Oba­ma-rom­ney: el due­lo de las dos Amé­ri­cas

Que­dan tres me­ses y me­dio pa­ra la cita con las ur­nas, has­ta en­ton­ces los can­di­da­tos no ten­drán un so­lo día de re­po­so. Dos mo­de­los de so­cie­dad van a en­fren­tar­se a ca­ra de pe­rro, y po­si­ble­men­te habrá jue­go su­cio en­tre bas­ti­do­res.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Ya es­tán los dos co­rrien­do por los si­nuo­sos ca­mi­nos que lle­van a la Ca­sa Blanca, pe­ro so­lo a uno se le abri­rán sus puer­tas el pró­xi­mo 6 de no­viem­bre, fe­cha en la que los nor­te­ame­ri­ca­nos tie­nen la gran cita con las ur­nas. El due­lo pro­me­te ser apa­sio­nan­te, ya que los re­sul­ta­dos son im­pre­vi­si­bles. En to­dos los son­deos apa­re­ce Ba­rack Oba­ma con una li­ge­ra ven­ta­ja de tres a seis pun­tos, un por­cen­ta­je mí­ni­mo en es­tos pri­me­ros pa­sos de cam­pa­ña y que pue­de vol­ver­se en con­tra con cual­quier pa­so en fal­so. Los ros­tros de las dos Amé­ri­cas es­tán cla­ra­men­te definidos, tan­to que más que las ca­ras de una mis­ma mo­ne­da pa­re­cen dos mo­ne­das di­fe­ren­tes.

La uni­ver­si­dad de Quin­ni­piac, en el es­ta­do de Con­nec­ti­cut, ha pu­bli­ca­do una en­cues­ta que nos da una radiografía del ma­pa so­cio­ló­gi­co que apo­ya a ca­da uno de los can­di­da­tos. Oba­ma su­pera a Rom­ney en vein­te pun­tos en­tre las pa­re­jas no ca­sa­das, mien­tras que Rom­ney su­pera a Oba­ma en tre­ce pun­tos en­tre los ca­sa­dos. Gen­te de or­den la de Rom­ney. Las mu­je­res pre­fie­ren a Oba­ma, así co­mo los ho­mo­se­xua­les, los jó­ve­nes y los an­cia­nos. Tam­bién los de ren­tas más ba­jas se in­cli­nan por el ac­tual pre­si­den­te: los ne­gros, los in­dios ame­ri­ca­nos y los his­pa­nos. Es­tos gru­pos tie­nen un por­cen­ta­je más al­to de coha­bi­ta­ción, que se re­fle­ja en que el 72% de los ni­ños ne­gros que na­cie­ron el año pa­sa­do son de ma­dres sol­te­ras. En­tre los ri­cos de iz­quier­das tam­bién es más co­mún con­vi­vir sin ca­sar­se.

Las so­cie­da­des del pro­fun­do sur, de­vo­tas de las di­fe­ren­tes igle­sias, si­guen a Rom­ney, al igual que los de la so­cie­dad del ri­fle y quie­nes de­fien­den la gran­de­za del in­di­vi­dua­lis­mo ame­ri­cano. Ellos son la esen­cia de la me­jor Amé­ri­ca, se­gún los del Tea Party. Sin em­bar­go a los del Tea Party no les aca­ba de gus­tar Rom­ney, lo con­si­de­ran de­ma­sia­do pro­gre­sis­ta y abier­to, pe­ro lo vo­ta­rán aun­que se ta­pen las na­ri­ces por­que el re­cha­zo a Ba­rack Oba­ma es tan ra­di­cal co­mo in­ne­go­cia­ble. Pa­ra ellos, co­mo pa­ra otros bienpen­san­tes ame­ri­ca­nos, Rom­ney tie­ne el gran in­con­ve­nien­te de ser mor­món. Nun­ca un mor­món, creen­cia a la que per­te­ne­ce el 7% de la po­bla­ción, lle­gó a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, y una en­cues­ta de Ipsos en vís­pe­ras de las pri­ma­rias de los re­pu­bli­ca­nos de­cía que el 40% de los ame­ri­ca­nos re­cha­za­ba un pre­si­den­te mor­món. Aho­ra po­si­ble­men­te ha­ya cam­bia­do el por­cen­ta­je a fa­vor de acep­tar un mor­món co­mo pre­si­den­te.

Buen apo­yo eco­nó­mi­co.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te de Bush, Che­ney, uno de los más efi­ca­ces di­se­ña­do­res e im­pul­so­res de las gue­rras de Irak y Af­ga­nis­tán, así co­mo par­ti­da­rio de las tor­tu­ras de la CIA a los is­la­mis­tas pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción, se ha de­can­ta­do apa­sio­na­da­men­te por Rom­ney, mien­tras ata­ca sin pie­dad a Oba­ma. Los del Tea Party ado­ra­ban a Che­ney has­ta que des­cu­brie­ron al­go que les re­pug­na pro­fun­da­men­te, re­sul­ta que el pu­ri­tano Che­ney de­fien­de el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual por­que su ama­dí­si­ma hi­ja Lynn es les­bia­na y se ha ca­sa­do con su pa­re­ja, Heat­her Poe. Pe­li­llos a la mar.

Los pul­mo­nes de cual­quier cam­pa­ña es­tán en lo­grar una bue­na fi­nan­cia­ción y Che­ney se es­tá vol­can­do en lo­grar fon­dos pa­ra el can­di­da­to re­pu­bli­cano en com­pe­ten­cia con otros co­no­ci­dos mul­ti­mi­llo­na­rios, co­mo el fi­nan­cie­ro Pe­rel­man, que re­cau­dó en una ce­na 5 mi­llo­nes de dó­la­res a 5.000 el cu­bier­to y bas­tan­te más por una fotografía jun­to a Rom­ney. En­tre los re­cau­da­do­res más so­bre­sa­lien­tes del par­ti­do re­pu­bli­cano fi­gu­ra Da­vid Lock, que tam­bién es el fi­nan­cia­dor nú­me­ro uno del Tea Party y de los gru­pos que nie­gan el cam­bio cli­má­ti­co. Rom­ney le sa­ca va­rias ca­be­zas de ven­ta­ja a Oba­ma en cuan­to a fi­nan­cia­ción. El pa­sa­do mes de ju­nio hi­zo una ca­ja de 106 mi­llo­nes de dó­la­res fren­te a los 71 mi­llo­nes de Oba­ma. Geor­ge Cloo­ney es el que or­ga­ni­zó has­ta aho­ra la ce­na más ren­ta­ble pa­ra alle­gar re­cur­sos a la cam­pa­ña del pre­si­den­te, y se es­pe­ra que otras per­so­na­li­da­des de Holly­wood y del mun­do de la cul­tu­ra im­pul­sen la cap­ta­ción de fon­dos. Se dis­cu­ten los efec­tos que ten­drá so­bre los vo­tan­tes la apues­ta de lo más gra­na­do de Holly­wood por Oba­ma. Al­gu­nos so­ció­lo­gos sos­tie­nen que le per­ju­di­ca, pe­ro la ma­yo­ría de­fien­den que le fa­vo­re­ce a la ho­ra de crear una opinión pú­bli­ca po­si­ti­va con la ima­gen de ca­ras muy fa­mo­sas.

Lo­grar po­co de mu­chos es el ob­je­ti­vo de Oba­ma pa­ra fi­nan­ciar su cam­pa­ña. Lo di­jo al co­men­zar a re­co­rrer las ca­rre­te­ras del nor­te de Ohio a bordo del au­to­bús co­no­ci­do co­mo La Bes­tia y que lle­va el es­lo­gan de: Apos­tan­do por los EEUU. Le lla­man La Bes­tia por su po­de­ro­so blin­da­je, sus ra­da­res y los dis­po­si­ti­vos pa­ra de­tec­tar ar­mas quí­mi­cas y to­da cla­se de in­ge­nios agre­so­res. El ir en au­to­bús le per­mi­ti­rá de­te­ner­se en pue­blos apar­ta­dos y lan­zar des­de ellos sus men­sa­jes. Eli­gió Ohio pa­ra co­men­zar es­te di­se­ño de cam­pa­ña por­que es el es­ta­do que se con­si­de­ra co­mo el ter­mó­me­tro del país. Des­de 1960, en que fue ele­gi­do Kennedy, nin­guno de los can­di­da­tos que per­dió en Ohio con­si­guió lle­gar a la Ca­sa Blanca, o di­cho en po­si­ti­vo, to­dos los que lo­gra­ron la pre­si­den­cia ga­na­ron en Ohio. Des­de ahí en­vió el pri­mer mi­sil con­tra Rom­ney, al acu­sar­le de ha­ber ubi­ca­do la em­pre­sa San­katy en las Baha­mas, aun­que es­tá a

Mitt Rom­ney le sa­ca va­rias ca­be­zas de ven­ta­ja al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en cuan­to a fi­nan­cia­ción

nom­bre de su mu­jer, Ann. Va­nity Fair tam­bién acu­sa al can­di­da­to re­pu­bli­cano de te­ner de­pó­si­tos en pa­raí­sos fis­ca­les co­mo las Is­las Cai­mán y Sui­za, pa­ra ope­rar elu­dien­do los im­pues­tos en su país. Los des­truc­to­res de ima­gen han pues­to en cir­cu­la­ción la idea de que es más di­fí­cil co­no­cer la for­tu­na de Rom­ney que la fór­mu­la de la Co­ca-Co­la o el presupuesto de la CIA. Pe­ro el ver­da­de­ro ca­ba­llo de ba­ta­lla no va a ser la for­tu­na de Rom­ney, sino las po­lí­ti­cas fis­ca­les y de em­pleo.

La ma­la si­tua­ción la­bo­ral es un las­tre pa­ra Oba­ma y la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo no aca­ba de co­ger la ve­lo­ci­dad ade­cua­da. Rom­ney le aca­ba de en­viar un gan­cho a la man­dí­bu­la al de­cir que la ta­sa de des­em­pleo, la du­ra­ción del pa­ro y la me­dia de in­gre­sos de las fa­mi­lias son peo­res en las co­mu­ni­da­des afro­ame­ri­ca­nas e his­pa­nas que en otras co­mu­ni­da­des. La ta­sa to­tal de des­em­pleo es de un 8,5%, mien­tras que en­tre los afro­ame­ri­ca­nos se ele­va a un 13%. Pa­ra con­tri­buir a dar­le la vuel­ta a esa si­tua­ción, Oba­ma plan­tea eli­mi­nar las ven­ta­jas fis­ca­les pa­ra los más ri­cos que in­tro­du­jo Bush, y él man­tu­vo, y gra­var­les con el 39%, en vez del 30% que aho­ra pa­gan. “Es ho­ra –di­jo– de aca­bar con los be­ne­fi­cios fis­ca­les de quie­nes, co­mo yo, pue­den per­mi­tir­se pa­gar más”. Rom­ney quie­re pro­rro­gar los be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos a los más ri­cos y com­pen­sar­los con re­cor­tes en edu­ca­ción y en pro­gra­mas so­cia­les.

Oba­ma aca­ba de re­ci­bir un im­por­tan­te ba­lón de oxí­geno con la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de de­cla­rar cons­ti­tu­cio­nal su re­for­ma sa­ni­ta­ria. Es la gran ley de su le­gis­la­tu­ra, un cam­bio sus­tan­ti­vo en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, que pa­sa a dar co­ber­tu­ra a 40 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que no la te­nían. Los re­pu­bli­ca­nos y los del Tea Party se han opues­to vi­ru­len­ta­men­te a es­ta ley y no se re­sig­nan a la pér­di­da de la ba­ta­lla le­gal, y por eso Rom­ney ya ha anun­cia­do que la anu­la­rá cuan­do lle­gue a la Ca­sa Blanca. Que­dan tres me­ses y me­dio pa­ra la cita con las ur­nas, has­ta en­ton­ces los can­di­da­tos no ten­drán un so­lo día de re­po­so. Dos mo­de­los de so­cie­dad van a en­fren­tar­se a ca­ra de pe­rro. Po­si­ble­men­te se pro­du­ci­rán vai­ve­nes en los son­deos y tam­bién habrá jue­go su­cio en­tre bas­ti­do­res y en los es­ce­na­rios me­diá­ti­cos. El es­pec­tácu­lo es­tá ase­gu­ra­do. En el re­par­to hay dos bue­nos ac­to­res.

Elec­cio­nes. El due­lo pro­me­te ser apa­sio­nan­te. En to­dos los son­deos apa­re­ce Oba­ma (arri­ba) con una li­ge­ra ven­ta­ja so­bre Rom­ney.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.