CO­MU­NI­CA­DOS

Tiempo - - PORTADA -

Uno de los fe­nó­me­nos más cu­rio­sos que se ha re­ve­la­do en es­ta cri­sis es la in­cor­po­ra­ción del gas­to en co­mu­ni­ca­cio­nes a la ces­ta de ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Los es­pa­ño­les pre­fie­ren gas­tar me­nos en ro­pa, cal­za­do u ocio que re­cor­tar su gas­to en te­le­fo­nía. So­lo avan­za­do ya 2012 el nú­me­ro de lí­neas mó­vi­les en Es­pa­ña, que su­pe­ran hol­ga­da­men­te la ci­fra de una por per­so­na, ha co­men­za­do a es­tan­car­se. Las em­pre­sas son las úni­cas que han re­du­ci­do sus apa­ra­tos de te­le­fo­nía fi­ja y las ins­ta­la­cio­nes de ban­da an­cha cre­cen a un rit­mo de un mi­llón por año. Es otro cam­bio en los há­bi­tos de con­su­mo que es­ta vez no tie­ne que ver con el aho­rro, sino con la ne­ce­si­dad que pa­re­cen sen­tir los es­pa­ño­les de es­tar siem­pre co­mu­ni­ca­dos a tra­vés de su te­lé­fono mó­vil. Es ver­dad, se­gún in­sis­ten las com­pa­ñías del sec­tor, que tam­bién ha con­tri­bui­do la gue­rra de ta­ri­fas que han he­cho las gran­des, lo que ha pro­vo­ca­do una ba­ja­da real de pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.