La ma­rihua­na ca­se­ra se abre pa­so en Es­pa­ña

El au­to­cul­ti­vo cre­ce en nues­tro país im­pul­sa­do por los clu­bes de fu­ma­do­res y la fi­gu­ra del “con­su­mo com­par­ti­do”, des­pe­na­li­za­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Tiempo - - MUNDO - POR P. GAR­CÍA

“con la ma­rihua­na no te ha­ces ri­co. No es un ne­go­cio. Yo lo ha­go por­que me gus­ta fu­mar y así me sa­le mu­cho más ba­ra­ta, y a mis ami­gos tam­bién”. Ha­bla Aleix, que en reali­dad no es Aleix. Su nom­bre per­ma­ne­ce­rá en el ano­ni­ma­to por­que es­te jo­ven de 30 años tie­ne “mie­do” de que el fron­do­so se­cre­to que guar­da en dos de las cin­co ha­bi­ta­cio­nes de su ca­sa “sea ile­gal”. Aun­que “la ver­dad, no es­toy muy se­gu­ro”. En su do­mi­ci­lio de Lérida (en la ima­gen), las ma­ce­tas de ma­rihua­na ocu­pan el lu­gar de lo que de­be­ría ser una ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos. De­ce­nas. Cuan­do cre­cen, Aleix las po­da y las se­ca: 100 gra­mos pa­ra Pa­co, 50 pa­ra Juan, otros 50 pa­ra Juan...

Aleix po­dría pa­re­cer un ca­me­llo. To­do lo con­tra­rio. “Ade­más de mis ami­gos, va­rias aso­cia­cio­nes vie­nen a re­co­ger par­te de la pro­duc­ción. Quie­ro mon­tar una o apun­tar­me a un club en cuan­to pa­se el ve­rano. Ya me he in­for­ma­do y no va a ha­ber pro­ble­mas”.

En prin­ci­pio no los habrá. ¿La ra­zón? Que las aso­cia­cio­nes con clu­bes de fu­ma­do­res es­tán en au­ge en los úl­ti­mos cua­tro años en Es­pa­ña, y Ca­ta­lu­ña -que aca­pa­ra el 70% de las se­mi­llas y ma­te­rial pro­ve­nien­te del ex­tran­je­ro ne­ce­sa­rio pa­ra cul­ti­var ma­rihua­na de in­te­rio­res, jun­to con el País Vas­co, la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma don­de más han cre­ci­do, lle­gan­do a al­can­zar en al­gu­nas oca­sio­nes los 5.000 s0cios. Es el ca­so de Abcda, la Aso­cia­ción Bar­ce­lo­ne­sa Can­ná­bi­ca de Au­to­con­su­mo, que apa­dri­na el pro­yec­to de plan­ta­cio­nes en mu­ni­ci­pios plan­tea­do por el Ayun­ta­mien­to de La Ras­que­ra y blo­quea­do a día de hoy por la jus­ti­cia ca­ta­la­na. Co­mo Abcda, en Ca­ta­lu­ña más de 200 aso­cia­cio­nes can­ná­bi­cas so­bre­vi­ven le­gal­men­te gra­cias a la fi­gu­ra del “con­su­mi­dor com­par­ti­do”, fi­gu­ra des­pe­na­li­za­da en la que el Tri­bu­nal Su­pre­mo se ha ba­sa­do en al­gu­na oca­sión y que se apo­ya en una de las sen­ten­cias pio­ne­ras en Es­pa­ña en ma­te­ria de can­na­bis: en 2006 la Au­dien­cia Pro­vin­cial del País Vas­co or­de­nó la de­vo­lu­ción de una se­rie de plan­tas de ma­rihua­na in­cau­ta­das a la aso­cia­ción Pan­nagh de Bil­bao. Fue la pri­me­ra vez que al­go así ocu­rría en Es­pa­ña. Aque­lla sen­ten­cia sen­tó ju­ris­pru­den­cia y seis años des­pués, el pa­sa­do mes de mar­zo, el Par­la­men­to vas­co apro­bó por una­ni­mi­dad la cons­ti­tu­ción de una po­nen­cia pa­ra re­gu­lar la ac­ti­vi­dad de es­tos clu­bes so­cia­les de can­na­bis.

Ar­ma­rios de cul­ti­vo.

La reali­dad es cru­da. La cri­sis aprie­ta y los con­su­mi­do­res de ma­rihua­na no son una ex­cep­ción. Mu­chos no tie­nen tiem­po o es­pa­cio o per­mi­so de sus com­pa­ñe­ros de pi­so pa­ra po­ner en mar­cha un sis­te­ma de au­to­cul­ti­vo ca­se­ro, así que si­guen fu­man­do de lo que com­pran a ca­me­llos y tra­fi­can­tes: en la ca­lle un gra­mo de ma­rihua­na cues­ta unos 7 eu­ros.

Pa­ra mon­tar un ar­ma­rio de ma­rihua­na bas­ta con un presupuesto no muy ambicioso de 400 eu­ros a gas­tar en­tre el kit de luz -las bom­bi­llas de cre­ci­mien­to y las de flo­ra­ción-, los sis­te­ma de ex­trac­ción y de ven­ti­la­ción, ter­mó­me­tros, ties­tos, tie­rras y se­mi­llas. Un me­tro y me­dio cua­dra­do de su­per­fi­cie equi­va­le a unas diez plan­tas, y un ar­ma­rio de ta­ma­ño es­tán­dar pue­de pro­du­cir de 450 a 600 gra­mos ca­da dos me­ses. Ese es el má­xi­mo ren­di­mien­to de la ma­rihua­na. A par­tir de ahí, cuan­to más gran­de sea el ar­ma­rio, más gra­mos a re­co­lec­tar. La ma­rihua­na de in­te­rior se abre pa­so en nues­tro país. Con­tra la cri­sis, lle­gan los cul­ti­vos ca­se­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.