Sting y El­ton John to­can en Ibi­za por pri­me­ra vez

La is­la me­di­te­rrá­nea vuel­ve des­pués de va­rios años con un fes­ti­val pro­pio. Es­tre­llas de la mú­si­ca han si­do el ce­bo pa­ra arran­car la tem­po­ra­da.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Sting pa­re­cía pa­ra­li­za­do en el tiem­po con su ca­mi­se­ta blanca y El­ton John su­dó ba­jo su pe­li­rro­jo pe­lu­cón

Una des­gra­cia tras otra, cun­dió el des­alien­to. Re­sul­tó de­cep­cio­nan­te aper­tu­ra de la tem­po­ra­da mu­si­cal don­de, pa­ra col­mo, Rihan­na se ca­yó de la car­te­le­ra por la muer­te de su abue­la. Eso de­jó co­jean­do, dis­mi­nui­do y viu­do el Rock in Río ma­dri­le­ño aun­que los ma­les de la mues­tra ibi­cen­ca mon­ta­da por Pino Sa­gol­quio co­mo pór­ti­co ve­ra­nie­go no los mo­ti­vó tal due­lo: to­da­vía no se ex­pli­can la ca­si des­ban­da­da an­te nom­bres his­tó­ri­cos co­mo Sting y El­ton John en su pri­me­ra ac­tua­ción is­le­ña. No se en­tien­de un re­cin­to pa­ra 25.000 es­pec­ta­do­res, al­gu­nos pa­gan­do 1.000 eu­ros por en­tra­da co­mo Nao­mi Camp­bell y sus ami­gos en su­per­pal­co con cham­pán y ce­na ca­lien­te con tres pla­tos in­clui­dos ade­más de una ca­mi­se­ta sou­ve­nir, aca­so re­ca­ma­da dia­man­tí­fe­ra­men­te pa­ra go­zo de Ai­tor Ocio, Iván Hel­gue­ra y la mu­da Ele­na Ta­bla­da, que no ha­bla por­que na­da tie­ne que de­cir. Me­jor así, opi­na­ron an­te las ru­bí­si­mas Ales­san­dra y Alle­gra Guc­ci, que des­de la pis­ta veían an­cla­do en la cer­ca­na bahía su ve­le­ro de tres pa­los.

Vla­di­mir, el mul­ti­mi­llo­na­rio no­vio ru­so de la pan­te­ra ne­gra que fe­li­na­men­te y has­ta lan­zan­do bra­mi­dos aún ale­gra las pa­sa­re­las, gas­tó 30.000 eu­ros ca­da una de esas tres no­ches, que in­clu­yó re­ma­te con Lenny Kra­vitz. Él sí ba­tió ré­cords de asis­ten­cia asom­bran­do a la com­pe­ten­cia ma­de in En­gland en te­rreno don­de ha­bi­tual­men­te do­mi­na cu­tre tu­ris­teo bri­tá­ni­co co­mo es el co­lo­ni­za­do San An­to­nio, a 16 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal blanca pe­ro no ra­dian­te y a pun­to de con­ver­tir­se en re­me­dio de lo que ya se ve, pa­de­ce y cri­ti­ca en otras lo­ca­li­da­des ma­llor­qui­nas. Ibi­za no ne­ce­si­ta pre­tex­tos pa­ra la es­ca­pa­da y el pri­mer re­mo­jón. Mu­chos co­mo Ma­men Ta­pias o Leo So­la­nes lo hi­cie­ron an­sio­sos de com­pro­bar si el res­tau­ran­te Ci­pria­ni, su­cur­sal de los neo­yor­qui­nos ori­gi­na­les, po­drá da­ñar el ca­si re­cién inau­gu­ra­do Lío de Ri­car­do Ur­gell, te­nien­do por mar­co inau­gu­ral una im­pre­sio­nan­te pa­no­rá­mi­ca de Dalt Vi­la que pas­ma, in­clu­so im­pi­dien­do di­ge­rir. La Unesco de­be­ría nom­brar­la patrimonio de la hu­ma­ni­dad. Es co­mo un se­gu­ro de emo­cio­nes tal mi­sio­nes im­po­si­bles de Tom Crui­se, so­bre to­do si caen por el ho­tel Us­huaia de Abel Ma­tu­tes.

La Ro­ja se va de va­ca­cio­nes.

Es­tá bas­tan­te ale­ja­do del Ma­li­bú que en tiem­pos co­bi­jó a Mi­chel, Ca­ma­cho o Hie­rro, siem­pre de sa­fa­ri náu­ti­co aún fre­cuen­ta­do por los nue­vos hé­roes de la Ro­ja co­mo Xa­vi, Vi­lla, Bus­quets o un Ser­gio Ra­mos a quien el se­mi­ju­bi­la­do Gu­ti no de­ja de en­sal­zar mien­tras se da cha­pu­zo­nes por For­men­te­ra acom­pa­ña­do de la con­va­le­cien­te Ro­mi­na, que lle­va mal su em­ba­ra­zo, y sus pa­dres res­pec­ti­vos es­pe­ran­do que al­gún día lle­gue la an­he­la­da ce­re­mo­nia ofi­cia­li­za­do­ra del sí, quie­ro. De mo­men­to pa­re­ce im­pro­ba­ble y el jugador jus­ti­fi­ca con un de­mo­ra­dor “qui­zá cuan­do to­do pa­se”, re­fi­rién­do­se a las mo­les­tias de su al­ta ar­gen­ti­na que in­clu­so la obli­ga­ron a res­cin­dir su con­tra­to con el ma­ti­nal Es­pe­jo pú­bli­co de Su­san­na Gri­so, don­de sir­ven en ban­de­ja los su­ce­sos de ca­da día. Ro­mi­na no de­jó es­te­la y eso que úl­ti­ma­men­te has­ta se en­ten­día lo que de­cía. Fue una chi­ca flo­re­ro de bue­na pea­na, na­da que ver con la mal­tra­ta­da, pe­ro bri­llan­te en sus en­tre­vis­tas, Pi­lar Ru­bio. No aca­ba de en­con­trar su si­tio, ay, con lo que me gus­ta su fres­cu­ra sin so­se­ría por­te­ña.

La mú­si­ca, ya ca­si clá­si­ca. ¿Qué de­cir a es­tas al­tu­ras de sir El­ton o Sting? Fue el prin­ci­pal ce­bo pa­ra arran­car tem­po­ra­da ibi­cen­ca. Des­de aho­ra se­rá un no pa­rar con el atrac­ti­vo ya afin­ca­do de Noemi y su ru­so ocu­pan­do la ca­sa que en tiem­pos al­qui­ló la es­bel­ta Elle Macpherson, tan re­li­quia de otro tiem­po co­mo el aún en­lo­que­ce­dor Every Little Thing She does Ma­gic, con un Sting pa­ra­li­za­do en el tiem­po, de fí­si­co apa­ren­te­men­te trein­ta­ñe­ro ba­jo una ca­mi­se­ta blanca tan em­ble­má­ti­ca co­mo la guar­ne­ci­da cha­que­ta re­ca­ma­da en pe­dre­ría de El­ton, que su­dó lo su­yo ba­jo su pe­li­rro­jo pe­lu­cón se­me­jan­te a una fre­go­na. De ahí los dis­pa­ra­ta­dos in­du­men­tos: des­de el siem­pre apues­to Iván Sán­chez ca­si grun­ge, al des­cal­zo Luis Ga­llius­si re­to­zan­do so­bre el cés­ped ar­ti­fi­cial que cu­bría el pol­vo­rien­to te­rreno, o a un Emi­li­ano Suá­rez en­do­min­ga­do con ca­mi­sa de man­gas abo­to­na­das, mien­tras Ser­gio Tra­po­te ofre­cía ma­dri­le­ñis­mo más ai­rea­do, pe­ro idén­ti­co cor­te y con­fec­ción, con tres bo­to­nes abier­tos de su cue­llo. Pa­re­cía ex­ce­so an­te una siem­pre ma­ra­vi­llo­sa Án­ge­la Mo­li­na ade­lan­tan­do que su her­ma­na Mó­ni­ca es­tá re­gra­ban­do las can­cio­nes pa­ter­nas des­de Co­ci­ne­ro, co­ci­ne­ro a Soy mi­ne­ro. Con­cha Bui­ka es ído­lo en Tur­quía don­de lle­va ven­di-

das 50.000 copias de su se­gun­do dis­co y no de­ja de dar con­cier­tos, siem­pre alo­ján­do­se en ho­te­les Bar­ce­ló. La ma­llor­qui­na pe­ro exó­ti­ca tie­ne im­pac­to y lle­na to­do su ve­rano ac­tuan­do en esa tie­rra de dio­ses y le­yen­da don­de re­po­sa Ale­jan­dro Magno, que no to­do es car­nal pasión tur­ca. La ve­ne­ran des­de An­ka­ra a las ori­llas del Bós­fo­ro, Bui­ka me cuen­ta que se ave­cin­dó en Mia­mi ale­ján­do­se del pro­duc­tor Javier Li­món, con quien ca­si to­dos aca­ban ta­ri­fan­do, le pa­sa a los ge­nios jus­ti­fi­ca­ban mien­tras el ros­tro más in­tere­san­te de nues­tro ci­ne, esa Án­ge­la ca­si ca­riá­ti­de, ju­gue­tea­ba con su hi­ja pe­que­ña, ve­ta­da a la zo­na de ma­yo­res, por­que allí con­su­mían al­cohol en la apa­ren­te­men­te más re­fres­can­te fór­mu­la del mo­ji­to. To­do de­pen­de de los que to­mes, opi­nó el siem­pre apues­to Je­sús Ol­me­do re­pa­san­do el pa­nel ca­si mu­ro se­pa­ra­dor o dis­tin­gui­dor de ca­te­go­rías so­cia­les. Ca­si un mu­ro de la ver­güen­za que di­vi­día en zo­nas, cas­tas y vips, don­de Na­cho Cano gra­fi­teó con grue­so ro­tu­la­dor su emo­ción an­te el re­cien­te triun­fo de la Ro­ja. La ro­tun­da Vicky Mar­tín Be­rro­cal, an­te quie­nes mu­chos to­can ma­de­ra por­que ven pe­li­gro a su car­no­si­dad asae­tea­do­ra, es­tam­pó un “¡Vi­va Es­pa­ña!” for­man­do com­bi­na­do con la plá­ci­da y se­re­na

Lo­re­na Sa­glioc­co. Com­par­tía la exal­ta­ción ma­ri­tal an­te el éxi­to don­de pa­re­ce que con­ta­ban que so­lo se cu­brie­ron dos ter­ce­ras par­tes de las en­tra­das, 50 eu­ros por per­so­na. Lo ex­pli­ca­ban a in­vi­ta­dos co­mo el pre­po­ten­te Ma­xi Igle­sias pro­cu­ran­do no ser pi­lla­do con su más que ma­du­ra acom­pa­ñan­te ru­bia. Se vio que le gus­tan he­chas y de­re­chas, qui­zá por al­gún trau­ma no su­pe­ra­do o año­ran­do la tu­te­la­do­ra pre­sen­cia ma­ter­na -mu­jer be­llí­si­ma lle­na de in­te­rés- que tan­to lo pro­te­gió en sus pri­me­ros tiem­pos de fa­mo­seo y a la que ya cre­ci­do arrin­co­nó.

Los famosos dis­fru­ta­ron en Ibi­za.

Hu­go Sil­va se­me­jó ca­ba­lle­ro de la tris­te fi­gu­ra al ai­re in­di­vi­dua­lis­ta de un Je­sús

Quin­te­ro, irre­pe­ti­ble lo­co de la co­li­na, co­mo pa­ra­do en el tiem­po de la eter­na ju­ven­tud. Dis­fru­tó año­ran­te des­de su pal­co co­mo si es­tu­vie­ra em­pe­zan­do con

So­le­dad Bra­vo. A mano te­nía la hie­rá­ti­ca apos­tu­ra en jeans de un Ja­mes

Blunt que tam­po­co en­ten­día la es­ca­sa con­cu­rren­cia pa­ra even­tos de ta­ma­ña en­ver­ga­du­ra. “Es el pri­mer año, un ex­pe­ri­men­to, y no es­tá mal”, jus­ti­fi­có el con­se­ller de Co­mer­cio, Vi­cen­te Roig, an­te Abel Ma­tu­tes, que ce­dió los te­rre-

El ac­tor Hu­go Sil­va lucía ro­pa os­cu­ra, mi­ra­da tor­va, ges­to hu­ra­ño y bar­bi­ta de dos se­ma­nas

nos pa­ra el even­to. Es­tán jus­to de­trás del má­gi­co Ca­fé del Mar des­de don­de se ven y go­zan has­ta po­nien­do los ojos en blan­co las pues­tas de sol is­le­ñas, que son de tar­je­ta pos­tal, mag­ni­fi­có Fernando

Por­car es­ti­mu­lan­do el co­lec­ti­vo mo­ji­teo que sa­bo­reó has­ta un más en­som­bre­ra­do Car­los Mar­to­rell, con­ser­va­dor de esen­cias is­le­ñas ya pe­ri­cli­ta­das.

De ahí que no en­ten­die­se los re­pe­ti­dos y tre­pi­dan­tes con­to­neos cu­la­res de

Úr­su­la Cor­be­ró ba­jo su mi­ni­pan­ta­lón ver­de Ir­lan­da, a ver si lo­gra­ba cap­tar mi­ra­das del co­mo au­sen­te Hu­go Sil­va, nue­vo ído­lo en­tre la mu­cha­cha­da. Ju­bi­lan an­ti­ci­pa­da­men­te a Mi­guel Ángel

Sil­ves­tre mien­tras Mi­guel Ángel Mu­ñoz ha­ce las Amé­ri­cas y triun­fa en el Mé­xi­co lin­do y que­ri­do pe­ro la­men­ta­ble­men­te in­vi­si­ta­ble si no te pro­te­gen pis­to­lo­nes, con lo que me gus­ta aque­llo que tan bien co­noz­co de Ti­jua­na a Ta­pa­chu­la, mien­tras aquí inex­pli­ca­ble­men­te ba­te ta­qui­llas el co­ru­ñés Ma­rio Ca­sas. Hu­go es un po­co nues­tro Bo­gart, sub­ra­yó la sa­pien­tí­si­ma An­na de Aguilera, que con

Chus Erras­ti co­no­ce los se­cre­tos is­le­ños igual que la dulce Isa­bel Ga­li pa­re­ce que ya ex ín­ti­ma de los ni­ños Thyssen. Con su es­po­so Ar­man­do com­par­tie­ron mu­chas no­ches lo­cas, tiem­pos aque­llos de po­de­río eco­nó­mi­co. Una tar­de lle­ga­ron a fun­dir­se en ro­pa 80.000 eu­ros, se en­tien­den los ca­breos de la ba­ro­ne­sa, no hay di­ne­ro que lle­gue ni

re­cu­rrien­do a La es­clu­sa. Hu­go sí es nues­tro Bo­gart na­cio­nal, o tal pre­ten­de: in­tro­ver­ti­do, mi­ra­da tor­va, ges­to hu­ra­ño, ro­pa os­cu­ra y bar­bi­ta de dos se­ma­nas. Hus­mea sin fi­jar­se en na­da con ai­re de re­bel­de qui­zá con cau­sa. Se fu­ma­ba el cre­púscu­lo sin echar hu­mo y me in­tere­só por­que es el nue­vo chi­co

Al­mo­dó­var. Es­tá re­cién es­tre­na­do y ya rue­da en Ma­drid du­ran­te dos me­ses esa co­me­dia co­ral que pre­ten­de re­cu­pe­rar

el Pe­dro de me­jo­res tiem­pos, aque­llos de ra­cial sai­ne­te dis­lo­ca­do co­mo Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios,

En­tre ti­nie­blas o ¿Qué he he­cho yo

pa­ra me­re­cer es­to? Aca­so pre­ci­san­do apo­yo es­ti­mu­lan­te echa mano de vie­jos co­la­bo­ra­do­res co­mo An­to­nio Ban­de­ras, uno de sus ga­la­nes más em­ble­má­ti­cos con Ima­nol y Eu­se­bio Pon­ce­la, mien­tras las chi­cas pro­to­tí­pi­cas son, ade­más de la año­ra­da Car­men Mau­ra, con la que no se ha­bla, y Vic­to­ria Abril, que no le di­ri­ge la pa­la­bra, Bi­bia­na, so­fis­ti­ca­da pe­ro en­gor­da­da, Rossy de Pal­ma y Lo­les

León. Crea­ron es­cue­la. El res­to no de­jó hue­lla ni es­ti­lo.

Es lo con­tra­rio de la siem­pre re­fi­na­da, aun­que con hoy ex­ce­so cár­ni­co que no la afea, Cha­ro Ló­pez. Se dio ai­re el es­treno de una ra­ra ópe­ra ins­pi­ra­da en Lor­ca y su Ma­ria­na Pi­ne­da don­de

Nuria Es­pert es con­ver­ti­da en he­re­de­ra -aun­que su­peró, y mu­cho– de la mi­ti­fi­ca­da Margarita Xir­gu, que hi­zo ca­si

Fla­vio Bria­to­re, jun­to a su mu­jer y su so­cio Ale­jan­dro Agag, pre­sen­tó su nue­va dis­co­te­ca en Mar­be­lla

to­dos los estrenos del poe­ta gra­na­dino. Rin­go­rran­go es­tre­nis­ta en el Tea­tro Real con el mi­nis­tro de Cul­tu­ra -au­sen­te sin em­bar­go a la ren­trée tras ocho años de la irre­pe­ti­ble Ca­ba­llé por­que hon­ra­mos más a muer­tos que a vi­vos-. Asis­tió

Ma­rio Var­gas Llosa con me­nos ki­los y la dul­zu­ra pe­ren­ne y re­sig­na­da de su es­po­sa Patricia.

Nuria Es­pert po­ne su voz a Lor­ca.

Más que ópe­ra en sí, es una can­ta­ta se­mi es­ce­ni­fi­ca­da por el mí­ti­co Pe­ter Sellers don­de lo me­jor es la mú­si­ca y los ver­sos di­chos ma­gis­tral­men­te por Nuria Es­pert. Es­tá in­su­pe­ra­ble y si­gue mag­ne­ti­zan­do co­mo si no hu­bie­se pa­sa­do el tiem­po. Lo sub­ra­ya­ba Ale­jan­dro Sanz, que re­apa­re­ció sor­pre­si­va­men­te ba­jo tra­je gris y en pa­re­ja tras su bo­da ca­ta­la­na con ce­le­bra­ción ex­tre­me­ña. Ra­quel res­plan­de­cía en pli­sa­do do­ra­do y Ale­jan­dro mos­tró simpatía in­fre­cuen­te, in­clu­so dan­do gra­cias a los in­for­ma­do­res. De­jó de ser hu­ra­ño gra­cias a, o por, su be­llí­si­ma mu­jer re­cién es­tre­na­da, al­go que cap­ta­ron des­de la en­ro­je­ci­da Isa­bel Fa­la­be­lla, tan pro­tec­to­ra de las ar­tes co­mo Nuria

Fer­nán­dez Ta­pias. Tam­bién re­apa­re­ció muy me­jo­ra­da Con­cha Gar­cía Cam­poy, elo­gia­da por Luis Ma­ría An­són y An­to­nio

Ga­rri­gues. Lor­ca si­gue en­can­di­lan­do. Otra en­jun­dia y tro­nío hu­bo en la reapa­ri­ción es­cé­ni­ca de Jo­se­ma Mi­llán y Fe­li­su­co, ya en el ter­cer año de La ce­na

de los idio­tas. Asis­tie­ron los re­za­ga­dos en el ve­ra­neo co­mo Fe­dra Lo­ren­te, Ti­to

Val­ver­de con Ma­ría Je­sús o las des­ca­cha­rran­tes her­ma­nas Hur­ta­do, fe­li­ces por ha­ber fir­ma­do ex­clu­si­va pa­ra di­se­ñar ro­pa y ob­je­tos do­més­ti­cos. Mien­tras,

Bria­to­re y la opu­len­ta Eli­sa­bet­ta abrían dis­co­te­ca en Mar­be­lla co­pian­do otras que tie­nen mun­do ade­lan­te. Son del gus­to, no sé si ma­lo, del nue­vo ri­co ru­so.

Ale­jan­dro Agag ac­túa de mo­na­gui­llo, co­sas ve­re­des.

Los es­tre­nis­tas arro­pa­ron a Jo­se­ma has­ta el en­tu­sias­mo y pa­só de Bria­to­re la mar­be­lla de to­da la vi­da. Des­de Pe­dro Ruiz, con pe­ren­ne ca­breo, a Santiago

Se­gu­ra ba­jo vi­se­ra re­co­men­dan­do su li­bro con lec­cio­nes pa­ra ver ci­ne co­mo las que da en El hor­mi­gue­ro, Javier

Gu­rru­cha­ga pa­ran­do en su tour­née de vuel­ta y has­ta un Emi­lio Bu­tra­gue­ño tra­jea­do co­mo pa­ra ir de bo­da. La de­ba­cle ibi­cen­ca con Sting y El­ton es el sino del tiem­po pe­ro ape­nas se de­jó sen­tir en la Vi­lla y Cor­te, siem­pre ale­gre y con­fia­da que, co­mo Mar­be­lla, ca­da vez mi­ra más su om­bli­go.

Je­sús Ol­me­do con su no­via, Ne­rea Gar­men­dia

Ele­na Ta­bla­da con su no­vio, Da­niel Ari­gi­ta

Úr­su­la Cor­be­ró

Hu­go Sil­va

Agus­tín Ji­me­nez, Jo­se­ma Yus­te y

Fe­li­su­co

Fla­vio Bria­to­re con su mu­jer, Eli­sa­bet­ta

Gre­go­ra­ci

Ma­ri­naSan­tia­goDan­ko Se­gu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.