Si no quie­res cal­do...

Tiempo - - OPINIÓN - ELI­SA BE­NI

im­pen­sa­ble que una cues­tión del ca­la­do y las con­se­cuen­cias del res­ca­te de Ban­kia pu­die­ra sus­traer­se a la in­qui­si­ción pú­bli­ca. Nue­va pers­pi­ca­cia del Go­bierno. Pen­sar que al elec­to­ra­do, al pue­blo, se le in­for­ma de una cues­tión cu­yas con­se­cuen­cias van a su­frir en sus cos­ti­llas du­ran­te años, “si con­vie­ne”. Aho­ra to­ca, aho­ra no to­ca. Qué pre­po­ten­cia se­ño­res. De­bían de ser los úni­cos que no sa­bían que si se ne­ga­ban a ven­ti­lar res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas an­te los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo se­rían los tri­bu­na­les los que ten­drían que abrir el me­lón. Si no, hu­bie­ran pen­sa­do que una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción aún les pro­por­cio­na­ba cier­to con­trol. Con su ma­yo­ría hu­bie­ran po­di­do con­tro­lar las com­pa­re­cen­cias, los tiem­pos, los for­ma­tos. Mas no. No to­ca. Y les ha to­ca­do de la for­ma más in­con­tro­la­ble po­si­ble. Con la in­de­pen­den­cia de un juez que ci­ta­rá cuan­do ci­te, de­ci­di­rá ca­do. Pue­de ser un bo­rrón más”. Es­te es el dic­ta­men con­tun­den­te he­cho pa­ra

Tiem­po por los ca­te­drá­ti­cos de De­re­cho Pe­nal Javier Ál­va­rez, de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid, y Joan Que­ralt, de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na.

Hay ma­te­ria pu­ni­ble.

Los dos ex­per­tos re­cuer­dan que “hay ma­te­ria pe­nal su­fi­cien­te pa­ra el ca­so”. Los in­di­cios ra­cio­na­les apun­tan nu­me­ro­sos ilí­ci­tos pe­na­les fi­nan­cie­ros, con­ta­bles y so­cie­ta­rios. En esas con­di­cio­nes Que­ralt se­ña­la que “la de­ter­mi­na­ción de jue­ces y fis­ca­les en la apli­ca­ción de la Ley, son la cla­ve de bó­ve­da de un pro­ce­so, pe­ro un apa­ra­to ju­di­cial sin me­dios no va a nin­gu­na par­te. La le­gis­la­ción pro­ce­sal es­pa­ño­la es­tá pen­sa­da pa­ra de­li­tos me­no­res, no pa­ra gran­des y so­fis­ti­ca­dos de­li­tos fi­nan­cie­ros, mer­can­ti­les y fis­ca­les. Es­pa­ña es un país del si­glo XXI con un apa­ra­to ju­di­cial del XIX”. Los dos pe­na­lis­tas coin­ci­den bá­si­ca­men­te en el análisis. “Si la ma­qui­na­ria ju­di­cial no po­ne to­dos los me­dios que exi­ge un ma­cro­pro­ce­so, no ve­re­mos jui­cio o se ce­le­bra­rá den­tro de va­rios años, cuan­do Ban­kia y el es­cán­da­lo de las ca­jas sean un ca­so frío y ol­vi­da­do. La pre­sen­cia en­tre los que­re­lla­dos de ex­mi­nis­tros, ex­con­se­je­ros, al­tos car­gos de par­ti­dos y di­ri­gen­tes sin­di­ca­les abo­nan un tor­tuo­so ca­mino al juez Fernando An­dreu”.

Pa­ra apo­yar sus te­sis re­cuer­dan ca­sos an­te­rio­res de si­mi­lar en­ver­ga­du­ra y tor­tuo­so ca­mino pro­ce­sal. Muy re­cien­te es­tá to­da­vía el jui­cio de la PSV, la fra­ca­sa­da coo­pe­ra­ti­va de vi­vien­das de UGT, ce­le­bra­do en el año 2000 en la Au­dien­cia Na­cio­nal, con 6.000 de­man­dan­tes. El ca­so lle­vó seis años de ins­truc­ción, sie­te me­ses de jui­cio oral en la Au­dien­cia y año y me­dio más has­ta la sen­ten­cia del Su­pre­mo. Ca­len­da­rios in­ter­mi­na­bles pa­re­ci­dos se die­ron en los ca­sos Ma­rio Con­de, Ruiz-Ma­teos o los

Al­ber­tos. To­dos lle­va­ron años de ins­truc­ción, in­ci­den­tes pro­ce­sa­les, y años de re­cur­sos has­ta lle­gar al Su­pre­mo y el Cons­ti­tu­cio­nal. “Hay ex­cep­cio­nes, co­mo el ca­so Rol­dán, no com­pa­ra­ble por­que so­lo ha­bía un impu­tado, pe­ro va­le co­mo ejem­plo al ser más cor­to de lo ha­bi­tual. La di­fe­ren­cia es que se ce­le­bró ba­jo una pre­sión po­lí­ti­ca, ju­di­cial, gu­ber­na­men­tal y me­diá­ti­ca co­lo­sal, que ace­le­ró el pro­ce­so más de lo ha­bi­tual,” re­cuer­da el pro­fe­sor Ál­va­rez.

Un juez de­ci­di­do.

En el ám­bi­to ju­di­cial se di­ce que “un juez de­ci­di­do ha­ce un jui­cio im­pa­ra­ble”. El me­ga­pro­ce­so de Ban­kia y las ca­jas de aho­rros que­bra­das e in­ter­ve­ni­das so­lo se ve­rá si el juez ins­truc­tor, Fernando An­dreu, es ese hom­bre de­ci­di­do y tie­ne el res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal y los me­dios

ne­ce­sa­rios. Eso su­po­ne cua­tro o cin­co jue­ces y fis­ca­les de apo­yo, le­tra­dos y pe­ri­tos auxiliares, au­di­to­res ju­di­cia­les, in­ter­ven­to­res del Es­ta­do e ins­pec­to­res de Ha­cien­da, to­dos tra­ba­jan­do pa­ra el su­ma­rio. En re­su­men: una ofi­ci­na ju­di­cial po­de­ro­sa y dotada pa­ra se­me­jan­te tra­ba­jo de ins­truc­ción, gi­gan­tes­co y la­bo­rio­so, lleno de ra­mi­fi­ca­cio­nes y pie­zas se­pa­ra­das. Ál­va­rez y Que­ralt te­men “in­ci­den­tes po­lí­ti­cos y pro­ce­sa­les en el ca­mino pa­ra que no ha­ya jui­cio oral, ya que el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial en Es­pa­ña es un es­ce­na­rio le­gal ul­tra­ga­ran­tis­ta” que pue­de ter­mi­nar en el alar­ga­mien­to in­fi­ni­to del pro­ce­so, su voladura o su arrum­ba­mien­to in­de­fi­ni­do. “Cual­quier abo­ga­do -di­ce Que­ralt- pue­de alar­gar el pro­ce­so su­ma­rial du­ran­te años con los nu­me­ro­sos re­cur­sos que ofre­ce la ley pro­ce­sal es­pa­ño­la”. Pue­de in­clu­so cam­biar­se el juez ins­truc­tor por el ca­mino una o va­rias ve­ces, por re­cu­sa­ción, as­cen­so, ex­ce­den­cia, di­mi­sión u otras cau­sas, hay ejem­plos so­bra­dos de ello. “Y un cam­bio de juez su­po­ne una vuel­ta a em­pe­zar”, aña­de es­te ex­per­to.

Los fis­ca­les.

La pre­sen­cia de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción en el ca­so tam­po­co es una ga­ran­tía adi­cio­nal de ra­pi­dez y con­tun­den­cia. “La Fis­ca­lía tie­ne un es­ta­tus po­lí­ti­co y una de­pen­den­cia je­rár­qui­ca del Go­bierno, lo que no es des­pre­cia­ble en ab­so­lu­to. Que na­die es­pe­re gran­des co­sas de los fis­ca­les. Las de­cla­ra­cio­nes di­plo­má­ti­cas del fis­cal ge­ne­ral, Eduardo To­rre­sDul­ce, des­de que pi­de in­ves­ti­gar to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro que­bra­do, o sea las ca­jas in­ter­ve­ni­das, y sus su­ce­si­vas ma­ti­za­cio­nes re­ba­jan­do res­pon­sa­bi­li­da­des, son muy sig­ni­fi­ca­ti­vas en es­te sen­ti­do”, ad­vier­ten es­tos ex­per­tos.

Pe­ro lo lla­ma­ti­vo pa­ra es­tos pe­na­lis­tas son las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas del ca­so. “Es­te pro­ce­di­mien­to to­ca po­der po­lí­ti­co de al­to ni­vel, con impu­tados re­le­van­tes co­mo Ro­dri­go Ra­to, ex­ge­ren­te del FMI, ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía; el ex­mi­nis­tro Ángel Ace­bes; y el ex­con­se­je­ro de la Ge­ne­ra­li­tat de Valencia, Jo­sé Luis Oli­vas. Ve­re­mos un len­to pro­ce­so de ins­truc­ción, pla­ga­do de ma­nio­bras pro­ce­sa­les. Con impu­tados ex­mi­nis­tros y al­gún al­to car­go au­to­nó­mi­co, ve­re­mos de to­do”, se­ña­la Ál­va­rez.

¿Qué ha­cían los con­se­je­ros?

El pro­fe­sor Ál­va­rez ad­vier­te que “nues­tro De­re­cho Pe­nal es cla­ro y pre­ci­so, se pue­de pro­ce­sar a con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción en­te­ros. La ley fi­ja muy bien las res­pon­sa­bi­li­da­des de ges­to­res y con­se­je­ros de em­pre­sas, no son las mis­mas en gra­do pe­ro sí en re­le­van­cia. Los con­se­je­ros no es­tán so­lo pa­ra co­brar sus­tan­cio­sos suel­dos y die­tas, sino pa­ra vi­gi­lar y acon­se­jar. Tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les y pe­na­les por sus ac­tos y omi­sio­nes, tie­nen mu­cho que ex­pli­car de lo que apro­ba­ron y fir­ma­ron. El es­cán­da­lo de las ca­jas na­cio­na­li­za­das ha­bla a las cla­ras de la ges­tión que hi­cie­ron es­tos con­se­je­ros”.

Y la co­sa no que­da aquí, es­te pro­ce­so pue­de ra­mi­fi­car­se en va­rios fren­tes. Hay nu­me­ro­sas que­re­llas con­tra las emi­sio­nes de par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, ca­jas bá­si­ca­men­te, que afec­tan a de­ce­nas de mi­les de clien­tes. Ál­va­rez no des­car­ta que se abra una pie­za se­pa­ra­da pa­ra juz­gar las emi­sio­nes de es­te ti­po de va­lo­res, que sus­tan­cia­ría la res­pon­sa­bi­li­dad de los ges­to­res de ca­jas que­bra­das, por ha­ber co­lo­ca­do pro­duc­tos fi­nan­cie­ros a cien­tos de mi­les de pe­que­ños aho­rra­do­res e in­ver­sio­nis­tas, con ma­las prác­ti­cas co­mer­cia­les, opa­ci­dad y fal­ta de in­for­ma­ción. “De­ben res­pon­der los ges­to­res, sin es­cu­dar­se en pre­sun­tas ma­las prác­ti­cas de las su­cur­sa­les. En ban­ca se co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos con ór­de­nes pre­ci­sas, uni­for­mes y je­rar­qui­za­ción de man­do. Un di­rec­ti­vo ban­ca­rio de má­xi­mo ni­vel no pue­de am­pa­rar­se nun­ca en sus su­bor­di­na­dos, en ban­ca la dis­ci­pli­na es ab­so­lu­ta”, se­ña­la Javier Ál­va­rez.

Impu­tado. Ro­dri­go Ra­to, pre­si­den­te de Ban­kia, ce­le­bran­do el día de su sa­li­da a bol­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.