El hun­di­mien­to del ci­ne es­pa­ñol

Los ro­da­jes se han re­du­ci­do, la ta­qui­lla ha caí­do a la mi­tad, el po­bre gri­fo de las sub­ven­cio­nes se ha ce­rra­do y, pa­ra col­mo, el IVA sube 13 pun­tos. ¿Tie­ne fu­tu­ro nues­tro ci­ne?

Tiempo - - CULTURA - POR JAVIER MEMBA

Los úl­ti­mos da­tos, fa­ci­li­ta­dos a fi­na­les de abril por la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Pro­duc­to­res de Au­dio­vi­sua­les Es­pa­ño­les (Fapae), no de­jan de­ma­sia­do lu­gar al op­ti­mis­mo. En­tre pri­me­ros de año y el 20 de abril so­lo se ha­bían no­ti­fi­ca­do 33 ro­da­jes fren­te a los 63 del mis­mo pe­rio­do de 2011. Pe­ro cui­da­do: no to­dos son lar­go­me­tra­jes. En es­te apar­ta­do tam­bién se in­clu­yen los de anun­cios pu­bli­ci­ta­rios y la gra­ba­ción de se­ries te­le­vi­si­vas. Si nos li­mi­ta­mos a las pe­lí­cu­las pro­du­ci­das en ese pe­rio­do de cua­tro me­ses, el to­tal de fil­ma­cio­nes tam­bién ha mer­ma­do de un mo­do alar­man­te: pa­sa de los 55 lar­go­me­tra­jes del pri­mer cua­tri­mes­tre de 2011 a los 35 de 2012. Hay di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre el par­ti­cu­lar. Pe­ro se mi­re co­mo se mi­re, se de­be con­cluir que la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ha caí­do, en lo que va de año, más o me­nos un 40% res­pec­to al 2011.

“El des­cen­so en la pro­duc­ción ve­nía no­tán­do­se des­de an­tes de 2012. Es fru­to, co­mo pa­sa en cual­quier otro sec­tor de la eco­no­mía, de la si­tua­ción ge­ne­ral”, se­ña­la Su­sa­na de la Sie­rra, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de la Ci­ne­ma­to­gra­fía y las Ar­tes Au­dio­vi­sua­les (ICAA). “El ICAA ha su­fri­do re­cor­tes que han te­ni­do un im­pac­to en la pro­duc­ción. Sin em­bar­go, el grue­so de ayu­das di­ri­gi­das a la in­dus­tria, las de­no­mi­na­das ayu­das a la amor­ti­za­ción, se han res­pe­ta­do en su in­te­gri­dad”, ase­gu­ra.

En efec­to, el sis­te­ma de sub­ven­cio­nes si­gue sien­do igual que en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, aun­que aho­ra el des­cen­so de la pro­duc­ción ha si­do drás­ti­co. De mo­do que “tam­bién es­tá pre­vis­to

que se pro­rro­gue el in­cen­ti­vo fis­cal ya exis­ten­te y se ha sa­ca­do la tra­di­cio­nal lí­nea de cré­di­to ICO pa­ra la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca -con­ti­núa la res­pon­sa­ble del ICAA-. Quie­re es­to de­cir que las con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir las cin­tas que en­tran en el es­que­ma de la amor­ti­za­ción, la ma­yo­ría, no han va­ria­do”.

Res­pec­to a las des­gra­va­cio­nes fis­ca­les, que los pro­duc­to­res tan­to an­he­lan, de la Sie­rra re­cuer­da: “En la ac­tua­li­dad se es­tá pro­ce­dien­do a ela­bo­rar un bo­rra­dor de nor­ma que re­gu­le de ma­ne­ra más atrac­ti­va los in­cen­ti­vos fis­ca­les, sin eli­mi­nar las ayu­das di­rec­tas, en es­pe­cial pa­ra el ci­ne, que no tie­ne una di­men­sión em­pre­sa­rial de tal mag­ni­tud co­mo pa­ra po­der be­ne­fi­ciar­se del sis­te­ma de in­cen­ti­vos. Más allá de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ge­ne­ra­les y de la si­tua­ción del ICAA, la de­li­ca­da si­tua­ción de las te­le­vi­sio­nes jus­ti­fi­ca tam­bién bue­na par­te de la in­quie­tud del sec­tor. De he­cho, la lí­nea ICO que he­mos sa­ca­do ten­drá pro­ble­mas pa­ra lle­var­se a la prác­ti­ca si las te­le­vi­sio­nes no for­ma­li­zan sus con­tra­tos de pro­duc­ción. Ha­cer hoy una pe­lí­cu­la sin una te­le­vi­sión es una em­pre­sa har­to com­pli­ca­da”. Pe­ro las te­le­vi­sio­nes, por nor­ma ge­ne­ral, a ex­cep­ción de las pú­bli­cas, son tan rea­cias a im­pli­car­se en la pro­duc­ción del ci­ne es­pa­ñol co­mo a in­cluir­lo en sus pro­gra­ma­cio­nes.

En­ri­que Gon­zá­lez Ma­cho, pre­si­den­te de la Aca­de­mia, tam­bién re­co­no­ce con in­quie­tud el dra­má­ti­co des­cen­so de los ro­da­jes. “Es ló­gi­co en un mo­men­to de incertidumbre co­mo en el nues­tro. Yo lo ven­go di­cien­do, con to­dos mis res­pe­tos, des­de ha­ce más de un año. Es­ta­mos a pun­to de dar un sal­to en el va­cío muy pe­li­gro­so. Te­ne­mos un pie en lo que exis­te, la ley de 2007, la que aún es­tá vi­gen­te, y el otro en el ai­re, vien­do dón­de lo apo­ya­mos. To­da­vía no es­tá de­fi­ni­da cuál va a ser la des­gra­va­ción fis­cal y va­mos a la pa­ta co­ja”.

Al día de hoy, la des­gra­va­ción es­tá ci­fra­da en el 18%, lo que, a de­cir de Pe­dro Pé­rez, pre­si­den­te de la Fapae, “es­tá de­mos­tran­do no ser lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vo pa­ra que el ca­pi­tal pri­va­do in­vier­ta en ci­ne. Siem­pre he­mos ha­bla­do de su­bir el por­cen­ta­je al 40% de des­gra­va­ción so­bre las ba­ses im­po­ni­bles. Ade­más es­te Go­bierno, cuan­do es­ta­ba en cam­pa­ña elec­to­ral, ha­bló de que que­ría cam­biar el sis­te­ma, re­du­cir la sub­ven­ción di­rec­ta y au­men­tar la des­gra­va­ción”.

So­bre es­te pun­to, Su­sa­na de la Sie­rra es­ti­ma: “En los paí­ses de nues­tro en­torno la de­duc­ción es­tá ci­fra­da al­re­de­dor del 20% y las de­duc­cio­nes en otros sec­to­res de la eco­no­mía, en es­pe­cial en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, no pa­re­ce que se acer­quen a la ci­fra pro­pues­ta por el ci­ne. Es­ta­mos es­tu­dian­do con el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da las ra­zo­nes por las cua­les ha po­di­do fra­ca­sar el an­te­rior mo­de­lo”.

“Lo de las sub­ven­cio­nes no es­tá bien con­ta­do” con­si­de­ra Pé­rez, cons­cien­te de lo in­dig­nan­tes que re­sul­tan las ayu­das al ci­ne pa­ra el co­mún de los ciu­da­da­nos. Pe­ro es que son mu­chí­si­mas las in­dus­trias que es­tán sub­ven­cio­na­das. “Al fi­nal, to­da la sub­ven­ción que lle­ga al ci­ne es­pa­ñol es el 16% del to­tal de la in­ver­sión. El año pa­sa­do, en con­cre­to, fue­ron al­go más de 40 mi­llo­nes de eu­ros. So­lo las ener­gías re­no­va­bles eó­li­cas su­pe­raron los 7.200 mi­llo­nes. Ca­si 200 ve­ces lo que se lle­va el ci­ne. Nues­tras pe­lí­cu­las a la gen­te le gus­ta­rán más o me­nos. Fi­nal­men­te, lo que te­ne­mos que ha­cer es ex­por­tar­las bien”.

Des­truc­ción de em­pleo.

Con ta­les da­tos, no es de ex­tra­ñar que, de los 36 gre­mios que in­te­gran el sec­tor ser­vi­cios en el INE, la in­dus­tria au­dio­vi­sual sea la cuar­ta más afec­ta­da por el des­em­pleo. Na­die di­ría que, has­ta épo­cas aún re­cien­tes, ha­bía con­se­gui­do, más o me­nos, man­te­ner­se fren­te al des­mo­ro­na­mien­to eco­nó­mi­co. Aun­que la con­tra­ta­ción tam­bién ha caí­do con­si­de­ra­ble­men­te en las te­le­vi­sio­nes, el ci­ne des­cien­de más a pri­sa.

Su­sa­na de la Sie­rra no ocul­ta su preo­cu­pa­ción an­te el asun­to: “Se­gui­mos con in­quie­tud es­tas ci­fras. De he­cho, más allá de la amor­ti­za­ción, que es­tá ga­ran­ti­za­da y pro­te­ge a un de­ter­mi­na­do ti­po de ci­ne, nos preo­cu­pa la per­vi­ven-

cia de los otros. Nos preo­cu­pa la si­tua­ción de los jó­ve­nes ci­neas­tas, y tam­bién los pro­yec­tos de edu­ca­ción au­dio­vi­sual. Con­si­de­ra­mos, y así lo he­mos pro­pues­to, que un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co de em­pleo ju­ve­nil ten­dría que te­ner en cuen­ta es­tos da­tos”.

En tér­mi­nos muy pa­re­ci­dos vie­ne a ex­pre­sar­se En­ri­que Gon­zá­lez Ma­cho, que, ade­más de pre­si­den­te de la Aca­de­mia, tam­bién es pro­duc­tor y ex­hi­bi­dor ci­ne­ma­to­grá­fi­co. A su en­ten­der, es­ta des­truc­ción de em­pleo es es­pe­cial­men­te gra­ve por­que el ci­ne, al ser una pro­fe­sión muy es­pe­cia­li­za­da, con las es­tre­che­ces, po­dría que­dar­se sin can­te­ra. “Con el pa­rón se es­tá mar­chan­do mu­cha gen­te. Lue­go re­cons­truir su hue­co no se­rá un pro­ble­ma de días, sino ge­ne­ra­cio­nal. Es muy di­fí­cil y muy ca­ro for­mar téc­ni­cos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Aho­ra los te­ne­mos muy bue­nos. Si un nue­vo téc­ni­co pro­ce­de de la es­cue­la, tie­ne que ha­cer sus es­tu­dios y lue­go años de prác­ti­cas. Si pro­ce­de de la pro­pia pro­fe­sión, su for­ma­ción re­quie­re aún más años. Se­ría una lás­ti­ma que se nos fue­ra el po­ten­cial hu­mano que se nos pue­de ir”.

En lo que a la ta­qui­lla se re­fie­re, los in­gre­sos mues­tran un des­cen­so en con­so­nan­cia al de es­tas ci­fras. De los 43,5 mi­llo­nes de eu­ros re­cau­da­dos por las cin­tas de pro­duc­ción na­cio­nal en los cua­tro pri­me­ros me­ses de 2011, se ha pa­sa­do a los 23,5 de ese mis­mo pe­rio­do en es­te año. Y en el sec­tor se es­cu­chan los peo­res au­gu­rios des­pués de que el Go­bierno ha­ya subido el IVA pa­ra el ci­ne del 8% al 21%, lo cual es­pan­ta­rá a nu­me­ro­sos es­pec­ta­do­res y, en pa­la­bras de re­pre­sen­tan­tes de Fapae, po­dría sig­ni­fi­car “el fin del ci­ne es­pa­ñol”.

Pe­ro la elo­cuen­cia de las es­ta­dís­ti­cas siem­pre es du­do­sa y Pe­dro Pé­rez tie­ne una ex­pli­ca­ción a es­tos da­tos, que su pro­pia fe­de­ra­ción hi­zo pú­bli­cos en abril. “En ese tra­mo del año an­te­rior ya es­ta­ba es­tre­na­do To­rren­te IV, que fue un fe­nó­meno. Al día de hoy no ten­go los da­tos de­lan­te, pe­ro nos he­mos re­cu­pe­ra­do un po­qui­to res­pec­to a los da­tos de abril”.

Aun­que du­ran­te la pa­sa­da pri­ma­ve­ra no hu­bo nin­gu­na cin­ta que re­cau­da­ra en Es­pa­ña los 19,5 mi­llo­nes ob­te­ni­dos por la úl­ti­ma en­tre­ga de Santiago Se­gu­ra tras su es­treno en mar­zo de 2011, el úl­ti­mo mes sí ha ha­bi­do un éxi­to ru­ti­lan­te que ha abier­to una puer­ta pa­ra la es­pe­ran­za. Se tra­ta de la pe­lí­cu­la Ten­go ga­nas de

ti, in­ter­pre­ta­da por el ac­tor Ma­rio Ca­sas y que lle­va re­cau­da­dos 11 mi­llo­nes de eu­ros en Es­pa­ña y la frio­le­ra de 5 mi­llo­nes de dó­la­res en un país co­mo Ru­sia.

Me­jor en el ex­tran­je­ro.

Pre­ci­sa­men­te, ese da­to de Ru­sia con­fir­ma la bue­na sa­lud de nues­tro ci­ne en el ex­te­rior. En Mé­xi­co, por ejem­plo, se es­tre­na­ron 36 pe­lí­cu­las es­pa­ño­las du­ran­te 2011. Por su par­te, en Fran­cia se pu­die­ron ver 25; en Ar­gen­ti­na, 24; en Ita­lia, 19; en Bra­sil, 17 y en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, 16. Ci­fras to­das ellas im­pen­sa­bles an­tes de los pri­me­ros re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les de nues­tros téc­ni­cos y ac­to­res, pe­ro que no han he­cho otra co­sa que ir en au­men­to des­de en­ton­ces. Así, en 2011, el ci­ne es­pa­ñol re­cau­dó 185 mi­llo­nes de eu­ros fue­ra, fren­te a los 93 ob­te­ni­dos en ca­sa. Ca­si el do­ble si las ma­te­má­ti­cas no fa­llan. Huel­ga apun­tar que el ex­tran­je­ro es un mer­ca­do ma­yor. Pe­ro tam­bién es ver­dad que, más allá de la sem­pi­ter­na cri­sis, se ve­ri­fi­ca un re­cha­zo in­ne­ga­ble por par­te de no pocos es­pa­ño­les a la pan­ta­lla au­tóc­to­na.

“Exis­te una cier­ta des­co­ne­xión del pú­bli­co es­pa­ñol con su ci­ne que po­dría jus­ti­fi­car­se aten­dien­do a va­rias ra­zo­nes”, re­co­no­ce Su­sa­na de la Sie­rra. “Por una par­te, es cier­to que el des­cen­so en la ta­qui­lla guar­da una re­la­ción di­rec­ta con la cri­sis. Sin em­bar­go, por otra, es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.