¿Qué fue del bien co­mún?

Hay per­so­nas dis­pues­tas a reivin­di­car un ob­je­ti­vo que pa­re­ce des­te­rra­do del len­gua­je co­ti­diano de nues­tros di­ri­gen­tes.

Tiempo - - ESPAÑA - NATIIVEL PRECIIADO

ca­da vez se acep­tan con ma­yor na­tu­ra­li­dad ex­pre­sio­nes ta­les co­mo: es la ló­gi­ca de los mer­ca­dos, que in­vier­ten don­de ga­nan más di­ne­ro con me­nos ries­go; se tra­ta de in­ver­so­res, no de ONG; o co­mo de­cía es­ta se­ma­na el ta­jan­te mi­nis­tro de Ha­cien­da ale­mán, Wolf­gang Schäu­ble, se con­ce­den cré­di­tos, no se ha­cen do­na­cio­nes. Ni ras­tro que­da de los pro­pó­si­tos de en­mien­da que tu­vie­ron al­gu­nos go­ber­nan­tes eu­ro­peos a prin­ci­pios de la cri­sis. Le­jos de cual­quier atis­bo de re­for­ma, la si­tua­ción se ha ra­di­ca­li­za­do has­ta lle­gar a una vio­len­cia ver­bal ra­di­cal­men­te con­tra­dic­to­ria con los prin­ci­pios que teó­ri­ca­men­te de­fien­den to­das las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. En es­tos mo­men­tos de as­fi­xia eco­nó­mi­ca hay per­so­nas dis­pues­tas a reivin­di­car un ob­je­ti­vo que pa­re­ce des­te­rra­do del len­gua­je co­ti­diano de nues­tros di­ri­gen­tes: el bien co­mún. Un jo­ven eco­no­mis­ta aus­tria­co, Ch­ris­tian Fel­ber, in­ten­ta cam­biar la si­tua­ción a tra­vés de un mo­vi­mien­to in­ci­pien­te que cuen­ta ya con nu­me­ro­sos se­gui­do­res y de­fien­de un mo­de­lo eco­nó­mi­co al­ter­na­ti­vo, he­te­ro­do­xo y sos­te­ni­ble, tan ale­ja­do del ac­tual ca­pi­ta­lis­mo co­mo del vie­jo co­mu­nis­mo.

Es­ta­rán pen­san­do en los múl­ti­ples in­ten­tos fa­lli­dos que han exis­ti­do a lo lar­go e la his­to­ria de en­con­trar el jus­to me­dio o la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. ¿Por qué va­mos a dar más cre­di­bi­li­dad al jo­ven Fel­ber que al res­to? No di­go que lo lo­gre, pe­ro su in­ten­to es digno de con­si­de­ra­ción. Des­de ha­ce al­gún tiem­po si­go sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas y da la im­pre­sión de que, en ca­da una de ellas, se mul­ti­pli­ca ex­po­nen­cial­men­te el nú­me­ro de se­gui­do­res que se han uni­do a su pro­yec­to en me­nos de un año. Es un personaje in­te­lec­tual­men­te atrac­ti­vo, que ex­po­ne sus teo­rías con so­sie­go, sen­sa­tez y una cla­ri­dad de­mo­le­do­ra. Es­tá muy le­jos de ser un char­la­tán de­ma­go­go,

Fel­ber de­fien­de un mo­de­lo eco­nó­mi­co he­te­ro­do­xo, tan ale­ja­do del ac­tual ca­pi­ta­lis­mo co­mo del co­mu­nis­mo

po­pu­lis­ta o em­bau­ca­dor. Ba­sa sus ar­gu­men­tos en la ne­ce­si­dad de en­con­trar un nue­vo y más jus­to sis­te­ma eco­nó­mi­co, que de­fien­den, se­gún los da­tos estadísticos que ma­ne­ja, el 90% de los aus­tria­cos y el 88% de los ale­ma­nes, por ci­tar dos ejem­plos de pros­pe­ri­dad eu­ro­pea. Sos­tie­ne que la si­tua­ción ha em­pe­za­do a cam­biar, al me­nos, en los an­he­los de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, que no quie­ren se­guir vi­vien­do en un per­ma­nen­te es­ta­do de ma­les­tar.

Se aca­ba de tra­du­cir al es­pa­ñol su li­bro La eco­no­mía del bien co­mún (best-se­ller en Aus­tria y Ale­ma­nia) don­de ex­po­ne sus teo­rías de una ma­ne­ra pre­ci­sa y bri­llan­te. El or­den eco­nó­mi­co ac­tual se ri­ge por el afán de lu­cro y la com­pe­ten­cia fe­roz, dos ob­je­ti­vos cu­yas con­se­cuen­cias son fu­nes­tas por­que po­ten­cian los peo­res vi­cios del ser hu­mano: el egoís­mo, la avi­dez, la en­vi­dia y la des­con­fian­za. ¿Qué fue del bien co­mún? ¿Por qué se in­cum­ple el man­da­to que pro­mue­ven las cons­ti­tu­cio­nes de to­das las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les? En la ac­tua­li­dad se con­si­de­ra desa­ti­na­do de­fen­der la dig­ni­dad hu­ma­na, la jus­ti­cia so­cial, la de­fen­sa me­dioam­bien­tal, la coope­ra­ción, el bie­nes­tar y las sa­tis­fac­cio­nes bá­si­cas de los ciu­da­da­nos. Si leen a Fel­ber com­pro­ba­rán que, a ve­ces, las me­jo­res ideas sur­gen de las per­so­nas me­nos im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.