Lo que ha­cen los bancos

Ha­ce un si­glo, un hom­bre ín­te­gro y ge­nial ex­pli­có qué nos su­ce­de hoy.

Tiempo - - SELECTOR - El di­ne­ro de los de­más. Louis D. Bran­deis (Ariel) LUIS AL­GO­RRI

en su cé­le­bre dis­cur­so de des­pe­di­da, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Dwight Ei­sen­ho­wer aler­ta­ba a sus con­ciu­da­da­nos so­bre el irre­sis­ti­ble cre­ci­mien­to de lo que él lla­mó “com­ple­jo mi­li­tar-in­dus­trial” de EEUU, cu­yo po­der po­nía en ries­go el con­cep­to mis­mo de de­mo­cra­cia. Te­nía ra­zón. Hoy po­de­mos ver que el fun­cio­na­mien­to del mun­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos co­rres­pon­de a aque­llas pa­la­bras. En 1914, el ju­ris­ta Louis R. Bran­deis (en la fo­to) pu­bli­có un li­bro de ape­nas 200 pá­gi­nas en el que se aler­ta­ba a quien lo le­ye­se de un pe­li­gro igual­men­te te­rri­ble: el de la co­di­cia, la am­bi­ción y la irres­pon­sa­bi­li­dad de los bancos, de su pro­pen­sión a acu­mu­lar po­der (y no so­lo di­ne­ro) y del uso que, en mu­chas oca­sio­nes, pre­ten­dían ha­cer de ese po­der. Es ver­dad que aún no ha­bían pa­sa­do ni las dos gue­rras mun­dia­les ni la cri­sis del 29, pe­ro quien hoy lea aquel li­bro se da­rá cuen­ta de que to­do fun­cio­na, un si­glo des­pués, exac­ta­men­te co­mo di­jo Bran­deis; que las su­ce­si­vas cri­sis que se han aba­ti­do so­bre to­dos (y que so­lo han te­ni­do que pa­gar los de siem­pre, co­mo ocu­rre aho­ra) tie­nen su gé­ne­sis en los mis­mos vi­cios de fun­cio­na­mien­to, en la mis­ma fal­ta de ver­güen­za y en la mis­ma am­bi­ción ili­mi­ta­da. El pro­ble­ma es, hoy, co­mo los bancos: mil ve­ces ma­yor que en­ton­ces. Pe­ro su raíz es la mis­ma: la vo­lun­tad de que los ciu­da­da­nos se so­me­tan al po­der eco­nó­mi­co. Y no al re­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.