Or­te­ga Cano em­ba­ra­za a una des­co­no­ci­da

El to­re­ro es el pri­mer sor­pren­di­do an­te su pró­xi­ma pa­ter­ni­dad, tras más de diez años in­ten­tán­do­lo con la fa­lle­ci­da to­na­di­lle­ra Ro­cío Ju­ra­do.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Pa­re­ce aban­dono, des­cui­do, alar­de o en­tre­ga to­tal sin ra­cio­ci­nio ni prevención por par­te del ma­ta­dor

Sor­pre­sa, con­mo­ción y has­ta in­far­tos le­van­ta lo úl­ti­mo de Or­te­ga Cano. Na­die es­pe­ra­ba al­go tan sor­pren­den­te. El pro­pio ma­ta­dor es el pri­me­ro en ma­ni­fes­tar alucine, pa­re­ce que no sa­le del asom­bro y no pue­de creer­lo tras más de diez años in­ten­tán­do­lo con una Ro­cío Ju­ra­do que, a las prue­bas me re­mi­to, ya no te­nía edad pa­ra en­gen­drar por­que en aquel tiem­po ca­si tan fe­liz no ha­bía los avan­ces ac­tua­les. “Soy el pri­mer sor­pren­di­do”, con­fie­sa Or­te­ga de­ján­do­nos bo­quia­bier­tos. Pa­re­ce co­mo si no hu­bie­se par­ti­ci­pa­do en al­go tan ín­ti­mo y her­mo­so co­mo en­gen­drar, no hay que ha­cer oí­dos a cier­tos ago­re­ros ma­lin­ten­cio­na­dos que ex­hu­man vie­jas his­to­rias de la fru­te­ra san­lu­que­ña con un ma­ri­do que aca­bó en la cár­cel y, tam­bién, tras en­no­viar­se con un no­vi­lle­ro al que tam­bién pu­sie­ron en­tre re­jas. Mo­men­tos que re­su­ci­tan por en­ci­ma de la ter­nu­ra pa­ter­nal que ya em­bar­ga tam­bién a la re­cién pa­ri­da Ire­ne Vi­lla y al car­ta­ge­ne­ro, mien­tras su cu­ñá Ro­sa Be­ni­to no pier­de com­ba y siem­pre es des­len­gua­da lar­ga­do­ra, qui­zá por­que com­par­tió -y has­ta pa­de­ció- el ma­tri­mo­nio de la chi­pio­ne­ra y el ya ca­si se­sen­tón:

“Es­toy se­gu­ra de que no es un ni­ño bus­ca­do”, ase­gu­ró in­fle­xi­ble y do­li­da, por­que la tie­nen apar­ta­da del apa­ño, an­te una Ma­ría Te­re­sa Cam­pos ha­cien­do equi­li­brios so­bre za­pa­tos ama­ri­llos co­mo car­na­va­les­cos. Eso con­tra­di­ce y ca­si se en­fren­ta a una reali­dad de pa­re­ce que cua­tro me­ses. Fue un des­ca­ra­do aquí te pi­llo, aca­so fo­go­so e im­pro­vi­sa­do por sus con­se­cuen­cias. No se en­tien­de que, cono- cien­do lo cui­da­do­so que Or­te­ga es con su in­ti­mi­dad y cui­da­do fí­si­co, per­die­ra la ca­be­za y se de­ja­se lle­var, aca­so ebrio de ca­len­tu­ra, a un ac­to se­xual don­de no to­mó pre­cau­cio­nes, qui­zá por­que la ex­pe­ri­men­ta­da mo­za trein­tea­ñe­ra le di­jo que las ha­bía to­ma­do ella. Cho­ca, sor­pren­de y des­con­cier­ta ta­ma­ña ob­nu­bi­la­ción, co­mo no sea con­se­cuen­cia de los sen­ti­dos exal­ta­dos. Qui­zá fue un pron­to don­de no ha­bía pre­ser­va­ti­vos a mano, que de­ben lle­var­se en la car­te­ra igual que el DNI, que nun­ca se sa­be cuan­do sal­ta la lie­bre. Pa­re­ce aban­dono, des­cui­do, alar­de o en­tre­ga to­tal sin ra­cio­ci­nio ni prevención, ape­nas se ha­bían co­no­ci­do días atrás cuan­do Ana Ma­ría Al­dón vi­si­tó Yer­ba­bue­na co­mo una tu­ris­ta más y en­can­di­ló a su pro­pie­ta­rio.

Un hi­jo im­pre­vis­to.

Vis­to y he­cho: fue­ron al ca­tre a la pri­me­ra de cam­bio sin pa­rar­se en ba­rras, cui­da­dos y re­ser­va tal quin­cea­ñe­ros en­cen­di­dos que so­lo bus­can el pla­cer. Inex­pli­ca­ble ac­ti­tud que no se en­tien­de en un hom­bre se­reno, he­cho y de­re­cho co­mo Or­te­ga que, pa­ra col­mo, es­tá so­bre­lle­van­do la an­gus­tia de su en­cau­sa­mien­to y la pro­ble­má­ti­ca ge­ne­ra­da por su con­flic­ti­vo prohi­ja­do Jo­sé Fernando, a quien en dos se­ma­nas de­be­rá en­tre­gar la he­ren­cia de Ro­cío Ju­ra­do. Ya son la fa­mi­lia y uno más, otro in­cor­po­ra­do a la ho­ra de re­par­tir lo que de­je Or­te­ga un día le­jano. Aho­ra vi­ve con cier­to alucine la no­ti­cia de su pa­ter­ni­dad sor­pre­si­va. Aun­que lo ver­da­de­ra­men­te cho­can­te, es­ca­ma­dor y con tu­fo es su aban­dono se­xual po­co pre­vi­sor y, tam­bién, el acier­to a la ho­ra de me­ter­la has­ta el pu­ño re­cor­dan­do sus gran­des tar­des enar­de­ce­do­ras. Es per­do­na­ble sí­mil tau­rino apro­pia­dí­si­mo an­te su cer­te­ra es­to­ca­da pro­crea­do­ra que no lo­gró su amor por Ro­cío.

El te­ma da­rá pa­ra mu­cho, tie­ne aires de fo­lle­tín y un buen co­ro pla­ñi­de­ro o es­ti­mu­la­dor, don­de sus her­ma­nos glo­san la hom­bría de­mos­tra­da de quien siem­pre fue cues­tio­na­do se­xual­men­te de ma­ne­ra in­jus­ta, mien­tras el clan Ju­ra­do se fro­ta las ma­nos an­te lo que se vie­ne en­ci­ma. Qué no sa­brán ellos... Igual­men­te se re­go­ci­ja Mar­be­lla an­te lo que pre­vén com­ba­te so­cial en­tre An­to­nio Ban­de­ras y la aquí des­arrai­ga­da Eva Longoria an­te sus fies­tas agos­te­ñas.

El ve­rano ya tie­ne ade­re­zo, ju­go, sal­sa y has­ta mo­jo pi­cón. Hay te­ma y di­ver­sión ase­gu­ra­dos, co­mo en la de­ba­cle eco­nó­mi­ca de Vic­to­rio & Luc­chino, em­bar­ga­dos por im­pa­gos in­con­cre­tos que os­ci­lan en­tre 1.500.000 y 5.000.000. Sor­pre­sa y so­pon­cios, Ca­ye­ta­na de Al­ba no po­día creer tal ruina de sus mo­dis­tos de cá­ma­ra, que tan de ro­sa fuc­sia re­ca­ma­da en la­zos la vis­tie­ron pa­ra su re­cien­te en­la­ce se­vi­llano con Al­fon­so Díez. Car­men Te­llo se des­vi­vió en ad­he­sio­nes agra­de­ci­da por có­mo la real­za­ron con ai­re Va­len­tino pa­ra ama­dri­nar a la du­que­sa, o des­ta­cán­do­le jun­cal fi­gu­ra en los es­pon­sa­les de

su hi­ja Car­men, lo más re­fi­na­do que re­cuer­da Se­vi­lla por en­ci­ma de otros ca­so­rios car­na­va­les­cos re­bo­san­do en­tor­cha­dos o in­vi­ta­dos pi­lla­dos a la­zo. Co­mo el de Ge­ma Ruiz Cua­dra­do, que es­tre­nó nue­va ca­ra re­com­pues­ta por la Clí­ni­ca Ber­lín, ya no di­ga­mos el es­cu­ria­len­se de Car­los Bau­te, que pa­re­cía es­ce­ni­fi­ca­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra sa­lir en el co­ra­zón. Al­gún con­cu­rren­te to­da­vía re­pre­gun­ta qué pin­ta­ba allí se­me­jan­do fi­gu­ran­tes tea­tra­les.

Bom­ba­zo no sor­pren­den­te el crack mo­dis­til, aun­que sí apa­ra­to­so, al me­nos lo amor­ti­gua el dis­tan­cia­mien­to es­ti­val don­de to­do se di­lu­ye ba­jo el sol que sin em­bar­go pro­pi­cia el re­mem­ber. “Te­ne­mos un patrimonio per­so­nal diez ve­ces su­pe­rior a lo que nos re­cla­man, pa­de­ce­mos lo que otros mu­chos”, se de­fien­de el dúo que en los 90 tu­vie­ron mo­men­tos de glo­ria con mo­ti­vo de la de­rro­cha­do­ra Ex­po se­vi­lla­na, don­de el fe­li­pis­mo es­quil­mó pre­su­pues­tos que to­da­vía pa­ga­mos. Fue cuan­do tra­je­ron a

Cat­he­ri­ne De­neu­ve, co­mo ma­dri­na de su per­fu­me Car­men, en inol­vi­da­do fies­tón mon­ta­do en el pa­la­cio de Me­di­na­ce­li y con­tra­ta­ron de ma­ni­quís pa­ra Ci­be­les a Clau­dia Schif­fer,

Noemi o Elle Macpherson, que aho­ra re­to­ma Ibi­za pro­pi­cian­do tam­bién el de­but co­mo mo­de­lo de Pe­né­lo­pe an­tes de su escalada holly­woo­dien­se. Ahí se ge­ne­ró su gla­mour tan ex­plo­ta­do, los Luc­chino crea­ron es­cue­la, se les subió a la ca­be­za has­ta que Puig rom­pió el con­tra­to y gri­fo pa­tro­ci­na­dor por evi­den­tes in­cum­pli­mien­tos y em­pe­zó la de­ca­den­cia has­ta la ruina ac­tual que no es ex­clu­si­va, sino co­mún al 80% de los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les des­de

Ber­han­yer a La­rrain­zar, que ves­tía al Rey, o Torretta. Tris­tí­si­mo, aun­que los se­vi­lla­nos, ge­nio y fi­gu­ra, abri­rán los pró­xi­mos des­fi­les de Ci­be­les co­mo ele­men­to y pla­ta­for­ma exal­ta­do­ras.

Los fa­mo­so lu­cen sus crea­cio­nes.

Tam­bién la tu­vo ese re­no­va­dor de la som­bre­re­ría que es el ir­lan­dés Phi

lip Treacy, cu­bre­ca­be­zas de to­da la reale­za bri­tá­ni­ca. En la me­mo­ria re­cien­te es­tán sus di­se­ños nup­cia­les pa­ra la prin­ce­sa Bea­triz, un aro co­mo ocho que le caía so­bre la fren­te, o sus cons­tan­tes, ju­ve­ni­les y li­ge­ras ideas siem­pre la­dea­das a de­re­cha so­bre la fren­te pa­ra Ca­ta­li­na, du­que­sa de Cam­brid­ge y fu­tu­ra rei­na con el tiem­po y una ca­ña. Mu­seís­ti­cos son ya los de

Car­men Lo­ma­na, con to­ca­do la­te­ral en pa­ji­lla ro­ja, no pro­vo­có in­te­rés al­guno en el di­se­ña­dor Phi­lip Treacy

Ma­don­na que pu­die­ron ver­se en la an­to­ló­gi­ca de trein­ta pie­zas ex­cep­cio­na­les mon­ta­da en una vie­ja ca­pi­lla del ba­rrio de Sa­la­man­ca, epi­cen­tro de la mo­da ca­pi­ta­li­na co­no­ci­da co­mo la

mi­lla de oro. Pe­se a la in­me­dia­tez de Vuit­ton o Tod’s, te­nien­do en­fren­te a Dior y Tif­fany, tan vi­si­ta­dos por vips, la aper­tu­ra ape­nas con­tó con nom­bres de ru­ti­lan­cia so­cial o vin­cu­la­dos a la ex­qui­si­tez pre­sun­ta. Re­sul­tó inex­pli­ca­ble y ver­gon­zo­sa es­pan­tá. Qui­zá fue el ca­lor quien hi­zo desis­tir a gen­tes co­mo

Na­ti Abascal, que con es­no­bis­mo se des­pla­zan a Lon­dres a com­prar­le.

Pocos pe­ro se­lec­tos y ex­per­tos, co­mo Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo y su her­mano Fernando, ju­gan­do a no ver­se, el mar­ques del Bar­co pa­re­cía muy in­tere­sa­do en la es­pal­da des­nu­da de la ni­ña Gar­cía Font, que ya no sa­le con el to­re­ro “aun­que man­te­ne­mos la amis­tad”. Su ma­dre ca­si aplau­día el acer­ca­mien­to del aris­tó­cra­ta que tie­nen el ca­rác­ter más nor­mal, pró­xi­mo y cá­li­do de to­dos los her­ma­nos Al­ba. La du­que­si­ta de Mon­to­ro lu­ció blu­són len­ce­ro ex­hi­bi­dor de es­pal­da re­fres­ca­da y no de­jó de ob­ser­var los bri­llos que las ca­lo­res po­nían mo­rre­te per­la­do en Car­men Lo­ma­na, ex­ce­si­va en ne­gro re­ma­ta­do con to­ca­do la­te­ral en pa­ji­lla ro­ja que no pro­vo­có in­te­rés al­guno en Tracy, que con hu­mor ir­lan­dés, y to­man­do pa amb to­ma­ca con gol­pes

de gin Bee­fea­ter, es­con­dió im­po­si­bles ru­bo­res ba­jo un ne­gro an­ti­faz del que so­bre­sa­lían la­te­ra­les dos es­pe­cie de an­te­nas da­li­nia­nas. Se vie­ron tu­les ne­gros que am­pu­lo­sos en­vol­vían a la

con­de­sa de Aba­so­lo, los pan­ta­lo­nes cortos de Luis Ga­lliu­si que con To­más

Alía fue el úni­co de­co­ra­dor pre­sen­te, el ai­re es­pec­tral y ne­grí­si­mo de Ca­ye

ta­na Guillen Cuer­vo con­tan­do có­mo se re­cu­pe­ra su pa­dre, el gran Fernando

Gui­llén, que su­pera lo que San­cho Gra­cia, mien­tras Car­los La­rra­ña­ga apla­za nue­va­men­te su reapa­ri­ción tea­tral: es­ta­ba pre­vis­ta en agos­to pa­ra la aún Se­ma­na Gran­de do­nos­tia­rra, don­de tam­bién pe­li­gran los to­ros. Vuel­ven a sus­pen­der­lo has­ta enero man­te­nien­do sus hi­jos Am­pa­ro, Pe­dro y Luis inex­pli­ca­ble y muy es­ca­man­te se­cre­tis­mo so­bre su reha­bi­li­ta­ción.

Alía ci­ta­ba en su ca­sa de la Medina tan­ge­ri­na des­de la que ve Es­pa­ña sin año­rar­la y Ga­lliu­si com­bi­nó ber­mu­das cua­dri­cu­la­dos con bla­zer más for­mal y ca­mi­sa hin­dú. Lo fe­li­ci­ta­ban por có­mo ha sa­li­do en una re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da su ca­sa ibi­cen­ca, don­de aho­ra se alo­ja

Adria­na Abascal con el re­cién es­tre­na­do no­vio fran­cés tam­bién muy adi­ne­ra­do, que es lo exi­gi­ble en amo­res de­sin­te­re­sa­dos. Buen ni­do de amor con­tras­tan­do con el en­cor­se­ta­mien­to tan bien asu­mi­do por las fans de la im­po­nen­te

Ma­ya Han­sen que, co­mo Gaul­tier, re­cu-

Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, du­que­sa de Mon­to­ro, lu­ció blu­són len­ce­ro ex­hi­bi­dor de es­pal­da re­fres­ca­da

pe­ró pren­da tan sexy a las que es adic­ta una Ma­don­na sub­yu­ga­da co­mo Noemi, pa­ra la que en el 2000 Treacy di­se­ñó una gi­gan­tes­ca or­quí­dea mo­ra­da muy a la mano o la pa­me­la de pa­ja ne­gra cual os­tra se­mi abier­ta, o lo idea­do pa­ra Lady Ga­ga por las ex­cen­tri­ci­da­des cu­bri­do­ras de Tracy. De Gra­ce Jo­nes ex­hi­ben el bom­bín de 2003 bor­da­do en cris­ta­les Swa­rovs­ki.

Man­go vuel­ve con es­ti­lo mi­li­tar.

Le­mo­niez re­cor­dó que en la bo­da de

Fe­li­pe y Le­ti­zia él pi­dió ayu­da pa­ra tan­to en­car­go re­ma­ta­dor “y des­de en­ton­ces me hi­ce fa­mo­so en Es­pa­ña”,

Est­her Ko­plo­witz im­pac­tó por la ex­qui­si­tez del cu­bre­ca­be­za tan bien mon­ta­do, no de­ja­ron de re­cor­dar­la mien­tras Lo­ma­na tu­vo el ges­to in­fan­til de re­tra­tar­se con el for­ni­do, as­fi­xia­do y uni­for­ma­do Bee­fea­ter que sim­bó­li­ca­men­te pre­si­día la apa­ra­to­sa co­lec­ción, alar­de de chic, in­ge­nio, y atre­vi­do buen gus­to que tam­bién abun­dó en la co­lec­ción oto­ño-in­vierno con que Man­go real­zó el Bar­ce­lo­na 080 jun­to a la vuel­ta cor­se­te­ril a las pa­sa­re­las de

Gui­ller­mi­na Bae­za, fe­liz­men­te re­cu­pe­ra­da, don­de Ma­le­na Cos­ta, ex­pri­mien­do lo su­yo con Pu­jol, des­fi­ló con to­ma­te tra­se­ro in­clui­do, con­vir­tién­do­se en no­ti­cia lla­ma­ti­va y ca­chon­da. Así so­bre­sa­lió tan­to co­mo la abu­fan­da­da apos­tu­ra de Kor­ta­ja­re­na, a pun­to de im­pac­tan­te dúo pu­bli­ci­ta­rio -¡habrá que ver!- con Andrés Ve­len­co­so. Lo re­ve­ló su má­na­ger, Eduardo Sa­llas, an­te Al­bert Mas, la son­rien­te He­le­na y un Isak An­dic per­fec­to an­fi­trión con

Ze­nai­da Bu­fill, que se en­fun­da­ba en pi­ja­ma ne­gro de la fir­ma.

Man­go apues­ta por lí­nea mi­li­tar en lo de­por­ti­vo y re­cu­rre a ter­cio­pe­los azul no­che y la­més re­mar­ca­do­res de pan­ta­lo­nes pi­ti­llo con­tras­ta­dos con par­kas mon­ta­ñe­ras so­bre fal­das bro­ca­das y mi­nis siem­pre con­tras­ta­das con enor­mes bu­fan­das. Bar­ce­lo­na aplau­dió propuestas ex­qui­si­tas y se vio nos­tal­gia en Jai­me de Marichalar en el ma­jes­tuo­so pa­la­cio de Pe­dral­bes, una re­si­den­cian real don­de per­noc­tó

Fran­co pe­ro nin­gún mo­nar­ca. An­dic anun­ció que su fir­ma tan internacional “no in­cre­men­ta­rá los pre­cios pe­se a la subida del IVA”. Eso pro­vo­có un cli­ma re­la­ja­do tan op­ti­mis­ta y re­co­no­ci­do co­mo el que la bri­sa me­di­te­rrá­nea cau­só en pre­miè­re tan su­ges­ti­va. Pa­ra su­frir nos bas­ta con Or­te­ga Cano y sus cir­cuns­tan­cias.

Car­men Lo­ma­na y Phi­lip Treacy

Ma­ya Han­sen

Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo

Gui­ller­mi­na Bae­za con

su hi­ja, Be­lén La­rruy

La mo­de­lo Cla­ra Alon­so

Jai­me de Marichalar

con Ze­nai­da Bu­fill

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.