A la pri­me­ra oca­sión, los es­pa­ño­les de­ser­ta­ban del ejér­ci­to fran­cés pa­ra unir­se a los ru­sos

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

bían co­men­za­do la in­va­sión no res­ta­ban más que 20.000, y de los 3.200 es­pa­ño­les no que­da­ban más que 160, in­clui­dos 18 ofi­cia­les. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de los fran­ce­ses, la ma­yo­ría no ha­bía pe­re­ci­do, su suer­te ha­bía si­do muy dis­tin­ta al res­to de la Gran­de ar­mée. Los es­pa­ño­les no se ha­bían se­pa­ra­do del grue­so del ejér­ci­to fran­cés a la de­ses­pe­ra­da, es­po­lea­dos por el ham­bre, sino que se ha­bían ido or­ga­ni­za­da­men­te en gru­pos, bus­can­do las fuer­zas ru­sas.

Re­gi­mien­to Im­pe­rial Ale­jan­dro.

Unos 2.000 es­pa­ño­les se pre­sen­ta­ron an­te el ge­ne­ral Saint-Priest, que es­ta­ba a car­go de los pri­sio­ne­ros, e in­me­dia­ta­men­te re­ci­bie­ron un tra­to muy dis­tin­to al del res­to de los in­va­so­res, un tra­to de alia­dos, has­ta el pun­to de que el zar or­de­nó for­mar con ellos un re­gi­mien­to del ejér­ci­to ru­so.

El 2 de ma­yo de 1813, ce­le­bra­ción del le­van­ta­mien­to de 1808, fue crea­do por de­cre­to del zar el re­gi­mien­to Im­pe­rial Ale­jan­dro, al que se con­ce­dió el ho­nor de lle­var el nom­bre del so­be­rano, y el 19 de ju­lio, aniver­sa­rio de la vic­to­ria es­pa­ño­la de Bai­lén, el re­gi­mien­to es­pa­ñol, im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­do con el uni­for­me del ejér­ci­to ru­so, re­ci­bió en pre­sen­cia del embajador de Es­pa­ña sus ban­de­ras.

La ce­re­mo­nia fue es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va por­que los pa­ños ha­bían si­do bor­da­dos por las em­pe­ra­tri­ces Isa­bel Ale­xov­na y Ma­ría Feo­do­rov­na, la es­po­sa y la ma­dre del zar, que con­fec­cio­na­ron unas ban­de­ras de or­de­nan­za de la In­fan­te­ría es­pa­ño­la, blan­cas con el es­cu­do de Es­pa­ña o la cruz de San Andrés, y en las cua­tro es­qui­nas el es­cu­do de su pa­trono, el zar Ale­jan­dro.

Pa­ra es­tos es­pa­ño­les, des­pués de tan­tos años agó­ni­cos, lle­gó al fin la bue­na vi­da. Fue­ron asi­mi­la­dos a la Guar­dia Im­pe­rial ru­sa y asig­na­dos a un có­mo­do y vis­to­so ser­vi­cio de cor­te en San Pe­ters­bur­go, co­mo es­col­ta de la em­pe­ra­triz ma­dre. Un año des­pués, en agos­to de 1814, el re­gi­mien­to es­pa­ñol del zar de­jó Ru­sia, em­bar­có en la ba­se na­val de Kros­tand y re­gre­só a Es­pa­ña, don­de se in­te­gró en el Ejér­ci­to re­gu­lar con el so­bre­nom­bre de el Mos­co­vi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.