“Es­pa­ña es un país muy cul­to”

Lo­les León (Bar­ce­lo­na, 1950) lle­va to­da la vi­da ha­cien­do reír. Pri­me­ro so­bre un es­ce­na­rio, lue­go de­lan­te de las cá­ma­ras y aho­ra, de nue­vo, so­bre las ta­blas de los tea­tros. Jun­to a su ami­ga Bi­bia­na Fer­nán­dez pro­ta­go­ni­za ‘La gran de­pre­sión’, un es­pec­tácu­lo

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

¿Qué es La gran de­pre­sión? Es una co­me­dia que cuen­ta la his­to­ria de dos mu­je­res ma­yo­res que ha­ce ocho años que no se ven. ¿La re­su­mo bien si di­go que es una co­me­dia so­bre la so­le­dad? Una de ellas no sa­be es­tar so­la, pe­ro, más que de la so­le­dad, ha­bla de la im­po­si­bi­li­dad de cier­tas mu­je­res de vol­ver a em­pe­zar. ¿A qué se re­fie­re? Hay mu­chas mu­je­res ma­yo­res que no sa­ben vi­vir so­las y que no sa­ben qué ha­cer cuan­do se les van los hi­jos o el ma­ri­do, y en­ton­ces en­tran en una de­pre­sión. ¿Qué les re­co­men­da­ría pa­ra su­pe­rar­la? Pri­me­ro, ir mu­cho al tea­tro. Y lue­go, so­bre to­do, sa­lir a la ca­lle. La ca­lle es el me­dio más ba­ra­to y más sa­lu­da­ble de po­der cu­rar­te cual­quier co­sa. Yo les re­co­men­da­ría que sa­lie­ran aun­que no ten­gan ami­gas: siem­pre pue­den ha­blar con un quios­que­ro, con un ta­xis­ta, con el del bar… ¿Pe­ro hay vi­da más allá de los hom­bres? Cla­ro, una vi­da es­tu­pen­da. Yo pen­sa­ba que us­ted me di­ría que los hom­bres son im­pres­cin­di­bles… Por su­pues­to que no. Yo no he ve­ni­do a es­te mun­do a ser mu­jer de na­die ni a te­ner una vi­da de ma­ri­do y mu­jer. Sal­go y en­tro de mi ca­sa cuan­do me da la ga­na y na­die me pre­gun­ta dón­de es­toy. Eso se lla­ma li­ber­tad, pe­ro a ve­ces “la li­ber­tad tie­ne un pre­cio”. Tie­ne sus par­tes ne­ga­ti­vas, co­mo to­do. ¿Me cuen­ta al­gu­na? Por ejem­plo, cuan­do es­toy un po­co de­caí­da me gus­ta­ría te­ner la ca­sa lle­na de gen­te y, sin em­bar­go, es­tá va­cía… Es en­ton­ces cuan­do me echo a la ca­lle. Pe­ro que que­de cla­ro que yo an­tes pen­sa­ba de otra ma­ne­ra, lo que ocu­rre es que con el pa­so del tiem­po he cam­bia­do de opinión. ¿Cuán­do se dio cuen­ta de que es­ta­ba equi­vo­ca­da? Ha­ce unos cin­co o seis años. ¿Y qué pa­só? Me di cuen­ta de que lo mío no es la pa­re­ja. ¿Y en­ton­ces qué es lo su­yo? Pa­sár­me­lo bien y ha­cér­se­lo pa­sar bien a los de­más. Mi mi­sión en es­ta vi­da es ha­cer reír a la gen­te. ¿Có­mo es tra­ba­jar con Bi­bia­na Fer­nán­dez? ¿Han sal­ta­do chispas en­tre us­te­des? Sí, creo que nun­ca más vol­ve­re­mos a coin­ci­dir so­bre un es­ce­na­rio. Es muy di­fí­cil tra­ba­jar jun­tas por­que no so­mos dos an­ge­li­tos. ¿Se va a re­sen­tir su amis­tad por ello? No, no, pe­ro tra­ba­jar jun­tas es di­fí­cil, por­que cuan­do eres ami­ga no te ca­llas na­da. En­tien­do que es me­jor tra­ba­jar con ac­to­res que no sean ami­gos… Sí, cla­ro, es mu­cho más sano. Us­ted acu­mu­la una tra­yec­to­ria muy lar­ga, pe­ro hay gen­te que tie­ne una ima­gen un tan­to su­per­fi­cial de su per­so­na de­bi­do qui­zás a se­ries co­mo Aquí no hay quien vi­va. ¿Le da ra­bia esa dis­tor­sión? A ve­ces sí. La gen­te pue­de pen­sar lo que quie­ra de los ac­to­res, pe­ro siem­pre es­ta­mos con un li­bro en la mano, so­mos gen­te con cul­tu­ra, co­mo el res­to del país. ¿Es­pa­ña le pa­re­ce un país cul­to? Sí, muy cul­to. Pe­ro la cul­tu­ra no es te­ner tres ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias, sino in­te­li­gen­cia na­tu­ral. Eso sí, en Es­pa­ña tam­bién te­ne­mos fi­su­ras, por ejem­plo la en­vi­dia y la va­gan­cia. Na­die es per­fec­to.

LO­LES LEÓN

AC­TRIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.