­cep­cio­nal pa­ra tiem­pos bé­li­cos, su for­ma y con­te­ni­do son si­mi­la­res ac­tual­men­te. Hoy en día el mo­ti­vo prin­ci­pal es el me­nor gas­to que su­po­ne, al­go que ya su­ce­día des­de sus ini­cios. Con es­te ti­po de prác­ti­cas se aho­rra di­ne­ro en com­bus­ti­ble, se fa­vo­re­ce la re­duc­ción del trá­fi­co, se so­lu­cio­nan los pro­ble­mas de apar­ca­mien­to y, so­bre to­do, se emi­te me­nos dió­xi­do de car­bono (CO ) a la at­mós­fe­ra.

2

En Es­pa­ña han pro­li­fe­ra­do du­ran­te los úl­ti­mos años las em­pre­sas de­di­ca­das al car­poo­ling. Una de ellas es Amo­vens. Na­ci­da en ju­nio de 2009, ofre­ce co­che com­par­ti­do a to­do ti­po de par­ti­cu­la­res y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo em­pre­sas, uni­ver­si­da­des, ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, et­cé­te­ra. Se­gún Amo­vens, ca­da día en Es­pa­ña se des­apro­ve­chan 160 mi­llo­nes de asien­tos de co­che en tra­yec­tos de to­do ti­po y, si so­lo un 2% de los au­to­mo­vi­lis­tas com­par­tie­ran co­che se aho­rra­rían dia­ria­men­te más de 3.500 to­ne­la­das en emi­sio­nes de CO . Por eso, su apues­ta es

2 sen­ci­lla, bas­ta con en­trar en su pá­gi­na web, in­tro­du­cir un ori­gen y un des­tino y es­pe­rar a que apa­rez­can en pan­ta­lla per­so­nas que ese mis­mo día y a esa mis­ma ho­ra rea­li­za­rán ese tra­yec­to, jun­to con el cos­te aso­cia­do al mis­mo y el nú­me­ro de pla­zas dis­po­ni­bles.

Otra de es­tas em­pre­sas es Car­poo­ling. es. Na­ció en 2001 en Mú­nich y des­de ha­ce unos años tam­bién se en­cuen­tra ope­ra­ti­va en Es­pa­ña. Su pla­ta­for­ma web po­ne en co­mún 5.000 des­ti­nos dis­tin­tos en 45 paí­ses del mun­do. Ade­más, tie­ne un sis­te­ma de via­jes so­lo en­tre mu­je­res.

Otra op­ción: el cars­ha­ring.

Otra for­ma de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble es el cars­ha­ring. Con­sis­te igual­men­te en com­par­tir coches pe­ro la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que el pro­pie­ta­rio es una em­pre­sa y no un par­ti­cu­lar. Pre­ci­sa­men­te una de es­tas em­pre­sas es Res­pi­ro­cars­ha­ring. Na­ció en mar­zo de 2010 y ac­tual­men­te tie­nen una flo­ta de 37 vehícu­los re­par­ti­dos por prác­ti­ca­men­te to­dos los ba­rrios de Ma­drid. To­do el que quie­ra ad­he­rir­se a es­te sis­te­ma pri­me­ro tie­ne que ha­cer­se so­cio. La cuo­ta es gra­tui­ta el pri­mer año y a par­tir del se­gun­do cues­ta 80 eu­ros anua­les. Una vez que se tie­ne la tar­je­ta de so­cio, se re­ser­va el co­che en el ga­ra­je que me­jor con­ven­ga y se pa­ga so­lo por lo que se usa. Ade­más, to­dos los coches de es­ta em­pre­sa son de ba­jas emi­sio­nes y to­das las emi­sio­nes que sus coches lan­zan a la at­mós­fe­ra en su fa­bri­ca­ción y cir­cu­la­ción se aca­ban com­pen­san­do me­dian­te pro­yec­tos de desa­rro­llo en paí­ses emer­gen­tes. “Ca­da cars­ha­ring per­mi­te re­ti­rar de me­dia 20 coches pri­va­dos”, ex­pli­ca Agus­tín Sa­ra­le­gui, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la em­pre­sa.

Fun­cio­na­les. Los coches de Res­pi­ro­cars­ha­ring tie­nen un ta­ma­ño ideal pa­ra la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.