Ese bom­be­ro lla­ma­do Ru­bal­ca­ba

Ra­joy ha lan­za­do su úl­ti­mo ór­da­go y se lo jue­ga to­do a que su plan ten­ga éxi­to. Des­car­ta cual­quier pac­to con la opo­si­ción, pe­ro su fu­tu­ro de­pen­de so­bre to­do de la ac­ti­tud del lí­der so­cia­lis­ta.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ma­riano ra­joy tro­pie­za una y otra vez con sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos socialistas, que aho­ra en­ca­be­za Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba. El Go­bierno, ca­si a la de­ses­pe­ra­da y a las puer­tas de la in­ter­ven­ción to­tal de la eco­no­mía es­pa­ño­la, ha pues­to en mar­cha un plan de ajus­te exi­gen­te y re­ple­to de sa­cri­fi­cios, al más pu­ro es­ti­lo chur­chi­lliano del “san­gre, su­dor y lá­gri­mas”, aho­ra, cla­ro, sin san­gre. El his­tó­ri­co pre­mier bri­tá­ni­co triun­fó y el país acep­tó una eta­pa de pe­nu­rias, pe­ro no se pue­de ol­vi­dar que te­nía el apo­yo -ex­plí­ci­to, en un Go­bierno de uni­dad- de la opo­si­ción la­bo­ris­ta que di­ri­gía Cle­ment Attlee. Ma­riano Ra­joy de­fien­de que la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP de­be ser su­fi­cien­te y des­car­ta la hi­pó­te­sis de cual­quier pac­to con el PSOE de Ru­bal­ca­ba, a pe­sar in­clu­so de que el lí­der so­cia­lis­ta pue­da te­ner en su mano las ba­zas que ha­gan po­si­bles o im­po­si­bles los pla­nes del Go­bierno.

El pre­si­den­te del Go­bierno, con me­mo­ria de opo­si­tor apli­ca­do, no ol­vi­da su com­pli­ca­da re­la­ción con el ex­pre­si­den­te Za­pa­te­ro la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra. Ra­joy, seis me­ses des­pués de lle­gar al Go­bierno, ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que su pre­de­ce­sor, de al­gu­na ma­ne­ra, “se la me­tió do­bla­da”, co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te, y que aho­ra le to­ca a él arre­glar to­dos los en­tuer­tos. La fa­mo­sa car­ta del ve­rano pa­sa­do del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, cu­yo con­te­ni­do re­ve­ló el pe­rio­dis­ta Ma­riano Guin­dal en su li­bro Los días que vi­vi­mos pe­li­gro­sa­men­te, exi­gía una se­rie de me­di­das que el en­ton­ces pre­si­den­te Za­pa­te­ro su­po elu­dir. En pri­mer lu­gar, la pues­ta en mar­cha de una re­for­ma la­bo­ral in­me­dia­ta. Za­pa­te­ro se sa­có de la chis­te­ra una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de li­mi­ta­ción del dé­fi­cit que Ra­joy abra­zó con en­tu­sias­mo, mien­tras Ru­bal­ca­ba, ya en pre­cam­pa­ña elec­to- ral, pro­tes­ta­ba lo jus­to. El re­sul­ta­do fue que Za­pa­te­ro ga­nó tiem­po con la pa­ra­fer­na­lia de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, que ade­más en­tra­rá en vi­gor en el um­bral de 2020, elu­dió so­bre to­do en­du­re­cer las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y le de­jó esa pa­ta­ta ca­lien­te a su su­ce­sor.

Ra­joy, obli­ga­do por la Unión Eu­ro­pea na­da más lle­gar al po­der a im­pul­sar una re­for­ma la­bo­ral im­po­pu­lar -que tam­po­co gus­ta a mu­chos po­pu­la­res-, nun­ca ol­vi­da­rá que sus opo­nen­tes socialistas le de­ja­ron esa pa­ta­ta ca­lien­te. Aho­ra cual­quier ofer­ta de pac­to y de acuer­do, atrin­che­ra­do en su ma­yo­ría ab­so­lu­ta, le pro­vo­ca ur­ti­ca­ria. Ru­bal­ca­ba le lan­zó ese guan­te -po­co im­por­ta que fue­ra con­ven­ci­do o de ca­ra a la ga­le­ría- en el Con­gre­so de los Dipu­tados, pe­ro Ra­joy nun­ca ha con­tem­pla­do el re­co­ger­lo.

El lí­der de la opo­si­ción ha te­ni­do que ape­chu­gar con fuer­tes crí­ti­cas in­ter­nas por su ama­go de pac­to con Ra­joy. In­clu­so ha te­ni­do que anun­ciar un cam­bio, al me­nos de ca­ra a su clien­te­la, de es­tra­te­gia. Ru­bal­ca­ba, sin em­bar­go, en es­tos mo­men­tos no apues­ta por un aco­so y de­rri­bo del Go­bierno de Ra­joy, co­mo le pi­den mu­chos socialistas. El je­fe del PSOE, cues­tio­na­do o no, sa­be que tie­ne en sus ma­nos -y lo ha di­cho en al­gu­nos círcu­los- los me­ca­nis­mos que, siem­pre en­tre co­mi­llas, “in­cen­dia­rían” el país en unas se­ma­nas. Un mo­vi­mien­to del PSOE y la ca­lle se­ría un in­fierno pa­ra el Go­bierno, lo que no im­pi­de que tam­bién lle­gue. En el Go­bierno ya ven la lar­ga mano socialistas de­trás de las teó­ri­cas pro­tes­tas es­pon­tá­neas de los pri­me­ros días tras el anun­cio de las me­di­das de ajus­te.

Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que a ve­ces re­cuer­da que fue Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Eco­no­mía, quien di­jo ha­ce me­ses que “la cri­sis aca­ba­rá con es­te Go­bierno -el de Za­pa­te­ro- y qui­zá con el si­guien­te” -el de Ra­joy-, pue­de ac­tuar de pi­ró­mano o de bom­be­ro. Y el lí­der so­cia­lis­ta, con una es­tra­te­gia a me­dio pla­zo, es­tá de­ci­di­do -si se lo per­mi­ten sus pro­pias fi­las- a tra­ba­jar, al me­nos du­ran­te un tiem­po, de bom­be­ro. Eso sig­ni­fi­ca ha­cer una opo­si­ción du­ra y con­tun­den­te, pe­ro tam­bién lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble co­mo pa­ra que las ca­lles, la so­cie­dad y la eco­no­mía es­pa­ño­la no se he­le­ni­cen. Es de­cir, Ru­bal­ca­ba quie­re evi­tar tan­to co­mo Ra­joy que en Es­pa­ña se re­pi­tan los epi­so­dios vi­vi­dos por Gre­cia, que in­clu­yen el hun­di­mien­to ab­so­lu­to de par­ti­dos tra­di­cio­na­les co­mo el Pa­sok.

El lí­der del PSOE tie­ne mu­chas pre­sio­nes in­ter­nas pa­ra arre­me­ter de fren­te con­tra el Go­bierno. Al­gu­nos, co­mo To­más Gó­mez, je­fe de los socialistas ma­dri­le­ños, que tam­bién as­pi­ra a li­de­rar el pro­pio PSOE, quie­ren dar la ba­ta­lla des­de aho­ra mis­mo, con el ar­gu­men­to de que, si no lo ha­cen, Iz­quier­da Uni­da pue­de arre­ba­tar­les par­te de su es­pa­cio po­lí­ti­co. Gó­mez no

es el úni­co que por con­vic­ción o por con­ve­nien­cia de­fien­de esa es­tra­te­gia. Fren­te a los más crí­ti­cos, Jo­sé An­to­nio

Gri­ñán, en­fren­ta­do por otros mo­ti­vos con Ru­bal­ca­ba, es de los que cree que aho­ra hay que evi­tar la con­fron­ta­ción to­tal con el Go­bierno. Lo mis­mo pien­san his­tó­ri­cos socialistas, des­de Fe­li­pe Gon­zá­lez al ex­mi­nis­tro Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall, ase­sor y una de las per­so­nas que más in­flu­ye en el lí­der so­cia­lis­ta. Ru­bal­ca­ba, en de­fi­ni­ti­va, cree que to­da­vía tie­ne una opor­tu­ni­dad. No des­car­ta un hi­po­té­ti­co, aun­que po­co pro­ba­ble, Go­bierno de con­cen­tra­ción y, ade­más, es­tá con­ven­ci­do de que an­tes o des­pués -a pe­sar de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP- él pue­de te­ner su op­ción en las si­guien­tes elec­cio­nes, esas que Ra­joy in­ten­ta­rá no ade­lan­tar ni un so­lo día. Y si has­ta en­ton­ces el Go­bierno del PP ha­ce el tra­ba­jo más do­lo­ro­so, más di­fí­cil, el que evi­tó ha­cer

Za­pa­te­ro, me­jor pa­ra to­dos y tam­bién pa­ra el lí­der so­cia­lis­ta. Qui­zá por eso, aho­ra Ru­bal­ca­ba pa­re­ce más inclinado -y du­ran­te un tiem­po- a ac­tuar co­mo bom­be­ro, aun­que qui­zá tam­bién sea lo me­jor pa­ra Ra­joy y pa­ra to­dos, por­que el ejem­plo grie­go es­pan­ta.

Opo­si­ción. Ru­bal­ca­ba ha

te­ni­do que ape­chu­gar con fuer­tes crí­ti­cas in­ter­nas por su ama­go de pac­to con el Eje­cu­ti­vo de

Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.