La des­pe­na­li­za­ción de las drogas vuel­ve al debate

La su­ge­ren­cia de va­rios pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la pro­pues­ta for­mal de Uru­guay y la opinión de la ma­yo­ría de ex­per­tos de­ja prác­ti­ca­men­te so­lo a Es­ta­dos Uni­dos.

Tiempo - - MUNDO - POR JOR­GE VA­LE­RO

Nin­gún plan de com­ba­te so­bre­vi­ve el pri­mer con­tac­to con el enemi­go, di­cen los ma­nua­les mi­li­ta­res. Más aún, si el plan ha da­do pocos re­sul­ta­dos en cua­tro dé­ca­das, co­mo en el ca­so de la gue­rra con­tra las drogas, el cam­bio de es­tra­te­gia pue­de ser un im­pe­ra­ti­vo.

La­ti­noa­mé­ri­ca, la re­gión del pla­ne­ta que más su­fre el da­ño de la pro­duc­ción y el trá­fi­co de drogas, ha ro­to el ta­bú y sus ex­per­tos, an­ti­guos man­da­ta­rios y di­ri­gen­tes ac­tua­les pi­den le­ga­li­zar, o al me­nos des­cri­mi­na­li­zar (de­jar de cas­ti­gar pe­nal­men­te) su con­su­mo.

En la pa­sa­da Cum­bre de las Amé­ri­cas, ce­le­bra­da el pa­sa­do abril en Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia), el pre­si­den­te de EEUU, Ba­rack Oba­ma, se en­con­tró con la pe­ti­ción de sus ve­ci­nos del sur pa­ra en­men­dar la gue­rra con­tra las drogas pues­ta en mar­cha por Ri­chard Nixon. Tal fue la pre­sión la­ti­na que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano se mos­tró abier­to a de­ba­tir. Eso sí, Oba­ma de­jó cla­ro que “la le­ga­li­za­ción no es la res­pues­ta”.

Es de­cir, de­trás de es­ta puer­ta abier­ta a la dis­cu­sión, pocos cam­bios se pue­den es­pe­rar por­que, co­mo ex­pli­ca a Tiem­po un al­to car­go de la Ca­sa Blanca, “no cree­mos que la le­ga­li­za­ción va­ya a so­lu­cio­nar el cri­men tras­na­cio­nal” aso­cia­do al mun­do de la dro­ga. “EEUU ha acep­ta­do par­ti­ci­par en los es­fuer­zos pa­ra iden­ti­fi­car apro­xi­ma­cio­nes al­ter­na­ti­vas, pe­ro tam­bién ha de­ja­do cla­ro que se po­si­cio­na­rá sin de­mo­ra con­tra la des­pe­na­li­za­ción y le­ga­li­za­ción. Amé­ri­ca La­ti­na ten­drá que to­mar el li­de­raz­go en el te­ma de la dro­ga”, se­ña­la Pe­ter Ha­kim del In­ter-Ame­ri­can Dia­lo­gue.

Y así lo ha he­cho, con un gran gol­pe de efec­to. Ape­nas dos me­ses des­pués del pri­mer avi­so cla­ro de Car­ta­ge­na, el pre­si­den­te de Uru­guay, Jo­sé Múgica, anun­ció su in­ten­ción de le­ga­li­zar la ma­rihua­na. Se­gún su pro­pues­ta, que aún tie­ne que pa­sar por el Par­la­men­to, la pro­duc­ción del can­na­bis se­rá un mo­no­po­lio es­ta­tal, que po­drán usar los uru­gua­yos que se ins­cri­ban en una lis­ta del Go­bierno pa­ra con­tro­lar su con­su­mo, y que no po­drá ser ma­yor de 30 gra­mos al mes. Con es­ta me­di­da, Mú­ji­ca pre­ten­de que los has­ta 75 mi­llo­nes de dó­la­res que ob­tie­nen los nar­co­tra­fi­can­tes va­yan al Es­ta­do pa­ra de­di­car­los a la prevención y el tra­ta­mien­to de los dro­go­de­pen­dien­tes.

Mi­ni­mi­zar su im­pac­to.

Es­te es pre­ci­sa­men­te uno de los ar­gu­men­tos que los pro­le­ga­li­za­ción han es­gri­mi­do. Los 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res que la ONU es­ti­ma que se ob­tie­nen en el ne­go­cio de las drogas se po­drían des­ti­nar a mi­ni­mi­zar su im­pac­to en la so­cie­dad. Es de­cir, tra­tar el pro­ble­ma de las drogas co­mo un asun­to de sa­lud pú­bli­ca y no de se­gu­ri­dad, el cam­bio fun­da­men­tal que ya pi­dió en 2009 la Co­mi­sión La­ti­noa­me­ri­ca­na so­bre Drogas y De­mo­cra­cia. Li­de­ra­da por los ex­pre­si­den­tes Fernando Hen­ri­que Car­do­so (Bra­sil), Er­nes­to Ze­di­llo (Mé­xi­co) y Cé­sar Ga­vi­ria (Co­lom­bia), es­ta co­mi- sión no so­lo acor­dó es­te gi­ro co­per­ni­cano, sino tam­bién que EEUU rea­li­za­ra un ma­yor es­fuer­zo en re­du­cir la de­man­da en su te­rri­to­rio y, so­bre to­do, la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na y otras drogas. Des­de en­ton­ces, otros ex­pre­si­den­tes, co­mo el es­pa­ñol Fe­li­pe Gon­zá­lez, y otros que ac­tual­men­te ocu­pan el car­go se han su­ma­do a es­ta po­si­ción. Ade­más del gua­te­mal­te­co Pé­rez Mo­li­na, la idea tie­ne la simpatía de la di­ri­gen­te de Cos­ta Ri­ca, Lau­ra Chin­chi­lla, mien­tras que en Bra­sil y Ar­gen­ti­na tam­bién dis­cu­ten de mo­men­to le­yes pa­ra des­pe­na­li­zar el con­su­mo per­so­nal de to­do ti­po de sus­tan­cias. Por su par­te, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Co­lom­bia ha fa­lla­do a fa­vor de des­pe­na­li­zar la po­se­sión de can­ti­da­des li­mi­ta­das de ma­rihua­na y co­caí­na, e in­clu­so su pre­si­den­te, Juan Manuel San­tos, tam­bién es­tá a fa­vor del debate de la le­ga­li­za­ción si otros paí­ses to­man la ini­cia­ti­va.

¿Por qué aho­ra es­te em­pu­je? Co­mo ex­pli­ca Ha­kim, el au­men­to del cri­men y la vio­len­cia re­la­cio­na­da con la dro­ga du­ran­te la pa­sa­da dé­ca­da han si­tua­do el te­ma en el cen­tro de la me­sa de los man­da­ta­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Y tras años de ob­viar un asun­to que preo­cu­pa­ba más a sus ve­ci­nos grin­gos del nor­te, se han da­do cuen­ta de que “las po­lí­ti­cas de EEUU con­tra las drogas no so­lo han si­do inefec­ti­vas, sino que han con­tri­bui­do di­rec­ta­men­te a sus pro­ble­mas”. La pos­tu­ra mi­li­ta­ris­ta se­gui­da por al­gu­nos de es­tos go­bier­nos a re­bu­fo de Washington, co­mo el de Fe­li­pe Cal­de­rón en

Uru­guay pre­ten­de le­ga­li­zar la ma­rihua­na y que los con­su­mi­do­res se ins­cri­ban en una lis­ta pú­bli­ca

Mé­xi­co, so­lo ha agra­va­do el con­flic­to. Des­de 2006, han muer­to en el país más de 60.000 per­so­nas.

La pos­tu­ra pro­le­ga­li­za­ción tam­bién em­pie­za a ga­nar res­pal­dos en EEUU, aun­que to­da­vía se es­tá le­jos de equi­li­brar la ba­lan­za. Al­gu­nos ex­per­tos y aca­dé­mi­cos en es­te país creen que ya ha lle­ga­do el mo­men­to de de­ba­tir con se­rie­dad, al me­nos, la des­pe­na­li­za­ción de las drogas y la le­ga­li­za­ción de al­gu­nas de ellas, co­mo la ma­rihua­na. Ase­so­res pa­ra la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do in­clu­so se­ña­lan a es­ta re­vis­ta que es “cues­tión de tiem­po” an­tes de que se abor­de la des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na. En al­gu­nos es­ta­dos, co­mo en Ca­li­for­nia, ya son ma­yo­ría los ciu­da­da­nos a fa­vor de la le­ga­li­za­ción.

Sin em­bar­go, es­tos mis­mos ase­so­res co­men­tan, fue­ra de mi­cró­fo­nos que “de­be­ría­mos ser más rea­lis­tas, y re­cor­dar la ley se­ca”. A pe­sar de que la ley se­ca dis­pa­ra­ró la gue­rra de las ma­fias, sí se re­du­jo drás­ti­ca­men­te el nú­me­ro de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el al­cohol en aque­llos años. Ade­más, el con­sen­so de los que se opo­nen a la le­ga­li­za­ción su­bra­yan que al fa­ci­li­tar el ac­ce­so, el con­su­mo se dis­pa­ra­ría, e iría en con­tra de las po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­cas en las que pre­ci­sa­men­te se pre­ten­de li­mi­tar el con­su­mo de al­cohol y ta­ba­co. Hay que “des­mi­ti­fi­car la des­pe­na­li­za­ción y la le­ga­li­za­ción”, di­cen a es­ta re­vis­ta al­tas fuen­tes de la Ca­sa Blanca.

La ex­pe­rien­cia eu­ro­pea de­ja una ex­pe­rien­cia mix­ta. En el Vie­jo Con­ti­nen­te la des­pe­na­li­za­ción (sin san­cio­nes o con pe­que­ñas mul­tas, pe­ro no con el Có­di­go Pe­nal) es­tá bas­tan­te ex­ten­di­da. El con­su­mo no se ha dis­pa­ra­do en Ho­lan­da

En 2009, Na­cio­nes Uni­das de­ci­dió man­te­ner la es­tra­te­gia ac­tual al me­nos otra dé­ca­da más

en­tre sus jó­ve­nes, el país más to­le­ran­te con el con­su­mo de can­na­bis, res­pec­to a otros paí­ses. Más aún, des­de que en 2001 Por­tu­gal de­ci­die­ra des­pe­na­li­zar la po­se­sión y el uso de cual­quier dro­ga, la pre­va­len­cia en el con­su­mo de ca­si cual­quier sus­tan­cia de los jó­ve­nes en­tre 13 y 18 años dis­mi­nu­yó en los cin­co años si­guien­tes a la apro­ba­ción de la ley. Sin em­bar­go, Es­pa­ña, que no cas­ti­ga la po­se­sión pa­ra uso pri­va­do, tie­ne uno de los por­cen­ta­jes más ele­va­dos de con­su­mo de la UE. Lu­xem­bur­go, Bél­gi­ca, Ale­ma­nia, Es­lo­ve­nia o Es­to­nia tam­po­co per­si­guen con el Có­di­go Pe­nal la po­se­sión y con­su­mo de drogas.

Acuer­dos en el seno de la ONU.

Aun­que la po­lí­ti­ca an­ti­dro­gas en la UE es res­pon­sa­bi­li­dad de los Es­ta­dos miem­bros, el pró­xi­mo se­mes­tre se re­vi­sa­rá su es­tra­te­gia co­mún. Has­ta aho­ra los eu­ro­peos no han de­ba­ti­do los pa­sos da­dos por La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro la por­ta­voz de Jus­ti­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Mi­na An­dree­va, opi­na que “la UE y sus Es­ta­dos miem­bros de­be­rían li­de­rar el debate so­bre la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma de con­trol de drogas de las Na­cio­nes Uni­das y su fu­tu­ro”, da­das las dos dé­ca­das de po­lí­ti­cas equi­li­bra­das que han ser­vi­do de mo­de­lo a otras re­gio­nes.

En Es­pa­ña, el de­le­ga­do del Go­bierno pa­ra el Plan Na­cio­nal So­bre Drogas, Fran­cis­co Ba­bín, con­tem­pla “con in­te­rés” los pa­sos da­dos en La­ti­noa­mé­ri­ca “con el fir­me con­ven­ci­mien­to de que de­be pro­ce­der­se a una se­ria re­vi­sión de la evi­den­cia exis­ten­te”. Eso sí, se po­si­cio­na cla­ra­men­te en con­tra de la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na por­que “no se pue­de es­ti­mu­lar un ne­go­cio a cos­ta de la sa­lud pú­bli­ca”. Y aclara que cual­quier re­vi­sión que se ha­ga en cual­quier re­gión del pla­ne­ta de­be res­pe­tar las con­ven­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das en ma­te­ria de drogas.

En es­te pun­to coin­ci­den la ma­yo­ría de ex­per­tos, que pi­den acuer­dos en el seno de la ONU, ya que los pa­sos uni­la­te­ra­les co­mo el de Uru­guay, que vio­la los acuer­dos de las Na­cio­nes Uni­das, so­lo pro­vo­ca­rían des­equi­li­brios en el sis­te­ma glo­bal. En 2009, Na­cio­nes Uni­das de­ci­dió man­te­ner la es­tra­te­gia ac­tual al me­nos otra dé­ca­da. El debate so­bre su fu­tu­ro aca­ba de em­pe­zar.

Con­su­mo. Va­rios ma­ni­fes­tan­tes par­ti­ci­pan en una mar­cha pa­ra apo­yar la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na en Me­de­llín (Co­lom­bia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.