Mue­bles pa­ra amar

Ca­mas, si­llas, so­fás, co­ji­nes... To­do el atre­zo que us­ted pue­da ima­gi­nar pa­ra de­co­rar su ca­sa sir­ve tam­bién pa­ra en­cen­der el fue­go se­xual.

Tiempo - - SOCIEDAD - CA­RO­LI­NA VAL­DEHÍ­TA

Ya lo de­cían los Beatles: All you need is lo­ve. Y cuan­to más lo­ve, me­jor. O eso es al me­nos lo que pien­sa la in­dus­tria del se­xo, que tí­mi­da­men­te ha ido sa­lien­do de de­trás de la cor­ti­ni­lla de ter­cio­pe­lo ro­jo don­de an­ta­ño fue re­le­ga­da. Al porno lo con­si­de­ran arte, y lo con­su­men aho­ra tan­to hom­bres co­mo mu­je­res. Ha­blar de se­xo ya no es una ra­re­za, sino una con­ver­sa­ción ca­si irre­me­dia­ble.

Con to­do, los ta­búes que la so­cie­dad ha eli­mi­na­do son mi­nu­cias, co­mo la len­ce­ría fi­na o los ju­gue­tes se­xua­les. Pe­ro aho­ra ha lle­ga­do al mer­ca­do el mo­bi­lia­rio de­fi­ni­ti­vo: el que per­mi­te pos­tu­ras irrea­li­za­bles en la ca­ma. Co­ji­nes, al­moha­das y pufs con­ce­bi­dos pa­ra los pre­li­mi­na­res, si­llas y so­fás adap­ta­dos a la ana­to­mía o ca­mas que se mue­ven acom­pa­sa­das con el coi­to. La mo­ji­ga­te­ría no es­tá de mo­da y las pa­re­jas bus­can rom­per con su ru­ti­na. “Es­tos mue­bles in­vi­tan al jue­go y a la ex­pe­ri­men­ta­ción –cuen­tan des­de Margarita Bo­ni­ta, don­de es­tán es­pe­cia­li­za­dos en es­te ti­po de mo­bi­lia­rio–. Nues­tros clien­tes, ge­ne­ral­men­te pa­re­jas con­so­li­da­das, pue­den in­cen­ti­var sus re­la­cio­nes y de­co­rar su ca­sa sin que na­die se­pa lo que se es­con­de de­trás de ellos”.

Un po­co de vi­di­lla se­xual.

Margarita Bo­ni­ta na­ció en 2010 co­mo la pri­me­ra tien­da es­pe­cia­li­za­da en mo­bi­lia­rio eró­ti­co con dos jo­yas: un di­ván ser­pen­tean­te, que pro­por­cio­na in­fi­ni­tas opor­tu­ni­da­des, y una ca­ma con mo­vi­mien­to que re­pro­du­ce el rit­mo cor­po­ral. La tien­da se li­mi­ta ex­clu­si­va­men­te a la ven­ta on-li­ne y a la crea­ción de sui­tes eró­ti­cas en ho­te­les, don­de los clien­tes pue­den dar rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción en una no­che de lu­ju­ria. Pe­ro si lo que quie­ren es mon­tár­se­lo en ca­sa, les con­ta­mos las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el mer­ca­do.

Pa­ra em­pe­zar, ¿qué tal un có­mo­do co­jín o un puf de­co­ra­ti­vo? A sim­ple vis­ta se tra­ta so­lo de or­na­men­tos, pe­ro son mu­cho más que eso. El Se­cret Cu­be se en­cuen­tra en In­ter­net y ron­da en­tre los 2.500 y los 4.000 eu­ros. Ex­ter­na­men­te se tra­ta de un puf, y en la in­ti­mi­dad se trans­for­ma en una si­lla eró­ti­ca, que re­cuer­da un po­co a la si­lla del den­tis­ta, con la que se pue­de echar a vo­lar la ima­gi­na­ción y ver­se re­fle­ja­do en su es­pe­jo in­fe­rior. Des­pués del ju­gue­teo, se pue­den pa­sar a los pre­li­mi­na­res con las lo­ve pi­llows: co­ji­nes y al­moha­das pos­tu­ra­les con di­fe­ren­tes án­gu­los y tex­tu­ras que ayu­dan a aco­mo­dar el cuer­po y que no due­la la es­pal­da y ade­más “per­mi­ten rea­li­zar cier­tas po­si­cio­nes del Ka­ma­su­tra”, ase­gu­ran des­de Margarita Bo­ni­ta. Os­ci­lan en­tre los 50 y los 300 eu­ros, de­pen­dien­do del mo­de­lo.

Sus dos pie­zas pre­di­lec­tas son el so­fá Neo­tan­tra y la Mo­ve­ment Bed, am­bos

“Ha­ce años se veía co­mo ra­ri­tos a quie­nes te­nían ac­ce­so­rios se­xua­les, aho­ra lo ra­ro es no te­ner­los”

di­se­ños pro­pios de la em­pre­sa. El pri­me­ro pue­de pa­re­cer a sim­ple vis­ta la úl­ti­ma ten­den­cia mo­der­nis­ta, al­go que siem­pre bus­can en Margarita Bo­ni­ta, la do­ble fun­cio­na­li­dad de sus pro­duc­tos: “Su er­go­no­mía es­tá pen­sa­da pa­ra fa­ci­li­tar y me­jo­rar el coi­to”, sus ac­ce­so­rios son de fá­cil ex­trac­ción y las pa­tas del so­fá, ina­mo­vi­bles. Con ella se pue­den des­cu­brir pos­tu­ras in­sos­pe­cha­das y la pa­re­ja dis­fru­ta­rá, por­que to­do el tiem­po ten­drá sus cuer­pos apo­ya­dos y ape­nas rea­li­za­rán es­fuer­zos. El te­ji­do es sua­ve y la­va­ble y su di­se­ño ori­gi­nal y a la car­ta, lo que ha­ce va­riar su im­por­te en­tre los 1.000 y los 1.500 eu­ros se­gún ex­tras.

La Mo­ve­ment Bed pro­du­ce di­fe­ren­tes ti­pos de mo­vi­mien­to e in­ten­si­da­des, ver­ti­cal, ho­ri­zon­tal y com­bi­nan­do am­bos, así co­mo una po­si­ción de relax con una li­ge­ra sen­sa­ción de me­ce­do­ra. “Con ella se pue­de ju­gar y pa­sar un buen ra­to en pa­re­ja”, ase­gu­ran. Se­gún sus me­di­das y ma­te­ria­les su pre­cio pue­de su­bir de los 3.000 eu­ros ba­se has­ta los 6.000. Pue­de que es­tos fe­ti­ches no sean aptos pa­ra to­dos los bol­si­llos, pe­ro des­de lue­go sí que sa­brán apre­ciar­los una vez los ten­gan en

sus ca­sas. La nue­va de­co­ra­ción ha­ce que se pue­da dis­fru­tar de to­das las po­si­bi­li­da­des que los mue­bles ofre­cen.

Rom­pien­do con los ta­búes.

Gra­cias a las tap­per sex par­ties y a se­ries co­mo Se­xo en Nue­va York se ha avan­za­do mu­cho en la men­ta­li­dad so­bre có­mo dis­fru­tar con el se­xo, y se ha ter­mi­na­do con el es­tig­ma de que quien uti­li­za ali­cien­tes es un vi­cio­so. “Ha­ce diez años se veía co­mo ra­ri­tos a quie­nes com­pra­ban ac­ce­so­rios se­xua­les, aho­ra lo ra­ro es que la gen­te no ten­ga ju­gue­tes en ca­sa”, bro­mea Syl­via de Béjar, edu­ca­do­ra se­xual y au­to­ra de Tu se­xo es tu­yo. Y por si fue­ra po­co, el he­cho de in­cluir un ele­men­to ex­terno a la ho­ra del se­xo ayu­da mu­cho a man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de las pa­re­jas con­so­li­da­das y a rom­per con su ru­ti­na. “A la gen­te le po­ne lo mis­te­rio­so, la no­ve­dad, lo prohi­bi­do. Y si es­to te lo pue­de dar tu pa­re­ja de siem­pre no habrá ne­ce­si­dad de ir a bus­car­lo fue­ra“, ex­pli­ca. Se­gu­ro que las afi­cio­na­das a Se­xo en

Nue­va York re­cor­da­rán un epi­so­dio en el que Kim Ca­trall, que da vi­da a la li­be­ral Samantha, man­tie­ne re­la­cio­nes en un co­lum­pio sus­pen­di­da en el ai­re. Pues bien, to­das es­tán de en­ho­ra­bue­na por­que ese co­lum­pio exis­te y se pue­de en­con­trar fá­cil­men­te tan­to por In­ter­net co­mo en cual­quier sex shop. Una gran do­sis de ima­gi­na­ción y nin­gún pu­dor es lo úni­co que ha­ce fal­ta pa­ra dis­fru­tar de un se­xo di­ver­ti­do con un ju­gue­te muy ase­qui­ble (en­tre 100 y 200 eu­ros). Se tra­ta de va­rias co­rreas ajus­ta­bles y acol­cha­das en las que se su­je­ta uno de los dos por la es­pal­da, las pier­nas y el tra­se­ro. Gra­cias a sus ca­de­nas, se pue­den col­gar del te­cho, de la puer­ta o en­ci­ma de la ca­ma. Los co­lum­pios per­mi­ten in­fi­ni­dad de pos­tu­ras y vo­lar, li­te­ral­men­te, en el mo­men­to del clí­max. Si han con­se­gui­do leer has­ta aquí sin con­sul­tar In­ter­net aho­ra tie­nen per­mi­so, cual­quie­ra de es­tas pie­zas es un

must pa­ra los fe­ti­chis­tas del se­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.