LA FIE­BRE DEL ORO

El 27 de ju­lio la lla­ma olím­pi­ca ilu­mi­na­rá la ciu­dad de Lon­dres por ter­ce­ra vez. Los 282 de­por­tis­tas es­pa­ño­les par­ti­ci­pan­tes bus­ca­rán ba­tir la mar­ca de 22 me­da­llas de Bar­ce­lo­na’92 y al mis­mo tiem­po ase­gu­rar­se sus be­cas, ame­na­za­das por la cri­sis.

Tiempo - - ESPAÑA - PE­DRO GAR­CÍA Y AN­TO­NIO DÍAZ

Jo­sé Manuel Cal­de­rón lle­ga al Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to de Sant Cu­gat del Va­llés (CAR) di­rec­ta­men­te des­de el ae­ro­puer­to del Prat. No ha per­di­do ni un mi­nu­to. Avión, co­che y en­tre­vis­ta. Po­cas ho­ras an­tes ha in­te­rrum­pi­do su des­can­so en com­pa­ñía de su re­cién am­plia­da fa­mi­lia en Badajoz pa­ra to­mar un vue­lo con des­tino a Bar­ce­lo­na. Tiem­po le ha con­vo­ca­do pa­ra po­sar jun­to a otros de­por­tis­tas de éli­te que par­ti­ci­pa­rán en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres. La pre­sen­cia de Cal­de (Vi­lla­nue­va de la Se­re­na, Badajoz, 1981) re­vo­lu­cio­na la ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos en es­te in­men­so com­ple­jo: to­dos quie­ren ha­cer­se una fo­to con el ba­se de los To­ron­to Rap­tors, un jugador ca­ris­má­ti­co y un de­por­tis­ta mo­dé­li­co. En ape­nas sie­te días su equi­po, la se­lec­ción mas­cu­li­na de ba­lon­ces­to, jun­to a Ra­fael Na­dal ya la Ro­ji­ta -que cuen­ta en sus fi­las con tres cam­peo­nes de la re­cien­te Eu­ro­co­pa- se­rán las es­tre­llas de la ex­pe­di­ción es­pa­ño­la que des­fi­la­rá el pró­xi­mo 27 de ju­lio en el fla­man­te es­ta­dio olím­pi­co de Lon­dres. Sus deportes son los más me­diá­ti­cos y los que más pa­sio­nes des­pier­tan, pe­ro no son los úni­cos que sos­tie­nen el al­to ni­vel de­por­ti­vo es­pa­ñol. Jun­to a Cal­de­rón -y ba­jo la mi­ra­da de Jor­di Pa­rra- po­san cam­peo­nes del mun­do y de Eu­ro­pa que sue­ñan con ara­ñar un me­tal. To­dos ellos han con­sa­gra­do sus vi­das al de­por­te. To­dos com­par­ten una ob­se­sión: la fie­bre del oro.

“No ten­go la suer­te de po­der ver los deportes que prac­ti­can por­que no siem­pre los emi­ten por te­le­vi­sión, pe­ro cuan­do es­te­mos en la vi­lla olím­pi­ca to­dos se­re­mos un equi­po. El res­pe­to es má­xi­mo, da igual qué de­por­te ha­ga el com­pa­ñe­ro, el tra­to es en­tre igua­les”. Cal­de­rón lo es­tá desean­do: lle­gar a la vi­lla, al lu­gar en el que to­dos los olím­pi­cos con­vi­ven du­ran­te la com­pe­ti­ción, el ho­gar don­de se de­be -aun­que mu­chas ve­ces no se pue- da- des­can­sar, con­cen­trar­se y re­fu­giar­se de los fo­cos: “Es una ex­pe­rien­cia so­ña­da, aun­que lue­go es du­ra. No es un ho­tel de cin­co es­tre­llas, que es a lo que es­tás ha­bi­tua­do cuan­do par­ti­ci­pas en otro ti­po de com­pe­ti­cio­nes, las ha­bi­ta­cio­nes son pe­que­ñi­tas, con ca­mas que no fa­vo­re­cen el des­can­so pa­ra los más al­tos, co­mo no­so­tros. ¡Ima­gí­na­te a Pau o a Ser­ge [Iba­ka] en una ca­ma de 1,90 cm! La ex­pe­rien­cia es in­creí­ble, pe­ro no to­do es pa­sár­se­lo bien”, ma­ti­za el ba­se, que sue­ña con vi­vir la fi­nal olím­pi­ca con­tra el Dream Team es­ta­dou­ni­den­se que una le­sión le ro­bó en 2008 en Pe­kín.

La de Lon­dres se­rá la ter­ce­ra con­vo­ca­to­ria olím­pi­ca de Cal­de­rón y la se­lec­ción de ba­lon­ces­to as­pi­ra, de nue­vo, a al­can­zar la an­sia­da fi­nal cua­tro años des­pués de igua­lar en Pe­kín -en el que es con­si­de­ra­do por crí­ti­ca y ju­ga­do­res co­mo el me­jor par­ti­do de ba­lon­ces­to de la his­to­ria- la pla­ta al­can­za­da por los pio­ne­ros de la ca­nas­ta en Los Ángeles‘84. Y Es­ta­dos Uni­dos -con Leb­ron Ja­mes, Ke­vin Du­rant, Ko­be Br­yant y com­pa­ñía- es, co­mo siem­pre, el ri­val a ba­tir. “Nos res­pe­tan ca­da vez más. He­mos cre­ci­do en ca­da com­pe­ti­ción y creo que te­ne­mos me­jor equi­po que en 2008, por­que in­di­vi­dual­men­te to­dos no­so­tros he­mos me­jo­ra­do. Ellos tam­bién, cla­ro, pe­ro tie­nen más de­be­res que ha­cer pa­ra lle­gar bien a los Jue­gos Olím­pi­cos”, ana­li­za Cal­de­rón. Los de­be­res de los es­ta­dou­ni­den­ses son cohe­sio­nar un equi­po for­ma­do por los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do, es­tre­llas acos­tum­bra­das a ri­va­li­zar, y sa­car par­ti­do a su po­de­río ano­ta­dor al tiem­po que ocul­tan su fal­ta de ki­los y cen­tí­me­tros,

“Cuan­do es­te­mos en la vi­lla olím­pi­ca se­re­mos to­dos un equi­po. Má­xi­mo res­pe­to”, re­cal­ca Cal­de­rón

fa­ce­ta en la que Es­pa­ña es, qui­zá, la me­jor se­lec­ción del tor­neo. Los chi­cos de Sca­rio­lo, que vi­vi­rá sus pri­me­ras olim­pia­das al fren­te de la ÑBA, por el con­tra­rio son una pi­ña. “Lle­va­mos mu­chos años jun­tos y es más fá­cil y da igual el en­tre­na­dor que es­té en el ban­qui­llo, to­dos sa­be­mos có­mo so­mos ca­da uno”, sub­ra­ya Cal­de­rón.

Los obs­tácu­los de la cri­sis.

En las com­pe­ti­cio­nes de los 26 deportes y 36 dis­ci­pli­nas que se dispu­tarán en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca en­tre el 27 de ju­lio y el 12 de agos­to, Es­pa­ña con­ta­rá con re­pre­sen­ta­ción en 23 de las 30 dis­ci­pli­nas. En to­tal, 282 de­por­tis­tas que es­pe­ran ver re­com­pen­sa­do su sa­cri­fi­cio vol­vien­do a ca­sa con un me­tal col­ga­do del cue­llo, un di­plo­ma ba­jo el bra­zo o, al me­nos, una son­ri­sa de sa­tis­fac­ción en el ros­tro. El ob­je­ti­vo no es otro que de­rri­bar la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca de las 22 pre­sas re­ca­ba­das en Bar­ce­lo­na‘92, el ma­yor éxi­to ob­te­ni­do por Es­pa­ña en unos jue­gos. Des­de en­ton­ces, en las si­guien­tes cua­tro ci­tas olím­pi­cas los re­sul­ta­dos han si­do in­fe­rio­res: 17 en Atlan­ta, 11 en Sídney, 19 en Ate­nas y 18 en Pe­kín.

El mar­chis­ta Je­sús Ángel Gar­cía Bra­ga­do (Ma­drid, 1969) ha par­ti­ci­pa­do en to­das ellas, pe­ro nun­ca ha lo­gra­do su­bir­se a uno de los ca­jo­nes del po­dio. A sus 42 años se pre­pa­ra pa­ra los que se­rán sus sex­tas olim­pia­das, una ha­za­ña que le igua­la­rá al wa­ter­po­lis­ta Ma­nel Es­tiar­te y al ji­ne­te Luis Ál­va­rez de Cer­ve­ra. Po­dó­lo­go de pro­fe­sión y lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar en la opo­si­ción del Ayun­ta­mien­to de Sant Adrià del Be­sòs, sue­ña con com­ple­tar un pal­ma­rés sal­pi­ca­do de triun­fos que le co­lo­ca en­tre los más gran­des de nues­tro de­por­te -con cua­tro me­da­llas, nin­gu­na olím­pi­ca, es el atle­ta es­pa­ñol más lau­rea­do en los mun­dia­les de atle­tis­mo-. “Soy in­con­for­mis­ta por na­tu­ra­le­za y me he pre­pa­ra­do pa­ra po­der arries­gar y pe­lear por ha­cer al­go gran­de. Voy a in­ten­tar apli­car to­da la ex­pe­rien-

cia acu­mu­la­da en es­tos 20 años pa­ra que el 11 de agos­to [día de la com­pe­ti­ción de mar­cha], pue­da dar un sus­to”, ad­vier­te Bra­ga­do. El de­por­tis­ta ma­dri­le­ño, que lle­va to­da la pri­ma­ve­ra y el ve­rano vi­vien­do en una ca­ba­ña en el CAR de Sant Cu­gat del Va­llès, don­de duer­me en una ca­ma hi­per­bá­ri­ca, se­rá uno de los de­por­tis­tas más ve­te­ra­nos de la vi­lla olím­pi­ca y es po­si­ble que es­tos sean sus úl­ti­mos jue­gos, por eso quie­re que la des­pe­di­da sea por to­do lo al­to: “Una de las co­sas que plan­teo es cul­mi­nar la com­pe­ti­ción di­cien­do que me re­ti­ro y que­man­do las za­pa­ti­llas”, bro­mea.

Pe­ro hay otra ba­rre­ra que preo­cu­pa a los de­por­tis­tas de éli­te es­pa­ño­les: de sus re­sul­ta­dos en es­tas Olim­pia­das pue­de de­pen­der su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. El pa­sa­do 2 de abril Mi­guel Car­de­nal, se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra el De­por­te, y Ale­jan­dro Blan­co, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol (COE), die­ron a co­no­cer el im­por­te del Plan ADO de 2012, que se­ría de 5.397.000 de eu­ros re­par­ti­dos en 263 be­cas. De ese im­por­te, lo des­ti­na­do a los de­por­tis­tas re­pre­sen­ta un 54,73% del mon­tan­te to­tal. A eso hay que su­mar­le 1.245.000 eu­ros pa­ra 69 en­tre­na­do­res y otros 2.210.000 pa­ra pla­nes es­pe­cia­les, se­gún acor­dó la jun­ta di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción de Deportes Olím­pi­cos (ADO).

Pe­ro los de­por­tis­tas te­men que la cri­sis aca­be con sus ayu­das, lo que se­ría ca­tas­tró­fi­co pa­ra el de­por­te es­pa­ñol en ge­ne­ral. No obs­tan­te, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del presupuesto Car­de­nal se mos­tró “se­gu­ro” de que se se­gui­rá con­tan­do con los mis­mos re­cur­sos. En la mis­ma lí­nea se ex­pre­só el pre­si­den­te del COE, que se mos­tró “con­fia­do” en la per­ma­nen­cia del Plan ADO: “A na­die se le es­ca­pa el ci­clo eco­nó­mi­co, pe­ro tam­po­co se pue­de ob­viar el com­pro­mi­so y la fi­de­li­dad que han mos­tra­do las em­pre­sas pa­tro­ci­na­do­ras”.

Gar­cía Bra­ga­do pre­fie­re pro­nun­ciar­se con mo­de­ra­ción con res­pec­to a la con­ti­nui­dad de las be­cas. “En el mun­do del de­por­te to­dos te­nía­mos la sen­sa­ción de que las va­cas fla­cas iban a ve­nir des­pués de los Jue­gos, pe­ro la si­tua­ción es muy gra­ve. To­do de­pen­de­rá de 2013, cuan­do se ad­ju­di­que la ciu­dad or­ga­ni­za­do­ra de 2020. Si sa­le Ma­drid, las be­cas de­be­rán con­ti­nuar si se quie­re man­te­ner el ni­vel”. Bra­ga­do es uno de los 50 atle­tas -29 hom­bres y 21 mu­je­res- se­lec­cio­na­dos por el Co­mi­té Téc­ni­co de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Atle­tis­mo pa­ra dispu­tar es­tas olim­pia­das. En la se­lec­ción des­ta­can los nom­bres de otros ve­te­ra­nos co­mo Ma­ría Vas­co -tam­bién de mar­cha-, Car­les Cas­ti­lle­jo -ma­ra­tón-, Jack­son Qui­ñó­nez -110 me­tros va­llas-, Ma­rio Pes­tano -lan­za­mien­to de dis­co-, Ruth Bei­tia -sal­to de al­tu­ra- o Natalia Ro­drí­guez -1.500 me­tros-. Y tam­bién la

“Si te pa­sas el día pen­san­do en los Jue­gos, no en­tre­nas bien”, di­ce la cam­peo­na de taek­won­do Brig­gi­te Yagüe

pre­sen­cia de pro­me­te­do­res de­bu­tan­tes, co­mo la per­ti­guis­ta ca­ta­la­na An­na Pi­ne­ro, la wa­ter­po­lis­ta Jennifer Pa­re­ja o la ju­ga­do­ra de ping pong Sara Ra­mí­rez.

“Mu­cha mo­ral”.

Cla­si­fi­car­se pa­ra unas olim­pia­das es en sí mis­mo un pre­mio pa­ra cual­quier de­por­tis­ta, pe­ro lo­grar que una dis­ci­pli­na com­pi­ta por pri­me­ra vez es to­da una ha­za­ña. Es el ca­so del equi­po fe­me­nino de waterpolo, que dispu­tará por pri­me­ra vez unos jue­gos. La ca­pi­ta­na de la se­lec­ción, Jennifer Pa­re­ja (Olot, 1984), ase­gu­ra que su equi­po en­ca­ra los Jue­gos con “mu­cha mo­ral” tras ven­cer a to­dos sus ri­va­les en el pre­olím­pi­co. Se­gún la wa­ter­po­lis­ta, el éxi­to de es­ta ge­ne­ra­ción se sos­tie­ne en “un equi­po muy com­pe­ne­tra­do” y en la la­bor de su en­tre­na­dor, el dos ve­ces me­da­llis­ta olím­pi­co Mi­ki Oca: “Es una suer­te te­ner de en­tre­na­dor a al­guien co­mo él, que ha si­do uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do en su po­si­ción”, cuen­ta Pa­re­ja.

Otra es­tre­lla en cier­nes es Sara Ra­mí­rez (Sa­ba­dell, 1987), la pri­me­ra ju­ga­do­ra de te­nis de me­sa na­ci­da en Es­pa­ña que par­ti­ci­pa en el tor­neo in­di­vi­dual de unas olim­pia­das. Su cla­si­fi­ca­ción es his­tó­ri­ca y era in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el equi­po fe­me­nino al com­ple­to pu­die­ra par­ti­ci­par en Lon­dres -así lo exi­ge el re­gla­men­to-. Sus otras dos com­pa­ñe­ras son Ga­lia Dvo­rak, na­ci­da en Ucra­nia en 1988 y de pa­dres exdeportistas de la URSS, y Yan­fei Shen, na­ci­da en Chi­na en 1979, que ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la en 2008.

Ra­mí­rez co­gió por pri­me­ra vez una pala a los seis años, ani­ma­da por su her­mano ma­yor, Ra­fael, que rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en su en­tre­na­dor. “Di­jo que se­ría cam­peo­na de Eu­ro­pa y, bueno, lo con­si­guió”, re­cuer­da Ra­mí­rez, que a los 12 años ate­rri­zó en el CAR y des­pués vi­vió en Ita­lia y en Ale­ma­nia de­di­ca­da a es­te de­por­te, bus­can­do pa­tro­ci­nios, lu­ga­res de en­tre­na­mien­to y, lo más di­fí­cil, spa

rrings con­tra los que com­pe­tir pa­ra ser ca­da vez me­jor. “Creo que en Lon­dres po­de­mos ha­cer al­go en la com­pe­ti­ción por equi­pos”, ex­pli­ca.

Eri­ka Vi­llaé­ci­ja (Bar­ce­lo­na, 1984) sa­be que en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca los de­por­tis­tas es­pa­ño­les se jue­gan mu­cho más que la glo­ria de­por­ti­va: la con­ti­nui­dad de una be­ca in­dis­pen­sa­ble pa­ra se­guir com­pi­tien­do al má­xi­mo ni­vel. “Ha­cer un buen pa­pel en los Jue­gos es, más que nun­ca, un ob­je­ti­vo cla­ve pa­ra mu­chos de­por­tis­tas”. Los de Lon­dres se­rán los ter­ce­ros de es­ta na­da­do­ra, es­pe­cia­lis­ta en la prue­ba de 800 me­tros es­ti­lo li­bre, en la que ha lo­gra­do sus ma­yo­res éxi­tos: oro en el Mun­dial de pis­ci­na cor­ta de Du­bai en 2010 y en el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de 2004 en Ma­drid. “Mi sue­ño des­de que era pe­que­ña es una me­da­lla olím­pi­ca. Es­pe­ro que es­ta vez sea la bue­na”, ex­pre­sa. Y en es­ta oca­sión se lo ha pro­pues­to por par­ti­da do­ble: par­ti­ci­pa­rá en los 800 y en la com­pe­ti­ción en aguas abier­tas, que se ce­le­bra­rá en el la­go Ser­pen­ti­ne de Hy­de Park: “Se­rá muy di­fe­ren­te de la pis­ci­na, so­bre to­do por los gol­pes y los co­da­zos, pe­ro tam­bién por la tem­pe­ra­tu­ra del agua, que es­ta­rá bas­tan­te más fría”.

Don­de es­tá el ta­len­to.

El jo­ven Joel Gon­zá­lez (Figueras, 1989) se­rá otro no­va­to olím­pi­co, pe­ro su pro­yec­ción es es­pec­ta­cu­lar: a sus 22 años ha si­do dos ve­ces cam­peón del mun­do

Glo­ria. Eri­ka Vi­llaé­ci­ja

sa­be que se jue­ga mu­cho en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.