Có­mo so­bre­vi­vir en la Es­pa­ña in­ter­ve­ni­da

La cri­sis y los re­cor­tes de po­der ad­qui­si­ti­vo de mu­chas fa­mi­lias han pro­vo­ca­do unos cam­bios sin pre­ce­den­tes en los há­bi­tos de con­su­mo de los es­pa­ño­les. La ex­pe­rien­cia re­cien­te pue­de ser­vir pa­ra afron­tar es­ta nue­va eta­pa de re­cor­tes.

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR BRUNO PÉ­REZ

Las úl­ti­mas me­di­das de re­cor­te adop­ta­das por el Go­bierno se su­man a las re­duc­cio­nes de sa­la­rios de los em­plea­dos pú­bli­cos y a la re­ne­go­cia­ción de con­di­cio­nes la­bo­ra­les de mu­chas mi­les de em­pre­sas. El de­te­rio­ro de las eco­no­mías fa­mi­lia­res, de­bi­do al au­men­to del des­em­pleo y al des­cen­so de in­gre­sos, ha des­en­ca­de­na­do ya el ma­yor cam­bio en los há­bi­tos de con­su­mo de los es­pa­ño­les que se re­cuer­da en las úl­ti­mas dé­ca­das, se­gún se sub­ra­ya en la úl­ti­ma Me­mo­ria del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial (CES). Y la ten­den­cia pue­de acen­tuar­se en los pró­xi­mos me­ses, e in­clu­so al­gún año más. La pri­ma de ries­go ha sus­ti­tui­do a otros te­mas más po­pu­la­res co­mo mo­ti­vo de con­ver­sa­ción de mu­chos es­pa­ño­les, que aho­ra se en­fren­tan al re­to de so­bre­vi­vir con me­nos di­ne­ro en el bol­si­llo.

No hay for­ma más sen­ci­lla de res­pon­der a la pre­gun­ta de có­mo nos afec­ta la pri­ma de ries­go en nues­tra vi­da co­ti­dia­na que echar un vis­ta­zo a los cam­bios ope­ra­dos en el con­su­mo de los ho­ga­res es­pa­ño­les en los úl­ti­mos cua­tro años. Se­gún un in­for­me rea­li­za­do por la con­sul­to­ra Niel­sen al res­pec­to, ocho de ca­da diez es­pa­ño­les ad­mi­ten ha­ber mo­di­fi­ca­do sus há­bi­tos de con­su­mo a con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Se re­co­no­cen más aho­rra­do­res (en 2010 la ta­sa de aho­rro de los ho­ga­res se ele­vó del 11% al 18%) y más exi­gen­tes a la ho­ra de com­prar, y con­clu­yen que en el fon­do han pa­sa­do de ad­qui­rir lo que se quie­re a ad­qui­rir úni­ca­men­te lo que se ne­ce­si­ta. El te­mor al con­tex­to eco­nó­mi­co fu­tu­ro les ha lle­va­do a re­du­cir los gas­tos con­si­de­ra­dos su­per­fluos pa­ra cen­trar­se en los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios y de es­te mo­do ge­ne­rar un mar­gen de se­gu­ri­dad a la es­pe­ra de que es­cam­pe. Lo que iden­ti­fi­ca es­ta nue­va ac­ti­tud co­mo una cues­tión de con­fian­za es que ha si­do adop­ta­da por la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción, no so­lo por la que atra­vie­sa más apre­tu­ras por un cam­bio en su si­tua­ción la­bo­ral o eco­nó­mi­ca. Se­gún el CES, so­lo las fa­mi­lias que cuen­tan con unos in­gre­sos men­sua­les su­pe­rio­res a los 5.000 eu­ros han in­cre­men­ta­do su gas­to en con­su­mo, el res­to lo ha re­du­ci­do. ¿Có­mo lo han he­cho?

Diez eu­ros al día

Pues un día con un tup­per de co­mi­da ca­se­ra que sus­ti­tu­ye al tí­pi­co me­nú del día, otro com­pran­do pro­duc­tos de mar­ca blanca en lu­gar de las mar­cas más tra­di­cio­na­les, es­pa­cian­do las vi­si­tas al ci­ne o al tea­tro, es­pe­ran­do a la tem­po­ra­da de re­ba­jas pa­ra efec­tuar las com­pras, sus­ti­tu­yen­do la ce­na se­ma­nal de res­tau­ran­te por una ce­na ca­se­ra… En fin, po­nien­do en prác­ti­ca to­do ti­po de es­tra­te­gias pa­ra con­se­guir que ese bi­lle­te de diez eu­ros que an­tes se aca­ba­ba gas­tan­do ter­mi­ne dia­ria­men­te den­tro del bol­si­llo. Pe­que­ñas ma­nio­bras que han per­mi­ti­do que la ces­ta de la com­pra de los ho­ga­res es­pa­ño­les se ha­ya re­du­ci­do en una me­dia de 3.600 eu­ros anua­les des­de que se ini­ció la cri­sis.

Coches y avio­nes ba­ra­tos

El seg­men­to en el que más han re­cor­ta­do sus gas­tos las fa­mi­lias es­pa­ño­las ha si­do el del trans­por­te, don­de se gas­tan ca­si 1.000 eu­ros me­nos al año. La me­mo­ria del CES atri­bu­ye es­ta caí­da a que los ho­ga­res han re­nun­cia­do tan­to a com­prar­se un vehícu­lo co­mo a ha­cer uso de él. El con­su­mo de com­bus­ti­ble du­ran­te los úl­ti­mos me­ses pa­re­ce in­di­car que la uti­li­za­ción del vehícu­lo par­ti­cu­lar de­pen­de más del pre­cio del car­bu­ran­te que del con­tex­to eco­nó­mi­co, pe­ro de lo que no hay du­da es de que la com­pra de coches es uno de esos gas­tos que los es­pa­ño­les han de­ci­di­do de­jar pa­ra más ade­lan­te. Las ci­fras de ma­tri­cu­la­ción de au­to­mó­vi­les han caí­do des­de el mi­llón y me­dio anual en el que se con­so­li­da-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.