Re­fe­rén­dum, pac­to o elec­cio­nes

El Eje­cu­ti­vo del se­ñor Ra­joy aca­ba de en­te­rrar su pro­pio pro­gra­ma elec­to­ral, su pro­gra­ma de Go­bierno ex­pli­ci­ta­do en la in­ves­ti­du­ra y las de­cla­ra­cio­nes de in­ten­cio­nes de sus mi­nis­tros has­ta po­cas ho­ras an­tes de su anun­cio en el Par­la­men­to.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUE­RRA

Los aplau­sos re­cor­da­ban la es­ce­na de los con­ser­va­do­res apo­yan­do con efu­sión la mal­di­ta gue­rra de Irak. Pa­re­cía una es­ce­na con­ge­la­da en el tiem­po

el pre­si­den­te del go­bierno ha ac­ce­di­do a acu­dir al Par­la­men­to, sie­te me­ses des­pués de su nom­bra­mien­to, a dar cuen­ta de la si­tua­ción del país.

Ha anun­cia­do un con­jun­to de me­di­das eco­nó­mi­cas que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo, se­gún sus pa­la­bras, pro­vo­car el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y ge­ne­rar em­pleos. El sen­ti­do co­mún lle­va a to­dos a con­tra­de­cir es­ta afir­ma­ción. Hay ca­si una­ni­mi­dad en va­lo­rar es­tas me­di­das co­mo un inevi­ta­ble em­po­bre­ci­mien­to de la po­bla­ción y un nu­lo im­pul­so a la eco­no­mía.

El pre­si­den­te del Go­bierno y sus mi­nis­tros eco­nó­mi­cos han da­do a co­no­cer su plan eco­nó­mi­co se­gún las di­rec­tri­ces si­guien­tes:

a) Han he­cho des­can­sar la jus­ti­fi­ca­ción de sus re­cor­tes so­bre la he­ren­cia re­ci­bi­da.

b) Han con­su­ma­do una con­tra­dic­ción con to­dos los com­pro­mi­sos de su pro­gra­ma elec­to­ral, de las pro­me­sas de la cam­pa­ña y del dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra.

c) Han car­ga­do de for­ma no equi­li­bra­da el cos­te de los sa­cri­fi­cios en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles.

d) Han ocul­ta­do al­gu­nos da­tos re­le­van­tes, co­mo la subida de 13 pun­tos por­cen­tua­les en el IVA, o los nue­vos re­qui­si­tos pa­ra ac­ce­der a sub­si­dios de los pa­ra­dos.

e) Lo han he­cho sin el im­pul­so mo­ral exi­gi­ble a quien es­tá re­cor­tan­do de­re­chos y ca­li­dad de vi­da.

f) Lo anun­cia­do no ga­ran­ti­za el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos que di­cen bus­car: cre­ci­mien­to, crea­ción de em­pleo, re­duc­ción del dé­fi­cit, ge­ne­ra­ción de con­fian­za.

El Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar ha he­cho ban­de­ra de la he­ren­cia que han re­ci­bi­do del Go­bierno an­te­rior, al que cul­pa de to­dos los ma­les. Es cier­to que al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad ten­drán los an­te­rio­res go­ber­nan­tes, pe­ro no es po­si­ble ol­vi­dar que el se­ñor Ra­joy se pre­sen­tó a las elec­cio­nes di­cién­do­le a los es­pa­ño­les que las ra­zo­nes de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro eran so­lo ex­cu­sas, que la si­tua­ción se re­sol­ve­ría con la sa­li­da del Go­bierno so­cia­lis­ta, y que él te­nía to­do pla­ni­fi­ca­do pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que aque­ja­ban a Es­pa­ña. La ver­dad es que tras sie­te me­ses go­ber­nan­do to­dos los pa­rá­me­tros, le­jos de me­jo­rar, han em­peo­ra­do gra­ve­men­te: más pa­ro, más al­ta la pri­ma de ries­go, in­ter­ven­ción eu­ro­pea, per­di­da de con­fian­za de los paí­ses eu­ro­peos, de los mer­ca­dos y de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les. El mi­to de la he­ren­cia se le aca­ba, y no ve­mos que la lle­ga­da de Ra­joy sir­va pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción (co­mo él anun­cia­ba a los es­pa­ño­les) sino pa­ra to­do lo con­tra­rio.

El Eje­cu­ti­vo del se­ñor Ra­joy aca­ba de en­te­rrar su pro­pio pro­gra­ma elec­to­ral, su pro­gra­ma de Go­bierno ex­pli­ci­ta­do en la in­ves­ti­du­ra y las de­cla­ra­cio­nes de in­ten­cio­nes de sus mi­nis­tros has­ta po­cas ho­ras an­tes de su anun­cio en el Par­la­men­to.

Se com­pro­me­tie­ron a ba­jar el Im­pues­to de la Ren­ta, a no su­bir el IVA, a no re­cu­rrir al co­pa­go sa­ni­ta­rio y me­di­ci­nal, a no re­du­cir los gas­tos en ayu­da de las per­so­nas de­pen­dien­tes, a no to­car el sub­si­dio de des­em­pleo, a no afec­tar al sa­la­rio de los fun­cio­na­rios. El Go­bierno ha in­cum­pli­do to­dos y ca­da uno de sus com­pro­mi­sos. Con ello han de­frau­da­do la con­fian­za de sus elec­to­res, des­le­gi­ti­man­do así las úl­ti­mas elec­cio­nes, pues el triun­fo del PP se fun­da­men­tó en un pro­gra­ma que han que­ma­do en el al­tar de los in­tere­ses fi­nan­cie­ros.

Las mo­di­fi­ca­cio­nes que el Go­bierno ha pre­sen­ta­do car­ga so­bre los pa­ra­dos, ju­bi­la­dos, de­pen­dien­tes y fun­cio­na­rios el pe­so del sa­cri­fi­cio, en con­tras­te con anun­cios co­mo el de la am­nis­tía fis­cal pa­ra los de­frau­da­do­res. Es­te sec­ta­ris­mo con­tra los hu­mil­des y a fa­vor de los po­de­ro­sos es­tá lar­van­do una re­bel­día so­cial que pue­de fá­cil­men­te desem­bo­car en un gra­do de de­ses­pe­ra­ción de los más gra­ve­men­te afec­ta­dos de con­se­cuen­cias di­fí­ci­les de pre­ver.

El Go­bierno, en la in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria del pre­si­den­te y en la com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa de los mi­nis­tros de Eco­no­mía y de Ha­cien­da, ha ocul­ta­do de­li­be­ra­da­men­te al­gu­nos da­tos re­le­van­tes, que sí ha he­cho pu­bli­cos en una pá­gi­na di­gi­tal (en inglés) di­ri­gi­da a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Ade­más, ha vuel­to a uti­li­zar tru­cos y men­ti­ras pa­ra anun­ciar las me­di­das a los ciu­da­da­nos. In­sis­tie­ron en que el IVA su­biría des­de el 8 al 10, y des­de el 18 al 21, pe­ro ocul­ta­ron que al­gu­nos pro­duc­tos y ac­ti­vi­da­des pa­sa­rían del gru­po de IVA re­du­ci­do al nor­mal, con lo que el cre­ci­mien­to se­ría de 13 pun­tos. Cau­sa son­ro­jo la ca­pa­ci­dad de di­si­mu­lo y fal­se­dad del Go­bierno.

La ac­ti­tud mo­ral del Gru­po par­la­men­ta­rio del Go­bierno mos­tró una cla­ra au­sen­cia del do­lor es­pi­ri­tual exi­gi­ble a quien, co­mo di­cen ellos, “se ven obli­ga­dos” a to­mar de­ci­sio­nes que ha­cen más di­fí­cil la vi­da a mu­chas per­so­nas. Es ló­gi­co re­cu­rrir al con­tras­te en­tre una mi­nis­tra ita­lia­na, la de Tra­ba­jo El­sa For­ne­ro, llo­ran­do cuan­do anun­cia­ba re­cor­tes a los pa­ra­dos, con el ale­gre ja­lear de los par­la­men­ta­rios del PP tras ca­da de­ci­sión de re­cor­te anun-

cia­da por su pre­si­den­te. Ello sin lle­gar a la dipu­tada que se ale­gra­ba con es­pí­ri­tu de ven­gan­za con­tra los pa­ra­dos. ¿Ven­gan­za con­tra qué agra­vio?

Los en­cen­di­dos aplau­sos re­cor­da­ban la es­ce­na de los dipu­tados con­ser­va­do­res apo­yan­do con efu­sión la mal­di­ta gue­rra de Irak. Pa­re­cía una es­ce­na con­ge­la­da en el tiem­po. El úni­co cam­bio, el de Az­nar por Ra­joy.

El pre­si­den­te del Go­bierno les ani­mó a la fal­ta de res­pe­to cuan­do uti­li­zó el eu­fe­mis­mo de re­du­cir el sub­si­dio de des­em­pleo pa­ra “in­cen­ti­var la bús­que­da de tra­ba­jo”. O sea, que tra­ba­jo hay, lo que ocu­rre es que los pa­ra­dos no lo bus­can. Bo­ni­ta ma­ne­ra de lla­mar va­gos a los tra­ba­ja­do­res sin em­pleo, y ton­tos a to­dos los es­pa­ño­les.

Aun con to­do, no es es­to lo más gra­ve. Lo peor es que es­te su­fri­mien­to de la na­ción no se­rá efec­ti­vo ni pa­ra ha­cer cre­cer la eco­no­mía, ni pa­ra crear em­pleo, ni pa­ra cum­plir los com­pro­mi­sos de dé­fi­cit.

Lo ex­pre­só con ni­ti­dez el pre­mio No­bel de Eco­no­mía Paul Krug­man: “Las me­di­das de Ra­joy no tie­nen nin­gún sen­ti­do. ¿De qué va a ser­vir aho­gar la mal­tre­cha eco­no­mía es­pa­ño­la y su­mir aún más a los ciu­da­da­nos en un po­zo sin fon­do?”.

El Go­bierno ha ele­gi­do bus­car la con­fian­za de los mer­ca­dos (que no pa­re­ce que lo con­si­ga) a ries­go de per­der la de los es­pa­ño­les (que sí pa­re­ce que la ha per­di­do). Han op­ta­do por sal­var la eco­no­mía fi­nan­cie­ra (a sus pre­bos­tes) en lu­gar de ha­cer­lo con la eco­no­mía real. Se dis­po­nen a re­sol­ver los pro­ble­mas de la deu­da pú­bli­ca, que so­lo re­pre­sen­ta el 30%, a cos­ta de la deu­da pri­va­da (70%), con lo que pro­du­cen una trans­fe­ren­cia de aho­rro pri­va­do ha­cia el aho­rro pú­bli­co.

En su afán por sal­var a los bancos no quie­ren to­mar las de­ci­sio­nes ló­gi­cas y de pre­ser­va­ción del in­te­rés pú­bli­co. Hay un acuer­do bas­tan­te ge­ne­ral en cuan­to a que el sis- te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol es­tá en­fer­mo, sal­vo tres o cua­tro en­ti­da­des. Con to­das las otras pro­cé­da­se a li­qui­dar las im­po­si­bles, na­cio­na­li­zar el res­to (ca­da una por va­lor de un eu­ro, na­da de in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias), crée­se un ban­co pú­bli­co des­de el que el Go­bierno ha­ga su­bir el cré­di­to y san­ció­ne­se gra­ve­men­te a los res­pon­sa­bles de la quie­bra fi­nan­cie­ra.

El Go­bierno anun­cia con­ti­nua­men­te un plan de re­for­mas es­truc­tu­ra­les, pe­ro no hay tal. Re­du­cir un 30% el nú­me­ro de con­ce­ja­les no su­po­ne aho­rro al­guno, la in­men­sa ma­yo­ría de los 68.286 con­ce­ja­les no co­bran un so­lo eu­ro. Si es­tá dis­pues­to a re­for­mar las es­truc­tu­ras de la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal, ten­dría que pre­sen­tar un plan de con­cen­tra­ción de mu­ni­ci­pios que ali­via­ra las car­gas eco­nó­mi­cas del país. Bas­te enun­ciar que de los 8.116 mu­ni­ci­pios que hay en Es­pa­ña, en 4.855 mu­ni­ci­pios vi­ven me­nos de 1.000 ha­bi­tan­tes. Aún más cla­ro: el 80% de la po­bla­ción es­pa­ño­la vi­ve en 800 mu­ni­ci­pios (el 9,4% de los mu­ni­ci­pios de Es­pa­ña), mien­tras que el 20% de la po­bla­ción ha­bi­ta en 7.300 mu­ni­ci­pios (el 90,6% de los mu­ni­ci­pios de Es­pa­ña).

Es­ta in­só­li­ta si­tua­ción es­tá cla­man­do por unos go­ber­nan­tes va­lien­tes dis­pues­tos a ha­cer ver­da­de­ras re­for­mas y por una opo­si­ción dis­pues­ta a mos­trar la res­pon­sa­bi­li­dad que el asun­to re­quie­re.

Por­que an­te la pre­gun­ta ¿con­vie­ne a un país aho­rrar en gas­tos su­per­fluos o in­ne­ce­sa­rios? La res­pues­ta sen­sa­ta y ló­gi­ca es “Sí”. Pe­ro el aho­rro no de­be ha­cer­se en lo que cons­ti­tu­ye la ba­se so­bre la que se asien­ta la paz cí­vi­ca. Pa­ra evi­tar­lo hay que con­tar con el in­cre­men­to de in­gre­sos. En Es­pa­ña hay mar­gen pa­ra au­men­tar los im­pues­tos a las gran­des for­tu­nas (el inefa­ble mi­nis­tro de Ha­cien­da de­cla­ró que él no co­no­cía “esas gran­des for­tu­nas” ¡y es el mi­nis­tro res­pon­sa­ble de Ha­cien­da!”) y una in­ten­si­fi­ca­ción de la lu­cha con­tra el im­por­tan­te frau­de que se da en nues­tro país (no hay mu­chas es­pe­ran­zas des­pués de ha­ber eli­mi­na­do a to­do el equi­po y sus­ti­tuir­lo por la que ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en la es­ta­fa de Ges­car­te­ra).

Ade­más se de­be y se pue­de aho­rrar en lo sun­tua­rio, lo in­ne­ce­sa­rio y lo que de­be co­rrer a car­go de los que apo­yan de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes co­mo las igle­sias. Tal vez sea el mo­men­to de ad­ver­tir que la en­se­ñan­za de cual­quier re­li­gión de­be im­par­tir­se en las igle­sias, no en las es­cue­las, y que las ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas de­ben ten­der a su au­to­fi­nan­cia­ción, a tra­vés del sos­te­ni­mien­to de sus fie­les. Ha­bría tam­bién que po­ner co­to a tan­to pa­la­cio de con­gre­sos, crea­ción de uni­ver­si­da­des, es­ta­cio­nes de AVE, ae­ro­puer­tos. Es­pa­ña de­be re­cu­pe­rar la con­cien­cia de país de me­diano ta­ma­ño y de­jar de com­pe­tir con los gran­des.

¿Se pue­de ha­cer to­do es­to sin con­sen­so so­cial, sin con­sen­so po­lí­ti­co?

Pa­re­ce que la ta­rea de go­ber­nar en es­tas cir­cuns­tan­cias re­sul­ta an­cha pa­ra el pre­si­den­te. Le­jos de bus­car ayu­da po­lí­ti­ca y so­cial pa­re­ce aque­ja­do del sín­dro­me de hy­bris, que le im­pi­de oír la opinión de los de­más.

Pues bien, el diag­nós­ti­co es cla­ro, se pue­de es­tar afec­tan­do a la ba­se del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Pa­ra pre­ser­var­lo, el Go­bierno o pre­gun­ta a los ciu­da­da­nos si apo­yan su po­lí­ti­ca (con­tra­ria a la que le lle­vó al Go­bierno), o lo­gra un pac­to se­rio y du­ra­de­ro con la opo­si­ción, o de­be con­vo­car nue­vas elec­cio­nes pa­ra que el ejer­ci­cio del po­der es­té le­gi­ti­ma­do por un pue­blo qué es­tá vo­tan­do sin en­ga­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.