El cru­ce­ro fa­lli­do de Gó­mez-na­va­rro

El ex­mi­nis­tro se arries­ga a una que­re­lla por la quie­bra de la em­pre­sa tu­rís­ti­ca Quail Tra­vel el pa­sa­do fe­bre­ro, tras de­jar­la con un dé­fi­cit de ca­si 14,5 mi­llo­nes de eu­ros.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Javier Gó­mez-Na­va­rro vuel­ve a ser no­ti­cia un año des­pués de de­jar la pre­si­den­cia del Con­se­jo Su­pe­rior de Cá­ma­ras de Co­mer­cio. Tras su po­lé­mi­ca sa­li­da en los es­ter­to­res del za­pa­te­ris­mo, pa­re­cía que el ex­mi­nis­tro de Co­mer­cio y Tu­ris­mo con Fe­li­pe Gon­zá­lez po­dría dis­fru­tar de un me­re­ci­do re­ti­ro, pe­ro sus ne­go­cios en el sec­tor de los cru­ce­ros le es­tán dan­do más de un do­lor de ca­be­za.

Un des­pa­cho de abogados (Cobo Se­rrano Abogados) es­tu­dia em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les con­tra Gó­mez-Na­va­rro por su even­tual res­pon­sa­bi­li­dad en la quie­bra de la em­pre­sa tu­rís­ti­ca Quail Tra­vel Group en fe­bre­ro de es­te año, se­gún ha po­di­do sa­ber Tiem­po, tras co­no­cer el in­for­me que la ad­mi­nis­tra­ción con­cur­sal pre­sen­tó el pa­sa­do 16 de abril al juz­ga­do mer­can­til nú­me­ro 10 de Ma­drid. En es­te, la em­pre­sa pre­sen­ta una di­fe­ren­cia de ca­si 14,5 mi­llo­nes de eu­ros en­tre su ac­ti­vo y su pa­si­vo.

Seis mi­llo­nes de ca­pi­tal.

Crea­da en no­viem­bre de 2007 an­tes de la cri­sis eco­nó­mi­ca, Quail Tra­vel em­pe­zó con un ca­pi­tal so­cial de seis mi­llo­nes de eu­ros y di­vi­dió su pro­yec­to en dos lí­neas de ne­go­cio: la red de agen­cias Quail Tours y la na­vie­ra Happy Crui­ses, con el fin de ex­plo­tar el ne­go­cio de los cru­ce­ros por el Me­di­te­rrá­neo des­de Es­pa­ña. Los va­le­do­res de es­ta com­pa­ñía fue­ron Javier Gó­mez-Na­va­rro co­mo pre­si­den­te de la mis­ma; el pre­si­den­te de Press­tour, Ángel Ne­me­sio; el di­rec­tor ge­ne­ral de Aho­rro Cor­po­ra­ción, An­to­nio Fer­nán­dez; y el pre­si­den­te de Glo­ba­lia, Juan Jo­sé Hi­dal­go. Co­mo apo­de­ra­do y vi­ce­pre­si­den­te es­ta­ba Al­fon­so Ló­pez Pé­rez, vin­cu­la­do a em­pre­sas del ex­pre­si­den­te de la CEOE Ge­rar­do Díaz Fe­rrán. Los afec­ta­dos por la quie­bra de Quail Tra­vel tie­nen pre­vis­to pe­dir a la ad­mi­nis­tra­ción con­cur­sal que so­li­ci­te una ins­pec­ción de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria en la em­pre­sa pa­ra de­ter­mi­nar si hay in­di­cios de un pre­sun­to de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da o es­ta­fa. Ale­gan que Gó­mez-Na­va­rro y el res­to de ad­mi­nis­tra­do­res de Quail Tra­vel ad­qui­rie­ron “múl­ti­ples pro­duc­tos y ser­vi­cios a sa­bien­das de que no po­dría aten­der los pa­gos”, se­gún ha in­di­ca­do un res­pon­sa­ble del bufete de abogados a Tiem­po.

El hi­lo de la in­ves­ti­ga­ción ha lle­va­do a los acree­do­res a Pa­na­má, don­de se creó Happy Crui­ses “co­mo em­pre­sa offs­ho­re”. No se han iden­ti­fi­ca­do ins­ta­la­cio­nes ni ne­go­cios a su nom­bre en di­cho país, lo que ha lle­va­do a los afec­ta­dos a creer que la com­pa­ñía de Gó­mez- Na­va­rro qui­so apro­ve­char­se del ré­gi­men tri­bu­ta­rio pa­na­me­ño. “Apa­ren­te­men­te, [Happy Crui­ses] es so­lo una sub­si­dia­ria pa­ra ma­ne­jar fon­dos sin im­pues­tos, ope­ran­do en Es­pa­ña a tra­vés de Quail Tra­vel Group SA”, se­ña­la la ci­ta­da fuen­te.

Los pro­ble­mas de es­ta em­pre­sa de Gó­mez-Na­va­rro sur­gen con la com­pra en 2008 del cru­ce­ro MV Pa­ci­fic Prin­cess por un im­por­te de 10,2 mi­llo­nes a pa­gar en pla­zos. Ese mis­mo año tu­vo que ser pa­ra­li­za­do en Valencia pa­ra una ins­pec­ción y lue­go fue tras­la­da­do a Gé­no­va (Ita­lia) pa­ra ser re­pa­ra­do en un as­ti­lle­ro. A me­di­da que se fue­ron aco­me­tien­do las me­jo­ras, tam­bién fue­ron sur­gien­do “vi­cios ocul­tos, co­mo co­rro­sión en el cas­co, en los tan­ques, en las ca­bi­nas, la sen­ti­na y los bo­tes sal­va­vi­das”, se ex­pli­ca en la me­mo­ria ane­xa a la so­li­ci­tud de con­cur­so de acree­do­res. To­do ello lle­vó a Quail Tra­vel a des­em­bol­sar cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros en re­pa­ra­cio­nes que no

La em­pre­sa del ex­mi­nis­tro des­em­bol­só nue­ve mi­llo­nes en gas­tos im­pre­vis­tos en un bu­que com­pra­do en 2008

fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que el MV Pa­ci­fic

Prin­cess vol­vie­se a es­tar ope­ra­ti­vo. Los pro­ble­mas de te­so­re­ría em­pe­za­ron en la tem­po­ra­da 2009.

Lle­ga­do el mo­men­to, Gó­mez-Na­va­rro de­ci­dió pa­rar la in­ver­sión y po­ner una de­man­da por es­ta­fa en los tri­bu­na­les de Flo­ri­da (EEUU) con­tra los ven­de­do­res del bu­que -la em­pre­sa Fla­mek In­ter­na­tio­nal-, por lo que Quail Tra­vel ha vin­cu­la­do el pa­go de las deu­das a los pro­vee­do­res con un re­sul­ta­do a su fa­vor en los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses. En el in­for­me de la ad­mi­nis­tra­ción con­cur­sal se con­clu­ye que “el arras­tre de di­chas deu­das en las cuen­tas anua­les de los ejer­ci­cios pos­te­rio­res (a 2009), han he­cho in­via­ble la si­tua­ción de la com­pa­ñía, que se ha vis­to abo­ca­da a so­li­ci­tar el con­cur­so de acree­do­res”. El mis­mo do­cu­men­to re­co­no­ce que el im­por­te to­tal de los cré­di­tos que re­cla­man los acree­do­res afec­ta­dos por la sus­pen­sión de pa­gos se co­rres­pon­de con lo so­li­ci­ta­do por los de­man­dan­tes.

Hi­dal­go, “un per­ju­di­ca­do más”.

Es­tos úl­ti­mos ven tam­bién res­pon­sa­ble de la quie­bra a Glo­ba­lia, el gru­po tu­rís­ti­co del que for­man par­te, en­tre otras em­pre­sas, Air Eu­ro­pa, Hal­cón Via­jes y Tra­vel Plan. Sin em­bar­go, la com­pa­ñía de Hi­dal­go ale­ga que ella es “una per­ju­di­ca­da más” en es­te ca­so, ya que apa­re­ce en­tre los pro­vee­do­res im­pa­ga­dos, se­gún apun­tó un por­ta­voz de Glo­ba­lia.

El fun­da­dor de Air Eu­ro­pa apor­tó 1,3 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la pues­ta en mar­cha de Quail Tra­vel, por lo que se que­dó con el 21,5% de las ac­cio­nes y el car­go de con­se­je­ro, pe­ro Hi­dal­go ale­ga que nun­ca es­tu­vo en la ges­tión de la com­pa­ñía, que sa­lió de la mis­ma en ju­nio del año pa­sa­do, cuan­do co­no­ció las di­fi­cul­ta­des por las que pa­sa­ba y que por tan­to “dio por per­di­da” la in­ver­sión ini­cial.

La pos­te­rior re­cla­ma­ción eco­nó­mi­ca as­cien­de a cer­ca de un mi­llón de eu­ros que va­rias em­pre­sas de Glo­ba­lia en­tre­ga­ron al gru­po de Gó­mez-Na­va­rro du­ran­te el ve­rano de 2011 me­dian­te dos pa­gos de 400.000 y 600.000 eu­ros co­mo ade­lan­to por las en­tra­das de un cru­ce­ro que nun­ca se lle­vó a ca­bo. Un di­ne­ro que Hi­dal­go, al igual que el res­to de acree­do­res, no ha re­cu­pe­ra­do y que aho­ra re­cla­ma a sus ex­so­cios. “Al que­brar, nos he­mos que­da­do sin es­ta úl­ti­ma in­ver­sión”, la­men­ta el por­ta­voz de Glo­ba­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.