Gre­co-ro­ma­nos

Ca­si to­dos los es­cri­to­res, y mu­chos lec­to­res, vuel­ven a esos maes­tros fun­da­do­res, de los que no po­de­mos es­ca­par.

Tiempo - - VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

La li­te­ra­tu­ra dra­má­ti­ca, la poe­sía y el pen­sa­mien­to pos­te­rior de­ben sus fun­da­men­tos a los grie­gos

por ra­zo­nes per­so­na­les de ín­do­le pro­fe­sio­nal he pa­sa­do los úl­ti­mos cin­co me­ses le­yen­do a los ver­da­de­ros maes­tros an­ti­guos, los trá­gi­cos y có­mi­cos gre­co­la­ti­nos, los fi­ló­so­fos con y sin obra es­cri­ta, los epi­cú­reos y los es­toi­cos, los his­to­ria­do­res de las gran­des con­quis­tas y los cro­nis­tas de los im­pe­rios caí­dos, los epi­gra­mis­tas más sa­la­ces y los mo­ra­lis­tas más adus­tos. Ca­si to­dos los es­cri­to­res, y mu­chos lec­to­res (al­gu­nos sin sa­ber­lo), vuel­ven siem­pre a esos maes­tros fun­da­do­res, de los que no po­de­mos es­ca­par. La li­te­ra­tu­ra dra­má­ti­ca, la poe­sía tan­to ama­to­ria co­mo épi­ca y el pen­sa­mien­to pos­te­rior de­ben sus fun­da­men­tos a los grie­gos, y tam­bién a sus más in­me­dia­tos se­gui­do­res ro­ma­nos; va­rias de las obras ma­yo­res de Sha­kes­pea­re no exis­ti­rían sin Ovi­dio, y es más que du­do­so que sin Sé­ne­ca y Ci­ce­rón la ca­be­za de Mon­taig­ne hu­bie­ra pen­sa­do lo que pen­só. Por no ha­blar, en­tre no­so­tros, de Garcilaso y Gón­go­ra, de Cal­de­rón y Gra­cián, en una lí­nea de in­flu­jo y re­lec­tu­ra que lle­gó inin­te­rrum­pi­da y fruc­tí­fe­ra­men­te has­ta el si­glo XX. O has­ta hoy, tal vez.

Es­ta­mos en pleno ve­rano, y si­gue de mo­da, por lo que veo en los tre­nes y los au­to­bu­ses, la no­ve­la his­tó­ri­ca de usar y ti­rar. Qué pér­di­da de tiem­po. Por el mis­mo di­ne­ro que cues­ta uno de esos re­fri­tos mas­to­dón­ti­cos, el lec­tor po­dría pa­sár­se­lo igual de bien, in­clu­so en la pla­ya, con li­bros in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rio­res en ca­li­dad y emo­ción, edi­ta­dos con sol­ven­cia y mu­chos en ase­qui­bles edi­cio­nes de bol­si­llo que sue­len con­tar, ade­más, con ex­ce­len­tes tra­duc­cio­nes; si los pla­nes bo­lo­ñe­ses y au­tóc­to­nos no lo tuer­cen, en Es­pa­ña hay una mag­ní­fi­ca es­cue­la de es­tu­dio­sos y tra­duc­to­res del grie­go y el la­tín. ¿Por qué con­for­mar­se con las imi­ta­cio­nes ado­ce­na­das, pu­dien­do leer a los ori­gi­na­les?

No voy a pretender que los diá­lo­gos de Pla­tón o las me­di­ta­cio­nes de Mar­co Au­re­lio sean lo más ade­cua­do an­tes de la pae­lla que es­pe­ra en el chi­rin­gui­to. Qui­zá esos au­to­res se de­gus­ten me­jor en un atar­de­cer de in­vierno. Pe­ro co­noz­co po­cas sa­gas igual de tre­pi­dan­tes que los Nue­ve li­bros de la His­to­ria de He­ró­do­to, la Anába­sis de Je­no­fon­te, los Anales de Tá­ci­to, la His­to­ria de la fun­da­ción de Ro­ma de Ti­to Li­vio, las Vi­das de los do­ce cé­sa­res de Sue­to­nio o las Vi­das pa­ra­le­las de Plu­tar­co, y es­tas úl­ti­mas pue­den ser leí­das, da­da su in­de­pen­dien­te es­truc­tu­ra ca­pi­tu­lar, in­clu­so mien­tras la ma­dre o el pa­dre vi­gi­lan las an­dan­zas de su pe­que­ña pro­le ar­ma­da de cu­bo y pala en la ori­lla.

Y qué hé­roes y he­roí­nas. Uno de los li­bros de Geor­ge Stei­ner que pre­fie­ro es An­tí­go­nas, for­mi­da­ble re­cuen­to de los orí­ge­nes mí­ti­cos y los tra­ta­mien­tos mo­der­nos de esa atri­bu­la­da fi­gu­ra fe­me­ni­na. Jun­to a ella es­tán Edi­po y Me­dea, Aga­me­nón y Fe­dra, Pe­né­lo­pe y Aqui­les, Ifi­ge­nia y Paris, Odi­seo y An­dró­ma­ca, Ca­san­dra, He­le­na, Li­sís­tra­ta, Ores­tes. Nom­bres que si­guen vi­vos en la li­te­ra­tu­ra, pe­ro que tam­bién ha­bi­tan nues­tra ima­gi­na­ción y nues­tra con­cien­cia, a mo­do de pa­rien­tes an­ces­tra­les que nos se­ña­lan an­ti­ci­pa­da­men­te la raíz de nues­tro mo­do de ser, la ca­pa­ci­dad in­fi­ni­ta de nues­tros de­seos y el pe­so gra­ve de nues­tras an­gus­tias. Ellos son, al igual que sus crea­do­res Ho­me­ro y Aris­tó­fa­nes, Eu­rí­pi­des o Es­qui­lo, nues­tros con­tem­po­rá­neos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.