CH­RIS­TIAN BA­LE

AC­TOR. Ga­na­dor de un Os­car por The Figh­ter, el ac­tor ga­lés re­gre­sa a la pan­ta­lla con El ca­ba­lle­ro os­cu­ro: la le­yen­da re­na­ce, ter­ce­ra en­tre­ga de las pe­ri­pe­cias de Bat­man di­ri­gi­da por Ch­ris­top­her No­lan.

Tiempo - - CULTURA - POR GLO­RIA SCO­LA (Ber­lín)

“Nun­ca fui a una es­cue­la

de in­ter­pre­ta­ción”

es un ex­per­to ji­ne­te, co­ci­na, de­fien­de el me­dio am­bien­te…, pe­ro en­tre las mu­chas cua­li­da­des de Ch­ris­tian Ba­le (Ga­les, 1974) des­ta­ca una: ha si­do el me­jor Bat­man de la gran pan­ta­lla. Qui­zá el mé­ri­to no sea tan so­lo su­yo, sino tam­bién de aquel que tras la cá­ma­ra mue­ve los hi­los, Ch­ris­top­her No­lan, pe­ro lo cier­to es que las in­ter­pre­ta­cio­nes de Le­wis Wil­son (1943), Ro­bert Lo­wery (1949), Mi­chael Kea­ton (1989/1992), Val Kil­mer (1995) y Geor­ge Cloo­ney (1998), se­gún la opinión uná­ni­me, nun­ca es­tu­vie­ron a su al­tu­ra. Ba­le, ac­tor ver­sá­til que pa­só de ni­ño pro­di­gio (hi­zo El im­pe­rio del sol de Spiel­berg con 13 años), al sha­kes­pe­riano En­ri­que V, al yup­pie ta­ra­do ase­sino de Ame­ri­can Psy­cho, al anoré­xi­co El Ma­qui­nis­ta… con­ti­núa en la bre­cha com­bi­nan­do pe­lí­cu­las pe­que­ñas, co­mo la que pre­sen­tó en la pa­sa­da Ber­li­na­le, Las flo­res de la gue­rra, de Zhang Yi­mou, con su­per­pro­duc­cio­nes de su­per­hé­roes. Con ama­bi­li­dad y simpatía, ha­bla de al­gu­nos mo­men­tos cla­ve de su ca­rre­ra, y, na­tu­ral­men­te, de ese ca­ba­lle­ro os­cu­ro cu­ya le­yen­da… re­na­ce. A la ter­ce­ra va la ven­ci­da. ¿Qué no­ve­da­des hay en es­te úl­ti­mo Bat­man? Bueno, en la pri­me­ra se mos­tra­ba el do­lor y la tra­ge­dia que ser­vían de mo­tor a es­te jo­ven en­fa­da­do con el mun­do. Él se sen­tía inú­til y bus­ca­ba la sen­da pa­ra des­cu­brir quién es y en qué se po­día con­ver­tir. En la se­gun­da ( El ca­ba­lle­ro os­cu­ro) en­con­tra­ba esa sen­da, ya se sen­tía útil y ha­cía lo que con­si­de­ra­ba me­jor pa­ra su vi­da, y en es­ta ter­ce­ra, ocho años des­pués en la vi­da del personaje, ha per­di­do lo úni­co que lo mo­ti­va­ba, su pro­pó­si­to… has­ta que se ve for­za­do a lu­char con­tra una nue­va ame­na­za (un te­rro­ris­ta in­ter­pre­ta­do por Tom Hardy) pa­ra su ciu­dad y pa­ra él mis­mo. Así que evi­den­te­men­te hay una evo­lu­ción. Bat­man es un su­per­hé­roe sin su­per po­de­res. ¿No es eso pa­ra­dó­ji­co? Sí, en reali­dad su úni­co su­per­po­der es que es muy ri­co. Pe­ro apar­te de eso, la gen­te pue­de iden­ti­fi­car­se con él por­que sus mo­ti­va­cio­nes des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal re­sul­tan muy com­pren­si­bles. An­tes de ha­cer la tri­lo­gía, ¿era us­ted fan del hom­bre mur­cié­la­go? Bueno, yo ha­bía vis­to las otras pe­lí­cu­las de Bat­man, pe­ro en reali­dad nun­ca ha­bía caí­do en la im­por­tan­cia del personaje por­que los que me gus­ta­ban eran los vi­lla­nos. No fui muy fan de los có­mics, pe­ro cuan­do su­pe que es­ta­ba en ma­nos de Ch­ris­top­her No­lan y vi las no­ve­las grá­fi­cas me en­tu­sias­mé. Tan­to que en­gor­dó más de 40 ki­los en seis se­ma­nas pa­ra en­fun­dar­se el tra­je de la pri­me­ra, y an­tes ha­bía per­di­do 30 pa­ra ha­cer El Ma­qui­nis­ta. ¿Me­re­ce la pe­na ju­gar­se la sa­lud por un pa­pel? En ese mo­men­to no me preo­cu­pó mi sa­lud, por­que cuan­do hi­ce El Ma­qui­nis­ta no te­nía energía ni pa­ra preo­cu­par­me (son­ríe). Era un pro­yec­to es­tu­pen­do, y co­mo na­die que­ría in­ver­tir en él, tu­ve mu­cho tiem­po pa­ra pre­pa­rar­me. Aun­que hi­ce mu­chas die­tas, real­men­te lo con­se­guí no co­mien­do, y es­toy muy or­gu­llo­so de esa pe­lí­cu­la. Pa­ra otra cin­ta en la que tam­bién tu­ve que per­der pe­so me de­di­qué a co­rrer. Y mi ma­dre me di­jo: “Mi­ra, hay mu­cha gen­te es­cuá­li­da que no co­rre, co­mo tú ha­ces, sino que to­man drogas. ¿Por qué no ha­ces eso?” [ríe]. Pe­ro es ver­dad que aho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.