Del gran ajus­te al gran res­ca­te

Con es­te ajus­te de 65.000 mi­llo­nes, el ma­yor en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia, Ma­riano Ra­joy ha trai­cio­na­do to­do lo que ha ve­ni­do pro­me­tien­do du­ran­te sus lar­gos años de opo­si­ción.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

el pre­si­den­te del go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se ha ju­ga­do to­do el ca­pi­tal po­lí­ti­co que le die­ron los es­pa­ño­les el pa­sa­do 20 de no­viem­bre, con una ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra go­ber­nar has­ta el 2015, al gran ajus­te, apro­ba­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros la pa­sa­da se­ma­na y cu­ya pri­me­ra par­te, de­li­be­ra­ti­va, fue pre­si­di­da por su ma­jes­tad el Rey, en un ges­to que se ha que­ri­do pre­sen­tar co­mo de uni­dad an­te las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa el país, pe­ro in­ter­pre­ta­do por la opo­si­ción co­mo un in­ten­to de in­vo­lu­crar a la Co­ro­na en un pro­gra­ma de re­cor­tes dis­cu­ti­bles y cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es, se­gún el anun­cio que hi­zo Ra­joy en el Par­la­men­to, com­ba­tir el dé­fi­cit con “san­gre, su­dor y la­gri­mas” y co­mo un úl­ti­mo car­tu­cho pa­ra in­ten­tar evi­tar el res­ca­te so­be­rano del país, des­pués del res­ca­te de su sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

En reali­dad, con ese gran ajus­te, un ajus­te de 65.000 mi­llo­nes a apli­car en dos años y me­dio, el ma­yor que nun­ca se ha­ya he­cho en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia, Ra­joy ha trai­cio­na­do to­do lo que ha ve­ni­do pro­me­tien­do du­ran­te sus lar­gos años de opo­si­ción, y to­do lo que ha­bía pre­go­na­do y de­fen­di­do en la cam­pa­ña elec­to­ral que le lle­vó al pa­la­cio de la Mon­cloa, des­pués de dos in­ten­tos fa­lli­dos y tras la sa­li­da del po­der de Jo­sé Ma­ría Az­nar. Con ese gran ajus­te no so­lo Ra­joy y su par­ti­do y su Go­bierno han cru­za­do las li­neas rojas que in­sis­tie­ron que nun­ca iban a tras­pa­sar (edu­ca­ción, sa­ni­dad, ser­vi­cios so­cia­les, ayu­das a los pa­ra­dos), sino que han he­cho lo con­tra­rio de lo que ha­bían pro­me­ti­do y que tan­to ha­bían cri­ti­ca­do al Go­bierno so­cia­lis­ta, co­mo la subida de los im­pues­tos, es­pe­cial­men­te la subida del IVA, en con­tra del cual mon­ta­ron, in­clu­so, una cam­pa­ña de in­su­mi­sión, en­ca­be­za­da por la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre.

Con ese pro­gra­ma de ajus­te que, se­gún to­dos los ana­lis­tas, pro­vo­ca­ra más re­duc­ción del con­su­mo, más re­ce­sión, más pa­ro, me­nos cre­ci­mien­to y el ini­cio de lo que pue­de ser una de­pre­sión eco­nó­mi­ca que du­re años, Ma­riano Ra­joy ha ini­cia­do tam­bién la gran rec­ti­fi­ca­ción y una nue­va eta­pa de su man­da­to pa­ra la que ha re­ci­bi­do el vis­to bueno e, in­clu­so, el aplau­so en­fer­vo­re­ci­do y en­tu­sias­ta de su par­ti­do, al­go di­fí­cil de en­ten­der .

De es­ta for­ma, el pre­si­den­te del Go­bierno ha pro­ta­go­ni­za­do con el apo­yo de los su­yos lo que ha si­do su se­gun­da in­ves­ti­du­ra, de­jan­do a un la­do, y apar­can­do, to­das sus pro­me­sas elec­to­ra­les, y ha­cien­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que ha­bía ve­ni­do de­fen­dien­do en la cam­pa­ña elec­to­ral con la que ga­nó el pa­sa­do 20 de no­viem­bre las elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Es­ta se­gun­da in­ves­ti­du­ra, tie­ne po­co que ver con la del 20 de di­ciem­bre del pa­sa­do año, su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to de que se ha ve­ni­do equi­vo­can­do en las de­ci­sio­nes que co­men­zó a to­mar in­me­dia­ta­men­te des­pués de la vic­to­ria elec­to­ral, es­pe­cial­men­te au­men­tan­do los im­pues­tos so­bre la ren­ta per­so­nal, po­ne de ma­ni­fies­to que tie­ne po­ca ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra y, ade­más, se pro­du­ce en una si­tua­ción mu­cho más com­pli­ca­da y dra­má­ti­ca que ha­ce ocho me­ses: con unos cos­tes de fi­nan­cia­ción de la deu­da im­po­si­ble de asu­mir, con una pri­ma de ries­go muy por en­ci­ma de los 500 pun­tos, con un país par­cial­men­te in­ter­ve­ni­do, con un sis­te­ma fi­nan­cie­ro su­mi­do en una pro­fun­da cri­sis y a la es­pe­ra de un res­ca­te de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros; con una troi­ka pen­dien­te no so­lo de con­tro­lar to­do el sis­te­ma ban­ca­rio, sino de vi­gi­lar es­tre­cha­men­te el cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio de las re­co­men­da­cio­nes que ven­gan de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el BCE o el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional, y con una pér­di­da de in­fluen­cia y po­der en Eu­ro­pa que ha su­pues­to el que no es­te­mos re­pre­sen­ta­dos en nin­gu­na de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes de la Eu­ro­zo­na.

Sor­pren­den­te­men­te, esa gran rec­ti­fi­ca­ción, que re­cor­da­ba mu­cho a la que tu­vo que ha­cer, en ma­yo de 2010, el so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, y que le cos­tó la pér­di­da del po­der, ha si­do he­cha con el apo­yo y el aplau­so de los dipu­tados po­pu­la­res, que pa­re­cen ha­ber ol­vi­da­do to­das las pro­me­sas que mis­mos hi­cie­ron a sus vo­tan­tes, pre­sen­tán­do­se ade­más co­mo los au­tén­ti­cos de­fen­so­res de los tra­ba­ja­do­res, y en­tu­sias­ma­dos con las re­ba­jas de ayu­das a los pa­ra­dos (gran­des aplau­sos y un gri­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de “¡que se jo­dan!”), con­ven­ci­dos ade­más de que so­lo les in­cen­ti­van pa­ra bus­car em­pleo, se les re­du­ce el tiem­po de la pres­ta­ción por des­em­pleo por­que, sos­tie­nen, so­lo bus­can tra­ba­jo cuan­do es­tán a pun­to de ter­mi­nar la ayu­da.

En ma­yo de 2010 (con­ge­la­ción de las pen­sio­nes, re­duc­ción de un 5% en el suel­do de los fun­cio­na­rios, des­apa­ri­ción del che­que be­be, re­cor­tes en la in­ver­sión pú­bli­ca, re­vi­sión del pre­cio de los me­di­ca­men­tos...) Za­pa­te­ro pro­me­tió lle­var a ca­bo los ajus­tes, de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún sus pa­la­bras, “cues­te lo que cues­te y me cues­te lo que me cues­te” y Ra­joy ha im­pues­to sus re­cor­tes por un to­tal de 65.000 mi­llo­nes de eu­ros (6,5 pun­tos del PIB) con el ar­gu­men­to de que es lo que le pi­den de fue­ra y que él “es el pri­me­ro en to­mar me­di­das” que no le gus­tan. “Di­je que ba­ja­ría los im­pues­tos -ha re­co­no­ci­do sin in­mu­tar­se- y los he subido. No he cam­bia­do de cri­te­rio, no re­nun­cio a ba­jar­los cuan­do pue­da. Pe­ro han cam­bia­do las cir­cuns­tan­cias y hay que adap­tar­se a ellas. Son me­di­das ex­cep­cio­na­les pa­ra cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les”. Sin li­ber­tad pa­ra ele­gir, y obli­ga­do por los mer­ca­dos, Ra­joy se en­fren­ta an­te lo que pue­de ser el gran re­to de los pró­xi­mos me­ses: el res­ca­te del país si no ba­ja la pri­ma de ries­go y si el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo no com­pra deu­da es­pa­ño­la en el mer­ca­do se­cun­da­rio, al­go que vie­nen pi­dien­do de­ses­pe­ra­da­men­te el pre­si­den­te del Go­bierno y va­rios de sus mi­nis­tros.

La cla­ve aca­ba de dar­la el pre­si­den­te del Bun­des­bank (el ban­co cen­tral ale­mán), Jens Weid­mann, al acon­se­jar a Es­pa­ña co­bi­jar­se ba­jo el pa­ra­guas del res­ca­te eu­ro­peo co­mo país y no li­mi­tar­se a pe­dir ayu­das pa­ra su sec­tor ban­ca­rio. “Los ba­lan­ces ban­ca­rios son tam­bién siem­pre un es­pe­jo de to­da la eco­no­mía”, se­ña­la Weid­mann en de­cla­ra­cio­nes que pu­bli­ca el ro­ta­ti­vo eco­nó­mi­co Bör­sen-Zei­tung. A su jui­cio, Es­pa­ña arras­tra pro­ble­mas que ne­ce­si­tan una ac­tua­ción ur­gen­te, co­mo la ele­va­da ta­sa de des­em­pleo y los gra­ves dé­fi­cit fi­nan­cie­ros de sus au­to­no­mías. “El mer­ca­do de la deu­da reac­cio­na­ría po­si­ti­va­men­te si los in­ver­so­res vie­ran que las con­di­cio­nes del pro­gra­ma de ayu­das fue­sen mas allá del sec­tor ban­ca­rio”, sub­ra­ya el pre­si­den­te del Bun­des­bank, que pro­ba­ble­men­te es uno de los que más han in­flui­do pa­ra que el BCE se re­sis­ta a com­prar deu­da, ju­gan­do de es­ta for­ma al inevi­ta­ble res­ca­te de nues­tro país pa­ra sal­var a Ita­lia.

El pre­si­den­te del Go­bierno ha pro­ta­go­ni­za­do, con el apo­yo de los su­yos, lo que ha si­do su se­gun­da in­ves­ti­du­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.