El mag­na­te y el mer­ca­do es­pa­ñol

Mi­jail Kus­ni­ro­vich (arri­ba) es miem­bro del Co­mi­té Olím­pi­co Ru­so y fun­da­dor de Bos­co di Cie­gli, mar­ca res­pon­sa­ble de los uni­for­mes es­pa­ño­les. En 2009, me­ses an­tes de anun­ciar­se el con­tra­to con el Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol, Kus­ni­ro­vich de­cla­ra­ba al dia­rio rus

Tiempo - - ESPAÑA -

2016, tres años des­pués de que fi­na­li­ce el man­da­to en vi­gor de Blan­co.

“Se es­tá ha­blan­do de aho­rro y en reali­dad es un pro­ble­ma de ges­tión. Se te­nía que ha­ber he­cho un con­cur­so pú­bli­co y en vez de eso se ha fir­ma­do un con­tra­to más allá de man­da­to del pre­si­den­te –ex­pli­ca Jo­sé Luis Sáez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ba­lon­ces­to (FEB) y por tan­to miem­bro del COE, aun­que no de sus ór­ga­nos eje­cu­ti­vos, y uno de los ma­yo­res opo­si­to­res de Blan­co–. Re­sul­ta cons­ta­ta­ble, por el al­tí­si­mo nú­me­ro de de­por­tis­tas y di­se­ña­do­res de mo­da que lo han ma­ni­fes­ta­do, que el di­se­ño no es el más apro­pia­do pa­ra unos par­ti­ci­pan­tes de pri­mer ni­vel co­mo los es­pa­ño­les. Ade­más, la mar­ca ha te­ni­do pro­ble­mas con al­gu­nos de­por­tis­tas”.

Sáez se re­fie­re a las de­nun­cias del COI a la de­le­ga­ción ru­sa, a la que ha­bía equi­pa­do Bos­co, por el in­cum­pli­mien­to de la normativa de mar­ke­ting y lo­go­ti­pos del COI -la de­nun­cia exac­ta fue “por anun­ciar­se de ma­ne­ra de­ma­sia­do agre­si­va” -en los Jue­gos de In­vierno de Tu­rín en 2002, lo que es­tu­vo a pun­to de tra­du­cir­se en una ex­pul­sión, y a las crí­ti­cas de va­rios de­por­tis­tas ru­sos y ucra­nia­nos que, tras uti­li­zar sus za­pa­ti­llas, col­ga­ron en la web va­rios ar­tícu­los ca­li­fi­cán­do­las de “za­pa­ti­llas de ma­de­ra”. No obs­tan­te, Bos­co ya su­mi­nis­tró el ma­te­rial de ca­lle y des­fi­le a los de­por­tis­tas es­pa­ño­les de los Jue­gos de la Ju­ven­tud de Sin­ga­pur 2010 y, se­gún el COE, “no hay que­ja nin­gu­na y to­do el mun­do que­dó muy con­ten­to”. Pa­ra el Co­mi­té es­pa­ñol, que se nie­ga a ofre­cer da­tos re­la­ti­vos a su fun­cio­na­mien­to, cuen­tas y con­tra­tos de pa­tro­ci­nio, “la po­lé­mi­ca es ar­ti­fi­cial e in­tere­sa­da, y no me­re­ce la pe­na echar más le­ña al fue­go”.

El mi­llo­na­rio ru­so y el ca­viar.

Ade­más de ser el fun­da­dor y má­xi­mo ac­cio­nis­ta de Bos­co di Cie­gli y pro­vee­dor ofi­cial de los equi­pos olím­pi­cos de Ru­sia y Ucra­nia, Mi­jail Kus­ni­ro­vich, que des­de 2006 es ca­ba­lle­ro de la Or­den al Mé­ri­to de la Re­pú­bli­ca de Ita­lia -fue nom­bra­do por Ber­lus­co­ni-, es due­ño de los ar­chi­co­no­ci­dos al­ma­ce­nes ru­sos Gum y cuen­ta des­de ha­ce años con el fa­vor del Krem­lin. Una prue­ba: en 2007 la fir­ma Pie­rre Car­din ofre­ció al Co­mi­té Olím­pi­co Ru­so ocu­par­se de los tra­jes y los uni­for­mes de sus atle­tas. La fir­ma fran­ce­sa ofre­ció 19,5 mi­llo­nes de eu­ros y Kus­ni­ro­vich 13,3. ¿Quién se lle­vó el con­tra­to? Kus­ni­ro­vich. Y así has­ta la fe­cha.

Pe­ro me­re­ce la pe­na vol­ver la vis­ta so­bre aque­llos Jue­gos de In­vierno de Tu­rín. Fue­ron, pa­ra es­te nue­vo oli­gar­ca ru­so, una es­pe­cie de mo­men­to ini­ciá­ti­co; du­ran­te ese in­vierno de 2002 se con­den­san va­rias anéc­do­tas y he­chos que de­fi­nen su fi­gu­ra. En pri­mer lu­gar, tras los Jue­gos, la ONG WWF de­nun­ció las “enor­mes can­ti­da­des de ca­viar” que en­tra­ron en Ita­lia pa­ra abas­te­cer al Bos­co Vi­lla­ge, el hos­pi­ta­lity de la mar­ca Bos­co en Tu­rín. Se­gún la pren­sa ita­lia­na, eran can­ti­da­des cer­ca­nas a lo que las le­yes ita­lia­nas po­drían ha­ber con­si­de­ra­do con­tra­ban­do. En se­gun­do lu­gar, una ex­tra­ña fotografía, la que mues­tra a Kus­ni­ro­vich sa­lien­do de la ha­bi­ta­ción don­de la pa­re­ja ru­sa for­ma­da por Ta­tia­na Tot­mia­ni­na y Ma­xim Ma­ri­nin, que aca­ba­ban de lle­var­se el oro en pa­ti­na­je, se dis­po­nían a pa­sar el con­trol an­ti­do­ping. Kus­ni­ro­vich es­ta­ba allí des­pués de ha­cer va­ler su ita­liano flui­do pa­ra con­se­guir un pa­se es­pe­cial, y tu­vo que ser el pro­pio mé­di­co del equi­po ru­so, Vik­tor Ani­ka­nov, el que le ex­pul­só de la sa­la.

Sie­te años des­pués, en 2009, Kus­ni­ro­vih de­cla­ró: “Mi ob­je­ti­vo es en­trar en el mer­ca­do es­pa­ñol , abrir va­rias tien­das en un fu­tu­ro”. Di­cho y he­cho. Ha fir­ma­do con el COE un acuer­do es­tra­té­gi­co que lle­va­ba bus­can­do va­rios años. A cam­bio de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros -en pa­gos anua­les de 250.000 eu­ros-, aca­ba de en­trar de lleno en el mer­ca­do de­por­ti­vo del país más repu­tado de la ac­tua­li­dad en ma­te­ria de de­por­te. Una ju­ga­da re­don­da.

“¿Pa­ra qué sir­ve el COE?”.

Fe­cha: 1 de fe­bre­ro de 2011. Twit­ter per­so­nal de Jo­sé Luis Sáez: “Que­rría que me apor­ta­seis lu­ces. ¿Pa­ra qué sir­ve el Co­mi­té Olím­pi­co [Es­pa­ñol]”. Dos días des­pués, 3 de fe­bre­ro: “Se­gui­mos con­cur­so del mes de fe­bre­ro, regalamos ca­mi­se­ta de la se­lec­ción fir­ma­da. Pre­gun­ta: ¿Pa­ra qué sir­ve el COE?”. Es­ta se­rie de tweets le va­lie­ron a Sáez una con­de­na pú­bi­ca y una san­ción dis­ci­pli­na­ria por par­te del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol. Lue­go vino la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je De­por­ti­vo (TAS), que am­pa­ró la pos­tu­ra de Sáez. Así co­men­zó, o más bien así se hi­zo pú­bli­co, el se­gun­do ca­pí­tu­lo del en­fren­ta­mien­to en­tre uno de los pre­si­den­tes fe­de­ra­ti­vos más po­de­ro­sos de Es­pa­ña y el pre­si­den­te del COE. El pri­me­ro tu­vo lu­gar un año an­tes, cuan­do Sáez in­ter­pu­so una de­man­da ju­di­cial pa­ra tra­tar de im­pug­nar la Asam­blea del COE del 28 de abril de 2010, en la que se te­nían que apro­bar las cuen­tas de 2009 y los pre­su­pues­tos de 2010.

“Que que­de cla­ro: to­do es le­gal, pe­ro si jun­tas to­das las co­sas que han ido pa­san­do es ob­vio que pi­da­mos al COE un po­co de in­for­ma­ción trans­pa­ren­te: que di­gan, ‘se­ño­res, es­to es le­gal por es­to, por es­to y por es­to, por­que se apro­bó tal día en el ór­gano eje­cu­ti­vo’. Y que lo pon­gan en­ci­ma de la me­sa”, cri­ti­ca Sáez. “Al me­nos po­dían ha­ber he­cho una pre- sen­ta­ción ofi­cial [la res­pues­ta del COE a es­ta re­vis­ta es que “el tiem­po se ha echa­do en­ci­ma”]. Es­ta­mos a unos días de in­cor­po­rar­nos a la Vi­lla Olím­pi­ca y to­da­vía no te­ne­mos la ro­pa. Lo peor de to­do es que te­ne­mos gen­te en Lon­dres que sí pue­de ac­ce­der a ver có­mo son los di­se­ños en la tien­da Bos­co y aquí no los te­ne­mos. Cuan­to me­nos es ex­tra­ño. Si la ex­cu­sa es que aho­rra­mos, pues yo le di­go que si se hu­bie­ra con­vo­ca­do un con­cur­so pú­bli­co con unas con­di­cio­nes de­ter­mi­na­das, a lo me­jor ha­bría­mos ob­te­ni­do las mis­mas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, o me­jo­res. ¿Qué ha pa­sa­do? -se pre­gun­ta Sáez- Yo he pe­di­do el con­tra­to va­rias ve­ces y no me lo en­se­ñan”.

La mal­tre­cha mar­ca Es­pa­ña.

La odi­sea de los uni­for­mes olím­pi­cos es­pa­ño­les es re­mar­ca­ble: de un pri­mer di­se­ño que le­van­tó am­po­llas en mar­zo, se pa­só a “dar­le una vuel­ta de tuer­ca”, ba­sán­do­se en “un pro­fun­do es­tu­dio del fol­clo­re es­pa­ñol”, pa­ra lo que Bos­co Sport con­tó con un in­for­me pro­por­cio­na­do por el pro­pio COE. El pres­ti­gio­so di­se­ña­dor Mo­des­to Lom­ba, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Crea­do­res de Mo­da de Es­pa­ña (ACME), ha si­do una de las vo­ces que se han al­za­do con­tra Blan­co. ¿Qué pien­sa del re­sul­ta­do ? “Nos pa­re­ce que no es lo ade­cua­do, má­xi­me en los tiem­pos que vi­vi­mos, en los que hay que tra­ba­jar con el país y pa­ra el país”, ma­ti­za. Re­cor­de­mos que en Es­ta­dos Uni­dos se ha desata­do un pro­fun­do debate tras

Ban­de­ra po­lé­mi­ca. Ra­fa Na­dal se­rá el aban­de­ra­do es­pa­ñol en los Jue­gos de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.