¿Y si el plan no fun­cio­na?

El Go­bierno con­fía en que el úl­ti­mo plan de re­cor­tes sea efec­ti­vo y re­la­je el cos­te de la deu­da. Pe­ro, si no lo ha­ce, ya ha co­men­za­do a es­tu­diar al­ter­na­ti­vas.

Tiempo - - PORTADA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

la gran pre­gun­ta es qué pa­sa­ría en la ya mal­tre­cha eco­no­mía es­pa­ño­la si el ac­tual plan de ajus­te pues­to en mar­cha por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy no lo­gra el ob­je­ti­vo de que la deu­da pú­bli­ca vuel­va a ni­ve­les de pre­cios ra­zo­na­bles y los mer­ca­dos de­jen de ato­si­gar con la pe­ti­ción de nue­vos re­cor­tes. Una par­te im­por­tan­te de los ana­lis­tas que si­guen des­de ha­ce me­ses la evo­lu­ción de los ajus­tes que lle­van a ca­bo los paí­ses de la Eu­ro­zo­na con di­fi­cul­ta­des coin­ci­den en que Es­pa­ña ha he­cho ya, sin una in­ter­ven­ción for­mal del país, lo mis­mo que hi­cie­ron Ir­lan­da y Por­tu­gal, que sí es­tán in­ter­ve­ni­dos. ¿Qué que­da en­ton­ces?

Úni­ca­men­te Gre­cia se ha vis­to obli­ga­da a to­mar me­di­das más drás­ti­cas obli­ga­da por las au­to­ri­da­des de la UE y del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI). Y esas úl­ti­mas vueltas de tuer­ca han si­do la pues­ta a la ven­ta de una par­te im­por­tan­te del patrimonio in­mo­bi­lia­rio del Es­ta­do, así co­mo la su­pre­sión de mi­les de em­pleos pú­bli­cos. ¿Tie­ne el Go­bierno es­pa­ñol un plan C pa­ra, lle­ga­do el ca­so, ha­cer al­go pa­re­ci­do? Una co­mi­sión in­ter­mi­nis­te­rial tie­ne ya en­car­ga­do un es­tu­dio pa­ra ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te el ca­tá­lo­go de pro­pie­da­des inmobiliarias de las que dis­po­ne el Es­ta­do, con el fin de po­der ta­sar­las y, lle­ga­do el ca­so, po­ner­las a la ven­ta. En cuan­to a la re­duc­ción de efec­ti­vos en el em­pleo pú­bli­co, Tiem­po ha po­di­do sa­ber que va­rios mi­nis­te­rios rea­li­zan en es­tos mo­men­tos di­ver­sos in­for­mes pa­ra ver dón­de po­drían lle­var­se a ca­bo re­duc­cio­nes de plan­ti­lla en or­ga­nis­mos pú­bli­cos.

Va­rios mi­nis­te­rios es­tu­dian qué pro­pie­da­des se po­drían ven­der y dón­de pue­den re­cor­tar gas­tos de per­so­nal

La otra gran pre­gun­ta es si to­dos es­tos pla­nes de ajus­te han fun­cio­na­do en los paí­ses en los que se han ido po­nien­do en mar­cha. Pa­ra em­pe­zar, se­ría bueno re­cor­dar qué han he­cho nues­tros ve­ci­nos. En Por­tu­gal es don­de se han adop­ta­do me­di­das más pa­re­ci­das a las es­pa­ño­las. Allí el Go­bierno eli­mi­nó la mi­tad de la pa­ga de Na­vi­dad pa­ra to­dos los em­plea­dos (pú­bli­cos y pri­va­dos) que su­pe­raran el sa­la­rio mí­ni­mo (485 eu­ros). A los fun­cio­na­rios con sa­la­rios su­pe­rio­res a 1.000 eu­ros se les han su­pri­mi­do en­tre una y dos pa­gas ex­tra­or­di­na­rias, de­pen­dien­do de la ren­ta, y se les ha ba­ja­do el suel­do has­ta en un 20%. Ade­más, es­te año se ha apli­ca­do una subida del IVA del 6% al 23% en mu­chos pro­duc­tos bá­si­cos. Y, pa­ra re­ma­te, el Eje­cu­ti­vo lu­so se ha com­pro­me­ti­do a re­du­cir en un 25% el nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos.

En Ir­lan­da el Go­bierno se ha com­pro­me­ti­do a re­du­cir en un 7% el nú­me­ro de em­plea­dos pú­bli­cos, a los que ha ba­ja­do un 14% el suel­do. Tam­bién ha subido la edad de ju­bi­la­ción y ha re­du­ci­do la cuan­tía de las pen­sio­nes fu­tu­ras me­dian­te una mo­di­fi­ca­ción del sis­te­ma de cálcu­lo. El IVA irá su­bien­do de for­ma gra­dual has­ta al­can­zar el 23% en 2014 y se han eli­mi­na­do nu­me­ro­sas exenciones en el Im­pues­to so­bre la Ren­ta.

Pri­mas que no caen.

Tras to­dos es­tos ajus­tes, la pri­ma de ries­go de Ir­lan­da es­tá en las pro­xi­mi­da­des de los 700 pun­tos (en­tre 679 y 697 la pa­sa­da se­ma­na), Por­tu­gal se mue­ve en el en­torno de los 950 pun­tos y Gre­cia al­can­za los 2.400 pun­tos bá­si­cos. Es­pa­ña na­ve­ga­ba tras el úl­ti­mo anun­cio del Go­bierno en­tre los 540 y los 560 pun­tos. ¿Se pue­de ha­cer al­go más pa­ra ba­jar el pre­cio de la deu­da pú­bli­ca de es­tos paí­ses? Se­gún di­cen los ex­per­tos, la pe­lo­ta es­tá aho­ra en el te­ja­do de Eu­ro­pa, don­de las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan a un rit­mo más len­to del que ne­ce­si­tan los mer­ca­dos y ade­más tam­po­co se to­man me­di­das que cor­ten las alas a los es­pe­cu­la­do­res, que si­guen ga­nan­do mu­cho di­ne­ro con los bo­nos es­ta­ta­les. Ma­riano Ra­joy se­ña­la­ba el pa­sa­do miér­co­les en el Con­gre­so que la deu­da pú­bli­ca le cues­ta ya a Es­pa­ña 30.000 mi­llo­nes en

Con­fian­za. Ma­riano Ra­joy con­fía en que el úl­ti­mo plan de ajus­te dé sus fru­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.