¿Es ren­ta­ble or­ga­ni­zar los Jue­gos Olím­pi­cos?

Lon­dres ha in­ver­ti­do 9.000 mi­llo­nes de li­bras y se es­pe­ra que el PIB bri­tá­ni­co crez­ca un 0,4%.

Tiempo - - ESPAÑA - POR MA­RU­XA RUIZ DEL ÁRBOL (Lon­dres)

¿sa­ben que lo­grar una can­di­da­tu­ra olím­pi­ca ele­va el ín­di­ce bur­sá­til del país? Sí. La pro­me­sa de una ciu­dad po­bla­da de op­ti­mis­mo, me­da­llas, tu­ris­tas, nue­vas in­fraes­truc­tu­ras y es­pec­tácu­lo pro­vo­ca un efec­to es­pe­ran­za en la bol­sa que sue­le man­te­ner­se tres días. De los úl­ti­mos ocho anun­cios, seis han mo­ti­va­do una subida bur­sá­til. So­lo la pro­cla­ma­ción de Lon­dres y su pre­de­ce­so­ra, Pe­kín, no tu­vie­ron el efec­to desea­do, se­gún los da­tos de un es­tu­dio so­bre eco­no­mía y Jue­gos Olím­pi­cos pu­bli­ca­do por Gold­man Sachs la se­ma­na pa­sa­da. Los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 7 de ju­lio de 2005 in­flu­ye­ron en el ca­so de Lon­dres. En el de Pe­kín, en 2008 los mer­ca­dos vi­vían un mo­men­to tur­bu­len­to. La es­pe­ran­za que ha­ce sal­tar el ín­di­ce bur­sá­til es la de con­ver­tir los jue­gos en oro, esa ima­gen evo­ca­do­ra de una ciu­dad que sa­ca lo me­jor de sí mis­ma, trans­for­ma­da por la energía po­si­ti­va del es­pí­ri­tu olím­pi­co, co­mo su­ce­dió con Bar­ce­lo­na‘92.

Lon­dres su­da la ca­mi­se­ta es­tos días pa­ra con­se­guir­lo. El te­rro­ris­mo cor­tó en se­co aquel an­sia­do pri­mer em­pu­jón, el bur­sá­til, pe­ro Gold­man Sachs pre­vé a par­tir de aho­ra que el es­pí­ri­tu olím­pi­co to­ca­rá con su va­ri­ta la eco­no­mía bri­tá­ni­ca. Ase­gu­ran que el PIB su­birá en­tre un 0,3% y un 0,4% pa­ra fi­na­les de año, co­mo con­se­cuen­cia del tu­ris­mo o la in­ver­sión en trans­por­te. Tam­bién es­pe­ran be­ne­fi­cios me­nos tan­gi­bles a lar­go pla­zo, co­mo la pro­mo­ción de Reino Uni­do co­mo des­tino tu­rís­ti­co y la crea­ción de un en­torno atrac­ti­vo a los in­ver­so­res.

Los pre­cios de la vi­vien­da po­drían ele­var­se se­gún pre­dic­cio­nes ba­sa­das en las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res de Los Ángeles y Atlan­ta. Se­gún Gold­man Sachs, “de me­dia, al­ber­gar unas Olim­pia­das in­cre­men­ta la apre­cia­ción de las ca­sas lo­ca­les un 1%. Te­nien­do en cuen­ta que el efec­to

Se­gún el Co­mi­té Olím­pi­co Internacional, a Ma­drid 2020 aún le fal­tan 1.900 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra es­tar a pun­to

du­ra 10 tri­mes­tres, el efec­to acu­mu­la­ti­vo se­ría de un 2,5%”.

Pa­ra Lon­dres 2012 se es­ti­mó en 2005 que el presupuesto se­ría de 3.000 mi­llo­nes de li­bras y en aquel mo­men­to ya hu­bo vo­ces que de­cían que no era rea­lis­ta. Te­nían ra­zón. En 2007 se tri­pli­có el gas­to has­ta 9.300 mi­llo­nes. Eso sí, han lo­gra­do aho­rrar 476 mi­llo­nes de esa se­gun­da es­ti­ma­ción, que se de­vol­ve­rán a las ar­cas del Es­ta­do. Gra­cias a es­te enor­me gas­to la agen­cia del Go­bierno UKTI (Uni­ted King­dom Tra­de and In­vest­ment) au­gu­ra que se ga­na­rán 13.000 mi­llo­nes. En su em­pe­ño pa­ra que los Jue­gos ven­gan con un ar­se­nal de in­ver­sio­nes ba­jo el bra­zo, se ha or­ga­ni­za­do un gran even­to eco­nó­mi­co pa­ra­le­lo. Lon­dres ha abier­to un Club de los Ne­go­cios en Reino Uni­do que quie­re con­ver­tir en un foro al que cual­quier vi­si­tan­te se pue­da acer­car pa­ra co­no­cer las opor­tu­ni­da­des de la in­dus­tria bri­tá­ni­ca.

Ma­drid 2020.

Con la ex­pe­rien­cia de Lon­dres 2012 en la mano, ¿Es Ma­drid 2020 una opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca pa­ra Es­pa­ña? ¿Afec­ta la re­ce­sión a nues­tra vi­sión de los an­sia­dos Jue­gos Olím­pi­cos? El Co­mi­té Olím­pi­co Internacional ad­vir­tió a fi­na­les de ma­yo que vi­gi­la­rá “la evo­lu­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la pa­ra ana­li­zar el ries­go de un po­si­ble in­cum­pli­mien­to” de una can­di­da­tu­ra olím­pi­ca en Ma­drid, pues, se­gún sus cálcu­los, aún ten­drían que in­ver­tir 1.900 mi­llo­nes pa­ra sa­car ade­lan­te el even­to.

Te­re­sa Za­bell, vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol y coor­di­na­do­ra de Ma­drid 2020, es­tá con­ven­ci­da de que “es aho­ra” cuan­do Ma­drid “más ne­ce­si­ta unos Jue­gos, y más aún si te­ne­mos en cuen­ta que el 80% de las ins­ta­la­cio­nes ya es­tán he­chas. Si no lo con­se­gui­mos, se­ría un gas­to”. A Za­bell no le preo­cu­pa una po­si­ble reac­ción ne­ga­ti­va de la ciu­da­da­nía an­te la pom­pa de un fes­te­jo del ta­ma­ño de 26 co­pas del mun­do ce­le­bra­das a la vez. “An­tes de 1992 Bar­ce­lo­na te­nía 1,8 mi­llo­nes de tu­ris­tas, y hoy, más de 11. Eso, evi­den­te­men­te, tie­ne un va­lor in­cal­cu­la­ble. Ima­gi­ne lo que ha­bría que ha­ber in­ver­ti­do pa­ra lle­gar a eso sin unos Jue­gos Olím­pi­cos. To­do hu­bie­ra si­do mu­cho más ca­ro, si no mi­sión im­po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.