Ra­joy y Ru­bal­ca­ba fren­te a la his­to­ria

Am­bos lí­de­res aún pue­den pa­sar de vi­lla­nos a hé­roes si en­cuen­tran una sen­da com­par­ti­da y pin­chan la bur­bu­ja ins­ti­tu­cio­nal.

Tiempo - - PORTADA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

No soy ami­go de so­lem­ni­da­des, ni de li­tur­gias se­ve­ras, pe­ro a ve­ces la his­to­ria em­pu­ja a los pue­blos y a sus di­ri­gen­tes por de­rro­te­ros in­de­sea­dos. Unos de­rro­te­ros por los que los dos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les con más car­ga de res­pon­sa­bi­li­dad es­tán ya con­de­na­dos a pa­sar. Quie­ran o no. Pro­ba­ble­men­te Ma­riano Ra­joy y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba hu­bie­ran pre­fe­ri­do un li­bre­to más con­ven­cio­nal, pe­ro ya no hay for­ma de re­es­cri­bir. Es­te es un guión sin se­cun­da­rios; o se op­ta por el pa­pel de hé­roe o por el de vi­llano. La di­fi­cul­tad, en es­te ca­so, es que no se­rá sencillo pa­ra el gran pú­bli­co dis­tin­guir en­tre uno u otro rol, por­que pa­ra ser hé­roe es ca­si se­gu­ro que ha­ya que pa­sar pri­me­ro por vi­llano. Pe­ro no que­da otra. Lo que es­tá en jue­go es mu­cho más re­le­van­te que li­de­raz­gos más o me­nos efí­me­ros.

To­das las alar­mas se han dis­pa­ra­do. Ca­si al uní­sono. Co­rre­mos el ries­go cier­to de pa­de­cer co­mo na­ción un cruen­to nau­fra­gio co­lec­ti­vo del que pue­de, so­lo pue­de, que con­si­gan re­cu­pe­rar­se nues­tros bis­nie­tos. Se ha ago­ta­do el tiem­po de las soluciones mo­no­lí­ti­cas y la ma­yo­ría ab­so­lu­ta ha pa­sa­do de ser una ben­di­ción a con­ver­tir­se en una es­pe­cie de api­so­na­do­ra que im­pi­de avan­zar a la ve­lo­ci­dad ade­cua­da. Ha­blo de eco­no­mía, pe­ro no so­lo. Las ur­gen­cias son eco­nó­mi­cas, pe­ro so­bre to­do so­cia­les. Es ab­so­lu­ta­men­te pre­ci­so que se es­ce­ni­fi­que cuan­to an­tes un fren­te co­mún en de­fen­sa de los in­tere­ses es­pa­ño­les. Un fren­te cu­yo ob­je­ti­vo no de­be ser, en mo­do al­guno, el in­cum­pli­mien­to de nues­tras obli­ga­cio­nes, sino la mo­du­la­ción de los ajus­tes pa­ra ha­cer­los so­cial­men­te via­bles. Es­pa­ña tie­ne que de­vol­ver la deu­da, pe­ro sin cas­ti­gar gra­tui­ta­men­te a las cla­ses me­dias y a los más des­fa­vo­re­ci­dos. Es­pa­ña tie­ne que de­cir­le a An­ge­la Mer­kel, y a to­da Eu­ro­pa, que sin Es­pa­ña no hay pro­yec­to eu­ro­peo. ¿Se tra­ta de echar un pul­so? ¿Por qué no? Un pul­so só­li­do, po­lí­ti­co y sos­te­ni­do. No se tra­ta de elu­dir nues­tros com­pro­mi­sos co­mo país; se tra­ta de bus­car, jun­to a so­cios lea­les, la for­ma de cum­plir con las obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das sin des­mon­tar por com­ple­to los pi­la­res del Es­ta­do del bie­nes­tar ni mal­ven­der ac­ti­vos.

Úl­ti­ma opor­tu­ni­dad.

¿Una qui­me­ra que ca­si sue­na a chu­le­ría? Sí, si se afron­ta en so­li­ta­rio. Pe­ro de­fen­di­ble en Bru­se­las, en Fránc­fort o don­de sea, siem­pre y cuan­do cuen­te con el res­pal­do de los dos gran­des par­ti­dos y es­tos re­cu­pe­ren, en cla­ve in­ter­na, la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca que han per­di­do. “En po­lí­ti­ca, co­mo en arte -de­cía An­to­nio Ma­cha­do-, los no­ve­do­sos ape­drean a los ori­gi­na­les”. Hoy, el mo­de­lo ins­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol es­tá a un pa­so de la la­pi­da­ción. Y si no se ate­so­ra la mí­ni­ma cre­di­bi­li­dad en la ges­tión de los asun­tos pro­pios, di­fí­cil­men­te se pue­de con­va­li­dar más allá de nues­tras fron­te­ras nin­gún pro­yec­to co­mún de re­cu­pe­ra­ción.

Pa­ra­le­la­men­te al di­se­ño de una es­tra­te­gia eu­ro­pea, Ra­joy y Ru­bal­ca­ba de­ben abor­dar por la vía de ur­gen­cia un plan de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca que pa­se por una pro­fun­da re­for­mu­la­ción del en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal: ra­cio­na­li­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción, cen­tral y pe­ri­fé­ri­ca; nue­vos es­ta­tu­tos que ga­ran­ti­cen la in­de­pen­den­cia efec­ti­va de los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res; re­for­ma de la ley de par­ti­dos que pro­mue­va las má­xi­mas co­tas de de­mo­cra­cia in­ter­na en su or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to, ase­gu­re la trans­pa­ren­cia y pe­na­li­ce sin mi­ra­mien­tos las con­duc­tas clien­te­la­res y co­rrup­tas (aplí­que­se tam­bién a los sin­di­ca­tos); et­cé­te­ra, et­cé­te­ra. Habrá quien pien­se que de no ha­ber me­dia­do la cri­sis los es­pa­ño­li­tos se­gui­ría­mos con nues­tras ín­fu­las en Ba­bia. Pe­ro la cri­sis no ha ve­ni­do so­la; han si­do las de­fi­cien­cias del sis­te­ma (las apun­ta­das y al­gu­nas más) las que han he­cho po­si­ble la cri­sis. Por­que lo que he­mos vi­vi­do du­ran­te los úl­ti­mos años en es­te país es una enor­me bur­bu­ja de in­com­pe­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal que Ra­joy y Ru­bal­ca­ba de­ben pinchar si quie­ren que Es­pa­ña ten­ga una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.