El la­do más os­cu­ro del COE

A ape­nas una se­ma­na de que co­mien­cen los Jue­gos, el Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol se ha vis­to en­vuel­to en va­rias po­lé­mi­cas que han en­ra­re­ci­do el cli­ma del equi­po na­cio­nal: el di­se­ño de los uni­for­mes, la for­za­da elec­ción de Na­dal co­mo aban­de­ra­do y la fal­ta de tr

Tiempo - - ESPAÑA - P. GAR­CÍA / A. DÍAZ

Au­na se­ma­na pa­ra que den co­mien­zo los Jue­gos Olím­pi­cos, mien­tras Lon­dres se afa­na por ul­ti­mar ca­da de­ta­lle de los que pue­den ro­bar­le a Bar­ce­lo­na’92 la co­ro­na de “me­jo­res Jue­gos de la his­to­ria”, el am­bien­te en la de­le­ga­ción es­pa­ño­la es una mez­cla de ten­sión com­pe­ti­ti­va e in­dig­na­ción. Las mi­ra­das se cla­van en Ale­jan­dro Blan­co, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol (COE) y de la can­di­da­tu­ra de Ma­drid 2020. Su ges­tión del con­tra­to pa­ra la fa­bri­ca­ción de los uni­for­mes olím­pi­cos, con la fir­ma ita­lo­rru­sa Bos­co Sport, ha pues­to en pie de gue­rra a los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les y ha desata­do las crí­ti­cas en atle­tas y fe­de­ra­cio­nes: de “enemi­go de Es­pa­ña” a “fal­ta de sen­si­bi­li­dad” pa­san­do por “irres­pon­sa­ble” o “me­lón”.

Blan­co ja­más pen­só que el con­tra­to que fir­mó en 2009 con Mi­jail Kus­ni­ro­vich, gra­cias al cual Bos­co Sport pro­vee­rá gra­tui­ta­men­te a las se­lec­cio­nes olím­pi­cas es­pa­ño­las de uni­for­mes y ro­pa de ca­lle has­ta los Jue­gos de Río de Ja­nei­ro de 2016 -eso sí, a cam­bio de 250.000 eu­ros anua­les en con­cep­to de pa­tro­ci-

“No nos de­jan ver el con­tra­to de los uni­for­mes”, de­nun­cia Jo­sé Luis Sáez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Ba­lon­ces­to

nio- le trae­ría tan­tos pro­ble­mas. Pe­ro lo ha he­cho. Las pre­gun­tas se amon­to­nan: ¿Por qué Blan­co es­co­gió a Bos­co? ¿Por qué no con­vo­có un con­cur­so o hi­zo co­rrer la voz en­tre los di­se­ña­do­res y ca­sas de mo­da es­pa­ño­las? ¿Por qué en 2009 no se hi­zo pú­bli­co el con­tra­to? ¿Por qué el COE si­gue sin que­rer ha­cer­lo pú­bli­co? ¿Por qué esa alian­za con Kus­ni­ro­vich, uno de los mag­na­tes de­por­ti­vos más in­flu­yen­tes de Ru­sia?

Los uni­for­mes, jun­to con la de­sig­na­ción de Ra­fa Na­dal co­mo aban­de­ra­do olím­pi­co a raíz de una in­ter­pre­ta­ción per­so­nal de Blan­co del re­gla­men­to, han des­ta­pa­do un mo­de­lo de ges­tión que lle­va años aca­pa­ran­do sig­nos de in­te­rro­ga­ción. Por su opa­ci­dad -bue­na mues­tra es el mo­do en que el pre­si­den­te del COE ha ges­tio­na­do y co­mu­ni­ca­do el pro­yec­to de los uni­for­mes olím­pi­cos-, por su ba­jo ren­di­mien­to eco­nó­mi­co -en los pri­me­ros cua­tro años de Blan­co en la pre­si­den­cia el COE y la Fun­da­ción Fun­coe es­tos han acu­mu­la­do 2 mi­llo­nes de eu­ros de dé­fi­cit- y por su es­ca­so éxi­to de­por­ti­vo y or­ga­ni­za­ti­vo: des­de 2005 Es­pa­ña ha per­di­do en la ca­rre­ra por or­ga­ni­zar los Jue­gos de ve­rano en 2012 y 2016 y los de in­vierno en 2014, así co­mo los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos de 2013.

Ges­tión opa­ca, re­cha­zo ge­ne­ral.

Blan­co fir­mó el con­tra­to con Kus­ni­ro­vich a fi­na­les de 2009 se­du­ci­do an­te una ofer­ta que no po­día re­cha­zar: las más de 40 pren­das de ca­lle y des­fi­le de ca­da de­por­tis­ta es­pa­ñol que par­ti­ci­pe en los Jue­gos de Lon­dres 2012 y Río de Ja­nei­ro 2016 y los de In­vierno de So­chi 2014 (Ru­sia) com­ple­ta­men­te gra­tis y, ade­más, el es­ta­tus de pa­tro­ci­na­dor ofi­cial de Bos­co, que su­po­ne pa­ra el COE 250.000 eu­ros anua­les has­ta el fi­nal del con­tra­to. Un ne­go­cio re­don­do. Acos­tum­bra­do a te­ner que pa­gar por los uni­for­mes olím­pi­cos -unos 400.000 eu­ros pa­ra Pe­kín 2008-, Blan­co no po­día de­cir que no. Tan ten­ta­do­ra fue la ofer­ta que el con­tra­to fir­ma­do con Bos­co di Cie­gli se pro­lon­ga­rá has­ta

En la diana. Ale­jan­dro Blan­co en su des­pa­cho del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.