La obra so­cial bus­ca nue­vo mo­de­lo

Las su­ce­si­vas re­for­mas fi­nan­cie­ras han obli­ga­do a las ca­jas a idear nue­vos mo­de­los de su­per­vi­ven­cia de la obra so­cial en los pró­xi­mos años.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Tie­ne fu­tu­ro la obra so­cial de las ca­jas de aho­rros? Esa es una de las gran­des pre­gun­tas que ha ge­ne­ra­do la re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra en mar­cha, y cu­ya res­pues­ta ge­né­ri­ca es sí, aun­que con ma­ti­ces. Al pre­si­den­te de La Cai­xa y de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ca­jas de Aho­rros, Isi­dro Fai­né, le gus­ta re­cor­dar siem­pre que tie­ne oca­sión –y si no la tie­ne la pro­vo­ca- que mu­chas de las ca­jas exis­ten­tes en Es­pa­ña na­cie­ron con vo­ca­ción de ser­vi­cio so­cial, no eran bancos al uso, eran otra co­sa. Pe­ro esa reali­dad fi­nan­cie­ra que ha so­bre­vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das ha des­apa­re­ci­do de­fi­ni­ti­va­men­te. Aho­ra su ne­go­cio fi­nan­cie­ro es­tá tras­pa­sa­do a bancos de los de to­da la vi­da y las an­ti­guas ca­jas han que­da­do, en el me­jor de los ca­sos, co­mo ac­cio­nis­tas de esos nue­vos bancos.

Las re­for­mas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol han si­do muy in­ten­sas. La que ini­ció con Ro­drí­guez Za­pa­te­ro la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, Ele­na Sal­ga­do, y que ha con­ti­nua­do el ac­tual equi­po de Ma­riano Ra­joy, li­de­ra­do en es­te ca­so por el ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, han cam­bia­do ra­di­cal­men­te el mun­do de las ca­jas de aho­rros, has­ta el pun­to de con­de­nar­las a ser me­ras fun­da­cio­nes cuan­do no ten­gan al me­nos el 25% del ca­pi­tal de los bancos que han fun­da­do pa­ra tras­pa­sar­les el ne­go­cio fi­nan­cie­ro. Por si es­to fue­ra po­co, el pac­to del Go­bierno es­pa­ñol con la Unión Eu­ro­pea (el fa­mo­so me­mo­ran­do), pa­ra que es­ta apor­te has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sa­near a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con pro­ble­mas, pre­vé en uno de sus pun­tos que las ca­jas pier­dan el con­trol so­bre es­tos bancos.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to en la prác­ti­ca? Pues que aun­que el ban­co del que se tra­te, por ejem­plo Cai­xa­bank, no ne­ce­si­te ayu­da ex­ter­na, su prin­ci­pal ac­cio­nis­ta –en es­te ca­so La Cai­xa- de­be­rá ce­der la ma­yo­ría del ca­pi­tal a otros in­ver­so­res ex­ter­nos. Las re­for­mas fi­nan­cie­ras ha­bían pre­vis­to que la obra so­cial de las ca­jas se ali­men­ta­ra con los di­vi­den­dos que per­ci­bi­rían co­mo ac­cio­nis­tas de los be­ne­fi­cios de los bancos que han crea­do. Pe­ro si aun es­tan­do sa­nos de­ben ce­der la ma­yo­ría, es­to su­po­ne que el di­vi­den­do tam­bién dis­mi­nui­rá, por­que ten­drán me­nos ac­cio­nes por las que co­brar su par­te del be­ne­fi­cio con­se­gui­do. Es­to, sin em­bar­go, y se­gún los da­tos de las pro­pias ca­jas, no se­ría un pro­ble­ma in­sal­va­ble.

Cam­bio de es­ce­na­rio.

De acuer­do con di­chos da­tos, a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da, en épo­cas de bo­nan­za y de cri­sis, la me­dia que las ca­jas han des­ti­na­do de sus be­ne­fi­cios a la obra so­cial ha os­ci­la­do en­tre el 20% y el 27%. Cuan­do ac­tua­ban co­mo en­ti­da­des fi­nan­cie­ras la ley les obli­ga­ba a des­ti­nar co­mo mí­ni­mo el 50% de sus be­ne­fi­cios a ha­cer una hu­cha de pro­vi­sio­nes por si des­pués las co­sas se po­nían peor. Pe­ro nun­ca des­ti­na­ron la mi­tad de sus ga­nan­cias a la obra so­cial, aun­que si se mi­ra ca­so por ca­so ha­bía gran­des di­fe­ren­cias en­tre ca­jas. To­do es­to quie­re de­cir que con una si­tua­ción eco­nó­mi­ca co­mo la an­te­rior, aun­que las ca­jas hu­bie­ran tras­pa­sa­do su ne­go­cio a bancos nue­vos, so­lo con ob­te­ner en­tre el 20% y el 27% de sus be­ne­fi­cios en di­vi­den­dos po­drían man­te­ner la obra so­cial sin mer­ma al­gu­na de sus apor­ta­cio­nes. Lo que ocu­rre es que la reali­dad ha cam­bia­do y al­gu­nas de es­tas gran­des ca­jas han en­tra­do en pér­di­das o han si­do na­cio­na­li­za­das.

A to­do es­to hay que su­mar­le el he­cho de que las nue­vas exi­gen­cias de sol­ven­cia apro­ba­das por el Go­bierno y va­li­da­das por la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA), que ser­vi­rán de ba­se pa­ra sa­ber qué en­ti­da­des ne­ce­si­tan ayu­da y cuá­les no, de­ja a la ma­yor par­te de los bancos crea­dos por las ca­jas en una si­tua­ción que, bien por ha­ber si­do ayu­da­dos, o bien por­que han te­ni­do que des­ti­nar ca­si to­dos sus re­cur­sos dis­po­ni­bles a no pe­dir la ayu­da, ter­mi­na­rán 2012 con muy po­co o nin­gún be­ne­fi­cio que re­par­tir. Un ejem­plo al­go dra­má­ti­co es el de Ca­ja Ma­drid. Es­ta en­ti­dad, que tras­pa­só su ne­go­cio a Ban­kia, ha­bía pre­vis­to des­ti­nar es­te año más de 60 mi­llo­nes de eu­ros a la obra so­cial pro­ce­den­tes de su par­ti­ci­pa­ción en los be­ne­fi­cios de la pro­pia Ban­kia. Sin em­bar­go, tras ser na­cio­na­li­za­da y ser rehe­chas sus cuen­tas, re­sul­ta que Ca­ja Ma­drid so­lo tu­vo pér­di­das en 2011. ¿Qué pa­sa­rá aho­ra?

Ejem­plos co­mo es­te se mul­ti­pli­can. La Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM)

ha si­do ab­sor­bi­da por el Ban­co Sa­ba­dell y ya no ten­drá di­vi­den­dos por be­ne­fi­cios. Ban­ca­ja, Ca­ja de Ávi­la, Ca­ja de Se­go­via, Ca­ja Rio­ja, In­su­lar de Ca­na­rias y Cai­xa Laie­ta­na, to­das ex ac­cio­nis­tas de Ban­kia, se que­dan tam­bién sin di­vi­den­dos des­pués de la na­cio­na­li­za­ción. Un­nim (fu­sión de Cai­xa Man­lleu, Un­nim Cai­xa Sa­ba­dell y Cai­xa Te­rras­sa) ha si­do ab­sor­bi­da por BBVA. Por su par­te, Ban­ca Cí­vi­ca (fu­sión de Ca­ja Ca­na­rias, Ca­ja­sol, Ca­ja Bur­gos y Ca­ja Na­va­rra) for­ma par­te aho­ra de Cai­xa­bank y no tie­nen prác­ti­ca­men­te par­ti­ci­pa­ción en los be­ne­fi­cios. Ca­ja In­ma­cu­la­da, Ca­ja Círcu­lo y Ca­ja Ba­da­jos, for­ma­ron Ca­ja 3, que aho­ra es par­te de Iber­ca­ja. Y No­va Ga­li­cia (fu­sión de Cai­xa no­va y Cai­xa Ga­li­cia) es­tá en pro­ce­so de subas­ta por par­te del Es­ta­do des­pués de ha­ber si­do na­cio­na­li­za­da, al igual que le ocu­rre a Ca­ta­lun­ya Cai­xa, na­ci­da de la fu­sión de Cai­xa Ca­ta­lun­ya, Cai­xa Ta­rra­go­na y Cai­xa Man­re­sa. Tam- bién es­tá a la es­pe­ra de ven­ta por par­te del Es­ta­do.

Fuen­tes de in­gre­sos.

El pa­no­ra­ma, pues, no pin­ta bien pa­ra to­das las obras so­cia­les que man­te­nían es­tas ca­jas y que han de­fen­di­do co­mo se­ñas de iden­ti­dad de su cer­ca­nía a las zo­nas geo­grá­fi­cas en las que ope­ra­ban. Su des­apa­ri­ción de un día pa­ra otro crea­ría más de un pro­ble­ma, ya que es­ta ac­ti­vi­dad man­tie­ne vi­vos, se­gún la CECA, 128.000 em­pleos. La so­lu­ción es­tá en bus­car nue­vos sis­te­mas de ha­cer lle­gar el di­ne­ro y ra­cio­na­li­zar sus fun­cio­nes y, so­bre to­do, su dis­po­ni­bi­li­dad gra­tui­ta en to­do. No es lo mis­mo co­brar por una ex­po­si­ción que dar una ayu­da pa­ra la crea­ción de un em­pleo pa­ra al­guien con dis­ca­pa­ci­dad o apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a una fa­mi­lia sin re­cur­sos.

La pro­pia pre­sen­ta­ción del úl­ti­mo ba­lan­ce de obra so­cial de las ca­jas da-

El pa­tro­ci­nio di­rec­to y el co­bro por al­gu­nas ac­ti­vi­da­des pue­den sal­var la fal­ta de in­gre­sos or­di­na­rios Las ca­jas se re­sis­ten a per­der una se­ña de iden­ti­dad que pue­den con­ser­var con cam­bios

ba al­gu­nas pis­tas: “Lle­ga­do es­te pun­to –de­cía re­fi­rién­do­se a la pro­ce­den­cia de los re­cur­sos-, hay que di­fe­ren­ciar en­tre la do­ta­ción y la in­ver­sión en obra so­cial. Es­ta di­fe­ren­cia es­tri­ba en que la pri­me­ra pro­ce­de de la dis­tri­bu­ción del be­ne­fi­cio anual; mien­tras que la se­gun­da ha­ce re­fe­ren­cia a la in­ver­sión rea­li­za­da en ca­da ejer­ci­cio. De es­ta ma­ne­ra, es ha­bi­tual que la in­ver­sión su­pere a la do­ta­ción; ya que, a los fon­dos de par­ti­da, se aña­den los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por la pro­pia obra so­cial o por las apor­ta­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias que pue­dan ha­cer las ca­jas”. Co­mo pue­de ver­se, ya ha­bía dis­tin­tas fuen­tes pa­ra lle­gar al mis­mo fin. Pe­ro aho­ra las ca­jas no po­drán ha­cer apor­ta­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, sen­ci­lla­men­te por­que o es­tán do­tan­do pro­vi­sio­nes, o di­rec­ta­men­te tie­nen pér­di­das, o no cuen­tan con re­cur­sos.

Y el pre­si­den­te de la CECA, Isi­dro Fai­né ya apos­ta­ba en esa mis­ma pre­sen­ta­ción de ci­fras por al­go dis­tin­to. “Co­mo ocu­rre tam­bién con las pro­pias ca­jas –de­cía-, en el fu­tu­ro habrá pro­ba­ble­men­te di­ver­sos mo­de­los de ges­tión de obra so­cial, siem­pre vin­cu­la­dos a nues­tras en­ti­da­des; pe­ro se man­ten­drá lo esen­cial: el com­pro­mi­so en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas so­cia­les y en la eli­mi­na­ción de la de­sigual­dad”. ¿En qué con­sis­ten esos nue­vos mo­de­los? Se­gún ha po­di­do sa­ber Tiem­po, una de las vías se­rá el pa­tro­ci­nio. Al igual que aho­ra los bancos gas­tan una par­te de sus fon­dos en pro­mo­cio­nar even­tos, los que han he­re­da­do el ne­go­cio fi­nan­cie­ro de las ca­jas po­drán de­di­car al­gún di­ne­ro a fi­nan­ciar las fun­da­cio­nes que sos­ten­drán la obra so­cial.

Ade­más, has­ta aho­ra las pro­pias ac­ti­vi­da­des de la obra so­cial re­por­ta­ban has­ta un 25% de los in­gre­sos. Es­tos, pro­ve­nien­tes de co­sas co­mo co­brar en­tra­das en mu­seos u obras cul­tu­ra­les, pue­den ser otra fuen­te de fi­nan­cia­ción. Nue­vos tiem­pos, nue­vos mo­de­los.

De­fen­sa. Isi­dro Fai­né, pre­si­den­te de La Cai­xa y de la CECA, ha de­fen­di­do an­te la mi­nis­tra Ana Ma­to el pa­pel de la obra so­cial de las ca­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.