Los es­pa­ño­les in­va­den Ru­sia

VI­TEBSK, BIE­LO­RRU­SIA, 23 DE JU­LIO DE 1812 · El re­gi­mien­to Jo­sé Gran­de ar­mée, Na­po­león de la for­ma­do con pri­sio­ne­ros es­pa­ño­les, re­ci­be su bau­tis­mo de fue­go.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

F ran­co en­vió a la Di­vi­sión Azul a lu­char con­tra la Unión So­vié­ti­ca jun­to a los na­zis, pe­ro no fue­ron los pri­me­ros sol­da­dos es­pa­ño­les en mar­char so­bre la es­te­pa ru­sa. Si­glo y me­dio an­tes ya lo ha­bía he­cho el re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león, 4.000 es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en la Gran­de ar­mée fran­ce­sa que in­va­dió Ru­sia en 1812. La gran di­fe­ren­cia en­tre am­bas aven­tu­ras es que los de 1812 no opi­na­ban que “Ru­sia es cul­pa­ble” –es­lo­gan con el que Se­rrano Su­ñer aren­ga­ba a los di­vi­sio­na­rios- sino más bien “Fran­cia es cul­pa­ble”.

El re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león fue crea­do en 1809 a ba­se de unos pe­cu­lia­res vo­lun­ta­rios: pri­sio­ne­ros es­pa­ño­les de los cam­pos de con­cen­tra­ción fran­ce­ses. Su nú­cleo ini­cial eran los res­tos del cuer­po del mar­qués de La Ro­ma­na, que en 1807, cuan­do Es­pa­ña era alia­da del Im­pe­rio fran­cés, ha­bían par­ti­ci­pa­do en una ex­pe­di­ción a Di­na­mar­ca jun­to al ejér­ci­to na­po­leó­ni­co. Cuan­do lle­ga­ron allí las no­ti­cias de lo que ha­bía pa­sa­do en Ma­drid el 2 de ma­yo, la ma­yo­ría del cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio de La Ro­ma­na con­si­guió re­gre­sar a Es­pa­ña en bar­cos in­gle­ses, pe­ro unos 4.500 hom­bres no lo­gra­ron es­ca­par y fue­ron in­ter­na­dos en un cam­po de pri­sio­ne­ros. A ellos se uni­rían sol­da­dos cap­tu­ra­dos por los fran­ce- ses en las ba­ta­llas que se desa­rro­lla­ban en Es­pa­ña.

Pa­ra ani­mar a los pri­sio­ne­ros a alis­tar­se a las ór­de­nes de Na­po­león se les en­ga­ñó di­cien­do que el nue­vo re­gi­mien­to se­ría des­ti­na­do a Es­pa­ña, y se le dio la apa­rien­cia de per­te­ne­cer al Ejér­ci­to de la nue­va di­nas­tía que rei­na­ba en Ma­drid. Fue bau­ti­za­do con el nom­bre del rey Jo­sé I, e in­clu­so las in­sig­nias que lle­va­ban y ban­de­ras eran es­pa­ño­las. Los pri­sio­ne­ros te­nían co­mo prin­ci­pal an­he­lo vol­ver a nues­tro país co­mo fue­se, pen­san­do que una vez aquí de­ser­ta­rían y se pa­sa­rían al ban­do pa­trió­ti­co, por lo que hu­bo un alis­ta­mien­to ma­si­vo, pe­ro to­do re­sul­tó men­ti­ra. El re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león ja­más fue des­ti­na­do a Es­pa­ña, in­clu­so se le

man­tu­vo lo más le­jos po­si­ble de nues­tras fron­te­ras pa­ra evi­tar las de­ser­cio­nes. Su des­tino se­ría otro muy dis­tin­to: Ru­sia.

Co­mo co­ro­nel al fren­te del re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león se nom­bró al ge­ne­ral Juan Kin­de­lán (véa­se re­cua­dro). Un hi­jo su­yo, el co­man­dan­te Jo­sé Kin­de­lán, y unos con­ta­dos ofi­cia­les es­pa­ño­les for­ma­ban la exi­gua mi­no­ría de afran­ce­sa­dos dis­pues­ta a ser­vir a Na­po­león, pe­ro en ge­ne­ral to­dos eran enemi­gos po­ten­cia­les, y el em­pe­ra­dor era cons­cien­te de ello. En una car­ta al ma­ris­cal Da­vout, je­fe del ejér­ci­to fran­cés des­ta­ca­do en Ale­ma­nia, le de­cía: “Le en­vío dos bue­nos ba­ta­llo­nes es­pa­ño­les con un ge­ne­ral, sin em­bar­go ten­ga la pre­cau­ción de no si­tuar­los en pues­tos avan­za­dos ni en nin­gu­na pla­za fuer­te de pri­mer or­den”.

Je­fes fran­ce­ses.

Cuan­do se pro­du­jo la in­va­sión de Ru­sia por la gran­de ar­mée en ju­nio de 1812, Na­po­león to­mó una pre­cau­ción su­ple­men­ta­ria, di­vi­dió en dos al re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león, que con­ta­ba con cua­tro ba­ta­llo­nes (3.200 hom­bres), y los des­ti­nó a cuer­pos dis­tin­tos. Am­bos con­tin­gen­tes ya no es­ta­ban al man­do de Kin­de­lán, sino di­rec­ta­men­te de ofi­cia­les fran­ce­ses.

Los te­mo­res del em­pe­ra­dor es­ta­ban jus­ti­fi­ca­dos. A los pocos días de la in­va­sión, un gru­po de 133 es­pa­ño­les que iba en una co­lum­na de re­za­ga­dos, al pa­sar por unos bos­ques, dis­pa­ró con­tra los ofi­cia­les fran­ce­ses y de­ser­tó. Lo­gra­ron cap­tu­rar­los y fu­si­la­ron a la mi­tad de ellos. ¡Mal prin­ci­pio! La ma­yo­ría de los sol­da­dos es­pa­ño­les no es que pre­ten­die­ran de­ser­tar del com­ba­te, es que veían en la cam­pa­ña de Ru­sia la opor­tu­ni­dad de pa­sar­se al enemi­go y vol­ver sus ar­mas con­tra el fran­cés.

No obs­tan­te, la be­li­co­si­dad na­tu­ral de aque­llos sol­da­dos les ha­cía com­por­tar­se va­lien­te­men­te ca­da vez que en­tra­ron en com­ba­te, en Vi­tebsk, en Smo­lens­ko o en Bo­ro­dino. Es­ta úl­ti­ma ba­ta­lla de­bía ser la de­ci­si­va de la cam­pa­ña, se­gún Na­po­león, y se com­ba­tió con una fie­re­za que la con­vir­tió en la más mor­tí­fe­ra has­ta en­ton­ces co­no­ci­da. En el trans­cur­so de ella los dos ba­ta­llo­nes es­pa­ño­les del cuer­po de Da­vout su­frie­ron gra­ves pér­di­das, 14 ofi­cia­les y 340 hom­bres, me­re­cien­do el elo­gio del em­pe­ra­dor. Sin em­bar­go, exis­te una cu­rio­sa ver­sión so­bre su va­le­ro­so com­por­ta­mien­to. Al pa­re­cer, los es­pa­ño­les, cuan­do se vie­ron en pri­me­ra lí­nea, en­con­tra­ron la oca­sión de pa­sar­se a los ru­sos, y se lan­za­ron de­ci­di­da­men­te ha­cia ade­lan­te, re­co­gien­do y lle­van­do con ellos a los he­ri­dos que les ha­cía el fue­go ru­so, al­go que ja­más se ha­ce en un asal­to.

Hay una cé­le­bre pe­lí­cu­la de Char­lot en la que es­te va on­dean­do una ban­de­ra ro­ja pa­ra ha­cer­le se­ña­les a un ca­mión, y sin que se dé cuen­ta se for­ma tras él una ame­na­zan­te ma­ni­fes­ta­ción. En Bo­ro­dino, Na­po­león cre­yó que el avan­ce es­pa­ñol pa­ra pa­sar­se al enemi­go era un te­me­ra­rio ata­que y, enar­de­ci­do, man­dó la ca­ba­lle­ría en su apo­yo. Los es­pa­ño­les ter­mi­na­ron por to­mar sin que­rer el Gran Re­duc­to, la prin­ci­pal po­si­ción ru­sa.

La oca­sión se frus­tró, pe­ro los es­pa­ño­les iban a te­ner pron­to opor­tu­ni­dad de cam­biar de cam­po, du­ran­te la desas­tro­sa re­ti­ra­da fran­ce­sa de Ru­sia.

Na­po­león en­tró en Mos­cú tras su vic­to­ria en Bo­ro­dino, pe­ro el zar no qui­so fir­mar la paz, y cuan­do se echó en­ci­ma el frío, en oc­tu­bre de 1812, no tu­vo más re­me­dio que aban­do­nar la ca­pi­tal y em­pren­der una re­ti­ra­da que se con­ver­ti­ría en ca­tás­tro­fe, prin­ci­pal­men­te por la fal­ta de su­mi­nis­tros. Muy pron­to se pro­du­jo una ria­da de ba­jas, sol­da­dos que se se­pa­ra­ban de sus uni­da­des pa­ra bus­car al­go de co­mer, se re­za­ga­ban, se per­dían, mo­rían de frío y ham­bre o eran pre­sa fá­cil pa­ra los gue­rri­lle­ros que les hos­ti­ga­ban.

Na­po­león ha­bía cam­bia­do de opinión so­bre el re­gi­mien­to Jo­sé Na­po­león tras ver­lo avan­zar en Bo­ro­dino. Al ter­mi­nar aque­lla ba­ta­lla lo man­dó en van­guar­dia a per­se­guir al ejér­ci­to ru­so, y cuan­do co­men­zó su pro­pia re­ti­ra­da lo pu­so en cam­bio en la re­ta­guar­dia, el lu­gar de ma­yor ries­go y res­pon­sa­bi­li­dad, don­de el ma­ris­cal Ney lo­gró man­te­ner la dis­ci­pli­na, y que fue pron­to la úni­ca uni­dad ope­ra­ti­va de las fuer­zas fran­ce­sas, pro­te­gien­do he­roi­ca­men­te la re­ti­ra­da de los de­más.

Cuan­do la Gran­de ar­mée lo­gró sa­lir de Ru­sia, de los 350.000 hom­bres que ha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.