La mi­ra­da de Fuen­tes

Los re­tra­tos fa­vo­ri­tos del gran es­cri­tor me­xi­cano que aca­ba de fa­lle­cer.

Tiempo - - CULTURA - Per­so­nas. Car­los Fuen­tes (Al­fa­gua­ra).

co­no­cen us­te­des, sin du­da, ese pro­gra­ma de te­le­vi­sión en el que al­guien apa­re­ce des­pués de muer­to pa­ra que lo en­tre­vis­ten. Quie­ro de­cir que, cuan­do se ha­ce la en­tre­vis­ta, el pro­ta­go­nis­ta sa­be que se emi­ti­rá cuan­do él ya no res­pi­re y eso le in­yec­ta una inexo­ra­ble ten­den­cia a dos co­sas: a ajus­tar cuen­tas y a ha­blar co­mo un es­pec­tro. Es­te li­bro no es exac­ta­men­te eso: Car­los Fuen­tes, que aca­ba de ir­se, no es­cri­bió es­tas sem­blan­zas per­so­na­les pa­ra que us­ted las le­ye­se cuan­do a él le die­ra ya to­do igual, pe­ro el he­cho es que se aca­ban de pu­bli­car y que es muy di­fí­cil no leer­las así, co­mo el úl­ti­mo ti­ro­teo del vie­jo dan­di, ya desotra par­te en la ri­be­ra. Fuen­tes, sin em­bar­go, ni ajus­ta cuen­tas ni em­pren­de lan­za­das pós­tu­mas. Sen­ci­lla­men­te su­po, en mu­chos mo­men­tos de su vi­da, que es­ta­ba an­te al­guien cu­ya per­so­na­li­dad ha­cía que fue­se ca­si obli­ga­do re­cor­dar aquel en­cuen­tro, o la anéc­do­ta, o el re­tra­to aca­ba­do. Así cuen­ta, con una fi­nu­ra in­su­pe­ra­ble, có­mo co­no­ció a Cor­tá­zar y le di­jo que que­ría ver a su pa­dre (pe­ro no ha­bía pa­dre, a quien Fuen­tes bus­ca­ba era a aquel pre­sun­to ado­les­cen­te que te­nía de­lan­te), ha­ce un óleo per­fec­to de Ne­ru­da, cuen­ta có­mo fue la to­ma de po­se­sión de Mit­te­rrand, pa­ra ha­blar de Po­lan­co em­pie­za por La­rra y así, de mi­ra­da en mi­ra­da (to­das su­yas, to­das dis­tin­tas) has­ta las más de 250 pá­gi­nas que hue­len a cual­quier co­sa me­nos a muer­to. LUIS AL­GO­RRI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.