“Uno se acos­tum­bra a ma­sa­crar en ho­ra­rio de ofi­ci­na”

Tiempo - - ZOOM - SANTIAGO VE­LÁZ­QUEZ

Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, aca­ba de re­ci­bir el pre­mio Ti­flos de no­ve­la por ‘La ex­tra­ña ilu­sión’, una es­pe­luz­nan­te na­rra­ción so­bre la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na (1976-1983).

¿Có­mo reunió in­for­ma­ción tan de­ta­lla­da so­bre los

vue­los de la muer­te?

Con tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de los que par­ti­ci­pa­ron, con el tra­ba­jo de los his­to­ria­do­res y des­de lue­go con el

In­for­me Sá­ba­to, en el que hay re­la­tos que qui­tan la res­pi­ra­ción.

Lo te­rri­ble es dar­se cuen­ta de que aquel ho­rror lo co­me­tió gen­te co­mo no­so­tros.

El Es­ta­do ar­gen­tino fue muy há­bil a la ho­ra de con­ver­tir en ver­du­gos a gen­te nor­mal. Es la fa­mo­sa “obe­dien­cia de­bi­da”: uno se es­cu­da ahí. Los mi­li­ta­res se preo­cu­pa­ron mu­cho de in­vo­lu­crar a la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de per­so­nas, que par­ti­ci­pa­sen to­dos. Y uno se acos­tum­bra a ma­sa­crar a otros en ho­ra­rio de ofi­ci­na.

Uno de sus per­so­na­jes, pe­rio­dis­ta y tes­ti­go, pre­gun­ta: “¿Qué pue­do ha­cer yo?”.

Eso es muy di­fí­cil de con­tes­tar. Ese personaje es­tá ba­sa­do en al­guien real, Ro­dol­fo Walsh, ase­si­na­do por de­nun­ciar aque­llo. Tam­bién se ma­tó a mi­li­ta­res que se ne­ga­ron a par­ti­ci­par. Otros aca­ba­ron al­cohó­li­cos o se sui­ci­da­ron. Quién sa­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.