La cri­sis se aso­ma al de­sier­to

Las con­se­cuen­cias de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña azo­tan los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos saha­rauis, que de­pen­den en gran me­di­da de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

Tiempo - - MUNDO - POR AN­TO­NIO DÍAZ

en la re­gión de tin­duf (Ar­ge­lia), el lu­gar más in­hós­pi­to del de­sier­to del Sáha­ra, don­de se exilian des­de ha­ce 37 años los saha­rauis que hu­yen de la ocu­pa­ción ma­rro­quí, co­mien­zan a sen­tir­se, mul­ti­pli­ca­das, las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra mun­dial. La sub­sis­ten­cia de es­tos re­fu­gia­dos de­pen­de ca­si ex­clu­si­va­men­te de la ayu­da internacional y los prin­ci­pa­les do­nan­tes, des­pués de Ar­ge­lia, son Es­pa­ña e Ita­lia, dos de los paí­ses eu­ro­peos que más es­tán pa­de­cien­do la com­pli­ca­da co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ac­tual.

El pri­mer mi­nis­tro de la Re­pú­bli­ca Ára­be Saha­raui De­mo­crá­ti­ca (RASD), Ab­del­ka­der Ta­leb Omar, sin­te­ti­za pa­ra es­ta re­vis­ta la re­per­cu­sión de la si­tua­ción es­pa­ño­la en es­ta na­ción sin Es­ta­do: “Es­pa­ña apor­ta más que Ac­nur o el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos”. La co­la­bo­ra­ción pro­vie­ne, en gran me­di­da, de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Coope­ra­ción Internacional pa­ra el Desa­rro­llo (Ae­cid), pe­ro tie­nen mu­cho pe­so las ayu­das que des­ti­nan par­ti­cu­la­res, ayun­ta­mien­tos, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y ONG es­pa­ño­las. To­da una red so­li­da­ria que se de­bi­li­ta pro­gre­si­va­men­te a cau­sa de los re­cor­tes y las me­di­das de aus­te­ri­dad.

La es­ca­sez de ali­men­tos bá­si­cos ha dis­pa­ra­do los ca­sos de malnu­tri­ción in­fan­til -un 30% de los me­no­res de 5 años- y de anemia en las em­ba­ra­za­das -un 56%–. Ac­nur, la agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos, ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te un in­for­me en el que ad­vier­te que unas 90.000 per­so­nas de las cer­ca de 160.000 que vi­ven en los cam­pa­men­tos saha­rauis -no exis­te un cen­so de­fi­ni­ti­vo- pa­de­cen una si­tua­ción crí­ti­ca. De acuer­do con los da­tos que ma­ne­jan las ONG que tra­ba­jan en los cam­pa­men­tos, se ne­ce­si­ta­rían co­mo mí­ni­mo 25 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de los saha­rauis y el presupuesto de que dis­po­ne Ac­nur pa­ra es­te año es de 6,8 mi­llo­nes.

El cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Daj­la es el más ale­ja­do de los cua­tro le­van­ta­dos por los saha­rauis cuan­do hu­ye­ron de la ocu­pa­ción de su te­rri­to­rio en 1975 y el que más di­fi­cul­ta­des afron­ta. En el hos- pi­tal pro­vin­cial de es­ta wi­la­ya -nom­bre que reciben es­tos cam­pa­men­tos- no so­lo es­ca­sean las me­di­ci­nas: no que­da nin­gún mé­di­co y to­das las con­sul­tas de­pen­den de los en­fer­me­ros y de las co­mi­sio­nes es­pa­ño­las vo­lun­ta­rias, que via­jan a es­te lu­gar va­rias se­ma­nas al año. Los ca­sos de ma­yor ur­gen­cia se de­ri­van a Ra­bu­ni, la ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de los cam­pos de re­fu­gia­dos, y, en oca­sio­nes ex­cep­cio­na­les, al hos­pi­tal mi­li­tar ar­ge­lino. Pe­ro la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria es in­su­fi­cien­te pa­ra cu­brir to­das sus ne­ce­si­da­des.

Obs­tácu­los a la coope­ra­ción.

A los em­ba­tes de la cri­sis se ha su­ma­do otro fac­tor ines­pe­ra­do: el se­cues­tro, a fi­na­les del pa­sa­do mes de oc­tu­bre, de los coope­ran­tes es­pa­ño­les Ain­hoa Fer­nán­dez y En­ric Gon­ya­lons y la ita­lia­na Ro­se­lla Urra, reivin­di­ca­do por el Mo­vi­mien­to Yihad en Áfri­ca del Oes­te. Ocho me­ses des­pués, el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y de Coope­ra­ción man­tie­ne la dis­cre­ción en torno a las ac­cio­nes que lle­va a ca­bo pa­ra no en­tor­pe­cer su li­be­ra­ción, y la incertidumbre so­bre la se­gu­ri­dad ha su­pues­to otro obs­tácu­lo pa­ra la lle­ga­da de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

El go­ber­na­dor de Daj­la, Sa­lem Leb­sir, tie­ne la cer­te­za de que el se­cues­tro pre­ten­día da­ñar los nexos hu­ma­ni­ta­rios de los saha­rauis. “Han que­ri­do ha­cer­nos da­ño en ese sen­ti­do y lo han con­se­gui­do, por­que ha dis­mi­nui­do el in­te­rés por ve­nir aquí y ha li­mi­ta­do la li­bre mo­vi­li­dad que te­nía­mos”.

A pe­sar de es­ta ame­na­za, du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de ma­yo se ce­le­bró en es­te asen­ta­mien­to la no­ve­na edi­ción del Fi­Saha­ra, un fes­ti­val de ci­ne con­ce­bi­do pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a la cau­sa saha­raui, con­tri­buir eco­nó­mi­ca­men­te al man­te­ni­mien­to del cam­pa­men­to y apor­tar unos días de so­laz a los re­fu­gia­dos. Du­ran­te el cer­ta­men se tri­pli­ca­ron las me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar otro asal­to, un cos­te aña­di­do que Leb­sir jus­ti­fi­ca con ro­tun­di­dad: “Aun­que so­lo ha­ya un ex­tran­je­ro, es­ta­re­mos vi­gi­lan­tes. No po­de­mos per­mi­tir que ocu­rra otra vez”.

Tras ca­si cua­tro dé­ca­das va­ra­dos en el de­sier­to, las dos úl­ti­mas trans­cu­rri­das en paz a la es­pe­ra de que se cum­pla su as­pi­ra­ción -ava­la­da por Na­cio­nes Uni­das- de vol­ver al Sáha­ra Oc­ci­den­tal, las re­per­cu­sio­nes de la cri­sis es­tán po­nien­do en cues­tión la es­tra­te­gia del Fren­te Po­li­sa­rio, al fren­te del Go­bierno de la RASD. El pri­mer mi­nis­tro, Ta­leb Omar, cons­cien­te de las du­das, así lo ex­pre­sa: “Hay quien se re­plan­tea vol­ver a em­pu­ñar las ar­mas, pe­ro es ne­ce­sa­rio que se man­ten­ga un cli­ma de con­sen­so y que no se ali­men­te la vio­len­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.