Los di­ne­ros del após­tol Santiago

Fun­da­cio­nes, mu­seos, pe­re­gri­nos y do­na­ti­vos con­for­man los in­gre­sos de la ca­te­dral más vi­si­ta­da que, a pe­sar de los mi­llo­nes ha­lla­dos al la­drón del Có­di­ce, de­cla­ra pér­di­das.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El ha­llaz­go del Có­di­ce Ca­lix­tino ha cen­tra­do la aten­ción en los in­gre­sos y el di­ne­ro que se mue­ven en la Ca­te­dral de Santiago de Com­pos­te­la, uno de los cen­tros re­li­gio­sos más vi­si­ta­dos del mun­do. Co­mo me­di­da ex­cep­cio­nal, el Ca­bil­do ca­te­dra­li­cio hi­zo pú­bli­co re­cien­te­men­te un ba­lan­ce eco­nó­mi­co pa­ra arro­jar al­gu­na luz so­bre las du­das en torno al di­ne­ro de la ca­te­dral des­pués de que se des­cu­brie­ra que el la­drón con­fe­so del Có­di­ce Ca­lix­tino, Manuel F.C., pre­sun­ta­men­te lle­va­ba años sus­tra­yen­do di­ne­ro del tem­plo en el que tra­ba­jó co­mo elec­tri­cis­ta du­ran­te dos dé­ca­das.

Días an­tes de que el pró­xi­mo 25 de ju­lio, Día del após­tol, mu­chos tu­ris­tas se dis­pon­gan de nue­vo a aba­rro­tar la ca­te­dral, sus cuen­tas han le­van­ta­do cuan­to me­nos la cu­rio­si­dad so­bre cuán­to di­ne­ro ge­ne­ra el tem­plo que co­ro­na el Ca­mino de Santiago. El mo­ti­vo es el he­cho de que, jun­to con el Có­di­ce Ca­lix­tino, la po­li­cía en­con­tra­ra en ca­sa del exe­lec­tri­cis­ta un to­tal de 1,7 mi­llo­nes de eu­ros y 300.000 dó­la­res, que pro­ce­de­rían de la ca­te­dral. Asi­mis­mo, el res­pon­sa­ble de la ad­mi­nis­tra­ción del tem­plo, Jo­sé Fer­nán­dez La­go, ad­mi­tió que des­de ha­ce tiem­po se ha­bía per­ca­ta­do de que fal­ta­ba di­ne­ro, lo que le lle­vó a sos­pe­char del exem­plea­do por el ac­ce­so que te­nía a ar­chi­vos y de­pen­den­cias pri­va­das.

¿Cuán­to di­ne­ro ge­ne­ra pa­ra que el ro­bo de ca­si 2 mi­llo­nes de eu­ros a lo lar­go de los años pa­sa­ra ca­si des­aper­ci­bi­do? La Ca­te­dral de Santiago pue­de con­si­de­rar­se en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos una mi­cro­em­pre­sa, con 38 em­plea­dos fi­jos e in­gre­sos me­dios de al­re­de­dor de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros de in­gre­sos anua­les, que se­gún el Ca­bil­do no com­pen­san los gas­tos la ma­yo­ría de los años. Pe­ro a di­fe­ren­cia de una em­pre­sa, ca­da año re­ci­be más de 2,7 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes y en 2010 -el úl­ti­mo Xa­co­beo- su­peró a la Al­ham­bra de Gra­na­da co­mo el mo­nu­men­to más vi­si­ta­do de Es­pa­ña. Lo que pa­ra unos son unas cuen­tas “mu­cho más aus­te­ras de lo que se cree”, di­cen en el Con­sor- cio de Santiago, pa­ra otros, los nú­me­ros no cua­dran con los 1,7 mi­llo­nes de eu­ros y 300.000 dó­la­res que el exe­lec­tri­cis­ta ha­bría sus­traí­do. Se­gún el Ca­bil­do, so­lo en los años san­tos -xa­co­beos- la ca­te­dral re­gis­tra su­pe­rá­vit. En años or­di­na­rios, cie­rra su ba­lan­ce en nú­me­ros ro­jos. En­tre 2002 y 2011, per­dió una me­dia de 33.545 eu­ros anua­les, la di­fe­ren­cia en­tre gas­tos -1.651.668 eu­ros- e in­gre­sos -1.618.123-. El do­cu­men­to com­pa­ra los años or­di­na­rios en­tre 2002 y 2011 y los años san­tos -en los que el Día del após­tol Santiago, 25 de ju­lio, es do­min­go-, que hu­bo en ese pe­rio­do, 2004 y 2010. El re­sul­ta­do fue un su­pe­rá­vit de 475.183 eu­ros en es­tos dos años, fren­te al dé­fi­cit de 160.727 de los an­te­rio­res.

Du­das.

A pe­sar de la no­ve­dad que su­po­ne la pu­bli­ca­ción de unas cuen­tas que en el Con­sor­cio de Santiago, uno de los prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res de la Ca­te­dral pa­ra ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y de res­tau­ra­ción, se ad­mi­te que son di­fí­ci­les de des­gra­nar, hay quien po­ne en du­da su fia­bi­li­dad, prin­ci­pal­men­te por­que la Igle­sia no es­tá obli­ga­da a pa­gar tri­bu­tos, que se­ría la úni­ca ma­ne­ra de obli­gar­la a pu­bli­car y lle­var un con­trol de sus in­gre­sos. Más aún cuan­do el grue­so de los mis­mos pro­ce­de de li­mos­nas prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de cuan­ti­fi­car y que, en el fon­do, pue­den con­si­de­rar­se di­ne­ro ne­gro. Así lo cree Jo­sé Luis Val­car­ce, abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en tri­bu­tos y miem­bro de Eu­ro­pa Lai­ca, que cree que el di­ne­ro que ob­tie­ne la Ca­te­dral de Santiago es ma­yor del que ha pu­bli­ca­do en sus cuen­tas. “No da cuen­tas a na­die y na­die se las pi­de”, re­cal­ca quien en el Año San­to de 1999 fue vo­lun­ta­rio en el gru­po de per­so­nas en­car­ga­dos de “man­te­ner el or­den” den­tro de la ca­te-

La ca­te­dral tie­ne dé­fi­cit ofi­cial­men­te, pe­ro Eu­ro­pa Lai­ca cal­cu­la in­gre­sos de en­tre 4 mi­llo­nes anua­les

dral. De aque­lla épo­ca, Val­car­ce re­cuer­da el lleno to­tal que día tras día re­gis­tra­ba la mi­sa del pe­re­grino, a las 12 de la ma­ña­na, lo que le ha­ce sos­pe­char que fren­te a lo que ha­cen otras ca­te­dra­les, la de Santiago no co­bra en­tra­da por­que le com­pen­sa por lo que re­cau­da en li­mos­nas. Tam­bién se acuer­da de los fur­go­nes de se­gu­ri­dad que dos ve­ces al día acudían a re­co­ger di­ne­ro pa­ra po­ner­lo a buen re­cau­do.

Eu­ro­pa Lai­ca cita fuen­tes anó­ni­mas de la ca­te­dral pa­ra ci­frar en en­tre 3 y 5 mi­llo­nes anua­les su “re­cau­da­ción” en con­cep­to de li­mos­nas, do­na­cio­nes, dá­di­vas o el co­bro de ser­vi­cios re­li­gio­sos, una ci­fra ale­ja­da de la que da la ad­mi­nis­tra­ción del tem­plo, 1,3 mi­llo­nes en los años san­tos de 2004 y 2010 y de 570.706 eu­ros en el res­to del pe­rio­do en­tre 2002 y 2001. Aquí tam­bién se in­clu­yen las do­na­cio­nes par­ti­cu­la­res, que, al es­tar tam­bién exen­tas del pa­go de tri­bu­tos, so­lo po­drían es­ti­mar­se exa­mi­nan­do los cer­ti­fi­ca­dos de do­na­ción que des­de la ad­mi­nis­tra­ción de la ca­te­dral se ani­ma a ha­cer a quie­nes de­sean con­tri­buir con la eco­no­mía del tem­plo. Se­gún la in­for­ma­ción que da al pú­bli­co, los do­na­ti­vos pue­den ha­cer­se por In­ter­net o do­mi­ci­lia­ción ban­ca­ria y se de­di­ca­rán a “fi­nes ge­ne­ra­les, cul­to li­túr­gi­co y con­ser­va­ción y res­tau­ra­ción del patrimonio ar­tís­ti­co”.

Pre­ci­sa­men­te, las obras de res­tau­ra­ción y el man­te­ni­mien­to del con­jun­to ca­te­dra­li­cio es el ca­pí­tu­lo al que se des­ti­nan las cuan­tio­sas do­na­cio­nes que ha­cen dis­tin­tas “en­ti­da­des co­la­bo­ra­do­ras”,

co­mo la Fun­da­ción Cai­xa Ga­li­cia, BBVA, Gru­po Jeal­sa, el Con­sor­cio de Santiago de Com­pos­te­la -que en 2011 fir­mó un con­ve­nio con la Xun­ta por el que des­ti­na­ría 4.200.000 eu­ros du­ran­te el pe­rio­do 20112014- o la Fun­da­ción Ba­rrié de la Ma­za, que con­tri­bu­ye con otros 3 mi­llo­nes por el mis­mo con­cep­to. Así pues, es­tas en­ti­da­des su­plen en gran par­te las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas de los gas­tos des­ti­na­dos a con­ser­va­ción en los que en 2011 la ca­te­dral gas­tó más de 465.000 eu­ros.

Mu­seos y arren­da­mien­tos.

Los in­gre­sos vie­nen tam­bién vía mu­seos, en con­cre­to el Mu­seo de la Ca­te­dral y las cu­bier­tas -con una en­tra­da ge­ne­ral de 5 y 10 eu­ros res­pec­ti­va­men­te- y el re­cién inau­gu­ra­do Mu­seo de las Pe­re­gri­na­cio­nes, con una en­tra­da ge­ne­ral de 2,4 eu­ros. Se­gún el ar­zo­bis­pa­do, las en­tra­das ge­ne­ra­ron en­tre 2002 y 2001, 525.254 eu­ros, a los que se su­man los cá­no­nes por las tien­das de la ca­te­dral, que su­pu­sie­ron ca­si 230.000 eu­ros. Los ac­ti­vos de la ca­te­dral se com­ple­tan con los in­gre­sos que ob­tie­ne por el arren­da­mien­to de in­mue­bles en Santiago, con los que en­tre 2002 y 2011 ob­tu­vo una me­dia de 144.582 eu­ros. Y des­de 2009 fun­cio­na una sim­bó­li­ca fuen­te de in­gre­sos, el al­qui­ler del bo­ta­fu­mei­ro por unos 240 eu­ros, por los que se ob­tie­ne el balanceo del gran in­cen­sa­rio en una mi­sa en la que se ha­ce una men­ción es­pe­cial al do­nan­te y que, li­tur­gias apar­te, se ha con­ver­ti­do en to­da una ofer­ta tu­rís­ti­ca.

Has­ta la ban­de­ra. La mi­sa dia­ria del pe­re­grino es la que más gen­te reúne y más in­gre­sos ge­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.