“Hoy es­ta­mos más cer­ca del res­ca­te que ayer, pe­ro si Eu­ro­pa quie­re es evi­ta­ble”

CA­TE­DRÁ­TI­CO DE ECO­NO­MÍA Y PRE­SI­DEN­TE DE AFI. Ex­pli­ca que, con las me­di­das del Go­bierno, a cor­to pla­zo Es­pa­ña no cre­ce­rá y que es­ta­mos an­te una en­cru­ci­ja­da: o nos sa­li­mos del eu­ro o el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo in­yec­ta más li­qui­dez. Así de cru­do. Des­pués de ci

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: DA­VID GAR­CÍA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El Go­bierno aca­ba de anun­ciar otro plan de re­cor­tes, ¿ser­vi­rá pa­ra al­go, sa­ca­rán a Es­pa­ña de la cri­sis?

No es­tán des­ti­na­dos a sa­lir de la cri­sis en un cor­to pla­zo. La ma­yo­ría van a ge­ne­rar un ma­yor efec­to con­trac­ti­vo en el rit­mo de cre­ci­mien­to. Son de­ci­sio­nes im­pues­tas por la Co­mi­sión, por las au­to­ri­da­des ale­ma­nas. Uno du­da de que va­yan a con­se­guir una re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía en el me­dio pla­zo y sa­near las pro­pias fi­nan­zas pú­bli­cas. Po­dría­mos asis­tir a un adel­ga­za­mien­to por el la­do del gas­to, de la in­ver­sión pú­bli­ca y de las pres­ta­cio­nes so­cia­les y, sin em­bar­go, es pro­ba­ble que la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos no sea su­fi­cien­te co­mo pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit y de deu­da pú­bli­ca. El ries­go de frus­tra­ción es tan im­por­tan­te co­mo la irri­ta­ción que en al­gu­nos sec­to­res so­cia­les ori­gi­nan esas me­di­das.

¿Es­pa­ña es­tá in­ter­ve­ni­da?

Cuan­do uno com­pa­ra las de­ci­sio­nes que adop­ta el Go­bierno es­pa­ñol con las que han adop­ta­do otros go­bier­nos de eco­no­mías for­mal­men­te in­ter­ve­ni­das co­mo Por­tu­gal o Ir­lan­da, las di­fe­ren­cias no son gran­des. En Es­pa­ña for­mal­men­te sí exis­te una lí­nea de cré­di­to pa­ra la re­ca­pi­ta­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio, y se ob­ser­va una con­di­cio­na­li­dad sec­to­rial, es­pe­cí­fi­ca de la ban­ca, que no exis­te en otros paí­ses. Que ade­más pa­re­ce ha­ber obli­ga­do a adop­tar de­ci­sio­nes adi­cio­na­les a las que ya se ha­bían adop­ta­do y que eran bas­tan­te res­tric­ti­vas so­bre el gas­to y so­bre los in­gre­sos pú­bli­cos. En la si­tua­ción ac­tual, Es­pa­ña tie­ne las exi­gen­cias ca­si equi­va­len­tes a las de una eco­no­mía in­ter­ve­ni­da, pe­ro no sus ven­ta­jas en tér­mi­nos de cos­tes de fi­nan­cia­ción pa­ra el Te­so­ro, por de­ba­jo de lo que es­tá exi­gien­do el mer­ca­do.

¿Hu­bie­ra si­do me­jor que nos hu­bie­ran in­ter­ve­ni­do for­mal­men­te?

To­da in­ter­ven­ción con­lle­va un cos­te po­lí­ti­co im­por­tan­te, pe­ro la si­tua­ción ac­tual no se pue­de pro­lon­gar de­ma­sia­do tiem­po. No po­de­mos ofre­cer un re­per­to­rio de me­di­das pro­pias de una eco­no­mía in­ter­ve­ni­da y no ob­te­ner la con­tra­par­ti­da fa­vo­ra­ble.

¿Y cuál es la so­lu­ción?

Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas de­be­rían, pa­ra evi­tar una in­ter­ven­ción for­mal de Es­pa­ña, con­tri­buir a que los mer­ca­dos de bo­nos no de­fi­nan co­ti­za­cio­nes que tie­nen po­co que ver con los fun­da­men­tos de la eco­no­mía es­pa­ño­la.

¿Por qué ac­túan así?

Bien por­que los mer­ca­dos de bo­nos es­tán co­ti­zan­do una in­su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de­fen­si­va, de or­ga­ni­za­ción de Eu­ro­pa, bien por­que es­tán an­ti­ci­pan­do que no se van a po­der sa­near las fi­nan­zas pú­bli­cas y que sí se va a acen­tuar la re­ce­sión en la que es­tá la eco­no­mía es­pa­ño­la. Es una tram­pa de la que hay que sa­lir. La úni­ca for­ma no es pe­dir la in­ter­ven­ción for­mal, sino ape­lar a las com­pen­sa­cio­nes de la pro­pia UE. En agos­to pa­sa­do el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pu­so en mar­cha un pro­gra­ma de com­pra de bo­nos en el mer­ca­do se­cun­da­rio pa­ra Ita­lia y Es­pa­ña, aho­ra de­be­ría mo­vi­li­zar­lo, aun­que fue­ra co­mo me­ca­nis­mo de tran­si­ción has­ta que el fon­do de res­ca­te ha­ga las fun­cio­nes de com­pra de deu­da en el se­cun­da­rio. No po­de­mos es­tar así has­ta sep­tiem­bre, co­mo su­ge­ría el pre­si­den­te del Bun­des­bank, por­que es una san­gría, en cos­tes fi­nan­cie­ros pa­ra el Te­so­ro, y frus­tran­te pa­ra el es­fuer­zo de la po­bla­ción, de los agen­tes eco­nó­mi­cos y de las em­pre­sas.

¿Y si no su­ce­de has­ta sep­tiem­bre?

Pues la eco­no­mía es­pa­ño­la se­gui­ría su­frien­do unos cos­tes de fi­nan­cia­ción en el mer­ca­do pri­ma­rio de bo­nos ex­ce­si­va­men­te ele­va­dos. Se­ría pa­ra­dó­ji­co que un país que pres­cin­de de sus gas­tos en edu­ca­ción, in­ver­sión en I+D, pres­ta­cio­nes so­cia­les y re­mu­ne­ra­ción de los fun­cio­na­rios tu­vie­ra que re­ti­rar una par­te adi­cio­nal de sus in­gre­sos pú­bli­cos pa­ra aten­der un ma­yor cos­te de in­tere­ses, cuan­do ha he­cho lo que Eu­ro­pa le ha di­cho. Se­ría un pro­ble­ma pa­ra Es­pa­ña, pe­ro tam­bién pa­ra Eu­ro­pa, que ten­dría que to­mar bue­na cuen­ta de que los re­ce­ta­rios apli­ca­dos no fun­cio­nan.

¿Es­tá des­car­ta­do un res­ca­te for­mal pa­ra Es­pa­ña?

No, no es­tá des­car­ta­do, pe­ro no se­ría con­ve­nien­te. Es­ta­mos hoy más cer­ca del res­ca­te que ayer, pe­ro si Eu­ro­pa quie­re es evi­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.