Fue­go en las fal­das del Tei­de

Tiempo - - ZOOM -

El pre­si­den­te del Ca­bil­do in­su­lar de Tenerife, Ri­car­do Mel­chior, co­men­ta­ba con tristeza que no pa­re­ce que el in­cen­dio ha­ya te­ni­do su ori­gen en un sim­ple des­cui­do, por­que tie­ne va­rios fo­cos. Si eso es cier­to, no ca­be du­da: al­gún des­al­ma­do ha pren­di­do fue­go a los bos­ques que so­bre­vi­ven, co­mo jo­yas bio­ló­gi­cas que son, al sur de la is­la. Ca­na­rias es un mi­la­gro de la bio­di­ver­si­dad: en to­das las is­las hay es­pe­cies en­dé­mi­cas que las au­to­ri­da­des tra­tan de pro­te­ger im­pi­dien­do que en el ar­chi­pié­la­go en­tren plan­tas o ani­ma­les de fue­ra. Pe­ro no se pue­de ha­cer mu­cho con­tra quie­nes ti­ran de me­che­ro por ra­zo­nes muy di­fí­ci­les de ex­pli­car, in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta de la lo­cu­ra hu­ma­na. Ha ha­bi­do fue­gos tam­bién en La Go­me­ra y en La Pal­ma, ya con­tro­la­dos. Pe­ro, cuan­do se ce­rra­ba es­ta edi­ción, los enor­mes pi­nos que bor­dean el Par­que Na­cio­nal del Tei­de se­guían ar­dien­do, agre­di­dos por el ca­lor, por el fuer­te vien­to y por la ma­la in­ten­ción de al­gún mi­se­ra­ble que ig­no­ra el te­so­ro que es­tá des­tru­yen­do. La si­nies­tra co­lum­na de hu­mo gris se veía con ni­ti­dez des­de los sa­té­li­tes. Han caí­do, has­ta aho­ra, 1.800 hec­tá­reas y ha ha­bi­do que des­alo­jar a un cen­te­nar de per­so­nas. La pre­gun­ta es pa­ra qué. Cuál es el be­ne­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.