Fe­mi­ni­za­ción

Hay quie­nes su­gie­ren el sis­te­ma de cuo­tas pa­ra hom­bres, por ejem­plo en de­ter­mi­na­das es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO

Al­gu­nas aso­cia­cio­nes aler­tan de los in­con­ve­nien­tes de la in­cor­po­ra­ción ma­si­va de li­cen­cia­das en pe­dia­tría

cuan­do veo esas cum­bres in­ter­na­cio­na­les ates­ta­das de hom­bres, la ma­yo­ría fa­tuos e in­efi­ca­ces, que bro­mean, se aga­rran por el cue­llo y se dan pal­me­ta­zos en la es­pal­da, ca­si me ale­gro de que ha­ya ape­nas un par de mu­je­res cóm­pli­ces de su inep­ti­tud. No lo di­go con áni­mo de re­van­cha, sino con la es­pe­ran­za de que si hu­bie­ra más di­ri­gen­tes po­lí­ti­cas, pro­ba­ble­men­te, las co­sas irían al­go me­jor. No por­que sean más in­te­li­gen­tes que los hom­bres, pe­ro sí más pru­den­tes, prác­ti­cas, re­so­lu­ti­vas y, al te­ner múl­ti­ples asun­tos que aten­der fue­ra del mun­do la­bo­ral, tien­den a per­der me­nos el tiem­po en las reunio­nes. Pe­ro lo que yo con­si­de­ro una vir­tud pa­ra otros es un pro­ble­ma. Hay quien ve un pe­li­gro la fe­mi­ni­za­ción de cier­tas pro­fe­sio­nes y su­gie­re que se es­ta­blez­ca la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va o el sis­te­ma de cuo­tas pa­ra hom­bres, por ejem­plo, en de­ter­mi­na­das es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas don­de la ma­yo­ría son mu­je­res. La po­lé­mi­ca ha sur­gi­do a raíz de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Dia­rio Mé­di­co con el tí­tu­lo La cri­sis agu­di­za los pro­ble­mas de la fe­mi­ni­za­ción, don­de los pre­si­den­tes de las aso­cia­cio­nes mé­di­cas aler­tan so­bre los in­con­ve­nien­tes que plan­tea la in­cor­po­ra­ción ma­si­va de li­cen­cia­das en pe­dia­tría, gi­ne­co­lo­gía o en­do­cri­no­lo­gía. El ar­gu­men­to es que tie­nen ma­yor ab­sen­tis­mo la­bo­ral por ba­jas ma­ter­na­les y cui­dan a los en­fer­mos y fa­mi­lia­res de­pen­dien­tes, lo cual, en tiem­pos de re­cor­tes, di­fi­cul­ta la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo. ¿Dón­de han ido a pa­rar las bo­ni­tas teo­rías so­bre la con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral y familiar? ¿Por qué no te­men que otras pro­fe­sio­nes, co­mo la en­fer­me­ría o la do­cen­cia, es­tén co­pa­das por mu­je­res? ¿Ven pe­li­grar su po­der o el ma­les­tar mas­cu­lino se de­be a ra­zo­nes más pro­fun­das? Las mu­je­res han si­do las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de las cri­sis eco­nó­mi­cas. En tiem­pos de es­ca­sez son las más afec­ta­das por el des­em­pleo, la re­duc­ción del gas­to pú­bli­co y los ajus­tes en el mer­ca­do la­bo­ral. Los que os­ten­tan cual­quier cla­se de po­der se apro­ve­chan de los ma­los mo­men­tos pa­ra re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do y lle­van a ca­bo una ofen­si­va ideo­ló­gi­ca de am­plio es­pec­tro. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal en una re­cien­te pas­to­ral cul­pa a las mu­je­res y a la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, cu­yos orí­ge­nes se en­cuen­tran en el fe­mi­nis­mo ra­di­cal, de una “des­va­lo­ri­za­ción sin pre­ce­den­tes del ma­tri­mo­nio y de la fa­mi­lia” y de to­das las amar­gu­ras que es­tá vi­vien­do la so­cie­dad es­pa­ño­la.

A pro­pó­si­to de ra­di­ca­lis­mos, les re­co­mien­do, sin la me­nor acri­tud, la lec­tu­ra de La pasión fe­mi­nis­ta de mi vi­da, de Li­dia Fal­cón (Ed. El vie­jo Ti­po) pa­ra que se­pan lo mu­cho que han lu­cha­do las mu­je­res por al­can­zar unos de­re­chos que aho­ra les quie­ren arre­ba­tar. Cuen­ta, de un mo­do ro­tun­do y dra­má­ti­co, me­dio si­glo de ac­ti­vis­mo fe­mi­nis­ta a tra­vés de su pro­pia his­to­ria; la de una mu­jer ter­ca, arries­ga­da, agi­ta­do­ra y li­ber­ta­ria, que no te­me en­fren­tar­se, una por una, a dies­tro y si­nies­tro, con to­das las per­so­nas que con­si­de­ra enemi­gas de la cau­sa que ella si­gue de­fen­dien­do a los 76 años con la mis­ma pasión que a los 23, cuan­do ter­mi­nó la ca­rre­ra de De­re­cho. Su­gie­ro el li­bro de Fal­cón pa­ra en­ten­der por qué, en es­tos tiem­pos de desáni­mo, el fe­mi­nis­mo si­gue vi­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.